“Todo Tiene Que Ver Con La Autoridad”

¿Por qué cree lo que cree y hace lo que hace en su vida de fe y religión? La mayoría de las personas religiosas no tienen una respuesta clara. Para muchos la respuesta es: “Porque mi madre y mi padre así creían y lo practicaban.” (¿Qué pasa si ellos estaban equivocados?) Para otros, la respuesta es: “Porque mi iglesia o mi sacerdote, pastor o predicador me lo dice . “(¿Qué pasa si ellos están equivocados?) Para algunos, la autoridad se encuentra sólo en sí mismos y en su voluntad egoísta. (¿Y si te equivocas?) Y luego están aquellos que simplemente dicen: “Realmente no importa lo que creemos y practicamos en nuestra fe y religión, siempre y cuando seamos sinceros.” (¿Qué pasa si usted está sinceramente equivocado? )

Es más que evidente que algunas personas no parecen importarle mucho los asuntos de la autoridad en la fe y la religión. ¿Por qué? Debido a que mucha gente realmente no se preocupan por la autoridad en cualquier área de la vida! Así, pocos parecen preocuparse acerca de la autoridad Bíblica. (Basta con mirar a todas las miles de iglesias diferentes que creen y practican todo tipo de cosas diferentes. Mira el caos en todas las iglesias. Cada uno de ellos tiene un enfoque diferente a la autoridad bíblica.) Pero la verdad es que siempre en todo debe haber autoridad en lo que uno realiza.

Imagínese una vida sin autoridad y el respeto a la autoridad. Lo que queda es la anarquía. Y Eso es exactamente lo que tenemos en el mundo religioso. Si todas las iglesias realmente creyeran en la autoridad de la Biblia, todos ellos creerían y practicarían básicamente la misma cosa y el denominacionalismo se acabaría pronto. Pablo dijo: “Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.” (I Corintios 1:10)

Autoridad es todo lo que tiene que ver con el poder y el imperio de la ley. Más que eso, la autoridad es todo lo que tiene que ver con el que está detrás del principio de la ley. La autoridad es todo lo que tiene que ver acerca de Dios el Padre, su Hijo, su Espíritu y su Palabra.

Jesús dijo: “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.. “(Mateo 28:18-20) . El amor a Dios es obedecer su Palabra y guardar sus mandamientos. “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14:15 y 23-24 )“Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.
El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.” ¡Es tan simple como eso!

Algunas iglesias encuentran su autoridad en la historia de la iglesia y las tradiciones. Pero Jesús enseñó: “Entonces se acercaron a Jesús ciertos escribas y fariseos de Jerusalén, diciendo: ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan. Respondiendo él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición? Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. Pero vosotros decís: Cualquiera que diga a su padre o a su madre: Es mi ofrenda a Dios todo aquello con que pudiera ayudarte, ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición. Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.”(Mateo 15:1-9, Marcos 7:1-23)

Algunos miran a supuestas revelaciones del Espíritu. Pero, “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo. .” (I Juan 4:1-3)
Otros creen que simplemente no necesitan autoridad para lo que creemos y practicamos en materia de fe y religión.

Tal vez es la hora de que nos dirijamos a la Biblia y a “la fe que una vez fue dada a los santos.” (Judas 1:3) Tal vez es hora de que nos encontremos cara a cara con el hecho de que la Escritura es “el soplo de Dios. “(II Timoteo 3:16-17) Tal vez es hora de que escuchamos la voz del Espíritu de Dios que se encuentra dentro de la revelación escrita, donde los hombres” de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. “( II Pedro 1:19-21) Tal vez es hora de que aprendamos a “probar todo y quedarnos con lo bueno.” (I Tesalonicenses 5:21)

Muchos rechazan la suficiencia de la Palabra de Dios con el fin de hacer espacio para sus propias doctrinas y peculiares dogmas. Ellos creen que la Biblia no es absolutamente completa y que debemos tener nuevas revelaciones con el fin de conocer la voluntad de Dios. Pero el problema con sus revelaciones es que siempre parecen contradecir la clara enseñanza de la Escritura. Otros creen que el Espíritu Santo personalmente guía hacia la verdad. Pero, tarde o temprano, ellos rechazan la verdad pura de las Escrituras con el objetivo de seguir su “nueva” revelación.

Consideremos sólo un simple pasaje de la Escritura: Juan 16:13 – “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad.”

A muchos le encanta citar este versículo, ¡pero no lo entienden en el contexto! Todo el mundo utiliza este versículo para enseñar que cuando supuestamente “obtengan ” el Espíritu Santo van a tener algún tipo de línea directa al cielo y un rincón en el mercado de la verdad. (Resulta más bien que en la práctica, muchos creen que una vez que tienen el Espíritu ya no necesitan la Palabra de Dios ya que piensan que el Espíritu directamente ” les inspira” a ellos con el conocimiento de la voluntad de Dios.) Nada más lejos de la verdad!

Una de las primeras reglas de la interpretación es notar el contexto de un pasaje y preguntarse “¿Quién habla y a quién está hablando?” Si usted nota cuidadosamente el pasaje se hace obvio que este verso no es una promesa específica a todos los cristianos de todos los tiempos. Este pasaje no tiene nada que ver con que cada uno de nosotros va a tener su propia medida de la revelación y la inspiración a través del Espíritu Santo. Jesús está hablando a sus apóstoles y dándoles la promesa específica para su potenciación en la obra de su reino. Sin embargo, todo el mundo cita este verso como si se puede saber toda la verdad al margen de la autoridad de las Escrituras.

Toda persona que clama tener alguna “medida de inspiración” en este mundo religioso de hoy en alguna manera rechaza la autoridad de las Escrituras en la fe y práctica, en otras palabras algo en lo que ellos creen contradice lo que las Escrituras enseñan y autorizan.

La autoridad no se encuentra en uno mismo. Jeremías 10:23 “Conozco, oh Jehová, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos.”
La Autoridad no se encuentra en hombres y no fue hecha por el hombre, o los credos, religiones e iglesias. Lo que ellos hicieron fue rechazado Colosenses 2:20-23.
“Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal, y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios. Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne.”

Es más, la autoridad no se encuentra en algún apóstol autoproclamado o profeta de estos días. I Juan 4:1-3

La Autoridad se encuentra sólo en Cristo y sus apóstoles y profetas que escribieron la Palabra inspirada de la Verdad que se encuentra en la Biblia. “Cualquiera que se extravía, (es decir, va más allá) y no persevera en la doctrina (es decir, la enseñanza) de Cristo no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa ,ni le digáis bienvenido. Porque el que le dice “bienvenido” participa de sus malas obras. “(II Juan 1:9-11)

Una de las razones de la confusión y la división en el mundo religioso se deriva del hecho de que nadie respeta el principio de la autoridad Bíblica . Esta es la razón de por qué hay tantas iglesias que enseñan diferentes doctrinas; algunas de las cuales ni siquiera se pueden encontrar en la Palabra de Dios. Muchas iglesias han escrito sus propios libros de credo y catecismos y lo colocan por encima de la Palabra de Dios.

Lo trágico es que la mayoría de las personas en el mundo religioso no se dan cuenta de que las denominaciones que tienen sus propios libros de credo escrito, le dan casi una autoridad “inspirada” a sus iglesias. Ellos creen lo que creen y hacen lo que hacen no porque la Biblia lo dice, ¡sino porque su libro de credo lo dice! No se toma la Biblia y la Biblia sola como la fuente de su autoridad en materia de fe y práctica. La mayoría tiende a tomar la Biblia y algo más.

Debemos deshacemos de los credos confesionales no autorizado, deshacernos de la maldición de la división confesional. Tenemos que recordar lo que Jesús oró : ” Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos (es decir, el mensaje de los apóstoles), para que todos sean uno, como tú, oh Padre en mí, y yo en ti que también ellos sean uno en nosotros para que el mundo crea que tú me enviaste. “(Juan 17:20-23)

Ahora vamos a considerar seriamente el peligro de rechazar la autoridad de Dios y su Palabra. Si usted piensa que no necesitamos la autoridad en la fe y la religión, entonces usted necesita considerar las lecciones de las siguientes historias del Antiguo Testamento y recuerde que son para nuestra enseñanza que se escribieron : I Corintios 10:6,11-12.

En primer lugar, consideraremos las lecciones de Caín y Abel:

“Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra. Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. “(Génesis 4:2-5)

También, observe Hebreos 11:4, que dice:” Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella. ”

Cuál es el énfasis de estos pasajes? Simplemente que cuando adoramos a Dios necesitamos adorarle “en espíritu y en verdad” al igual que Jesús dijo en Juan 4:23-24 – “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren. . ”

Esto es lo que es la fe y ésta es la única fe que Dios acepta. Nuestra fe “viene por el oír la Palabra de Dios” (Romanos 10:17) y tenemos que escuchar la palabra de Dios si queremos ser verdaderos creyentes.

A continuación, analicemos la historia de Nadab y Abiú:

” Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario, y pusieron en ellos fuego, sobre el cual pusieron incienso, y ofrecieron delante de Jehová fuego extraño, que él nunca les mandó. Y salió fuego de delante de Jehová y los quemó, y murieron delante de Jehová. Entonces dijo Moisés a Aarón: Esto es lo que habló Jehová, diciendo: En los que a mí se acercan me santificaré, y en presencia de todo el pueblo seré glorificado. Y Aarón calló. “(Levítico 10:1-3 )

Observe que Nadab y Abiú “ofrecieron fuego no autorizado ante el Señor, en contra de su mandamiento (es decir, que él no había ordenado).” No tenemos absolutamente nada que hacer con lo que no está autorizado, con lo que el Señor no ha mandado. En la adoración a Dios en espíritu y en verdad debemos asegurarnos de que “no ir más allá de las cosas que están escritas.” 1 Corintios 4:6.

También debemos asegurarnos de no añadir o quitar a la Palabra de Dios. Vea Deuteronomio 4:2; 5:32; 12:32; 28:14; Apocalipsis 22:18-19. Por lo tanto, tenemos que hablar donde la Biblia habla y callar donde la Biblia no dice nada. Considere Pedro 4:11 “Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén..”

También tenga en cuenta las historias de Saúl (I Samuel 13:1-15; 15:1-35);

El rey David, Uza y la carreta de bueyes (II Samuel 6:1-11; I Crónicas 13:1-14); y el rey Uzías (II Crónicas 26:16-21).

En todas estas historias Saúl, David, Uza y Uzías no hicieron exactamente lo que el Señor había dicho y pagaron el precio. Usted puede notar que al igual que Nadab y Abiú, todos estos hombres pudieron haber argumentado en contra de la necesidad de una autoridad y justificar así sus acciones. Podrían haber dicho cosas como: “Realmente no importa el fuego que se usa y donde conseguirlo . El fuego es el fuego y un fuego es tan bueno como cualquier otro. “Podrían haber dicho:” Pero teníamos buenas intenciones y nuestros corazones eran sinceros. “Podrían haber razonado:” Ciertamente esta es una mejor manera de adorar y servir al Señor que la vieja manera. “Podrían haber dicho:” Pero, Señor, Tú no has dicho que no! Usted no dijo que no podíamos hacerlo de esta o esa manera! “En otras palabras, se podría haber utilizado todo tipo de razonamientos humanos vano, y que pudieron haber dicho todas las cosas que decimos en nuestro intento de ignorar y eludir el principio de autoridad y la autoridad de las Escrituras. Pero todo sería un error al igual que estamos equivocados cuando utilizamos los mismos argumentos.

Por último, si la autoridad es importante, ¿Cómo establecer autoridad en las Escrituras? Bueno, hay al menos tres formas básicas en las cuales se pueden establecer autoridad en la Biblia :

(1) Precepto o mandamiento: ¿Qué ha dicho Díos? – Esto es simple, la autoridad de Dios específica y ordena mandamientos divinos. ¿Qué dijo Dios o el Hijo de Dios ¿ ¿Qué han dicho los profetas y los apóstoles? Véase II Pedro 1:3-4 y Efesios 2:19-22
“Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia.”

“Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.”

(2) Precedente: ¿Qué nos ha mostrado Dios a nosotros? – Esto es simplemente la autoridad del patron y ejemplos bíblicos de Dios y de personas piadosas. ¿Qué ejemplos los santos de Israel y, especialmente, la iglesia nos dejaron para seguir? Ver Mateo 28:18-20 … I Pedro 2:21 , I Juan 2:6 y I Corintios 11:1; 4:16-17; Filipenses 3:17; 4:9; I Tesalonicenses 1:6-7; 2:13-14; II Tesalonicenses 3:7-9; II Timoteo 1:13, 13:7; III Juan 1:11.

(3) Principios: ¿Qué quiere Dios? – Esto significa simplemente entender los principios y las implicaciones que están contenidas en la Palabra de Dios y que tenemos que aprender para aplicarlas a nuestra vida y a cualquier situación.

¿Cómo se lleva todo esto a cabo? Considere Lucas 10:25-37
“Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna? El le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees?
Aquél, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás.”

“Pero él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo?
Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo.
Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese. ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? El dijo: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo.”

Hay varias cosas que son interesantes para nuestro aprendizaje: Nuestro Señor habla con un interprete de “ la ley.” Jesús le preguntó: “¿Qué está escrito en la ley?” “¿Cómo lees ?” Le alabo por su respuesta, “Bien has respondido, haz esto y vivirás. . . . Vete y haz tú lo mismo. “¿Qué podría ser más fácil? Todo lo que necesitamos hacer es asegurarnos de que conocemos y entendemos correctamente lo que Dios ha escrito en su Palabra. Luego sólo hay que ir y hacer exactamente lo que Dios quiere.

Encontramos un ejemplo perfecto de cómo se supone que debemos entender la Biblia.

En Hechos 17:11 se nos dice, “Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así..”

Esto nos lleva a un punto más crítico: ¿se puede entender la Biblia, y si es así, ¿Cómo? El hecho es que Dios en todas partes nos señala que podemos entender su Palabra. Sólo teniendo en cuenta el hecho de que Dios ha hablado a la humanidad implica necesariamente que podemos entender lo que dice. Considere Mateo 15:1-20 especialmente el verso (10), “Y llamando a sí a la multitud, les dijo: Oíd, y entended:”

¡”Escúcheme, todo el mundo, y entienda!” Si hay un “camino” en el cual (es decir, un método por el cual) se pueda comprender e interpretar la Escritura se encuentra en el sentido común y el discernimiento espiritual de un corazón bueno y honesto. Vea Mateo 13:1-52, Marcos 4: 1-34; Lucas 8:1-21, Juan 12:37-50, Hechos 28:17-31. La única razón por la cual alguien “no puede” entender la Palabra de Dios es por causa de la incredulidad voluntaria y pecaminosa. Considere Juan 5:36-47
“Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida. Gloria de los hombres no recibo. Mas yo os conozco, que no tenéis amor de Dios en vosotros. Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis. ¿Cómo podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del Dios único? No penséis que yo voy a acusaros delante del Padre; hay quien os acusa, Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza. Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él. Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras?”

Por todas partes en las Escrituras vemos a aquellos que entendían la Palabra de Dios y los que no la entendían. Y, en todas partes se revela la diferencia de los creyentes e incrédulos . En el mundo real sabemos la importancia de los principios, los mandamientos , los ejemplos e inferencias. Y sabemos la importancia de un cuidadoso razonamiento. Sabemos la importancia de llegar a la verdad (es decir, a los hechos) . Y sabemos la importancia de preguntar y responder las preguntas adecuadamente y ver todas las pruebas y extraer las conclusiones adecuadas.

Sólo tenemos que darnos cuenta de que exactamente lo mismo es necesario en la utilización del sentido común que Dios nos dio y en tener un corazón bueno y honesto. Combine esto con la fe y el discernimiento espiritual y estar dispuestos a escuchar y obedecer la voz del Señor.

El hecho del asunto es, la determinación de los asuntos de la autoridad no es tan difícil si aceptamos el hecho de que Dios ha hablado. Más específicamente, nos ha hablado por medio de su Hijo, el Señor Jesucristo, que es la Palabra Viva de Dios. Véase Hebreos 1:1-2
“Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;”

Además de esto, Dios ha hablado a través de los Apóstoles y Profetas y su palabra se erige como la base misma de la autoridad en el reino de Dios. Efesios 2:19-22
“Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.”

“…que por revelación me fue declarado el misterio, como antes lo he escrito brevemente, leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo, misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu: que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio,” Efesios 3:2-6

Por lo tanto, Dios ha hablado a nosotros a través de la Escritura, la Palabra de Dios escrita. Véase II Timoteo 3:14-4:4
“Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra…”

Es muy importante darse cuenta de que estamos específicamente bajo la autoridad del Nuevo Testamento (es decir, el Nuevo Pacto) no el Antiguo Testamento (es decir, el Antiguo Pacto). Mientras que el Antiguo Testamento es, para nuestra enseñanza no es nuestra ley o justificación. Estamos bajo la ley de Cristo y su Espíritu. No debemos cometer el error de “confundir los pactos” y apelar a la ley antigua para nuestra autoridad en lo que hacemos en la adoración y el servicio de Dios. En otras palabras, sólo porque algo se hizo en el Antiguo Testamento, no significa que esté autorizado en la iglesia del Nuevo Testamento. Muchas cosas (como los sacrificios de animales) eran una parte del sistema del Antiguo Pacto de cosas que no tienen lugar en la iglesia que pertenece a Cristo. ¿Por qué? Simplemente porque Cristo es el cumplimiento del Antiguo Testamento y la ley. Ver Mateo 5:17-18
“No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.”

I Corintios 9:20-21 “Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley; a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley.”

Romanos 7:1-6 “¿Acaso ignoráis, hermanos (pues hablo con los que conocen la ley), que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive? Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido. Así que, si en vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera. Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios. Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas que eran por la ley obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte. Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra”

II Corintios 3:7 – 18, Gálatas 2:19-3:14; 5:1-6; etc.

La iglesia que realmente pertenece a Cristo sigue las enseñanzas de Cristo y sus Apóstoles y Profetas. Ver Efesios 2:19-22. Una iglesia que realmente pertenece a Cristo, por supuesto, respeta el poder y los principios (es decir, las enseñanzas) de la Antigua Alianza, pero centrará en primera instancia, su autoridad en el Señor Jesucristo. Ver Efesios 1:18-23.

“alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo”

¿ Importa realmente la autoridad en la fe y la religión? ¡Por supuesto! Siempre todo es una cuestión de autoridad, ¿Ama usted y respeta realmente a Dios? ¿Respeta realmente al Hijo de Dios? ¿Respeta al Espíritu y al Espíritu que reveló la santa Palabra de Verdad? ¿Todo lo que usted cree y práctica está basado en la enseñanza de la Palabra de Dios? ¿Puede encontrar “el libro, capítulo y versículo” de su fe religiosa? ¿No es hora que salga de las doctrinas y dogmas de hombres y de origen humano ? ¿Jesús es realmente su Salvador y Señor ?

Todo el mundo quiere que Jesús sea su Salvador, pero con demasiada frecuencia olvidamos que Jesús es Señor y Dios de todos! Ver Colosenses 1:15-20. Jesús pregunta: “¿Por qué me llamáis Señor, Señor ‘, y no hacéis lo que yo os digo?” (Lucas 6:46, Mateo 7:21-29) .

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD