“Las Transfusiones de Sangre y los Testigos de Jehová”

El grupo  conocido como  los “Testigos de Jehová” enseña que la transfusión de sangre y comer sangre es una y la misma cosa, y que la práctica de hacer una transfusión de sangre es la apropiación de la vida. Ellos están dispuestos a arriesgar la vida antes que violar lo que consideran ser una violación de un mandato de Dios.

Las Escrituras del Antiguo Testamento enseñan claramente que comer sangre o comer la carne de un animal estrangulado con su sangre es una prohibición. Bajo la ley mosaica dada a los israelitas muchas comidas fueron señaladas como inmundas y su utilización como alimento fue prohibido. Levítico 3:17 dice: “Estatuto perpetuo será por vuestras edades, dondequiera que habitéis, que ninguna grosura ni ninguna sangre comeréis ” (Véase también Levítico 7:26,27; 17:10-14; Deuteronomio 12:16,23; 15:23).

“Además, ninguna sangre comeréis en ningún lugar en donde habitéis, ni de aves ni de bestias. Cualquiera persona que comiere de alguna sangre, la tal persona será cortada de entre su pueblo”   Levíticos 7:26-27

“ Si cualquier varón de la casa de Israel, o de los extranjeros que moran entre ellos, comiere alguna sangre, yo pondré mi rostro contra la persona que comiere sangre, y la cortaré de entre su pueblo.  Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.
Por tanto, he dicho a los hijos de Israel: Ninguna persona de vosotros comerá sangre, ni el extranjero que mora entre vosotros comerá sangre.  Y cualquier varón de los hijos de Israel, o de los extranjeros que moran entre ellos, que cazare animal o ave que sea de comer, derramará su sangre y la cubrirá con tierra.  Porque la vida de toda carne es su sangre; por tanto, he dicho a los hijos de Israel: No comeréis la sangre de ninguna carne, porque la vida de toda carne es su sangre; cualquiera que la comiere será cortado.”  Levítico 17:10-14

“Solamente que sangre no comeréis; sobre la tierra la derramaréis como agua.” Deuteronomio 12:16

“Solamente que te mantengas firme en no comer sangre; porque la sangre es la vida, y no comerás la vida juntamente con su carne.” Deuteronomio 12:23

Este es un tema muy importante y muy controversial. Es un tema que estoy seguro muchas  personas que no son “testigos” lo encuentran detestable y absurdo. Una persona ‘común’ no comprende como un Dios de amor le pida a uno que sacrifique su vida para obedecer un mandato Bíblico. Un sacrificio que no les incluye a si mismos, sino también a  la familia y amigos. Es una opción que  causa  a las familias, ansiedad, angustia, y sufrimiento. Por supuesto, que  para un “testigo” que pone su fe en las explicaciones de la Corporation Watchtower o  los llamados “ Testigos de Jehová”, de no aceptar sangre por que es un mandato de Dios, aceptará gustosamente dar su cuerpo humano como sacrificio como muestra de su dedicación, amor y fe en Jehová y consecuentemente para que sea un ejemplo para otros testigos.

¿Pero es este requisito bíblicamente necesario?  ¿Dónde dice en la Biblia que las transfusiones de sangre son algo prohibido por Dios? ¿Cómo es que la Watchtower nos ha convencido de no aceptar transfusiones de sangre y aceptar morir por esta causa? Si Dios nos creó para servirle y alabarle, ¿Cómo podemos servirle y alabarlo si estamos muertos?  ¿Cuántos ejemplos se encuentran en la Biblia en El Antiguo o El Nuevo Testamento de siervos de Dios que prefirieron morir antes de comer sangre o aceptar transfusiones de sangre? Ninguno.

La doctrina que establece que este tratamiento médico es “pecado” y quienes de entre sus miembros lo  quebranten, son expulsados, no fue establecida por el fundador de la denominación religiosa, Charles Russel, sino que fue establecida durante la presidencia del señor Natan Knorr, en un artículo titulado: “La Santidad de la Sangre”.

El argumento principal que se presenta para prohibir las trasfusiones sanguíneas es que en la Biblia se prohíbe consumir sangre y según los Testigos, realizarse una transfusión equivale a consumirla. Semejante confusión no es de extrañarnos en un grupo religioso que crea profecías de forma imaginativa.

Consumir sangre como alimento y realizar una transfusión son cosas totalmente diferentes. Cuando comemos, estamos ingiriendo oralmente materia orgánica (vegetal, animal u hongos), y tras un proceso digestivo queda reducida a componentes simples que pueden ser asimilados, es decir: glucosa, aminoácidos, ácidos grasos y glicerol. Luego, en el proceso de absorción, los nutrientes pasan al sistema circulatorio, el cual los distribuye por todo el organismo. Por otra parte, una transfusión es un procedimiento médico que busca reestablecer el volumen sanguíneo después que un paciente haya perdido mucha sangre como resultado de una grave hemorragia u otra causa. De no realizarse una transfusión a tiempo, el transporte de oxígeno no puede realizarse y por lo tanto el paciente puede sufrir un shock y finalmente morir. Esto precisamente es lo que ha sucedido con muchos niños que se han dejado morir por sus padres, por “no desagradar a Jehová Dios”.

El estado teocrático de Israel castigaba severamente a cualquiera que violara esta ley. Aun en el estado secular moderno de Israel ciertas minorías políticas obtienen concesiones del gobierno para la observancia de estas leyes sobre los alimentos, incluyendo las restricciones en la preparación de las comidas que se sirven en hoteles, restaurantes y la aerolínea nacional, para el consumo de los judíos y no judíos sin excepción. Sin embargo estos ortodoxos rabinos no consideran que la transfusión de sangre sea igual a comer sangre.

Noé  recibió bajo la dispensación patriarcal el mandamiento de Dios: “Todo lo que se mueve y vive, os será para mantenimiento: Así como las legumbres y plantas verdes, os lo he dado todo. Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis ” (Génesis 9.3,4).

Los versículos 5 y 6 de este mismo capítulo refuerzan este concepto de lo sagrado y estipula que el hombre o bestia que sea responsable por la muerte de un ser humano también sufrirá la muerte. Este mandamiento antecede varios siglos a las leyes dadas a los judíos, lo cual prueba que comer sangre o comer carne de animales estrangulados, con su sangre, no es sólo una parte de las leyes sobre los alimentos  que aplicaban a los judíos durante la dispensación mosaica. Esto es de importante consideración ya que las Escrituras del Nuevo Testamento enseñan claramente que la ley de Moisés ya cumplió su propósito y que ha sido anulada y sustituida por la dispensación cristiana.

Sin embargo, cualquier persona que lea el texto de arriba detalladamente notara que los textos que se citan en el libro de Génesis se están usando de una manera errónea. Los textos que leemos arriba hablan de la sangre de un animal que se sacrifica para que sea usado como alimento para el hombre. En estos textos Dios le esta dando a Noé permiso de comer animales  como alimento. El derramar la sangre del animal se hacia para recordar que tenemos permiso divino de matar a un animal y que no lo hacemos como una cosa natural. De igual manera también, si una persona derrama la sangre de otro hombre, la sangre de esa persona será derramada de acuerdo a este mandato. La sangre que se derramaba representa, no la vida del animal o del hombre, pero su sacrificio o muerte. Entonces, lea nuevamente y notara que el símbolo de la sangre que se derrama no representaba la vida si no que representa “el término de una vida”, ya sea de una persona o un animal.

Entonces, si el símbolo de la sangre que se derrama representa el término de una vida, ciertamente estos textos no se aplican en las transfusiones de sangre. En las transfusiones de sangre la persona que dona la sangre no solamente no muere si no que sigue viviendo, y además, le otorga la oportunidad de vivir a la otra persona que recibe la transfusión. En este caso, no hay derrame de sangre (o muerte). Aquí el propósito es lo opuesto a las conclusiones de la Watchtower que cita el texto de arriba como evidencia que Dios prohíbe las transfusiones de sangre.

Estamos de acuerdo que las transfusiones de sangre si tienen riesgos pero estos riesgos son médicos. Estos son problemas médicos que con el tiempo muchos de ellos se pueden remediar. Cada persona debe individualmente analizar los riesgos y sus beneficios para poder hacer una decisión sabia. Pero que exista una ley religiosa que  a pena de excomunión opero en los seguidores de Dios, es algo que solo está en la mente de sus creadores, los Testigos de Jehová”

Dios aprecia la vida y así lo demuestra los primeros capítulos del Génesis :

“Y Jehová dijo a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?  Y él le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra. ”  Génesis 4:9-10

Notemos la manera déspota de contestar de Caín en la presencia de Jehová después que mato a su hermano. Y Jehová, sabiendo lo que Caín había hecho, lo maldijo. También, note el tono de disgusto de Jehová hacia Caín. Aquí podemos ver que la vida para Dios es importante, no la muerte. Sabemos que Dios hizo al hombre y a la mujer con la intención de que vivieran para siempre en el Paraíso y no para que murieran o para que sean muertos a manos de otros. Nosotros somos una creación de Dios  y cuando Él nos hizo, Él vio que todo lo que había hecho era bueno. La muerte fue introducida después debido a la desobediencia de Adán y Eva. Ellos decidieron desobedecer a Jehová y debido a ese pecado, ellos independientemente de Jehová, escogieron la muerte.

¿Prohíbe la Biblia comer sangre y carne con su sangre bajo la dispensación cristiana?

Los primeros convertidos al cristianismo eran todos judíos o prosélitos.  Creían que el cristianismo era una extensión del judaísmo, ellos continuaron observando las costumbres y los ritos de la ley de Moisés y las tradiciones religiosas comúnmente aceptadas entre los judíos. Estas observancias incluían dietas sobre las comidas, el rito de la circuncisión de los varones y otras prácticas.
Con la admisión de los gentiles a la iglesia surgieron nuevos problemas ya que los cristianos de antecedente judíos buscaron la manera de imponer la circuncisión y otros ritos de la Ley sobre los nuevos conversos gentiles, incluyendo las leyes sobre las comidas. Una evidencia clara de esto se ve en que prohibían “comer ciertos alimentos” (1 Timoteo 4.3). “Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años” (Gálatas 4.10). También insistían en que los creyentes tenían que circuncidarse (Gálatas 5.6). El libro de Gálatas mostró claramente que el antiguo pacto (de la dispensación mosaica) había concluido y había sido sustituido por un nuevo y mejor pacto de Dios -la dispensación cristiana.

Sin embargo, no cabe duda de que  el texto principal que esta organización religiosa usa para justificar su argumentación de evitar transfusiones de sangre está basada en el libro de los Hechos 15:28-29:

“Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien.”

En estos capítulos se menciona y expande las mismas abstenciones y hasta en el mismo orden que Moisés  las dio a los Judíos en los capítulos de Levíticos 17 y 18. Santiago las menciona nuevamente aquí porque las circunstancias en el tiempo de Moisés y en el tiempo de Santiago eran similares. Cuando los judíos escaparon de Egipto otras personas, no judías, siguieron a los judíos. Estas otras personas tenían sus propias ideas y tradiciones, y para mantener la paz, Moisés escribió lo que se encuentra en Levíticos 17 y 18.

En el principio de Hechos capitulo 15 leemos que ciertos hombres bajaron de Judea y se pusieron a enseñar a los hermanos que:

“A menos que se circunciden conforme a la costumbre de Moisés, no puede ser salvos.”

Cuando Pablo y Bernabé oyeron de esta disputa ellos hicieron arreglos para ir a Jerusalén y contar en detalle la conversión de gente de las naciones. Cuando llegaron a Jerusalén fueron amablemente recibidos por la congregación y los  ancianos de iglesia y los apóstoles . Sin embargo, algunos fariseos que habían creído se levantaron y afirmaron  “Es necesario circuncidarlos y ordenarles que observen la ley de Moisés”

La conclusión del asunto bajo la dirección del Espíritu Santo fue puesta por escrito a las iglesias en una carta como se describe en Hechos 15.23-29. El mensaje principal fue: “Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien”.

Por lo tanto, es evidente que la prohibición de comer sangre en cualquier forma como alimento, o como un rito religioso ha sido una ley inmutable de Dios a través de los siglos.

Hay mucha gente que todavía utilizan la sangre como comida, tónico o aún como un rito religioso. Ciertas tribus de África abren las venas del ganado vivo para derramar sangre, la cual es bebida inmediatamente. En ciertas islas del Pacífico, en las cuales el canibalismo lleva en sí un significado místico y religioso, la sangre humana es empleada como bebida. En varios países latinoamericanos se come un embutido hecho de sangre y manteca de cerdo. Entre los ingleses se sirve un pudín que es hecho de sangre. Esos cristianos, por causa de la conciencia y por la ley divina, deben abstenerse de comer sangre en esta u otras formas, al igual que se abstienen de prácticas y de fornicación.

La sangre representa la vida. La prohibición que tenemos de no comerla es un principio eterno y un mandamiento delEspíritu Santo.

Los “Testigos de Jehová” y otros grupos religiosos enseñan una doctrina equivocada en cuanto a esta enseñanza bíblica, al afirmar que la transfusión de sangre es una violación del mandato de abstenerse de comer sangre.

Hechos 17.26 declara: “Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres”. La ciencia ha comprobado que aunque hay diferentes tipos, la sangre no difiere en cuanto a sexo o raza. Se puede hacer transfusiones no importa el color o sexo de cualquier persona de la tierra, siempre y cuando sea el mismo tipo. Sin embargo no se puede hacer transfusiónde sangre de un animal a un hombre.

Todo alimento que es consumido es transformado en sustancias nutritivas que son necesarias para la energía y el desarrollo celular. La sangre también es consumida cuando ésta se transforma en sustancia alimenticia.
La sangre que se pasa en una transfusión a las venas de un ser humano no se consume o se transforma. Esta continúa viva, completa al pasar a las venas de otra persona, y no pasa el proceso de transformación como la sangre que se utiliza como comida. La transfusión no es ni científicamente ni bíblicamente un proceso de comer sangre.
Un niño que no ha nacido aún es alimentado por un medio intravenoso o sea a través del cordón umbilical, por el cual le llega al feto la sangre de la madre. La transfusión de la sangre materna lleva sustancias nutritivas y oxigeno que son necesarias para alimentar y sustentar la vida del bebé durante su estado prenatal. Entonces: ¿Está el niño comiendo la sangre de la madre? ¡Por supuesto que no! De otra manera, esto pondría a Dios en contradicción con sus propias leyes. Dios estaría violando su ley por medio de un proceso natural preestablecido. Más bien la transfusión de sangre que recibe el niño durante su existencia prenatal es un don de la vida.
En la misma manera, la transfusión de sangre para uno que está en peligro de muerte por la pérdida de su propia sangre, recibe el don de la vida por medio de un acto de misericordia del donador. Este no debe confundirse con comer sangre.

Cuando leemos todo el capitulo 15 del libro de los Hechos nos damos cuenta de varios puntos.
•  En primer lugar Pablo y Bernabé fueron a Jerusalén a resolver una disputa que existía entre los judíos y gente de las naciones que habían obedecido a Cristo Jesús . Su meta era resolver esa disputa.

•  En segundo lugar  ellos no les llevaban nuevas leyes o nuevos mandatos para obedecer. Al contrario, ellos no les parecía necesario imponer sobre el cuello de los discípulos un yugo que nuestros antepasados ni nosotros mismos somos capaces de cargar.

•   En Tercer lugar se concluye  lo siguiente: versículo 28 dice “Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias” Y luego menciona el abstenerse de cosas sacrificadas a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación. Esta cosas   ¿Para qué eran necesarias? Para mantener la paz. Esa era su meta. Para mantener la paz entre los judíos y la gente de las naciones que habían obedecido a Cristo  pero que tenía otras costumbres similares a los tiempos de Moisés. Si los judíos y los gentiles se respetaban mutuamente sus tradiciones, existiría la paz y convivirían como hermanos en unión con Cristo. Y se dice   al final del versículo 29 “ bien haréis. Pasadlo bien.”

Entonces, como ya leímos claramente en Génesis 9:1-5 y en Levitos 17 y 18, cuando  Santiago mencionó el “abstenerse de la sangre” el se estaba refiriendo específicamente el abstenerse de ‘no comer’ sangre. El no estaba dándoles una ley nueva de abstenerse de sangre en absoluto como la Watchtower dice.

Para mejor poder entender como la palabra ‘abstenerse’ se usaba en ese entonces, podemos ver como el apóstol Pablo uso la misma palabra en 1 Timoteo 4:3. Empezaremos desde el capitulo 4:1- 3. Aquí leemos lo siguiente.

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;  por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia,  prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad .”

Notemos que el apóstol Pablo dice ‘abstenerse de alimentos’ que es similar a la expresión de ‘abstenerse de sangre’. Seria pues razonable pensar que la palabra ‘abstenerse de alimentos’ que Dios creo se refiere a toda clase de alimentos? Por supuesto que no! Porque si nos abstuviéramos de toda clase de alimentos que Dios creo, nos moriríamos de hambre. En este caso el apóstol Pablo se estaba refiriendo únicamente a esos alimentos que  estaban prohibidos por la ley mosaica. La palabra abstenerse es parcial.
A pesar de que no estamos bajo la ley Mosaica como ya explicamos, y la Watchtower esta de acuerdo, seria bueno también aclarar las diferencias entre el comer sangre y las transfusiones de sangre que la Watchtower trata de catalogar como si fueran iguales y la diferencia es clara.

Cuando uno come uno lo hace con el propósito de proporcionar nutrientes a nuestro cuerpo para poder seguir viviendo. Los alimentos pasan por el sistema digestivo y este sistema convierte estos alimentos a una forma nutritiva y de energía. El cuerpo puede utilizar esta nueva forma para crecer, reparar el cuerpo, y para poder tener energía para poder hacer todas las cosas cotidianas de todos los días. La sangre, si uno se la come, pasaría también por el mismo proceso al igual que cualquier otro alimento y esto esta prohibido por la ley mosaica. Sin embargo, las transfusiones de sangre son diferentes al comer.

Las transfusiones de sangre no pasan por el mismo proceso (el sistema digestivo) y NO se aplican con el propósito de alimentar el cuerpo o porque el cuerpo esta bajo en nutrientes. Si el cuerpo estuviese bajo de nutrientes los doctores aplicarían suero o alguna otra clase de glucosa que seria una fuente temporal de alimentación similar a lo que el sistema digestivo crea. En contraste, las transfusiones de sangre se aplican porque el cuerpo esta bajo de oxigeno. La función primordial de la sangre es de proporcionar oxigeno a el cuerpo. El cuerpo normalmente pierde sangre durante operaciones o accidentes y el cuerpo estaría en peligro de morir debido a la falta de oxigeno u otros elementos que la sangre proporciona por medio de los glóbulos blancos/rojos y otros factores como los son las plaquetas y los anticuerpos.

Las transfusiones de sangre no tienen nada que ver con el comer o la alimentación. Las transfusiones de sangre son iguales a los transplantes de órganos. El transplante de un hígado, o un riñón, o un corazón (después de hacer pruebas contra enfermedades venéreas y una compatibilidad con las dos personas) solo requiere el transplante. No hay que procesar nada en el sistema digestivo. Una persona no se tiene que comer el hígado, o el riñón o el corazón para que el cuerpo lo acepte. Si el cuerpo acepta la compatibilidad, el cuerpo acepta el remplazo. La sangre de igual manera no tiene que comerse. Es un transplante directo. En cuanto el transplante se consume, el nuevo órgano esta listo para hacer su función.

Como hemos visto,  La Biblia no condena las transfusiones de sangre. Hemos visto que Dios aprecia la vida, no la muerte de una persona. Hemos aprendido que nosotros somos libres de escoger siempre y cuando esta decisión este basada en el amor para que no seamos motivo de tropiezo a nuestros hermanos Cristianos.

Pero de ¿Dónde aprendimos estas enseñanzas falsas de no aceptar transfusiones de sangre como no Bíblicas? ¿Quién nos esta obligando o mentalmente presionando para que nosotros sacrificamos nuestras propias vidas y las vidas de nuestros padres, hijos, hermanos y seres queridos innecesariamente? ¿Qué clase de honra o alabanza recibe nuestro Dios con esta clase de sacrificios delante de las naciones? ¿Qué clase de amor estamos demostrando a nuestro semejante cuando lo dejamos morir innecesariamente? ¿Quién nos esta subyugados a seguir antiguas leyes y mandatos que no están de acuerdo a los nuevos arreglos como se describen en el Nuevo Testamento? ¿Quién es el que nos esta extraviando?

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD