“Una Perspectiva Cristiana de la Homosexualidad”

Share on TwitterShare on TumblrShare via email

Pocos temas generan tanta controversia  como es el tema  de la homosexualidad, en el cual se enfrentan  opiniones encontradas. Muchas veces llenas de prejuicio y falta de entendimiento. Si usted no cree en Dios, o si usted no cree que la Biblia es el libro divinamente inspirado y que contiene  su voluntad para nosotros, entonces este artículo no contendrá ningún poder persuasivo para usted.  Sin embargo, si su deseo es buscar al Dios verdadero y entender su deseo para su pueblo, le invito a leer  cuidadosamente este articulo

Primeramente quiero que sepa que Dios ama a todos los hombres y que el odio y la  amargura son sentimientos   que se encuentran casi siempre  cuando se tratan algunos temas y esta pregunta no tiene  ninguna excepción. Sin embargo, un buen estudiante de la Escrituras inspirada no se olvidará  que Dios ama a toda la gente, sin importar  su condición.

“Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno.  Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” (Romanos 5:6 – 8)

¿ Daría Usted  su vida por su mejor amigo? … Quizá… ¿Pero, qué por su peor  enemigo? Eso es precisamente  lo que hizo  Dios por nosotros. ,  Dios nos amó, incluso , siendo aún pecadores ,  enemigos espirituales de Dios .  Solamente un  amor transcendente y divino habría podido preocuparse  tan profundamente para sacrificarse tanto.

Algunos pueden cuestionar que el amor de Dios sea para ellos. Quizá por  un cierto temor de  que son demasiado débiles, demasiado pecaminosos, demasiado sucios, o  algo más, que  Dios no podría amarlos. Mi amigo, si ésa es su preocupación,  usted debe saber que no es así. El deseo de Dios es la salvación de todos  ya que Jesucristo se dio a si mismo por todos.

“ Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.”  (I Timoteo 2:3 – 6)

Aun cuando Dios nos ama, él no permite que continuemos en nuestros pecados. De hecho, esa fue la razón  principal por la que Jesús dio su vida por nosotros en la cruz , para salvarnos de las consecuencias y de la esclavitud del pecado. Él deseó salvarnos  del infierno, pero él también quiso que fuéramos transformados, en puros, y santos  como Él.

“Por tanto, yo os juzgaré a cada uno según sus caminos, oh casa de Israel, dice Jehová el Señor. Convertíos, y apartaos de todas vuestras transgresiones, y no os será la iniquidad causa de ruina. Echad de vosotros todas vuestras transgresiones con que habéis pecado, y haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo. ¿Por qué moriréis, casa de Israel? Porque no quiero la muerte del que muere, dice Jehová el Señor; convertíos, pues, y viviréis” (Ezequiel 18:30 – 32)

“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,  enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente,  aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras. Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie. (Tito 2:11 – 14)”

 

.”como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia;  sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación; “ (I Pedro 1:14 – 17)

Claramente, Dios no quiere que ninguno se pierda. Esto fue una  verdad en el antiguo pacto (Ezequiel 18:30 – 32), así como es en el nuevo pacto (II Pedro 3:9). El ofrecimiento de la vida de su Hijo demuestra esto en un grado infinito. Sin embargo, como padre cariñoso, él no puede permitir que permanezcamos en nuestros pecados, porque no es lo mejor para nosotros, dice, Deuteronomio 6:24 “ para que nos vaya bien todos los días” Él nos está transformando para ser como Él es santo.

En aquel  tiempo cuando interrogaban a  Jesús y sus apóstoles, ellos contestaban muy  a menudo, “Qué dicen  las  Escrituras?”, o “Cómo  lee?”. Si su deseo  es  encontrar en las Escrituras  toda respuesta a nuestras inquietudes ,  ¿No deberíamos hacerlo hoy en día de  igual manera? Por lo tanto,  veamos  la opinión de  las Escrituras en el asunto de la homosexualidad, comenzaremos con lo que el apóstol Pablo escribió del tema a la iglesia en Roma:

Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.  Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;
estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades;  murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres,  necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican. (Romanos 1:24 – 32)

Los  primeros capítulos de la carta  a los Romanos prueban cómo los judíos y los Gentiles eran  pecadores ante Dios y  necesitados  de la misericordia de Dios (Romanos 3:23)  “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”

Este primer capítulo de Romanos describe la caída espiritual de los  Gentiles. Cayeron en muchas formas de pecados, en los cuales  Dios finalmente los abandonó, porque “ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios,”. Uno de los pecados, que trajo sobre ellos  la muerte espiritual   (Romanos 6:23) “ Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”

, fue el pecado de la homosexualidad,   vividamente descrito aquí. Sin embargo, éste no es el único pasaje que describe la opinión de Dios sobre la homosexualidad.  El apóstol Pablo en su carta a los Corintios escribió:

“¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,  ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.” (I Corintios 6:9 – 10)

La advertencia del apóstol Pablo fue clara – “No erréis!” Hay una tendencia engañosa de pensar que podemos  llegar al cielo, aún manteniendo  nuestras maneras pecaminosas, incluyendo la  homosexualidad.

Como  mencioné anteriormente en la  pregunta ( ¿Es la homosexualidad un pecado?) se asocia a menudo con el  prejuicio  y el odio; sin embargo,  “ Dios no hace acepción de personas ” (Hechos 10:34).  ¿ Fue La homosexualidad  seleccionada como clase especial del pecado? en Romanos 1:24 – 32.

“Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,  ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.  Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.  Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;
estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades;  murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres,  necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.”

La indignación justa de Dios está dirigida hacia aquellos que rechazan la clara evidencia de la existencia y el poder de Dios,  la cual está manifestada en la naturaleza, y de aquellos que  hacen de Dios una imagen a su manera. Existe siempre la tendencia a “recrear a Dios a nuestra propia imagen,”  que él piensa igual que nosotros y que actúa como nosotros.

¿Cómo Dios  expresa su justa  indignación ? Pablo nos dice como sigue:

” Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,  ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. ” (Ro 1: 24-25)

Dios ha expresado su indignación justa entregándoles a la inmundicia. En otras palabras, aquellos que no están dispuestos a honrar a Dios como Dios  pueden degenerar en una grave decadencia moral!

Para ilustrar, Pablo  sigue…

“Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza.” (Romanos 1: 26).

Aquí se hace  una alusión fuerte al lesbianismo, donde las mujeres dejan de apreciar que sus cuerpos están naturalmente diseñados físicamente para el sexo con hombres y para la procreación.

En cuanto a los hombres que Dios ha “entregado” a la inmundicia  Pablo escribe:

“y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.” (Romanos 1: 27).

De manera similar, muchos de aquellos hombres que han sido “entregados” por Dios a la inmundicia finalmente dejaron el “uso natural de la mujer” y recurren a otros hombres para cumplir sus deseos lujuriosos. Como Pablo reitera en el siguiente verso:

“Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;” (Romanos 1: 28)


Dios no creó una persona con deseos homosexuales. Dice la Biblia, que una persona se vuelve un homosexual a causa del pecado (Romanos 1:24-27),  “ Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,  ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.”

y definitivamente a causa de su propia elección.   Una persona puede haber nacido con una gran susceptibilidad hacia la homosexualidad, al igual que hay gente que ha nacido con una tendencia a la violencia y otros pecados. Eso no la disculpa de escoger pecar al ceder a sus deseos pecaminosos. ¿Si una persona nació con una gran susceptibilidad hacia el enojo/cólera, le da derecho a sucumbir a aquellos deseos? ¡Por supuesto que no! Es igual con la homosexualidad.

El pecado de la homosexualidad se utiliza como indicador de la rebelión de los Gentiles, pero se condena igualmente la  fornicación, el orgullo, la violencia, , robo, embriaguez, y un sin fin de otros pecados. A los ojos de Dios, son todos pecados, cosas indignas  que no deben ser partes de una creación tan elevada como es el hombre.  Por otra parte, son  pecados o transgresiones  que nos prohibirán igualmente  ir al cielo (I Corintios  6:9) “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones .”

Aunque  Dios no demuestra ninguna parcialidad en la condenación de todos los pecados, él también no demuestra ninguna parcialidad en el ofrecimiento de la invitación del evangelio de ser liberado de esos pecados. Revisemos un pasaje que consideramos  previamente:

¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,  ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.  Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.” (I Corintios 6:9 – 11)

¡La iglesia en Corinto tuvo a personas que eran homosexuales! Sin embargo, habían sido limpiados  de sus pecados. Fueron  “ lavados … santificados  justificados “.  Dios había aceptado a esta gente en su reino, así como él aceptó  a los fornicarios, los idolatras, los adúlteros, los ladrones, al codicioso, los borrachos, los maldicientes , los estafadores , y todas las  formas de pecado. Si usted es un homosexual, usted puede ser limpiado de sus pecados. Usted puede ser un cristiano. Usted puede ser puro y santo, justo como el resto de los cristianos, que  una vez  fueron pecadores, incluyéndome a  mí.

Considere  el pasaje anterior de I Corintios 6:9 – 11. Note  que Pablo dice, “y esto erais algunos “! ¡Algunos de los Corintios fueron  una vez  homosexuales, pero ellos ya no lo eran más! . El cristianismo es una conversión, una transformación. Debemos crecer más cerca de  Dios cada día,  alejándonos  más  de nuestra vida pecaminosa pasada. Considere lo que el apóstol Pablo escribió en:

(Romanos 12:1 – 2).  “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.  No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.”  (Gálatas 2:20)

 

No se puede ser Cristiano y homosexual. Jesús enseño “Si me amáis guardad mis mandamientos” (Juan 14:15)   y uno de los mandamientos del Señor Jesús es abstenerse de  inmoralidad sexual (1 Tesalonicenses 4:2-3) “Porque ya sabéis qué instrucciones os dimos por el Señor Jesús;  pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación;”

La homosexualidad es una inmoralidad así lo manifiestan las Escrituras hebreas “ Es una abominación …si un hombre yace con otro hombre como con una mujer” . Fue sancionado con la pena de muerte bajo la ley de Moisés.

 

(levíticos 18:22) “No te echarás con varón como con mujer; es abominación.”

 

Levíticos  20:13 ) “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.”

Para Dios la homosexualidad es “degradante”, “contra naturaleza”, “indecente”, “ inmoral”. Así también lo confirman las Escrituras Cristianas como lo he señalado en los escritos del apóstol Pablo a los romanos

 

( Romanos 1:26-27)  “Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,  y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.” 

 

y la carta de Judas:     (Judas 1:7)” como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno”

La conducta homosexual fue un grave pecado en tiempo Patriarcal y se describe en Génesis 19:24-28. El apóstol Pedro se refiere al tema al decir: “y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente,” ( 2 Pedro2:6) ¿Qué estaban haciendo que Dios las condenó a la destrucción? Esto fue lo que a Abraham se le dijo:

“Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo,  descenderé ahora, y veré si han consumado su obra según el clamor que ha venido hasta mí; y si no, lo sabré.” (Génesis 18:20)

¿Cuál era este pecado tan grave? El texto dice en Génesis 19:4

“Pero antes que se acostasen, rodearon la casa los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el más joven hasta el más viejo.”

Notemos que “todos los varones desde el más viejo hasta el más joven “ buscan participar.

“Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos” (Génesis 19:5)

La palabra “ conozcamos “ que se usa aquí es un eufemismo que tiene una clara alusión a la relación sexual ( Génesis 4:1, 17). Lot entendió perfectamente lo que ellos querían y se manifiesta por su reacción a esta multitud.

“Entonces Lot salió a ellos a la puerta, y cerró la puerta tras sí,  y dijo: Os ruego, hermanos míos, que no hagáis tal maldad.” (Génesis 19:6-7)

Lo que viene a continuación es a veces difícil de entender, pero expresa el concepto de hospitalidad de lot por el cual él estaba dispuesto a sufrir perdida que permitir que a sus invitados les pasara algo.

“ He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera, y haced de ellas como bien os pareciere; solamente que a estos varones no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado.” ( Génesis 19:8)

Lot ofrece a sus dos hijas ya que entiende que la intención de ellos era sexual.  Notemos que la hospitalidad que ofrece lot a estos extranjeros (Génesis 19:1-3) fue para librarlos de una violación homosexual que era la intención de esa multitud.

La respuesta de la multitud a Lot refleja mucho de lo muchos piensan de este tema.

“ Y ellos respondieron: Quita allá; y añadieron: Vino este extraño para habitar entre nosotros, ¿y habrá de erigirse en juez? Ahora te haremos más mal que a ellos. Y hacían gran violencia al varón, a Lot, y se acercaron para romper la puerta.”  ( Génesis 19:9)

Parece que la gente no ha cambiado mucho desde entonces, ya que cuando alguien les señala que cierta conducta está mal  tienden a reaccionar de la misma forma que está multitud ¿Quién te hace juez?  Ignorando  que están  rechazando La PALABRA DE DIOS que les está juzgando su modo de vida.

Así mismo, Judas en el texto citado (Judas 1:7) describe el pecado de Sodoma y Gomorra  “habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza,”

La Palabra de Dios dice que la homosexualidad no es natural, es una perversión, una abominación, es fornicación, un afecto vil, y un gran pecado en Su contra. Él declara que cualquier acto sexual fuera del matrimonio es adulterio (heterosexual u homosexual). El sexo debe ser entre un hombre y una mujer dentro del matrimonio.

Y las Escrituras me dicen que “ El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.” (1 Juan 3:8)  “ pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.” (1Juan 2:5)  

La homosexualidad es un pecado muy adictivo. Muchos  lo consideran una forma de vida. Sin embargo, la Biblia marca claramente la  homosexualidad como pecado, que incluso evitará que uno entre en el reino del cielo, como muchas otras formas de pecado (I Corintios 6:9 – 10; Romanos 1:24 – 32).

Sin embargo, esto no es lo que Dios desea para usted. Él quiere que todos sean salvos (II Pedro 3:9), tanto que Él dio a su Hijo en la cruz para que usted sea reconciliado con él (2Corintios  5: 17-20)

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.  Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.  Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios”

Para ser un cristiano, debemos arrepentirnos de todos los pecados, incluyendo la homosexualidad “y esto erais algunos ”  I Corintios 6:9 – 11; Hechos 2:37 – 38).

“Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos?
Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.”

Tal  conversión cambiará quiénes somos. No seremos  más homosexuales, ladrones, mentirosos, asesinos, adúlteros,  fornicarios  . Se nos darán una nueva identidad con Cristo, y ésa es infinitamente más valiosa que la breve satisfacción de una lujuria temporal, que conduce solamente a una eternidad de pesar, de aislamiento, y de  condenación.

A través de la oración, la Palabra de Dios, la ayuda de los hermanos en Cristo, y el Espíritu Santo, cualquiera persona ( incluyendo los homosexuales y lesbianas) pueden decir como el apóstol Pablo .

“ TODO LO PUEDO EN CRISTO JESÚS QUE ME FORTALECE”  Pueda darle Dios toda la fuerza que necesita para vivir una vida nueva.

Share on TwitterShare on TumblrShare via email

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Un comentario to ““Una Perspectiva Cristiana de la Homosexualidad””

  1. pedro 18 noviembre, 2010 at 18:31 #

    gracias por llevar un aliento de esperanza
    quiero dejar definitivamente mi homosexualidad,quiero apartarme de este pecado destructor de mi espiritu de mi alma.
    pero aveces tengo tropiesos que hago?vivo todavia con una pareja sentimental y bueno quiero dejar definitivamente todo me congrego en una igelsia eso me ayuda pero quiero ser fiel a cristo jesus deme su concejo

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD