“Un Breve Estudio del Ángel de Jehová”

Una  de las investigaciones más interesantes en la literatura del Antiguo Testamento tiene que ver con ese ser misterioso que se conoce como “el ángel de Jehová”.

“Y la halló el ángel de Jehová junto a una fuente de agua en el desierto, junto a la fuente que está en el camino de Shur.  Y le dijo: Agar, sierva de Sarai, ¿de dónde vienes tú, y a dónde vas? Y ella respondió: Huyo de delante de Sarai mi señora. Y le dijo el ángel de Jehová: Vuélvete a tu señora, y ponte sumisa bajo su mano.  Le dijo también el ángel de Jehová: Multiplicaré tanto tu descendencia, que no podrá ser contada a causa de la multitud. Además le dijo el ángel de Jehová: He aquí que has concebido, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Ismael, porque Jehová ha oído tu aflicción.  Y él será hombre fiero; su mano será contra todos, y la mano de todos contra él, y delante de todos sus hermanos habitará.  Entonces llamó el nombre de Jehová que con ella hablaba: Tú eres Dios que ve; porque dijo: ¿No he visto también aquí al que me ve? Por lo cual llamó al pozo: Pozo del Viviente-que-me-ve. He aquí está entre Cades y Bered.” Génesis 16:7-14)

También conocido como “El ángel de Dios”.

“Y oyó Dios la voz del muchacho; y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo, y le dijo: ¿Qué tienes, Agar? No temas; porque Dios ha oído la voz del muchacho en donde está.  Levántate, alza al muchacho, y sostenlo con tu mano, porque yo haré de él una gran nación. Entonces Dios le abrió los ojos, y vio una fuente de agua; y fue y llenó el odre de agua, y dio de beber al muchacho “(Génesis 21:17-19)

 

Las dos expresiones  tienen que ver con la misma entidad.  “Y extendiendo el ángel de Jehová el báculo que tenía en su mano, tocó con la punta la carne y los panes sin levadura; y subió fuego de la peña, el cual consumió la carne y los panes sin levadura. Y el ángel de Jehová desapareció de su vista.  Viendo entonces Gedeón que era el ángel de Jehová, dijo: Ah, Señor Jehová, que he visto al ángel de Jehová cara a cara “(Jueces 6:20, 21). ¿Exactamente quién era esta persona?

¿Qué Es Un Ángel?
Una de las primeras preguntas que debe abordarse es el significado del término “ángel”. La palabra hebrea es malac y “simplemente significa un mensajero”. La naturaleza del mensajero debe ser determinada por el contexto.

Podría ser un mensajero de  orden celestial (por ejemplo, un “ángel”, como solemos pensar en ese término.  “Jacob siguió su camino, y le salieron al encuentro ángeles de Dios.” (Génesis 32:1) o puede indicar un  mensajero humano en nombre de otra persona, como en el caso de los emisarios de Jacob. “Y envió Jacob mensajeros delante de sí a Esaú su hermano, a la tierra de Seir, campo de Edom.” (Génesis 32:3).

Sin embargo, el “ángel (mejor traducido como ‘mensajero’) de Jehová” se encuentra en una clase única.

La consideración de los datos relevantes del Antiguo Testamento da lugar a la siguiente conclusión:

1.El “mensajero de Jehová” posee características que sólo se puede atribuir a la deidad.
2. Sin embargo este ser se distingue de otra persona que también se señala como Jehová.
3. El mensajero de Jehová se identifica con la pre-encarnación de Jesucristo, la Palabra

.
Vamos a abordar cada una de estas proposiciones.

El Mensajero de Jehová: Un Ser Divino
Una cuidadosa consideración de varios textos relacionados con el mensajero de Jehová se revela que no es de la clase angélica común. Por ejemplo:

1. Promete multiplicar la descendencia de Agar, y ella confiesa: “Tú eres  Dios que ve”.

“Le dijo también el ángel de Jehová: Multiplicaré tanto tu descendencia, que no podrá ser contada a causa de la multitud.”  (Génesis 16:10)

 

“Entonces llamó el nombre de Jehová que con ella hablaba: Tú eres Dios que ve; porque dijo: ¿No he visto también aquí al que me ve?” (Génesis 16:13)
2. “Y llamó el ángel de Jehová a Abraham por segunda vez desde el cielo,  y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo”  (Génesis 22:15-16)

 

3. Dijo a Jacob: “Yo soy el Dios de Betel” (Génesis 31:11, 13).

 

“Y me dijo el ángel de Dios en sueños: Jacob. Y yo dije: Heme aquí” (Génesis 31:11)

“Yo soy el Dios de Bet-el, donde tú ungiste la piedra, y donde me hiciste un voto. Levántate ahora y sal de esta tierra, y vuélvete a la tierra de tu nacimiento.”  (Génesis 31:13)

 
4. Fue el mensajero que luchó con Jacob ( “ángel” en Oseas 12:4) en Peniel, y sin embargo, el texto sagrado se identifica a esta persona como Dios.

 

“Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido.  Entonces Jacob le preguntó, y dijo: Declárame ahora tu nombre. Y el varón respondió: ¿Por qué me preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí.  Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar, Peniel; porque dijo: Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma.”   (Génesis 32:28-30)

 

“En el seno materno tomó por el calcañar a su hermano, y con su poder venció al ángel. Venció al ángel, y prevaleció; lloró, y le rogó; en Bet-el le halló, y allí habló con nosotros.  Mas Jehová es Dios de los ejércitos; Jehová es su nombre.”  (Oseas 12:3-5)
5. Este mensajero habló a Moisés desde la zarza ardiente, refiriéndose a sí mismo como Dios (Éxodo 3:2 y versículos siguientes).

“Y se le apareció el Ángel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía…”
6. El mensajero se atribuye a sí mismo el juramento divino .

 

“El ángel de Jehová subió de Gilgal a Boquim, y dijo: Yo os saqué de Egipto, y os introduje en la tierra de la cual había jurado a vuestros padres, diciendo: No invalidaré jamás mi pacto con vosotros,  con tal que vosotros no hagáis pacto con los moradores de esta tierra, cuyos altares habéis de derribar; mas vosotros no habéis atendido a mi voz. ¿Por qué habéis hecho esto?  Por tanto, yo también digo: No los echaré de delante de vosotros, sino que serán azotes para vuestros costados, y sus dioses os serán tropezadero.” (Jueces 2:1-3)

 
7. El “príncipe de Jehová”, aceptó la adoración y habló como Dios.

 

“Estando Josué cerca de Jericó, alzó sus ojos y vio un varón que estaba delante de él, el cual tenía una espada desenvainada en su mano. Y Josué, yendo hacia él, le dijo: ¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos?  El respondió: No; mas como Príncipe del ejército de Jehová he venido ahora. Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, le adoró; y le dijo: ¿Qué dice mi Señor a su siervo?  Y el Príncipe del ejército de Jehová respondió a Josué: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar donde estás es santo. Y Josué así lo hizo. Ahora, Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel; nadie entraba ni salía.  Mas Jehová dijo a Josué: Mira, yo he entregado en tu mano a Jericó y a su rey, con sus varones de guerra.”  (Josué 5:13-6:2)

 

“Y entrando Gedeón, preparó un cabrito, y panes sin levadura de un efa de harina; y puso la carne en un canastillo, y el caldo en una olla, y sacándolo se lo presentó debajo de aquella encina.  Entonces el ángel de Dios le dijo: Toma la carne y los panes sin levadura, y ponlos sobre esta peña, y vierte el caldo. Y él lo hizo así. Y extendiendo el ángel de Jehová el báculo que tenía en su mano, tocó con la punta la carne y los panes sin levadura; y subió fuego de la peña, el cual consumió la carne y los panes sin levadura. Y el ángel de Jehová desapareció de su vista. Viendo entonces Gedeón que era el ángel de Jehová, dijo: Ah, Señor Jehová, que he visto al ángel de Jehová cara a cara. Pero Jehová le dijo: Paz a ti; no tengas temor, no morirás. Y edificó allí Gedeón altar a Jehová, y lo llamó Jehová-salom; el cual permanece hasta hoy en Ofra de los abiezeritas.  Aconteció que la misma noche le dijo Jehová: Toma un toro del hato de tu padre, el segundo toro de siete años, y derriba el altar de Baal que tu padre tiene, y corta también la imagen de Asera que está junto a él;  y edifica altar a Jehová tu Dios en la cumbre de este peñasco en lugar conveniente; y tomando el segundo toro, sacrifícalo en holocausto con la madera de la imagen de Asera que habrás cortado.  Entonces Gedeón tomó diez hombres de sus siervos, e hizo como Jehová le dijo. Mas temiendo hacerlo de día, por la familia de su padre y por los hombres de la ciudad, lo hizo de noche.”   (Jueces 6:19-27)

 

8.  Los Ángeles  rechazan la adoración (Apocalipsis 22:8, 9). Una serie de notables pasajes del Antiguo Testamento llaman a esta persona “Dios” y la designación no fue rechazada ( Génesis 16:7 y versículos siguientes;  Génesis 22:11, 14; Génesis 48:15 y versículos siguientes ; Jueces 13:21, 22; Zacarías 3:1 y versículos siguientes.)
Existe, por tanto, una gran cantidad de pruebas que conducen a la conclusión de que el mensajero de Jehová era un ser divino.

El Mensajero de Jehová: Diferente de Jehová
A pesar del hecho de que el mensajero santo está dotado con los rasgos de la deidad,  también se distingue de Jehová. En repetidas ocasiones, ha sido designado como el “mensajero de Jehová”, es decir, que es Jehová mismo, y que actúa en nombre de otro que también es  Jehová.

En Éxodo 23:20 y versículos siguientes, Jehová prometió a los hijos de Israel, que iba a “enviar a un ángel”, delante de ellos por el desierto de Sinaí. Este mensajero les guardaría  y llevaría finalmente a Canaán. A los hebreos se les advirtió a escuchar su voz y no provocarlo, de lo contrario, no  perdonaría sus transgresiones. Jehová dijo, “porque mi nombre está en él” (versículo 21), lo que sugiere que el mensajero es un ser sobrenatural. Sin embargo, tenga en cuenta la distinción entre “mi” y “él”.

Sería conveniente que en este momento anticipar una pregunta que muchos estudiantes sinceros, sin duda, tienen. Es decir, ¿cómo puede ser  ambos Jehová y sin embargo uno  ser el mensajero de Jehová?

¿Se aplica  la designación  “Jehová”  a más de una persona divina? La respuesta es sí.

El nombre Jehová (Yahweh) se deriva de una forma de la raíz, Havah, que significa “ser”  Esto sugiere que la deidad es absolutamente auto-existente. Por lo tanto, es una denominación apropiada para cada una de las personas dentro de la Santísima Trinidad ya que cada una  se caracteriza por  una  existencia sin inicio.

No nos sorprende, por tanto, ver las referencias a más de una persona que sea designada como Jehová, a veces en el mismo pasaje. Isaías declaró: “Así ha dicho Jehová, el Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos. . . “(Isaías 44:6).

El Mensajero de Jehová: El Cristo Pre-Encarnado
Un caso muy claro es el hecho de que el mensajero de Jehová que velaba por los intereses del pueblo hebreo en el Antiguo Testamento no era otro que el Verbo divino que se hizo carne y habitó entre nosotros (Juan 1:1, 14) , es decir, el Señor Jesucristo mismo. Considerar este argumento:

A medida que la narración del Antiguo Testamento llega a su fin, el último profeta del antiguo Testamento habla de la venida del ministerio de Juan el Bautista (Malaquías 3:1;  Mateo 11:10). En cuanto a Juan,  dice: “He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos.” (Malaquías 3:1)

Tenga en cuenta que la expresión, “el ángel del pacto.”  Los Judíos antiguos consideraban  este pasaje como una referencia a la venida del Mesías. El Nuevo Testamento, por supuesto, hace que ese punto sea muy claro.
Los eruditos bíblicos conservadores están bastante bien de acuerdo en que el ángel de Jehová, o el ángel del pacto, tan prominente en las Escrituras hebreas, fue el Señor Jesús en su estado pre-encarnado.

A esto se suma el testimonio inspirado de Pablo, que afirmaba la presencia real de Cristo con Israel en el desierto del Sinaí.

 

“y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.” (1 Corintios 10:4).

Ningún estudio de Cristo, por lo tanto, puede darse el lujo de pasar por alto el ángel de Jehová en el Antiguo Testamento.

 

 

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Un comentario to ““Un Breve Estudio del Ángel de Jehová””

  1. jose 9 julio, 2012 at 16:14 #

    estas esplicaciones son muy importantes ya que la apostasia esta ganando terreno porque en las iglesias conselvadoras no le dan la oportunidad a los miembros de capasitarse estudiando teologia ignorando lo que pablo dijo que las personas que enseñen a los nuevos creyentes deben de estar capasitados en la sana doctrina de cristo para que no se enseñen cosas fuera de la biblia que dios les bendiga grndemente

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD