“Los Diáconos En La Iglesia”

 

Los diáconos son una parte importante del programa de trabajo de la Iglesia del Nuevo Testamento. Hay una clara ignorancia en las denominaciones religiosas en relación al gobierno bíblico que se encuentra en las enseñanzas de los apóstoles de Cristo. Ignoran que una pluralidad de varones llamados ancianos, obispos o pastores dirigía la iglesia del Señor en cada ciudad ayudados en su labor por una pluralidad de varones llamados diáconos. Una adecuada comprensión de sus responsabilidades es vital para el éxito del crecimiento de la iglesia. Aunque la Biblia tiene relativamente poco que decir acerca de los diáconos, se  da la suficiente información y se definen pautas adecuadas para producir las conclusiones lógicas sobre la autoridad de los diáconos, sus cualificaciones, el proceso de selección, sus funciones asignadas, y el desempeño de sus funciones.


El SIGNIFICADO DE LA PALABRA

El término que se traduce como “diácono”, es de una palabra original que significa “siervo”. Se define como “alguien que ejecuta lo mandatos de otro, un sirviente, ayudante o ministro” (Thayer). La palabra original, tanto en forma de sustantivo y verbo, aparece más de 90 veces, sin embargo, la  específica de “diácono” se produce sólo 5 veces en los textos de nuestra Biblia (Filipenses 1:1, 1 Timoteo 3:8, 10,12, 13). Por otra parte, el término se traduce como ministro, funcionario, ministrando, ministración, para servir, servir, servicio, para hacer el servicio, la administración. En todos los lugares donde se usa la palabra, cualquiera que sea la forma, se presenta la idea de “servicio”.

AUTORIDAD DE DIÁCONOS

Que Dios ha autorizado diáconos en la iglesia se pueden ver fácilmente. El “oficio de diácono” en cuestión está identificado (1 Tim. 3:10,13). Un resumen de las cualificaciones se da al instruir a la iglesia sobre el tipo de hombres necesarios (Hechos 6:3; 1 Tim. 3:8-10).

Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo

Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas;  que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia. Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles.  Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo.  Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas.  Porque los que ejerzan bien el diaconado, ganan para sí un grado honroso, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús.

La iglesia primitiva fue instruida por los doce apóstoles para seleccionar y nombrar a los hombres para servir en esta capacidad (Hechos 6:2-3). Y algunos, que estaban sirviendo en la iglesia de Filipo fueron incluidos en la salutación de la epístola de Pablo a esa iglesia.

Pablo y Timoteo, siervos de Jesucristo, a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos:” (Filipenses 1:1).

SUS CUALIFICACIONES

Aunque las cualificaciones de los diáconos no son tan estrictas como las de los ancianos, sin embargo, son muy importantes. La palabra “deben ser” (1 Tim. 3:8) indica que es tan necesario para los diáconos poseer las cualidades especificadas para el cargo de servicio como a los ancianos de tener las cualidades de liderazgo. Los rasgos requeridos que se enumeran en dos pasajes de las Escrituras (Hechos 6:3; 1 Tim 3:8-10,12.), exponen tres conceptos: carácter, capacidad y relaciones con los demás.

Cuatro son los rasgos de carácter:

Honestos
. Honorable, persona de dignidad de  pensamiento serio.

Sin doblez. La integridad es una clave. Hay que ser honesto con todas las personas en todo momento, no tener dos caras.

No dados a mucho vino. En momentos en que se utilizaba poco agua debido a razones de salud, el vino se utilizaba para beber. Advertencia sobre el no tomar vino en exceso o para otros fines. Un diácono, como todo cristiano, debe evitar los males de la bebida fuerte.

No codicioso de ganancias deshonestas. Los hombres no deben ser amantes del dinero ni  avaros.

Tres enfatizan la capacidad de:

Que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia. Era necesario tener una clara comprensión de la Palabra de Dios para defender la verdad y el trabajo dentro de sus límites.

Llenos del Espíritu Santo. Debido a que el Espíritu Santo mora en nosotros por la fe (Gálatas 3:14), y que la fe viene por la palabra (Romanos 10:17), tendrían que ser guiados por la palabra inspirada y no por el hombre.

Lleno de sabiduría. Los hombres designados para ​​ser los diáconos deben ser capaces de usar el sentido común y buen juicio en la ejecución de las tareas asignadas.

Tres se refieren a las relaciones con los demás:

Marido de una sola mujer. Para ser un diácono, un hombre debe tener una, y sólo una mujer. También existen requisitos para sus mujeres “Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo.Ningún hombre, cuya esposa no tenga estos requisitos, debe ser escogido para ser diácono. De otra manera, su obra será estorbada.

Gobernar bien su casa. El control de la familia de uno es un indicador de la capacidad de funcionar en otras áreas.

Irreprensibles. Uno de reputación puede ayudar o dificultar, en función de lo que se piensa acerca de esa persona por la comunidad y la iglesia. Sin reproche. Los antecedentes de su vida no tienen tacha.

SELECCIÓN DE DIÁCONOS

Poca enseñanza muy detallada se da a regir la selección de los diáconos. A los hermanos se les dijo que: “Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. “(Hechos 6:3). Sea cual sea el enfoque utilizado, los líderes de la iglesia deben involucrar a los miembros en las sugerencias y la aprobación de los hombres para servir como diáconos. El contexto de Hechos 6 revela que las necesidades y circunstancias de cada situación determinarán cuándo los diáconos son nombrados y cuántos son necesarios.

Funciones que realizan los DIACONOS

Todo el trabajo de la iglesia, incluyendo el de los diáconos, es supervisado por los ancianos (Hechos 20:28, Hebreos 13:7,17). Los diáconos tienen la autoridad sólo cuando son asignados a hacer algunas “tareas” específicas (Hechos 6:3).. Los diáconos pueden ayudar a los ancianos mediante la realización de tareas en todas las obras bíblicas tanto físicas, como de benevolencia

OBSERVACIONES

El trabajo del diácono es importante. Él no es un anciano y, puede que nunca este calificado para ser un anciano, y no tiene por qué usar necesariamente su oficio como punto de partida para ser un anciano. Se puede servir como diácono, reconociendo el valor de ese servicio. Los diáconos tienen que funcionar con regularidad y ser apreciado por causa de su obra. Cuando los diáconos han servido bien, “obtienen para sí un grado honroso, y mucha confianza en la fe…” (1 Tim. 3:13).

Los diáconos son una bendición. Cuando fueron nombrados e hicieron su trabajo en el contexto de Hechos 6, las quejas se detuvieron, se satisfacieron las necesidades, la Palabra se incrementó, los discípulos se multiplicaron, y los diáconos crecieron en la fe y en el servicio (Hechos 6:7-8). Al igual que la iglesia de hoy necesita buenos ancianos para dirigir, también necesita diáconos competentes deseosos de servir.


About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD