“Una Breve Reseña de los Profetas Mayores”

 

Hay una colección de cinco libros del Antiguo Testamento que se  designan como los “Profetas Mayores.” Esta denominación no tiene la  intención de sugerir un carácter superior de estos escritos; en su lugar, estos documentos son importantes en cuanto a tamaño, en comparación con los doce libros de los “Profetas Menores.” Los  Profetas Mayores representan los libros de Isaías, Jeremías, lamentaciones, Ezequiel y Daniel.

Isaías

El libro de Isaías es el ministerio de uno de los grandes profetas que vivieron en la segunda mitad del siglo viii antes de Cristo. El profetizó durante cuarenta a sesenta años durante los reinados de cuatro gobernantes del reino del sur de Judá: Uzías, Jotán, Acaz y Ezequías.

El reino de Judá se encontraba en un estado de decadencia espiritual. La superficialidad religiosa y desenfrenada inmoralidad llenaba la nación.  Habían dejado de confiar en Jehová y se inclinaban a buscar alianzas con ciertos poderes paganos (Asiria en el oriente y Egipto en el sur).  Isaías tenía la misión de proclamar la palabra del Señor, de afirmar que la seguridad se basaba en el único verdadero Dios y no en los poderes del paganismo. El nombre de Isaías significa “Jehová es salvación.”

El libro fácilmente se divide en dos secciones principales: En primer lugar, el profeta anuncia el juicio que vendría sobre el pueblo hebreo si no se volvían al Señor (capítulos 1-39).  Ese juicio considera su cumplimiento inmediato con el inminente cautiverio babilónico. En segundo lugar, a pesar del juicio temporal, la salvación podía ser de ellos  (40-66).  Habría un retorno de la cautividad, y, por último, la salvación final sería proporcionada por la venida del Mesías. Hay numerosas referencias profética de Cristo en Isaías, tanto es así que se llama “el profeta mesiánico” (Isaías 7:14 ; 8:13 ; 9:6 ; 11:1 ; 28:16 ; 40:3 ; 42:1 ; 44:6 ; 50:6 ; 53:1 ).

Los críticos modernos han negado la unidad de Isaías, alegando que varios autores habrían compuesto  el material. Los autores inspirados del Nuevo Testamento no apoyan esta infundada idea. El profeta es citado  o mencionado  más de trecientas  veces en el Nuevo Testamento, y todas  se atribuyen a Isaías (Juan 12:38; Romanos 10:20).

Jeremías

Jeremías, conocido como “el profeta llorón”, fue el personaje más perseguido de la era del Antiguo Testamento. Sus parientes judíos lo maldijeron, lo golpearon, lo metieron en prisión, etc. (véase Isaías 15:10; 20:1; 32:2; 37:15).

El profeta trabajó en beneficio del pueblo de Dios durante las administraciones de los cinco reyes de Judá: Josías, Joacaz, Joacim, Joaquín y Sedequías. Su carrera de predicador se extendió más de sesenta años. Naturalmente, él era un hombre joven cuando recibió el llamado de Dios a asumir su  responsabilidad.

El buen rey Josías había tratado de reformar a los hebreos de confiar en los ídolos, pero sus esfuerzos fueron inútiles. El reino del sur estaba en una espiral descendente. Jeremías comenzó su ministerio en el año trece de Josías. El sentido del mensaje del profeta tuvo dos enfoques:

 1.  Llevar a su pueblo a un estado de verdadera penitencia (Jeremías  7:2).  Nada menos que trece veces el profeta caracteriza a los israelitas, como un pueblo que se había “deslizado”. Si Judá se hubiera vuelto al Señor hubiera podido evitar el peligro que acechaba como una nube oscura sobre el horizonte,  la invasión babilónica.

2. Se hizo evidente, en definitiva, que los judíos no tenían la intención de reformar su vida.  La triste tarea de Jeremías fue advertir a su pueblo lo que podría causar  la poderosa Babilonia, instrumento de la ira de Dios (Jeremías  21:1).  El profeta habla en nombre de Dios, al pronunciar esta condena. Más de 150 veces Jeremías reforzó sus advertencias con, “la palabra del Señor vino. . .” Además, el profeta instó a los Hebreos a rendirse a la fuerza  vengadora y “tomar la medicina”, por así decirlo. Este mensaje poderoso provocó al pueblo, y su ira se desahogó con toda su fuerza contra Jeremías.

Además de sus advertencias con respecto al reino de Judá, el profeta predijo la ruina de unos diez vecinos paganos,  (capítulos 46-51).  Sus profecías sobre la caída de Babilonia son algunas de las más sorprendentes de toda la Biblia (Capítulos 50-51)

Uno de los factores que el estudiante de la Biblia debe tener en cuenta cuando se trata de estudiar Jeremías es el material que está organizado en una secuencia lógica, en lugar de un estricto marco cronológico. No se  puede esperar, por lo tanto,  encontrar una secuencia narrativa, como se suele encontrar en un libro de historia.

Una de las más excitantes actividades con relación a este libro es un examen de los numerosos hallazgos arqueológicos de los últimos años, que han demostrado la exactitud histórica del documento. Por ejemplo, Jeremías registra que el rey Joaquín en Babilonia fue tomada como un cautivo (Jeremías 52:31).  Las Tablas  exhumadas de la “ciudad dorada”, proporcionan una lista de disposiciones de “Yaukin [Joaquín], rey de Judá” y sus cinco hijos.

Quizás el día más triste en la historia del Antiguo Testamento fue cuando Jerusalén fue destruida por el ejército de los Caldeos y el templo hebreo quemado  (586 A.C.).   El profeta Jeremías había anunciado estos terribles días, y en  lamentaciones sigue la cuestión.

Lamentaciones es una especie de canto fúnebre, a fin de conmemorar la trágica destrucción de Jerusalén. En la versión griega del Antiguo Testamento, el libro comienza con las palabras: “y aconteció que después de que Israel fue llevado cautivo, y Jerusalén desolada, que Jeremías se sentó llorando, y  lamentando sobre Jerusalén, y decía. . .”

El tema del libro es el siguiente: Sion (quince veces), Jerusalén (siete veces), es desolada. (Siete veces).  Curiosamente,  los capítulos uno, dos y cuatro se presentan en un formato acróstico, es decir, cada uno tiene veintidós versículos, la primera palabra de cada uno  corresponde a una letra consecutiva del alfabeto hebreo. El capítulo tres tiene sesenta y seis versos, cada uno de los cuales la tercera parte es compuesto igualmente. Algunos sugieren que era para facilitar el aprendizaje; o tal vez fue para señalar los pecados de Israel, de la A a la Z.

Ezequiel

El libro de Ezequiel representa el mensaje del profeta  que fue llevado cautivo en la segunda deportación de los Judíos a Babilonia, esto ocurrió aproximadamente 598-597 A.C. (2 Reyes 24:14).  Ezequiel comenzó su ministerio en el quinto año de su cautiverio (alrededor de siete u ocho años antes de la destrucción final del templo).  Continuó con su trabajo unos veinte y dos años (Ezequiel 1:2; 29:17).

Al igual que hubo falsos profetas entre el pueblo hebreo en Palestina (Jeremías 28:3), así también  fue el mal de los Judíos en Babilonia. Estos profetas corruptos estaban sugiriendo que el cautiverio no duraría setenta años, como Jeremías había declarado (25:12; 29:10); más bien, dentro de un par de años  (28:3), Babilonia sería destruida, e Israel sería restaurado a su tierra. La tarea de Ezequiel fue de:

1.  Denunciar esta falsa esperanza de un pronto retorno, y anunciar la caída de Jerusalén (en el año 586 A.C. ), la primera parte del libro (capítulos 1-24) que fue escrita antes este evento;

2. Demostrar que Jehová visitaría en juicio a las naciones paganas (25-32);

3 Anunciar el regreso de los hebreos del cautiverio (33-48);

 4. Dar a conocer la última de las bendiciones que se derivarían para aquellos que siguieran la dirección de esa “rama de la justicia” (el Mesías), que iba a salir del linaje de David (Ezequiel 33:15).

Por desgracia, el denominacionalismo moderno ha distorsionado mucho  la porción final de Ezequiel, en el que alegan  que el cumplimiento profético se encuentra en un reino milenial de Cristo en Jerusalén.  El cual no se encuentra en otro lugar de la Biblia.

Daniel

El libro de Daniel, debido a su precisión profética, ha sido objeto de los ataques de los críticos durante muchos siglos. Los racionalistas simplemente no creen en la posibilidad de predicción profética, por lo que alegan que el material de este documento fue escrito por un desconocido escriba  durante el período inter -bíblico (168-65 A.C. ).  Muchos argumentos sólidos exponen la falacia de esta teoría. Para aquellos que tienen respeto por Jesucristo, sin embargo, el problema está resuelto. El Señor mismo de crédito al material profético de Daniel (Mateo 24:15). 

Daniel fue uno de los primeros cautivos en Babilonia (606-605 A.C. ), y sus divinas declaraciones siguieron a la administración del rey persa Ciro (cf.  Daniel 10:1).  Por lo tanto, su ministerio se extendió por más de setenta años.

En general, el libro de Daniel se puede dividir en dos secciones:

1. Los capítulos uno al seis principalmente son asuntos históricos relativos a Daniel. ¿Qué estudiante de la Biblia no se ha estremecido con la liberación de Sadrach, Mesach, y Abed-nego en el horno de fuego ardiente (capítulo 3), y la de Daniel en el foso de los leones (6).

2. Los Capítulos siete al doce decididamente son  proféticos (aunque hay profecía predictiva en el capítulo dos).

Ha sido bien señalado que el objetivo fundamental de este gran libro es revelar ”  la soberanía de un Dios verdadero, que condena y destruye a las rebeldes potencias mundiales y ofrece fielmente su pacto a las personas que de acuerdo a su fe están firme en él”.

El razón principal  de porque el libro de Daniel hace hincapié en el gobierno de Jehová sobre las naciones (2:21; 4:17) es en vista de la venida del Mesías. El propósito y tiempo de la primera venida de Cristo, junto con las consecuencias de su rechazo, son claramente establecidos en Daniel, el capítulo nueve. (Véase Daniel la profecía de las setenta semanas.)

El establecimiento del reino del Señor durante los días del imperio Romano, proféticamente es retratado en el capítulo dos. Esta profecía se refiere a la iglesia, y no a un supuesto “reino milenario”, esto se hace evidente por el hecho de que reino de Cristo es “para siempre” (Daniel 2:44), mientras que, según los milenaristas, el reino terrenal de Jesús  dura sólo un período de mil años.

Conclusión

En conclusión, podemos observar que los profetas mayores dan un testimonio elocuente y unánime. Se habla de:

1. la necesidad de vivir una vida piadosa de conformidad a la voluntad revelada de Dios;

2. la certeza del juicio a quienes hacen caso omiso de esta advertencia;

3. la última liberación que sólo puede llevarse a cabo en la misión del Hijo de Dios. Sus voces son tan poderosas hoy como lo fueron en el mundo de la historia judía.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD