“Noé y El Diluvio”

En el sexto, séptimo y octavo capítulos del Génesis nos enteramos de que el mundo fue destruido por agua. Es decir, los habitantes del mundo se ahogaron. Ahora escuche lo que el apóstol Pedro nos dice en 2 Pedro 3: 10 – 12:

pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán lejos con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán desechos, y la tierra y las obras que están en ella hay serán quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser desechas, ¡ cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios , en el cual los cielos , encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!”
Cuando investigamos el por qué de los habitantes del mundo fueron destruidos por el agua tal como se describe en los capítulos 6 al 8 de Génesis, encontramos que la humanidad se había convertido en sumamente pecaminosa. El hombre fue hecho a la misma imagen de Dios, pero el hombre eligió rebelarse contra Dios. Génesis 6: 5 dice: “Y vio Jehová que la maldad de los hombre era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.
En otras palabras, la humanidad estaba llena de pecado. Dios observó la corrupción de la raza humana y le apesadumbró en su corazón. La criatura que fue hecha a imagen de Dios se había convertido en el más perverso y alejado de Dios. La criatura más sublime y noble se había convertido en un ser rebelde hacia Dios.

Dios se entristeció de haber hecho al hombre. “Y dijo Jehová, “ Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho” (Génesis 6: 7).

Dios es bueno. Es eterna su bondad. Muchos han asumido que la bondad de Dios es tan grande que él nunca destruiría sus criaturas. Sin embargo, hay que recordar que Dios es también severo. Escuchemos al apóstol Pablo, cuando afirma por revelación, “ Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado .” ( Romanos 11:22)

La justicia divina exigió castigo. El hombre se había convertido en un ser tan malvado que Dios determinó destruir a la humanidad. Sin embargo, se dice que “Noé halló gracia ante los ojos de Jehová”. Noé era un hombre justo y perfecto en sus generaciones, con Dios caminó Noé. En 2 Pedro 2: 5, aprendemos lo siguiente: ” y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos”.

Dios dijo a Noé, “ he decidido el fin de todo ser,  porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré” (Génesis 6:13)

Entonces, Dios dio a Noé instrucciones específicas para la construcción del Arca. Esta debía ser de “ madera de gofer; , harás aposentos y la calafatearás con brea por dentro y por fuera . Y de esta manera la harás; de trescientos codos la longitud del arca , de cincuenta codos su s anchura, y de treinta codos su altura.” En medidas aproximadas era de 25 metros de ancho y 15 metros de alto, y de largo aproximadamente 125 metros Mediante la lectura de Génesis capítulo 6, se pueden observar otras especificaciones.

En Hebreos 11: 7, aprendemos que , “por fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de las cosas que aún no se veían , con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.”
La Fe fue producida en el corazón de Noé, de la misma manera que la fe se produce en el corazón de cualquier hombre hoy. Pablo afirma, “ Así que la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Dios” (Romanos 10: 17)). Dios habló a Noé y Noé oyó y creyó. Del mismo modo, debemos también oír y creer. No vamos a construir un arca; pero, debemos hacer todo lo que los mandamientos del Señor estipulan en el Nuevo Testamento que hoy nos guía.

Noé Creyó que Dios destruiría el mundo; y que se efectuaría por un diluvio de aguas; y que su única salvación residía en su obediencia al mandamiento de Dios. Dios tenía una ley para NOÉ. “Construir el Arca de acuerdo con sus instrucciones.” Noé aceptó y obedeció el mandamiento de Dios. Como se ha señalado ya, “Noé preparó el arca”. Hizo lo que Dios le pidió.

Una Fe que no obedece es una fe muerta. Y una fe muerta es inútil. Escuche a Santiago 2: 26, ” Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también como la fe sin obras está muerta”. A veces oímos a predicadores decir, ” Solo crea en el Señor, y usted será salvo”. Ellos quieren decir que no hay nada necesario que usted tenga que hacer en obediencia. Sin duda, la fe es esencial para la salvación. Pero, la fe sola, o por sí misma, no salvará nunca a nadie.

La sola Fe de Noé no le habría nunca salvado a él y a su casa, si hubiera sido una cosa pasiva. Noé poseía el tipo de fe que toma de Dios su palabra con cariño y sinceramente y procede a la obediencia de cada mandamiento de Dios. Dios habló y Noé obedeció. Recuerde lo que mencionamos en Hebreos 11: 7, donde se dice que Noé con temor preparó el arca de Dios.. Sí el hubiera construido algo más, Dios no habría estado agradado con Noé. El se encargó de construir el Arca de madera de gofer. Si él hubiera utilizado pino o roble, él no hubiera actuando por fe. La fe viene por oír la palabra de Dios, Noé no sustituyó nada de lo que Dios le mandó . Noé podría haber razonado que el tipo de madera era insignificante y no esencial. Sin embargo, mis amigos en esta audiencia de radio, Dios nunca, nunca, ha aceptado algún sustituto a cualquiera de sus mandamientos.

NOÉ no caminó por la razón humana: caminó con Dios y actuó por la fe. Hizo lo que era agradable a Dios. Esta fue una obediencia de la fe. Pablo en Romanos 1: 5, habla de la “obediencia de la fe,” de los Santos en Roma. Nosotros no podemos agradar a Dios sin fe, pero debe ser una fe obediente ; una fe que obedece los mandamientos de Dios.

La acción fiel de Noé sirvió para condenar el mundo. Cuando uno da atención a la voluntad de Dios, por su propia conducta, condena a quienes se niegan a prestar atención. Noé fue un hombre justo. Tenía razón para estar con Dios, él estaba en el lado de Dios. La generación pecaminosa en que vivía Noé se oponía a Dios. Estaban en iniquidad, en pecado. Así el justo Noé condenó a la humanidad pecaminosa. Lea de nuevo Hebreos 11: 7, para que ver el escritor inspirado afirma esto mismo.

El Arca es un tipo de la salvación que ahora se ofrece a cada uno hoy. Los medios de salvación proporcionado por Dios a Noé y la consiguiente condenación sobre el resto del mundo encuentran su verdadero ante tipo en Cristo Jesús y el Evangelio. Escuche al apóstol Pedro, como él nos habla en 1 Pedro 3: 20 y 21: “ los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé; mientras se preparaba el arca , en la cual pocas personas , es decir, ocho, fueron salvadas del agua. El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva ( no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo

¿Cuál es la semejanza del bautismo con el diluvio? Fue el diluvio que transportó a la familia de Noé desde un entorno inicuo a un mundo limpio y purificado. Asimismo, en las Escrituras el bautismo nos traslada desde el Reino de Satanás al Reino de Cristo. Uno que ha sido bautizado, por la razón correcta y de la manera correcta, entra en Cristo Jesús. Escuche al apóstol Pablo, “porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. El diluvio separó a Noé del mundo, y a continuación el mal fue destruido a su alrededor, destruido por el agua.

¿Por qué Dios eligió esta manera para tratar con el pecado? Yo no puedo responder ni explicar la mente de Dios. Todo lo que podemos hacer es aceptar lo que Dios ha dicho y hecho. ¿Por qué Dios eligió el bautismo como el lugar de perdón? Una vez más, no puedo explicar la mente de Dios. Yo sólo sé lo que ha dicho el Señor. “El que creyere y fuere bautizado será salvo” (Marcos 16: 16).Y si usted, mi amigo, tiene fe en Cristo Jesús, debe prontamente obedecer lo que Él le ordena . Usted no puede convertirse en su hijo, a menos que nazca en su familia. Y Jesús afirma que el nacimiento es del agua y del Espíritu (Juan 3: 5. Esto es exactamente lo que el Apóstol Pedro mandó a quienes le preguntaron , ” Varones hermanos ¿qué haremos?” Hechos 2: 37, les dijo: “Arrepentidos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para el perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.”

¿Que debe hacer? ¿Cree usted que Jesucristo es el hijo de Dios? Si es así, por qué no ser un hijo de Dios por obediencia a los mismos mandamientos dados por Pedro hace casi 2000 años. Arrepentirse de sus pecados pasados y, a continuación, ser bautizados en Cristo para la remisión de sus pecados. El Señor le añadirá a su iglesia, su cuerpo, la familia de Dios. Recuerde, es un lugar preparado para un pueblo preparado y el tiempo para prepararse es ahora.

En este momento me gustaría hacerle otra pregunta en lo que respecta a nuestra lección de “Noé y el diluvio. La pregunta es: “¿Qué habría hecho si hubiera sido Noé?” En Hebreos 11: 7, se dice; “por fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase ; y por esa fe condenó al mundo , y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe”

“¿Habría hallado gracia ante los ojos del Señor?” En Génesis 6, verso 8, dice, “pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová”. Verso 9, “Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones: con Dios caminó Noé” fue un hombre justo”.La palabra “justo” tiene que ver con ser recto. Noé no era un hombre de doble ánimo , permaneció firme. Tenía sus convicciones; en el hogar, trabajo o donde fuese . La Escritura dice que “Noé caminó con Dios”. (Génesis 6: 9). ¿Cómo es posible? No fue una relación al azar .

En 2 Corintios 5: 7, aprendemos, “porque por fe andamos , no por vista.” “Porque la fe viene por el oír, y el oír por la palabra de Dios” (Romanos 10: 17), se deduce que Noé caminó con Dios siguiendo sus instrucciones. En el libro de Amos 3: 3 se establece , “¿Andarán dos juntos, sino estuvieren de acuerdo.” Noé acordó con Dios, por lo tanto, caminó con él. A menudo el hombre piensa que debe tener alguna cosa mística, misteriosa, para que exista una conexión entre él y Dios. No es suficiente para el hombre creer en Dios y confiar en su palabra y por la fe hacer lo que Él dice. Sin embargo, eso es exactamente lo que hizo Noé. ¿Mis amigos, están caminando con Dios? Escuche lo que el Señor le dice que debe hacer Considere el hecho de hallar gracia ante los ojos del Señor.

¿ Cuál hubiera sido su reacción al trabajo que tenía que hacer?” Dios pidió una gran cosa de él. “Un barco?” ¿”Cuán grande”? 125 m de largo, de 25 m de ancho y de 15 m de alto? ¡ es un gran barco! En comparación, sería como un poco más de la mitad de un campo de fútbol o cuando le pidió Dios que usará ¿ MADERA de GOFER? Señor, ¿por qué madera de gofer? No hay ningún indicio que Noé tuviere alguna duda, o comenzara a discutir con el Señor. La tarea de Noé no fue fácil y probablemente fue una de las tareas más difíciles de llevar a cabo en comparación con todos aquellos en la Biblia. A él le llevó más de cien años la tarea de construir un arca con el fin de salvarse, en comparación con la tarea de Naamán de sólo tener que sumergirse siete veces en el río Jordán para ser limpio de la lepra, o de nuestra tarea de tener que sumergirnos en agua (ser bautizado). No, amigos, ¡la tarea de Noé no fue fácil! Por otro lado no se nos pide hacer alguna cosa muy difícil, y exigente por el Señor.

Es cierto que a veces se nos hace duro el camino cuando parece que estamos solos; sin nadie para animarnos, sin nadie para ayudarnos y todos los que nos rodean solo tienen objeciones y desaliento. ¿Con qué frecuencia los conocidos de Noé le ridiculizaron como un anciano tonto; burlándose de él . Pero Noé hizo lo que él sabía que tenía que hacer. Y recuerde que pasó casi un centenar de años entre el mandamiento para construir el arca y la llegada del diluvio. Mi amigo, ¿cuál es su reacción a los mandamientos del Señor?. No es necesario ahora de construir un arca. Pero hay mandamientos dados para que usted obedezca. ¿Está obedeciéndolos?

“Si hubiera sido Noé: ¿Hubiera estado satisfecho con el plan del Señor?” Muchos quieren construir su propio Arca, tienen sus propias ideas sobre cómo deben hacerse las cosas y quieren hacer sus propios acuerdos. Muchas personas no están contentas con la forma en que el Señor establece las cosas. En Mateo 16: 13, Jesús hizo una pregunta, “Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre.” La respuesta, “Unos dicen Juan, el Bautista otros, Elías, y otros Jeremías o alguno de los profetas.
El hombre siempre tiene sus propias ideas sobre los caminos de Dios. Sin duda, si la sociedad actual hubiese estado allí , hubieran tratado de encontrar una mejor manera de hacer las cosas a su parecer , una solución más lógica y razonable de acuerdo con la sabiduría humana. Pero lo que la mayoría de los hombres no ha aprendido nunca es que: la sabiduría del HOMBRE no puede agradar al Señor. Dios ha dado un plan para la salvación del hombre: Cristo dijo ” … porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis” (Juan 8: 24).También dijo, “Os digo: No; antes si no os arrepentís todos pereceréis igualmente” (Lucas 13: 5). Dijo además, “El que creyere y fuere bautizado será salvo” (Marcos 16: 16). Sin embargo, al hombre no le gusta el acuerdo o el plan dado por el Señor. El hombre dice, la fe solamente es una doctrina mejor. El hombre dice, nosotros somos salvos por la gracia sola. El hombre no está contento con los mandamientos del Señor. Dios dice que debemos “CANTAR en nuestros corazones “(Efesios 5:19; Colosenses. 3:16). Pero, el hombre ha añadido instrumentos de música en el culto, insertando su propia sabiduría humana.

Dios ha dado el plan para la organización y la obra de la Iglesia. Pero el hombre no está satisfecho con esto y ha hecho todo tipo de cambios. Dios nos ha dado el tipo de culto que él aprueba o como debemos adorarle pero el hombre ha hecho cambios sustanciales en esta materia. ¿Está usted satisfecho con los planes del Señor? O bien, intenten insertar sus propias ideas en el plan de Dios. El apóstol Pablo establece,
Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñar, redarguir, corregir, para que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2Timoteo 3: 16-17).

Mi amigo, si está haciendo más de lo que ordenan las Escrituras, entonces no es un buena obra . Hacer algo no basta, a menos que esté haciendo lo que el Señor dice . NOÉ construyó un barco y no cualquier barco que ha flotando. A él se le mandó que lo construyera de MADERA DE GOFER ¿Por qué no usar lo que está a la mano, lo que es más conveniente? En (Apocalipsis 22: 18-19), aprendemos esta verdad valiosa:
Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre a él las plagas que están escritas en este libro; y si alguno quitaré de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.

El apóstol Juan dice, “ Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo ése sí tiene al Padre y al Hijo“(2Juan: 9).

Debemos seguir las enseñanzas de Cristo, lo que él autoriza. ¿Cómo puedo saber lo que el Señor quiere? Para eso tengo que escuchar lo que él dice a través de su palabra inspirada. Nada más ni nada menos.

“Si hubiera sido Noé: ¿Hubiera estado usted conforme con sólo salvar a los que el Señor dice que deben salvarse ?” En 1 Pedro 3: 20, aprendemos que se salvaron sólo ocho personas. O habríamos discutido con el Señor ¿Qué pasa con el resto? Habría dicho Noé, y ¿qué de mi buen amigo que vive por la calle tal? ¿Qué de mi tío ? ¿o mi tía ¿ ¿Se van a ahogar? Con frecuencia los hombres intentar suavizar lo que dice el Señor.

En el libro de Mateo 7: 13-14, Jesús establece lo siguiente, “entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso es el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta y angosto es el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hayan.” Jesús dice, muchos se perderán; y pocos se salvaran.

¿Cuántos se salvaran? No lo sé, pero sé que el Señor dijo que sólo unos pocos se salvarán. No necesitamos suavizar lo que ha dicho el Señor. Sin embargo, alguien dirá , que es un lenguaje duro. Y estoy de acuerdo. Pero también es la verdad. Eso no quiere decir que debemos sentirnos satisfechos con el hecho de que las multitudes se perderán. Sin duda, Noé no tomó consuelo cuando vio las multitudes que se negaron a oír , ahogándose en la inundación. Pero, no fue decisión de Noé que se perdieron, fue su propia decisión que no se dieron la oportunidad de escuchar y obedecer las advertencias de Noé.

( Lucas 17: 26-27) “ Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos.” Estas fueron palabras del Señor Jesús, él cual afirma que el diluvio que se narra en el Génesis fue un acontecimiento histórico que ocurrió realmente y no es una fábula como muchos suponen.

En Hechos 10: 34, aprendemos que “Dios no hace acepción de personas”. Ellos podrían haber atendido a los mandamientos de Dios como Noé obedeció, pero decidieron no hacerlo, rechazaron el amor de Dios y sufrieron las consecuencias de sus pecados. Y lo mismo puede decirse del mundo de hoy. Los que rechazan el amor de Dios y se niegan a hacer los mandamientos del Señor sufrirán las consecuencias de sus decisiones.

Jesús dijo, “El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue, la palabra que os he hablado, ella le juzgará en el día postrero” (Juan 12: 48). Como ve, es importante lo que creo o lo que debo decir. La verdad del asunto es que usted y yo estaremos ante Dios un día y seremos juzgados por la palabra de Dios. Mi amigo, si no responde a esa palabra y no lo hace con todo su corazón, se perderá. No hay consuelo al decir esto. Pero es la verdad. La verdad que cada uno de nosotros se reunirá cuando estemos en el juicio ante nuestro creador. Jesús dijo, “El que creyere y fuere bautizado será salvo” (Marcos 16: 16). Esto es lo que Cristo manda y yo no puedo quitarlo, ni disminuir las exigencias de esta palabra. Y, si todo el mundo lo niega, esto permanece como una verdad absoluta. Y se mantendrá en la eternidad para juzgarnos a nosotros.

¿Cuál es su actitud hacia lo que Dios ha dicho de lo que tiene que hacer? Nuestra actitud determina lo que hubiéramos hecho si hubiéramos sido Noé. ¿Construiría? ¿o seguiría su camino feliz ignorando lo que dijo el Señor? . Tenemos la misma elección que tuvo Noé. Él Tuvo fe y nosotros necesitamos tener fe. Tenemos que esforzamos para mirar las enseñanzas de la palabra de Dios y, a continuación hacer lo que Dios ha ordenado para nosotros., y esto si realmente nos preocupamos por Dios, y si nos preocupa realmente ir al cielo. No olvidemos que Jesús dijo: “no todo el que me dice ‘Señor, Señor,’ entrará el Reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo” (Mateo 7: 21).

Tags:

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD