¿Qué Es Un “Pastor”?

¿Es el término “Pastor” un título apropiado a los ministros del evangelio?

Tres versículos en el Nuevo Testamento incluyen la palabra “pastor” (en varias formas): Efesios 4:11, Hechos 20:28 y 1 Pedro 5:2.

En Efesios 4:11, Pablo habla de los variados oficios o roles que Cristo ha establecido en la iglesia. En el texto se refiere, entre otros, a los “pastores y maestros” que sirven en la iglesia. La expresión “pastores y maestros” identifica un solo grupo.

En este versículo “Los pastores y los maestros son nombrados como una unidad gramatical  ya que se usa un solo artículo en el texto griego. Los pastores, como quienes cuidan el rebaño, son también los maestros.

En Hechos 20:28, Pablo se refiere de nuevo a los pastores. Aquí, sin embargo, utiliza la forma verbal de la palabra, que se traduce como ” alimentar” o ” cuidar” . Los pastores alimentan y tienden a proteger a la iglesia. Se trata que deban hacer todas las cosas que un pastor haría por un rebaño. Tenga en cuenta en este versículo que a  la iglesia se llama “el rebaño”.

Del mismo modo, en 1 Pedro 5:2, Pedro anima a estos siervos, diciendo: “Apacentad la grey de Dios.” La palabra “apacentar” es de nuevo el verbo poimaino, que se define como, “actuar como un pastor”.
Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto”
De estos versículos aprendemos que los pastores han de actuar  cuidando el rebaño, y esta atención incluye la enseñanza.

Pero una mirada más de cerca a estos versos  demuestra que las responsabilidades de los pastores incluyen más que la enseñanza.

En Hechos 20:28, Pablo identifica a aquellos que deben “mirar … por todo el rebaño”, como “obispos” (es decir, supervisores o administradores).

 

Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre”

Del mismo modo, Pedro anima a estos siervos a “actuar como pastores”, ya que deben “cuidar” el rebaño de Dios (1 Pedro. 5:2), vigilar, dirigir en una buena dirección como un vigilante de almas. Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.”  (Hebreos 13:17). Esta exhortación está dirigida a “los ancianos” (1 Pedro 5:1). Observamos cómo las palabras “obispo” y “anciano” son intercambiables en otro pasaje también.

 

Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía.  Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas”  (Tito 1:5-7)

Estos términos-anciano, obispo y pastor – se utilizan en la misma persona que sirve  en la iglesia en este oficio. Estas palabras describen a un hombre de edad y experimentado en la fe (un anciano del griego  presbutero), a una persona que  toma decisiones, administra los asuntos de la iglesia como un líder ( un obispo del griego epískopo),  quien mantiene una estrecha vigilancia en las necesidades espirituales de todos los miembros del rebaño (un pastor del griego poimen).

Cuando se consideran otros pasajes, nos enteramos de que los pastores, obispos o ancianos deben cumplir con una lista de requisitos bíblicos (1 Timoteo 3:1-7;. Tito 1:5-9), y sirven en una pluralidad en una sola congregación

 

Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído” ( Hechos 14:23)

 

Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé “(Tito 1:5)

 

Saludad a todos vuestros pastores, y a todos los santos. Los de Italia os saludan”  (Hebreos 13:24)

 

Pablo y Timoteo, siervos de Jesucristo, a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos”  (Filipenses1:1)..

“Del examen de estos pasajes, es evidente que no había aún una jerarquía eclesiástica reconocida., esta vino a existir muchos años después de la muerte de los apóstoles de Cristo”

El sistema de  hoy en día del termino  “pastor”  es  una desviación de las enseñanzas del Nuevo Testamento de la organización de la iglesia al igual que lo es la jerarquía eclesiástica. Ningún hombre puede asumir el papel de “pastor”, ya sea por título o por  práctica de una congregación. Tampoco puede una congregación delegar a un hombre a ser el administrador único de la iglesia.

El plan del Señor es para  hombres calificados escogidos en cada iglesia para servir en una sola congregación, autónoma.  Ninguna circunstancia justifica medidas contrarias a las Escrituras en asuntos de la iglesia.

Al considerar estos pasajes del Nuevo Testamento, se concluye que todos los pastores son ministros (es decir servidores), pero no todos los ministros son pastores.

Los Ministros o los evangelistas del Evangelio  trabajan en el estudio y la enseñanza de la Palabra, estos son otros roles que Dios ha asignado dentro de su iglesia.

 

Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos.  Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren”.           (1 Timoteo 4:15-16)

 

que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.  Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,  y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.  Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.  Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano.”

(2 Timoteo 4:2-5).

 

Ellos pueden funcionar como un pastor o anciano,  si es que están calificados. El apóstol Pedro fue a la vez un predicador y  anciano (1 Pedro 5:1). Y Pablo indica que puede haber ancianos que se dedican a tiempo completo a la labor de la enseñanza de la Palabra.

 

Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.” (1 Timoteo 5:17).

Es el caso también que  muchos predicadores trabajan en las congregaciones en colaboración con los pastores o ancianos, al igual que Timoteo y Tito lo hicieron.

Estas funciones complementarias de  servicio han sido diseñadas por Cristo para llevar a todos los miembros a servir a Dios de acuerdo a sus capacidades.

 

“Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,  a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo

(Efesios 4:11-12).

En ese sentido, todos los cristianos deben ser “ministros” del Evangelio. Trabajando en conjunto con los predicadores y los ancianos, así toda la congregación puede crecer de acuerdo con el plan del Señor.

 

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD