“Nadab y Abiú”

Algunos sugieren  que Dios en  ocasiones reacciona demasiado severo a lo qué a simple vista parecen ser  “ pecados pequeños .” La Rebelión de Coré en (Números 16), en la cual  muchos murieron. las muertes de Ananías y de Safira (Hechos5) están dentro de estos casos

¿ Reaccionó  Dios demasiado severo? En el caso de Nadab y Abiú ¿O hay quizás  más cosas que debemos tomar en cuenta para emitir nuestro juicio? Cuando uno examina cuidadosamente estos ejemplos uno se da cuenta que hay  completa justificación de la manera por la cual nuestro Señor  actuó en  estas situaciones. Para ilustrar esto, examinaremos uno de los principales ejemplos de la Biblia de lo que algunos  han criticado como una sobre reacción de Dios. El texto se encuentra en Levíticos 10:1-3 “ Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno un incensario, y pusieron en ellos fuego, sobre el cual pusieron incienso, y ofrecieron delante de Jehová fuego extraño, que el nunca les mandó”

Esta es la narración de cómo  Dios se ocupó del pecado de dos hombres de nombres  Nadab y de Abiú. ¿Qué  hicieron estos individuos  para merecer una muerte tan severa  de parte de Dios? ¿Y  que hay de las advertencias y  verdades que se pueden aprender y aplicar  hoy?

Comenzaré diciendo que ellos fueron grandemente bendecidos por Dios. Antes de que uno pueda apreciar  la verdadera  naturaleza del pecado de estos dos hombres, uno necesita saber algo de sus bendiciones y privilegios.  Ellos fueron favorecidos .

Ellos eran hijos de Aarón (el primer  Gran Sacerdote  de Israel), y sobrinos de Moisés. Eran también descendientes directos de Abraham, de Isaac y de Jacob. Por lo tanto, eran de un buen linaje, y tenían el ejemplo de algunos grandes hombres en sus vidas.

Ellos tenían un puesto exaltado  entre el pueblo.  Éxodo 24:11 los enumera como estando entre los “príncipes  de los hijos de Israel. “Sus nombres aparecen aun antes que el de  los ancianos de Israel. “ Mas no extendió su mano sobre los príncipes de los hijos de Israel ;y vieron a Dios y comieron y bebieron.”

En  el 24:1 del libro del Éxodo Dios pidió que ellos  vinieran y participaran   con él en el Monte. Sinaí. “ Dijo Jehová a Moisés :Sube ante Jehová ,tú, y  Aarón, Nadab y Abiú ,y setenta de los ancianos de Israel; y os inclinareis desde lejos “.  ¡Se permitió a estos dos hombres adorar en la misma presencia del Dios Todopoderoso ! Fueron bendecidos al poder  comer y beber delante de él, y “ver al Dios de Israel” (Éxodo 24:10). ¡Y vieron al Dios de Israel ; y había debajo de sus pies como un embaldosado de zafiro, semejante al cielo cuando está sereno” ¡Vieron  a  Dios, sin embargo se les permitió vivir!

Ellos fueron privilegiados, bendecidos y exaltados en muchos y grandes aspectos. Esperaríamos ciertamente que tales hombres fueran santos y devotos y comprometidos. Dios los engrandeció grandemente,  y así ellos debieron haberlo hecho con el Señor.

¡Así pues, los acontecimientos de Levíticos 10 vienen como  un golpe fuerte! ¿Cómo podría Dios hacer esto a estos hermanos sobre quienes él había concedido  grandes bendiciones ? ¿Y cómo podrían dos hombres que habían sido así de bendecido por su Dios cometer un pecado tan horrible que haría al Señor quitarle la vida? ¿ Cuál fue este error fatal?

Ha habido mucho discusión a través de los siglos en cuanto a la naturaleza exacta de su pecado. Mi sensación es que hay mucho más implicado en lo que nos podría parecer como algo “tan pequeño” que les llevó a perder la vida. De hecho, su castigo fue por varios pecados contra  Dios. Así, su error tuvo varias aristas que debemos considerar..

PRIMERO —  LA ENTRADA DESAUTORIZADA

Hay  evidencia amplia que sugiere que estos dos hijos de Aarón entraron en el lugar Santísimo  para ofrecer su incienso. Esto no estaba autorizado  hacerlo. El Señor Dios  había dejado bastante claro que solamente ciertas personas podrían entrar en el lugar Santísimo, y podían hacerlo en ciertos momentos y para ciertos propósitos.

Que Nadab y Abiú  violaron estos claros mandamientos de Dios, se ve por la  fuerte  implicación en Levíticos 16:1 – 2.

“  Habló Jehová a Moisés después de la muerte de los dos hijos de Aaron, cuando se acercaron delante de Jehová y murieron . ¡Y Jehová  dijo a Moisés, ‘Dí a  Aaron tu hermano que  no en todo tiempo entre  en  el santuario detrás del velo, delante del propiciatorio que está sobre el arca, para que  no muera!… ‘“

Este pasaje  no deja   duda respecto  del pecado de estos dos hermanos  que se habían acercado a la presencia del Señor Dios en el lugar Santísimo , algo que había sido prohibido claramente hacer. Al obrar así, habían rechazado la voluntad de Dios en relación  a quiénes podían entrar, y cuando podían entrar, y para  qué propósito .

Quizás se creyeron en una  relación  tan familiar con su Dios que podían venir e ir delante de él como quisieran. ¡Sin embargo, al obrar así se habían colocado sobre Dios y el  Sumo Sacerdote , y habían usurpado la autoridad de ambos.

EN SEGUNDO LUGAR — FALTA  DE  REVERENCIA

Los  dos hijos de Aaron no demostraron  la reverencia debida a Dios.  Esto se percibe claramente en Levíticos 10:3.   Note la explicación de Moisés de cómo él percibió este  trágico acontecimiento:

“Entonces dijo  Moisés  a Aarón, “Esto es  lo que habló Jehová , diciendo: “En los que a mí se acercan me santificaré y en presencia de todo el pueblo seré glorificado. Y Aarón calló.. “

Los hijos de Aarón no habían demostrado la reverencia apropiada al Señor , y esto fue  algo que  Dios no dejó pasar, especialmente de  individuos que habían sido bendecidos tan grandemente y que estaban en una posición tan alta para  influenciar a mucha gente en  Israel.

TERCERO —  El FUEGO EXTRAÑO OFRECIDO

En Levíticos 10:1  somos informados que “ellos ofrecieron delante de Jehová   fuego extraño, que Él nunca les mandó. “Esto es lo que se mira generalmente  que fue lo que constituyó  su error fatal. Pero, esto fue solamente una parte del problema total que les costó sus vidas.

¿Qué era exactamente este “fuego extraño ” del cuál habla el texto?: Era fuego (o más exactamente: brazas  ardientes) no tomado del altar, sino tomado de alguna  otra fuente.

Cuando la adoración ceremonial por primera vez  fue instituida entre el pueblo de Israel, el fuego consumió a las víctimas en el altar, aquel fuego fue   enviado directamente del cielo. Éste era un  fuego santo; fuego que vino de la misma presencia del  Dios Todopoderoso. Se ordenó al pueblo que mantuvieran este fuego  siempre encendido. “ El fuego arderá continuamente en el altar; no se apagará” Levíticos 6:13

El incienso diario debía ser quemado en un incensario usando solamente este fuego en particular. No debía  ser utilizado otro fuego. Levíticos 16:12 – 13 dice que Aaron (el Sumo Sacerdote ) “tomará un incensario llenos de brazas de fuego  del altar de delante de Jehová , y sus  puños llenos del perfume aromático molido, y lo llevará detrás del velo . Y  pondrá el perfume sobre  el fuego delante de Jehová, y la nube del perfume cubrirá el propiciatorio que está sobre el testimonio para que no muera.”. “

Nadab y Abiú presentaron una ofrenda que solamente era permitida al Sumo Sacerdote  hacer, y lo hicieron en un lugar  donde les era prohibido entrar. Ellos también utilizaron  brazas de fuego para ofrecer a Dios que  fueron tomados de otra fuente no especificada  por el Señor. Esta no fue “ninguna ofensa ligera, “sino que fue una  “desobediencia y presunción tremenda. “

Quizás pensaron que una fuente de fuego era tan buena como otra, o quizás no tomaron el debido cuidado y temor . De cualquier manera, estaban en  violación directa de un mandamiento específico de Dios. Él especificó claramente la fuente de fuego, y ellos eligieron otro. Una vez más Dios no podía tolerar esto, y específicamente no de un par de hombres tan visibles e influyentes como Nadab y Abiú

.

CUARTO — Estaban Ebrios

La pregunta que busca una respuesta aquí es: ¿PORQUÉ? ¡Estos dos hombres sabían mejor que nadie que no se debía acercarse a Dios de esta manera! ¡No eran  ignorantes de la voluntad de Dios en estas materias! ¿Así pues, por qué se comportaron de esta manera? ¿Por qué exhibieron tal desobediencia y carencia tremenda de reverencia para el mismo Dios que les había bendecido tan grandemente? La respuesta  parece ser que tenían sus sentidos cerrados  y su juicio deteriorado por el alcohol. — Estaban BEBIDOS. Inmediatamente después que los cuerpos de Nadab y de Abiú fueron arrastrados fuera del campamento, el Señor dijo a Aarón, su padre:

“Tú, y tus hijos contigo, no beberéis vino ni sidra cuando entréis en el tabernáculo de reunión, para que no muráis; estatuto perpetuo será para vuestras generaciones, para poder discernir entre lo santo y lo profano, y entre lo inmundo y lo limpio.“(Levíticos 10:9 – 10)

No hay duda, que al examinar el contexto,  el Señor está diciendo esta advertencia a Aarón respecto  al pecado de sus hijos . No habían podido hacer una distinción entre lo que era santo y lo que era profano… entre lo limpio y lo inmundo… ¡y la razón de su comportamiento  fue que estaban  bebidos! Se ordena a Aarón que se asegure que tal cosa  nunca ocurra otra vez entre los que están liderando a su pueblo.

¡Y está  es  la misma advertencia  dada por el apóstol Pablo a los que serían líderes espirituales en la iglesia?! Las ancianos no deben ser dados al vino (1Timoteo 3:3,  Tito 1:7

Miramos a menudo el relato de Nadab y de Abiú con un sentido de choque y de la incredulidad.¿ Cómo pudieron ser tan descuidados? ¡Cómo  pudieron hacer tal cosa, especialmente en vista de las bendiciones y de los privilegios que  le habían sido concedidos a ellos!

¡Pero, antes de que aventuremos  un juicio, y antes de que seamos demasiado autosuficientes en nuestra condenación, quizás debemos examinarnos cuidadosamente! , Como ellos, somos sacerdotes del Señor  (Apocalipsis  1:6, 1Pedro 2:9), y como tales tenemos ciertos privilegios y responsabilidades  que Dios no ha dado.

Uno de los grandes errores que hoy vemos en la cristiandad denominacional es la diferencia entre laicos y sacerdotes. El sacerdocio Levita fue instaurado por el Señor, con mandamientos específicos para su desempeño del santuario, la Escritura define  claramente el servicio que a ellos les fue encomendada  (Números 4),en el caso de Aarón y sus hijos ellos fueron separados para la función sacerdotal. En las Escrituras encontramos muchas referencia que nos permite conocer más exactamente las razones de la existencia de este sacerdocio que fue un sacerdocio transitorio y que fue abolido. Como está escrito :” Si, pues , la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley). ¿Qué necesidad habría aún que se levantase otro sacerdote,  según el orden de Melquisedec,y que no fuese llamado según el orden de Aarón? Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley”….Queda, pues,  abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad” Hebreos 7:11-19.

Que razón entonces es que haya dentro de los Cristianos una separación entre lo que se denomina los laicos ( que son las personas ) y los sacerdotes (el clericalismo o el clero)¿ qué leyes encontramos en el Nuevo Testamento para que este clero funcione, se desempeñe y defina el servicio que ellos deben realizar? No hay ninguna revelación que Cristo o los Apóstoles de Cristo hayan escrito sobre el tema. Todo lo que concierne a esto ha sido solamente mandamientos de hombres que no tienen ninguna autoridad de parte del Señor .  Hombres que a si mismos se han otorgado títulos eclesiásticos y en esto encontramos a los Luteranos ,Anglicanos y al Catolicismo Romano.  En relación a la iglesia Católica sus sacerdotes se les ha investido como el medio de acceso entre los hombres y Dios, que a los sacerdotes debe llamárseles “padre” y que ellos pueden absorber pecados, aún los propios ( Concilio de Trento)

Todo esto contrario totalmente a lo que las Escrituras enseñan: La Biblia enseña que hay un solo mediador ——— Cristo (1Timoteo 2:5) o como lo presenta el libro a los Hebreos “ Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto…..por lo cual puede salvar perpetuamente a lo que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos” (Hebreos 7: 22-25.) Cristo enseñó “ Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos” Mateo 23:9. Las Escrituras enseñan que solo a Dios le pertenece el perdonar los pecados .( Marcos 2:6-10, 1Juan 9; 2:1) El sacerdocio pertenece a todos los Cristianos.

¿Cómo nos estamos presentando delante de nuestro dios? ¿Estamos sobrepasando nuestros límites? ¿Estamos presumiendo saber mejor que Él qué es o no es aceptable? ¿Están nuestros sentidos espirituales adormecidos con el vino de la mundanalidad al punto que somos incapaces de discernir entre lo que es santo y profano?

Cuantos en el día de hoy están ignorando por diversas razones hacer la voluntad que Dios ha revelado. No saben todavía discernir entre el Antiguo Pacto con el Nuevo Pacto. Muchos practican enseñanzas que fueron dadas a los israelitas y no a los Cristianos. Cuando se lee el libro del Éxodo , el cual relata como Dios  entrega a Moisés las palabras de la ley.  Una de Las frases que más se lee en varios encabezados del libro es.” Entonces Jehová dijo a Moisés”, “Habló también Jehová a Moisés, diciendo”, “ Habló Jehová a Moisés” etc, etc. Como asimismo leemos que Moisés hizo conforme a todo lo que Jehová le mandó; así lo hizo. Éxodo 40:16.  Créame que Dios detalló un sinfín de cosas concerniente a Su adoración y otros detalles y se dice de Moisés en el libro a los Hebreos 3:5 “ Y  Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir” Pero ahora tenemos un mejor pacto. El libro a los Hebreos comienza diciendo “ Dios habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo…..Hebreos 1:1-2. “… Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia, a él oíd” Mateo 17:5 Hasta el mismo Moisés escribió de él, al decir “Profeta de en medio de ti ,de tus hermanos, como yo ,te levantará Jehová tu Dios: a él oiréis.” Deuteronomio 18:15. Jesús mismo escogió a hombres a los cuales envió el Espíritu Santo  el día de Pentecostés para que enseñaran y predicaran su palabra, entregándonos a través de ellos la voluntad del padre Celestial ,( me refiero a los doce apóstoles de Cristo). A través de las páginas del Nuevo Testamento podemos leer todo el consejo de Dios concerniente a diversas materias que tienen directa relación con su voluntad. La salvación, la adoración ,la iglesia, la música en la adoración, la ofrenda etc., etc.

Que hemos hecho con toda esta grandiosa revelación del Señor. Muchos la han ignorado y ha prevalecido lo que les parece, lo que sienten, lo que agrada a los demás sin importar lo que los mandatos del Señor enseñan.

Una de las enseñanza que nos deja el triste caso de Nadab y Abiú , sacerdotes de Dios bajo el sistema judaico , es que siempre debemos obedecer a Dios en todo lo que él ha mandado y tener un cuidado fino en no apartarnos de sus enseñanzas.

Volvamos nuestros corazones a volver a oír las enseñanzas e instrucciones  que Cristo nos ha dejado a través de Pedro, Pablo , Juan y otros escritores inspirados que hoy podemos leer en las páginas del Nuevo Testamento, el cual contiene “ La ley de Cristo” ( 1Corintios 9:21) el mensaje de Dios para el hombre de hoy.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Un comentario to ““Nadab y Abiú””

  1. pastora jenny 2 septiembre, 2015 at 19:51 #

    Es una bendición este tema,se requiere en este tiempo palabras como esta que abren puertas de enseñanza , y marcan una diferencia especial en la aplicación de la palabra a nuestras vidas les be
    ndigo , desde Elorza Edo Apure Venezuela.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD