“LAS MARCAS DE LA IGLESIA DEL NUEVO TESTAMENTO”

Las marcas de identidad de la Iglesia del Nuevo Testamento son claras y simples:

I. Jesucristo es el fundador, la cabeza, el fundamento y el dueño de ella. (Mateo 16:18; Colosenses 1:18, Efesios 1:20-23).

“Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.”

“y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia;”

“la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.”

II. Se estableció en el primer Pentecostés después que el Señor resucitara de entre los muertos, en la ciudad de Jerusalén, este registro que se encuentra en (Hechos 2).

“… Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas;
y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.”

III. Los apóstoles anunciaron los eventos de la muerte del Señor, su sepultura y su resurrección (Hechos 2 a 3 -13 a 17; 1 Cor. 15:1-4).

IV. La proclamación de estos eventos tuvo el propósito de hacer que los hombres creyeran, porque ningún hombre puede agradar a Dios sin fe (Hebreos 11:6; Romanos 10:17).

“Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.”

“Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.”

V. Cuando los que oyeron creyeron se les mandó que se arrepintieran de sus pecados (Hechos 2:38; 3:19; 17:30)
“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. “

“Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio,”

“ Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan;”

VI. Luego confesar su fe en Jesucristo como el Hijo de Dios (Hechos 8:37; Romanos 10:9,10).

“Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.”

“que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.”

VII. Luego fueron bautizados en agua para la remisión de sus pecados (Marcos 16:16; Hechos 2:38; 22:16; ).

“El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”

“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.”

“Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.”

VIII. Este bautismo lo pone a uno en Cristo, y lo añade en la iglesia del Señor (Hechos 2:41,47; Romanos. 6:3; Gálatas 3:27).

“Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas”

“alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”

“porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos”.

IX. Los creyentes llevaron el nombre de “cristianos” el cual fue dado por Dios y daba honor y gloria a Jesucristo (Hechos 11:26; Hechos 26: 28-29; 1 Pedro. 4:16; ).

“Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.”

“Entonces Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano. Y Pablo dijo: ¡Quisiera Dios que por poco o por mucho, no solamente tú, sino también todos los que hoy me oyen, fueseis hechos tales cual yo soy, excepto estas cadenas! “

“pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello.”

X. La iglesia fue conocida como la iglesia del Señor y la Iglesia de Cristo no como un nombre de una denominación sino que perteneciendo a Cristo.(Hechos 20:28; Romanos 10: 16).

“Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre”

“Saludaos los unos a los otros con ósculo santo. Os saludan todas las iglesias de Cristo”

XI. En su culto enseñaban la palabra de Dios (2 Timoteo 2:2; Mateo 28:19,20): cantaban solamente (Efesios 5:19; Colosenses 3:16, 1 Cor. 14:15 ): oraban (Lucas 18:1; Santiago 5:16; Hechos 2:42; 1 Tesalonicenses 5:17): observaban la Cena del Señor cada primer día de la semana como lo demuestra Hechos 20: 7, junto con 1 Cor. 16:2.

“Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros”

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”

“hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones;”

“La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.”

“También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,”

“Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. “

“El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.”

XII. Como cuestión de responsabilidad y ayuda a otros contribuían de acuerdo a sus medios cada primer día de la semana (1 Cor. 16:2), no diezmaban.

“Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas”.

XIII. No tenían ninguna credo sino Cristo, ningún libro sino la Biblia (2 Timoteo 3:16,17.; 2 Juan. 9; Gálatas. 1:8-9 )

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

“Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo”

“Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema

XIV. Eran gobernadas por una pluralidad de varones llamados ancianos ,pastores u obispos, nunca un pastor en una congregación. ( Hechos 14:23; Hechos 20:17, Hechos 20:28,1Pedro 5:1-4, Filipenses 1:1 etc.)

“Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.”

“Enviando, pues, desde Mileto a Efeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia.”

“Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre”

“Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.”

“Pablo y Timoteo, siervos de Jesucristo, a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos:”

XV Estos ancianos, obispos y pastores debían tener una lista de cualificaciones para ejercer su oficio
( 1Timoteo 3:1-7, Tito 1:5-10).Eran escogidos de entre sus hermanos en cada iglesia local

“Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.”

“Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo, retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen.”

XVI Las congregaciones eran autónomas, se gobernaban así mismas o manejaban sus propios asuntos. No había una sede central o iglesia madre para supervisarlas u ordenarles y ellas tener que darle alguna razón.

” Ruego a los ancianos que están entre vosotros , yo anciano también con ellos y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: Apacentad el rebaño de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella , no por fuerza ;sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta , sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey” (1 Pedro 5: 1 – 3)

“Y constituyeron ancianos en cada iglesia y habiendo orado con ayunos, los encomendó al Señor en quienes habían creído.” Hechos 14: 23

Estas son algunas de las marcas de la iglesia del Nuevo Testamento. En Lucas 8:11 el Señor enseñó que la semilla del reino es la Palabra de Dios. Cada semilla da de acuerdo a su tipo. La semilla del reino en el siglo primero produjo cristianos y cristianos solamente; miembros de la iglesia del Señor solamente. La misma semilla sembrada hoy producirá el mismo tipo de cultivo. Para producir algo más, otro tipo de semilla debe ser sembrada. Pero Dios prohíbe la siembra de cualquier otra cosa (2 Juan. 9; Gálatas 1:8,9).

Para ser una iglesia del Nuevo Testamento tenemos que hacer lo que se hizo en los días de los apóstoles. Tenemos que enseñar lo que se enseñaba entonces. La iglesia de Cristo con toda su fuerza hace un ruego a volver a la simplicidad del cristianismo del Nuevo Testamento.

Enseñamos exactamente lo que la Biblia enseña, todo lo que la Biblia enseña, y sólo lo que la Biblia enseña. Si no lo hacemos, entonces no somos una verdadera iglesia que pertenece a Cristo. Llevamos el nombre que la Biblia da y adoramos a Dios de acuerdo con el patrón divino.

No tenemos ningún credo sino Cristo, y libro, sino la Biblia. Llamamos las cosas bíblicas por los nombres bíblicos y hacemos las cosas de la manera Bíblica. Nos esforzamos para hablar donde la Biblia habla y callamos donde la Biblia no dice nada. De ninguna otra manera podemos ser la verdadera Iglesia del Nuevo Testamento.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD