“Un Estudio De I Corintios 7″

Share on TwitterShare on TumblrShare via email

El  capítulo siete de la primera epístola de Pablo a los Corintios es un capítulo rico y fascinante que ha sido abusado y mal entendido. Este malentendido es irónico, en vista del hecho de que en el capítulo, Pablo trató de responder a  preguntas y corregir todos los puntos de vista falsos sobre el celibato y el matrimonio.

 

“En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer;  pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido.” (Versículos 1, 2). El capítulo es hoy  tan oportuno como cuando Pablo lo escribió porque se ocupa de las cuestiones de la prevención de la fornicación y una serie de problemas maritales.

El capítulo se puede dividir  naturalmente en siete sub-divisiones sobre el   tema.

Al tratar de entender el capítulo tenemos que tener en cuenta la situación que se estaba viviendo en esa época,  la “necesidad que apremia”, esta situación envuelve la enseñanza de Pablo con respecto a los no casados ​​y padres de las hijas en edad del matrimonio (versículos  25-38). También veremos que en este conjunto de circunstancias, Pablo ofrece cierta flexibilidad (versículos 5 – 6). Por lo tanto, en estas áreas específicas vamos a ver la enseñanza de la situación.

1. Los derechos y deberes de los casados ​​(versículos 1-7).  La “necesidad que apremia”  influye en los argumentos de Pablo, “bueno le sería al hombre no tocar mujer;” y “Tengo, pues, esto por bueno a causa de la necesidad que apremia; que hará bien el hombre en quedarse como está (versículos 1 y 26)

 

Uno de los propósitos del matrimonio es para evitar la fornicación “pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido”  (versículo 2). El matrimonio implica deberes,  derechos  y responsabilidades conyugales. Pablo expresa esto en  lenguaje tales como, “La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer “ (versículo 4).

 

Muchos divorcios podrían evitarse si no fuera por la actitud egoísta  que han tenido  tantos maridos y  esposas. En vista de la posibilidad de la tentación sexual, Pablo dice: “No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia”. (versículo. 5).

 

Muchos matrimonios han sido destruidos debido a la falta de precaución, por lo que  permitió alguna opción en el asunto  “Mas esto digo por vía de concesión, no por mandamiento.” (Versículos 5, 6).

 

Pablo escribió por inspiración y no está negando esto en el versículo seis.  El mismo Pablo se pone como ejemplo de  continencia o auto-control y deseaba que todos fueran como él.  “Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo; pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo, y otro de otro.” (versículo 7).

 2.  Enseñanza para los solteros (versículos 8- 9). Pablo dice que es bueno para los solteros y viudas  permanecer solos. “Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo” (versículos 8).

 

En otras circunstancias, en otros escritos Pablo instruye a las viudas a casarse “Quiero, pues, que las viudas jóvenes se casen, críen hijos, gobiernen su casa; que no den al adversario ninguna ocasión de maledicencia” (I Timoteo 5: 14.).

 

Incluso teniendo en cuenta la “necesidad que apremia,” que era mejor casarse que estar  “quemándose”  (arder en pasión) (versículo 9). Pablo no tiene la intención de  la idea del celibato como se propone en el catolicismo, pero esta enseñanza  se aplica especialmente en vista de las dificultades que existían en la época.

 

“Tengo, pues, esto por bueno a causa de la necesidad que apremia; que hará bien el hombre en quedarse como está.” (1Corintios 7:26)

 

En otra de sus cartas advierte a los cristianos de enseñanzas que serían aplicadas en relación al matrimonio, prohibiéndolo.

 

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;  por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad.  Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias” (Timoteo 4: 1-4).

3.  Mandamientos para los casados ​​(10-16). Pablo no  enfrenta  su autoridad en contra del Señor cuando escribió:

 

“Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido; ”  “Y a los demás yo digo, no el Señor: Si algún hermano tiene mujer que no sea creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone” (versículos 10, 12).

 

Jesús se  había dirigido a las personas en general con respecto a la ley de Dios del matrimonio (Mateo 19: 4-9). Tenga en cuenta que Pablo aplica las enseñanzas de Jesús a los gentiles, a los que Pablo se está dirigiendo en Corinto. Por lo tanto, Mateo 19: 4-9 no sólo se aplica a los judíos, sino a todos los hombres.

 

Jesús enseñó sobre el matrimonio en general, sin embargo, Pablo va a ser más específico en los temas en los cuales se le consultan. El  “no se separe”  es compatible con “no os neguéis” (versículos. 10, 5). La idea de que Pablo no permite la separación (“divorcio”, versículo 11 ) de un cónyuge y luego lo permite   no es correcta.

 

“Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido;  y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer  (versículos 10, 11).

 

Pablo se dirige a los casados en general y sin límites, exactamente como lo hizo el Señor cuando respecto al matrimonio dijo, “cualquiera”, y “mas al principio” (Mateo 19:8,9).

“El les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así. Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera”

 

El matrimonio no es un “sacramento de la iglesia”. Es una institución de Dios para toda la humanidad desde el principio. El matrimonio es permanente; es para toda la vida.

 

“Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido.  Así que, si en vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera (Romanos  7:2-3).

 

El matrimonio es algo que Dios establece (“lo que Dios juntó”), y es permanente. Dios no permite el divorcio (excepto en el caso de haber fornicación de parte de uno de los cónyuges). La práctica de divorcio por un sinnúmero de causas, según las leyes humanas, o la de la Iglesia Católica Romana de anulación, son violaciones de la ley suprema de Dios.

En lugar de conceder  permiso, el versículo once demuestra que si hay separación , entonces  no se puede volver a casarse. “y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer.” (versículo. 11).

Algunos enseñan que está bien que la mujer deje a su marido con tal que no vuelva a casarse. Pero Pablo no está con ellos. El dice (en el ver. 10)  no se separe del marido. ¡Es un mandamiento de Cristo!

 

La única alternativa que tiene la mujer que se ha divorciado de su marido es que se reconcilie con él, para volver a vivir como casados. Casarse con otro sería caso de adulterio, porque no se divorció del marido por causa de fornicación (Mateo 19:9).

Tampoco hay lugar para inferir que si  uno de los que se han separado se vuelve a casar, entonces el otro es  libre para volver a casarse por razones de fornicación del primero. La aplicación del  divorcio bíblico debe ser por  causa de  fornicación y no por fornicación como resultado de haber sido abandonado. “Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere;… Mateo 5:32

 

En el versículo doce, empezamos a ver la especificaciones que Pablo añade al caso de los matrimonios mixtos (creyentes con incrédulos o viceversa) . No es que la enseñanza de Jesús no era aplicable a este tipo matrimonio, sino que Pablo se dirige ahora a lidiar con la situación de los matrimonios mixtos y todos los problemas relacionados.

Una creencia que prevalecía en Corinto era que el matrimonio mixto no constituía un vínculo matrimonial. Pablo procede a mostrar que un matrimonio entre un creyente y un no creyente era vinculante. Este es el tema a tratar y no otro.

“Y a los demás yo digo, no el Señor: Si algún hermano tiene mujer que no sea creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone. Y si una mujer tiene marido que no sea creyente, y él consiente en vivir con ella, no lo abandone.  Porque el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos. “(versículos 12-14).

 

Pablo extiende la esperanza con respecto a la salvación del no creyente. “Porque ¿qué sabes tú, oh mujer, si quizá harás salvo a tu marido? ¿O qué sabes tú, oh marido, si quizá harás salva a tu mujer? “(versículo 16).

Pablo enseña que  el creyente y el incrédulo están maritalmente de hecho obligado y ciertamente no está diciendo ahora que no había ninguna unión  o atadura en el pasado con el resultado hasta el presente de estar maritalmente unidos..

 

La servidumbre del pasaje se refiere a ser reducidos a la esclavitud por el hombre. “Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres.” (versículo 23)  El no creyente no se había separado, sino estaba en el proceso de (tiempo presente, versículo  15).

 

La acción es que el no creyente está amenazando con irse si el creyente no  renuncia a Cristo. En tal caso el creyente no tiene porque estar sujeto a tal servidumbre.  Hay una sola causal para el divorcio y poder  volverse a casar cuando  la causa es la fornicación (Mateo 5; 32, Mateo 19: 9). Pablo no  está contradiciendo las enseñanzas de Jesús, estableciendo una nueva causal de divorcio.

 4. El principio de permanecer en el mismo estado (versículos. 17-24). El principio de este pasaje de la Escritura es, “todo hombre, que fue llamado, así permanezca para con Dios” (versículo 24). Note que Pablo dijo  “con Dios“, por lo tanto, no está aludiendo a situaciones de pecado (2 Juan 9-11 y 1Juan 1:6-9).

 

Pablo tiene en cuenta las cuestiones sobre las que se puede decir, “La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada es” (versículo 19). Aplicar los principios de Pablo  y decir que esto se trata de matrimonios en adulterio y pecado es   abusar del texto.

 

Como es el caso ahora, hubo entonces un espíritu de inquietud y descontento. Al parecer, este descontento fue magnificado incluso por la “necesidad que apremia“.

 

Todo cambio extremo e innecesario podría haber sido muy agravante por la necesidad que apremiaba. El evangelio no trató de situar la atención más civilmente hablando en el cristiano de lo necesario.  Cada uno sirvió a Dios con satisfacción en su propia posición o profesión (versículo 23, 24).

5.   La enseñanza en cuanto a los solteros, especialmente en vista de la necesidad que apremia (versículo 25-35). Al igual que en el versículo seis, Pablo de nuevo utiliza  los temas de instrucción basado en cuestiones circunstanciales. Por lo tanto, el lenguaje, “doy mi parecer” (versículo 25). Debe tenerse en cuenta que el juicio de Pablo no era simplemente la de un hombre ordinario (versículo. 25). Más tarde, Pablo escribe acerca de las viudas y dice: “Pero a mi juicio, más dichosa será si se quedare así; y pienso que también yo tengo el Espíritu de Dios.” (versículo 40).

Una vez más, vemos la enorme influencia de la “necesidad que apremia” que juega en la enseñanza de Pablo con respecto a permanecer en el mismo estado que fueron llamados, y especialmente su doctrina con respecto a los solteros.

 

Cualquiera que fue la  aflicción era grave y tuvo muchas consecuencias adversas (versículos 29-31).

“Pero esto digo, hermanos: que el tiempo es corto; resta, pues, que los que tienen esposa sean como si no la tuviesen; y los que lloran, como si no llorasen; y los que se alegran, como si no se alegrasen; y los que compran, como si no poseyesen;  y los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen; porque la apariencia de este mundo se pasa”

 

Por ejemplo, el casado no tenía derecho  divorciarse de  su compañera sobre la necesidad que apremiaba (versículos 10-12). Sin embargo, no en todos los aspectos de la cuestión moral o doctrinal, la aflicción que apremiaba ejerció una enorme influencia. Esta aflicción era tan importante que era mejor estar solo y sin el cuidado de un compañero durante este tiempo de  dificultad (versículo  27-35).

Pablo está diciendo al padre que en este  sufrimiento, no era pecado  que permitiera que su hija se casase . Sería mejor dejar a la hija  casarse aún con los consiguientes problemas asociados que poner la hija en una situación de  lujuria y  pecado. “Pero si alguno piensa que es impropio para su hija virgen que pase ya de edad, y es necesario que así sea, haga lo que quiera, no peca; que se case.” (versículo. 36). Sin embargo, si no hubiera necesidad, permanecer soltero era preferible.  “De manera que el que la da en casamiento hace bien, y el que no la da en casamiento hace mejor (versículo 38).

6. Instrucción para el matrimonio de las viudas (versículos  39, 40). La “necesidad que apremiaba” no tuvo ningún impacto sobre la mujer casada “La mujer casada está ligada por ley mientras su marido vive…” (versículo 39). Si alguien estuviera unida a un hombre  y, sin embargo se hubiere casado con otro, era  “adúltera”.  “Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido.  Así que, si en vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera” (Romanos 7: 2, 3). En el caso de la viuda, ésta puede casarse ” en el Señor” (versículo  39). “…con tal que sea en el Señor. “

La expresión “en el Señor” (Monon en kurio) ¿se aplica solo a una viuda? ¿Qué Significa “en el Señor”? ¿Significa acaso  que ella debe casarse solo  con un cristiano?

 

Si Pablo hubiera querido enseñar a la viuda a casarse con un cristiano, ¿por qué no lo señaló simplemente  en lugar de emplear una expresión que no fluye con la acción. Pablo, literalmente dice, “cásense  en la iglesia.” ¿Cómo uno  se “casa en la iglesia?” El idioma es difícil. Sin embargo, el matiz “de acuerdo a la voluntad del Señor” fluye suavemente y está en armonía con el contexto. Recuerde que Pablo enseña en los versículos 12-14 que el creyente debía permanecer casado con el no creyente. ¿Por qué ahora, en el mismo contexto, manda que la viuda sólo tiene que casarse “en la iglesia”, o casarse solo con “un cristiano”, como a algunos les gusta tratar de inyectar arbitrariamente. ¿No tiene más sentido decir que Pablo está  enseñando con la frase “sólo en el Señor” que la viuda (incluidos todos) no debe casarse con alguien que no tiene derecho a contraer matrimonio? Por ejemplo (Mateo 5: 32, 19: 9.)

“Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio”

“Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera”

Debemos hacer lo posible para animar a los cristianos a casarse con cristianos, sin embargo es molesto cuando oigo Corintios 7: 39 usado para enseñar que el cristiano tiene que casarse con un cristiano. No nos damos cuenta de que si este es el caso, el cristiano que se casa con un no cristiano está en fornicación y está produciendo hijos ilegítimos y tales “matrimonios” se deben disolver para ser coherente. Sin embargo, Pablo dijo que los creyentes y no creyentes deben permanecer unidos.

En conclusión, empezamos nuestro estudio de I Corintios 7, señalando la rica enseñanza de este capítulo y también  cómo el capítulo ha sido objeto de abusos sin fin. Al terminamos nuestro estudio, usted debería ser capaz de ver con claridad la enseñanza y el abuso que ha sido objeto el capítulo.
 

Share on TwitterShare on TumblrShare via email

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

2 Comentarios to ““Un Estudio De I Corintios 7″”

  1. cinthya 24 junio, 2013 at 4:17 #

    si un cristiano se casa con un no creyente habra varios problemas ya ke es mejor casarse con un creyente de la misma fe en Cristo,he visto varios matrimonios ke terminan divorciandose porke el otro conyugue no esta de acuerdo ke su pareja asista ala iglesia,ke ore etc luego por ese motivo hay maltratos fisicos etc por eso es mejor casarse con un creyente para ke ambos busken a Dios etc para el Senor nada es imposible y el puede convertir al otro conyugue pero hay ke pagar un precio etc

    • cinthya 24 junio, 2013 at 4:28 #

      me gusto su ensenanza de 1 corintios 1:7 voy a seguir leyendo sus ensenanzas porke me gusta aprender y deseo conocer lo ke mi padre celestial me ensena a traves de su palabra,udd tiene la revelacion de la palabra y eso ayuda a ke muchos cristianos no crean a las fabulas ke por alli alguien les ensenan. Ademas es muy importante aprender sobre el matrimonio,tener una guia en este campo,para no ekivocarse en tomar deciosiones ala ligera etc.Deseo ke Dios le de cada dia mas de su Espiritu y lo llene siempre de Sabiduria para ke otros aprendan de Dios a travez de ud.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD