“¿Quiénes Eran Los Apóstoles?

Al igual que en la mayoría de los temas, hay muchas ideas equivocadas sobre los apóstoles. La palabra “apóstol” es del griego apostolos. Apostolos es una palabra compuesta, apo, desde y Stello, para enviar. Por lo tanto, “apóstol”, literalmente, identifica a uno que fue enviado.

Había ciertos discípulos conocidos como apóstoles. La primera vez que la palabra “apóstol” aparece es en Mateo 10: 2. Lucas nos dice que Jesús “llamó a sus discípulos y de ellos escogió a doce, los cuales también llamó apóstoles” (Lucas 6: 13).

Sus nombres se enumeran (Mateo 10: 2-4). Todos los apóstoles, incluyendo a Matías y Pablo, que fueron elegidos más adelante, fueron elegidos por Dios. También  “apóstol” se utiliza simplemente de uno enviado sin hacer referencia a los doce  apóstoles. Es el caso de Jesús y Bernabé.

Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús”  (Hebreos 3: 1)

Cuando lo oyeron los apóstoles Bernabé y Pablo, rasgaron sus ropas, y se lanzaron entre la multitud, dando voces “(Hechos 14: 14). Todos los apóstoles eran hombres.

Los apóstoles tenían poderes especiales. Los apóstoles tenían el poder milagroso durante la comisión limitada que les envió Jesús.  Limitada porque en esta ocasión solo los envió “a las ovejas perdidas de la casa de Israel”(Mateo 10: 6-23).

Más tarde, fueron bautizados en el Espíritu Santo. “He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.” (Lucas 24: 49) (Hechos 1: 5-8, Hechos 2: 1-13). No sólo  poseían todos los dones (1 Corintios 12: 8-10.), sino que podían transmitir la capacidad de hacer milagros a otros.

También creyó Simón mismo, y habiéndose bautizado, estaba siempre con Felipe; y viendo las señales y grandes milagros que se hacían, estaba atónito.  Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan;  los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo;  porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús.  Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo.  Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero”   (Hechos 8: 13-18).

Los apóstoles necesitaban estas habilidades para confirmar su predicación en la ausencia del Nuevo Testamento.

Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén.

(Marcos 16:20)

Estas señales solo podían ser efectuadas por un apóstol de Jesucristo. El apóstol Pablo lo señala cuando dice: “Con todo, las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros en toda paciencia, por señales, prodigios y milagros

¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron,  testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad

(Hebreos 2:3,4).

 

A estos hombres toda la verdad les fue revelada: Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho” (Juan 14: 26)

Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir”  (Juan16:13).

Para ser un apóstol, uno tenía que cumplir con ciertos requisitos  Es necesario, pues, que de estos hombres que han estado juntos con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús entraba y salía entre nosotros,  comenzando desde el bautismo de Juan hasta el día en que de entre nosotros fue recibido arriba, uno sea hecho testigo con nosotros, de su resurrección.”  (Hechos 1: 21,22)

y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen.  Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles;  y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí. Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios.”

(1 Corintios 15: 4-9. Para el caso de Pablo).

El apostolado fue importante en el establecimiento de la Iglesia naciente y en la revelación de la verdad de Dios.

Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.” (Hechos 2: 42)

edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo” (Efesios 2:20).

La mayor parte del Nuevo Testamento fue escrito por los apóstoles inspirados. Los apóstoles tuvieron la tarea de predicar la verdad.

Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente.  No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.  Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.  Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.”      (Gálatas 1: 6-9).

Las Escrituras se refieren a  “falsos apóstoles” (2 Corintios 11:3). La obra de los apóstoles continúa a través del Nuevo Testamento

Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Judas 1: 3).

Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo”  Judas 1:17

 

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Un comentario to ““¿Quiénes Eran Los Apóstoles?”

  1. angelo 16 agosto, 2012 at 20:49 #

    entonces porque hay hombres en la actualidad que se dicen ser apóstoles??? realmente serán enviado por Dios??? …..

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD