Una Reflexión Sobre Las Tres “Cruces”

La crucifixión fue probablemente la forma más horrible de la pena capital jamás imaginada por el hombre. Los antiguos persas la practicaron (. 522 AC), por ejemplo, cuando Darío, el gobernante persa, conquistó Babilonia (esto en la segunda conquista),  tres mil ciudadanos principales fueron crucificados. (Heródoto, Las Historias 3.159). Más tarde, la crucifixión se convirtió en un modo de ejecución griego. Tras la destrucción de Tiro, Alejandro Magno crucificó a dos mil hombres en edad militar.

De vez en cuando, los Judios recurrieron a la crucifixión. En el período inter- bíblico, Alejandro Janeo (103-76 AC) crucificó ochocientos fariseos que habían participado en una revuelta. Los romanos, sin embargo, fueron más conocido por la práctica. En el 71 AC, tras una revuelta de esclavos en Roma, seis mil esclavos recapturados fueron crucificados en la Vía Apia que llevaba a la ciudad.

El verbo “crucificar” (cuarenta y seis veces en el Nuevo Testamento) fue utilizado por los escritores inspirados del Nuevo Testamento para describir el modo de la muerte de Jesús. Pero no sólo Cristo fue crucificado otros dos hombres fueron crucificados al mismo tiempo. Los cuatro escritores de los Evangelios  señalan que dos más fueron crucificados uno a cada lado del Salvador:

 

“Entonces crucificaron con él a dos ladrones, uno a la derecha, y otro a la izquierda.”  (Mateo 27:38)

 

“Crucificaron también con él a dos ladrones, uno a su derecha, y el otro a su izquierda.” (Marcos 15:27)

 

“Llevaban también con él a otros dos, que eran malhechores, para ser muertos.” (Lucas 23:32)

 

“y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio “(Juan 19:18).

 

 

Estas dos nuevas víctimas se identifican como “ladrones” o “malhechores” (kakourgos-un “hacedor del mal”). Este testimonio registrado en los cuatro evangelios hace hincapié en la importancia de comprender el panorama completo de esta situación histórica.

Varios profetas  indicaron la manera de la muerte de Cristo. David habló que las ” manos y los pies” del Mesías serían  “traspasados” (Salmo 22:16). Isaías anunció que iba a ser “herido” por nuestros pecados (Isaías 53:5). Zacarías habló de un día de gracia cuando muchos dentro de la familia hebrea  llorarían a quien habían “traspasado.” Además, añadió que en “ese día”, una “fuente” se abriría para “el pecado y la inmundicia”

“Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito En aquel día habrá gran llanto en Jerusalén, como el llanto de Hadadrimón en el valle de Meguido.” ( Zacarías 12: 10-11)

 

“En aquel tiempo habrá un manantial abierto para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, para la purificación del pecado y de la inmundicia.”(Zacarías 13:1).

Además, había indicios proféticos que la muerte de Jesús se llevaría a cabo en medio de malhechores. Este pensamiento está implícito cuando el profeta predijo que la “sepultura ” del “siervo de  Jehová ” sería “con los malos”, y que iba a ser “contado con los transgresores” :

 

“Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.”(Isaías 53:9)

 

“Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.”(Isaías 53:12). Jesús declaró específicamente que esta última profecía se “cumplió” en él:

 

“Porque os digo que es necesario que se cumpla todavía en mí aquello que está escrito: Y fue contado con los inicuos; porque lo que está escrito de mí, tiene cumplimiento” (Lucas 22:37).

Es importante no mirar sólo a las circunstancias de la muerte del Señor, sino también los detalles de los otros dos crucificados que murieron en la misma ocasión. Hay valiosas lecciones que pueden aprenderse de las tres muertes.

La Cruz del Salvador
Tres veces en el Nuevo Testamento se hace referencia a la “cruz de Cristo”

 

“Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo.”(1 Corintios 1:17)

 

“Todos los que quieren agradar en la carne, éstos os obligan a que os circuncidéis, solamente para no padecer persecución a causa de la cruz de Cristo” (Gálatas 6:12)

 

“Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo” (Filipenses 3:18). En este breve artículo, nos referiremos a varias ideas teológicas asociadas con esa “cruz”, término que se usa metafóricamente para representar la muerte de Cristo en el mensaje del Evangelio:

 

“Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.” ( 1 Corintios 1:18)

 

“Y yo, hermanos, si aún predico la circuncisión, ¿por qué padezco persecución todavía? En tal caso se ha quitado el tropiezo de la cruz.” (Gálatas 5:11).

La cruz de Cristo fue una cruz de amor. Al principio de su ministerio, Jesús declaró: “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del hombre sea levantado” (Juan 3:14).  “Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo. Y decía esto dando a entender de qué muerte iba a morir.  (Juan 12:32-33.). Luego afirmó: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16). Claramente, la conclusión que puede extraerse es que la “cruz” fue una manifestación del amor de Dios por la humanidad perdida.

Del mismo modo, Juan más tarde escribe estas palabras: “y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre” (Apocalipsis 1:5). La cruz era un símbolo del amor insondable de Dios, y también la de su Hijo amado.

La cruz de Cristo fue una cruz de sacrificio. Pablo les recordó a los santos en Efeso que Cristo  los había amado, y la expresión de ese amor fue que “se entregó por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante” (Efesios 5:2).

Reflexionemos sobre el hecho de que Jesús, en virtud de la encarnación (Juan 1:18) sacrificó:

• Su relación celestial con Dios  un tercio de siglo. “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. (Juan 6:38);
• La “igualdad” con el Padre, en términos de sus respectivas funciones, que implicaba “la muerte de cruz”.

 

“el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,  sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;  y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:6-8)

 
• Su inmunidad a la tentación.  “Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie”

(Santiago 1:13)

 

“Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado” (Hebreos 4:15)
• Su vida biológica, como ofrenda de expiación por el pecado. “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.” (2 Corintios 5:21)

.
La cruz de Cristo fue una cruz de la paz. Jesús fue capaz de implementar un plan de reconciliación por el cual la humanidad pecadora podía estar en paz con el Dios santo, de quien el pecado había exigido una separación. “He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.  (Isaías 59:1-2)

 

“Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” ( Romanos 5:1)

 

“Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz,  y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades.” ( Efesios 2:14-16).

 

Esto lo logró “a través de la sangre de su cruz” (Colosenses 1:19-20). Además, por su muerte, el Señor fue capaz de romper la “pared intermedia de separación” que había mantenido alejado al Judío y al Gentil. La paz se proporciona para los dos segmentos de la humanidad, de modo que “en Cristo”Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”l. (Gálatas 3:28).

La cruz de Cristo fue una cruz de alegría. El escritor del libro de Hebreos trató de animar a sus parientes judíos cristianos a permanecer fieles al Señor, y para correr “con paciencia” la carrera delante de ellos. El principal incentivo para la persistencia de tales era mirar a Jesús como el modelo perfecto de la fidelidad.  “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”(Hebreos 12:2). Es muy difícil pensar en “alegría” y en la “cruz”, al mismo tiempo, pero ahí está en toda su majestuosidad. La alegría del Salvador hizo posible la salvación de la familia humana y eclipsó la vergüenza de la cruz.

La Cruz De Un Malhechor Endurecido
Como se señaló anteriormente, dos ladrones fueron crucificados en compañía de Jesús. Inicialmente los  dos  hombres  “injuriaban” (blasphemeo) al Señor (Mateo 27:39,44). Junto al resto de los que pasaban, y junto con los sumos sacerdotes, escribas y los ancianos, los ladrones hacían suyo este canto vicioso:

A otros salvó, a sí mismo no puede salvarse. Él es el Rey de Israel, que descienda ahora de la cruz, y creeremos en él. Él confía en Dios; líbrele cómo, si lo desea, porque él dijo: “Yo soy el Hijo de Dios” (Mateo 27:42-43).

El apóstol añade: “Lo mismo le injuriaban también los ladrones que estaban crucificados con él” (versículo 44).

Sin embargo, uno de estos hombres malvados más tarde cambia su disposición, nos centraremos en el que no lo hizo. Hay varias conclusiones que razonablemente podemos extraer respecto de esta muestra atroz de desatino.

1. Este hombre no tenía temor de Dios ( Romanos 3:10-18), no respeta la ley divina, no tiene sentido de lo sagrado de la justicia, y no hay conciencia del estado eterno en la que él estaba a punto de entrar. Él parece haber sido desprovisto de la sensibilidad moral y religiosa. Estaba poseído de un alma arruinada, endurecida que ni siquiera la disciplina de una crucifixión horrible podía despertar.
2. Ya que hace suyas las opiniones expresadas en Mateo 27:42-43, uno sólo puede suponer, por tanto, que tenía al menos algún conocimiento  con respecto a Cristo y de sus maravillas, y su enseñanza. Por ejemplo, cuando los adversarios del Señor exclamaron: “A otros salvó,” era una expresión  sarcástica que incluía que Jesús había “entregado” a los demás  sus milagros; Juan 11:47, pero que ahora no podía hacer nada para sí mismo. Parece casi seguro que este hombre, como tantos otros, había endurecido su corazón en la incredulidad.

 

“Pero a pesar de que había hecho tantas señales delante de ellos, no creían en él;
para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías, que dijo:
Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? 
¿Y a quién se ha revelado el brazo del Señor?
Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías:
Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; Para que no vean con los
ojos, y entiendan con el corazón,
Y se conviertan y yo los sane “   (Juan 12:37-40).
3. Este hombre equívocamente rechaza a Cristo como “Rey”, y  lo desprecia ya que hace suyas las palabras lanzadas en  contra del Salvador en la altura de su agonía. También repudió la pretensión de Jesús de ser el “Hijo de Dios.” Él estaba dispuesto a entrar en la horrible oscuridad de la condenación eterna con un corazón de odio escéptico. Legiones lo siguen con la misma animosidad en las generaciones que van y vienen.
Muchos comparten la misma hostilidad, y ningún nivel de conciencia que ni el dolor o el peligro pueden despertar un sentido de necesidad en sus almas arruinadas. ¡Lástima por  estas criaturas miserables!

La Cruz de Un Alma Penitente
La historia del ladrón arrepentido es bien conocida.  El texto se encuentra en Lucas 23:40-43. “Respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación?  Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo. Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.”

La partícula adversativa “mas”  hace hincapié en el contraste entre este hombre y el otro que acabamos de analizar . Además, la palabra “el otro”, en la descripción del ladrón arrepentido, es heteros. Este es un término que frecuentemente  hace una distinción, no sólo en los individuos, sino también en la “especie” (Lucas 23:32). Contrasta la insensibilidad en el primero, con la honestidad existente en el corazón del “otro”, es decir, el ladrón arrepentido.

En cuanto a lo que precipitó el cambio radical en el ladrón arrepentido, el registro está en silencio. Uno sólo puede especular, y lo hacemos con moderación. Sin duda, la observación que hizo en Jesús contribuyó al cambio en su corazón, por ejemplo, la oración del Señor por sus enemigos (Mateo23:34). Este ladrón pudo haber tenido algún conocimiento de Cristo, el cual ahora  enciende la fe. Un examen cuidadoso de sus declaraciones revela una serie de inferencias que hacen alusión de  conocimientos previos.
La reacción de Cristo a este hombre sincero es un comentario vivo en él que conoce los corazones de las personas (Hechos 1: 24). Que el hombre fue perdonado queda claramente establecido, (versículo 43).”Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

Este caso no puede ser empleado legítimamente en un esfuerzo por negar la obligación del Nuevo Pacto  a obedecer todas las condiciones del Evangelio para la salvación (incluyendo el bautismo para el perdón de los pecados.

Hasta que el Nuevo Pacto no entrara en vigencia, los hombres no podían ser considerados responsables de su condicion. Mientras que el testador, Cristo, todavía viviera entre los hombres, podía conceder la salvación de acuerdo a su voluntad.  “Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados.”  (Marcos 2:5).  Después de su muerte por nuestros pecados, se establecen los términos  de su voluntad  Hebreos 9:15-17″.

“El que creyere y fuere bautizado  será salvo” (Marcos 16:16).

Tres cruces – y  datos fascinantes relacionadas con cada uno. Una de las víctimas era Dios encarnado, el Salvador-las otras pertenecían a hombres comunes. Uno de ellos era un resuelto renegado, y el otro, un pecador arrepentido que se entrega como un discípulo. De estos dos últimos, ¿Con cuál nos identificamos?

 

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD