“Las Falsas Ideas Sobre El Espíritu Santo”

En el evangelio de Mateo encontramos una advertencia que hace Jesús a sus seguidores:

“Cuidado con los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces “(Mateo 7:15).

Los falsos maestros sí existen (2 Pedro 2:1), y las ideas que propone son peligrosas. En este estudio, vamos a dirigir la atención a algunas de las enseñanzas falsas en relación con el Espíritu Santo. Se enseña que:

El Espíritu Santo No Es  Una Persona
Uno de los errores más fundamentales sobre el Espíritu Santo es la tendencia de algunos cultos a negar su personalidad. Una publicación de la “Torre del Vigía” de los Testigos de Jehová, afirma que:

“el Espíritu Santo es la fuerza activa de Dios. No se trata de una persona, pero es una fuerza poderosa que Dios hace emanar de sí mismo para llevar a cabo su santa voluntad” (Razonamiento a partir de las Escrituras de 1985, 81).

Mary Baker Eddy, fundadora de la “Ciencia Cristiana”, caracterizó a la tercera persona de la Trinidad como “Ciencia Divina” . Parley Pratt, uno de los “ apóstoles” fundadores del Mormonismo  describió al Espíritu Santo como una fuerza parecida  al “magnetismo” o la “electricidad”. Más adelante se refirió al Espíritu como “un fluido divino” y “energía impersonal”.

Cada una de estas nociones es bastante ajena a la verdad. El Espíritu Santo es una persona divina, y esto se evidencia por los siguientes factores:

1.El Espíritu actúa de una manera personal.

 

Él puede hablar  “Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros” (Mateo 10:20)

 

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4:1)

 

Enseñar “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.” (Juan 14:26)

 

Dar testimonio “Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí “(Juan 15:26)

Guiar, escuchar y declarar “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.” (Juan 16:13)

 

Enviar “Levántate, pues, y desciende y no dudes de ir con ellos, porque yo los he enviado “(Hechos 10: 20)

 

 Prohibir “Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia (Hechos 16:6)

 

 Conoce   “Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios (1 Corintios 2:11)

 

Tiene voluntad propia “Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere” (1 Corintios 12:11)

 

 Ayuda “Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.  (Romanos 8:2)

 

Ama “Pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí a Dios” (Romanos 15:30).

 

2. Hay muchos pasajes que describen el Espíritu Santo como el destinatario de acciones que son aplicables sólo a una entidad personal. El Espíritu puede ser:

 

Contristado “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.”(Efesios 4:30)

 

Se le puede mentir “Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?” (Hechos 5:3)

 

Hablar en contra “A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero. (Mateo 12:32).

 

Resistírsele ¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.” (Hechos 7:50).

 

 Insultarse  “¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? “(Hebreos 10:29). ¿Se puede “mentir” a la  electricidad, el magnetismo  o fluido ?
3. El Espíritu Santo se menciona con frecuencia en contextos en los que otras personas se mencionan. Por el Espíritu, Jesús dijo: “Él me glorificará” (Juan 16:14). Si el “yo” (Cristo) representa a una persona, ¿por qué no el “él” (el Espíritu) también puede referirse a una persona? Algunos líderes inspirados en la iglesia primitiva escribieron: “Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros…” (Hechos 15:28). El Espíritu es tan personal como el “nosotros”.
El Espíritu Santo Todavía Hace Milagros
Cada devoto estudiante de la Biblia es consciente del hecho de que los milagros han sido empleados por Dios en el plan divino de las cosas. Por medio de milagros, la creación y la  organización del universo se efectuaron (Génesis 1, Salmo 33:6-9, Hebreos 11:3).

 

Además, cuando Dios comenzó su proceso de revelación progresiva, comunicando su voluntad a la familia humana, documentó la autenticidad del mensaje con fenómenos sobrenaturales.  “Señales”  milagrosas fueron realizadas para validar el mensaje escrito.

“Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;  tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán. Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios.  Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén. (Marcos 16:17-20).

 

“¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron,  testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.” Hebreos 2:3-4

 

Pero el asunto es que Dios no está exhibiendo su poder hoy en día de esta  manera milagrosa, y  se demuestra en lo siguiente.

1. No hay presencia en el mundo de hoy que ni remotamente se asemeja al tipo de “señales” que son comunes en el registro del Nuevo Testamento. ¿Dónde está la persona que sufriendo una amputación de las partes del cuerpo  haya tenido de forma instantánea y perfectamente restaurada sus partes ¿

 

“Y uno de ellos hirió a un siervo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha.
22:51 Entonces respondiendo Jesús, dijo: Basta ya; dejad. Y tocando su oreja, le sanó.” ( Lucas 22:50-51)?

 

¿Dónde está la persona que cuatro días haya estado  muerto y que haya salido de la tumba?

 

“Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle “(Juan 11:44)

 

¿Quién paga sus impuestos en estos días con dinero recuperados de la boca de un pez?

“Sin embargo, para no ofenderles, ve al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero; tómalo, y dáselo por mí y por ti.”(Mateo 17:27)

 

Un examen de los llamados “milagros” modernos se ponen de manifiesto que no tienen prácticamente nada en común con el tipo de “señales” que se describen en la Biblia

.
2 .La afirmación que el Espíritu Santo está obrando milagros hoy en día es contraria a la enseñanza bíblica explícita relativa a la finalidad de  los milagros . Como se indicó anteriormente, las señales fueron diseñadas para validar la revelación de la voluntad de Dios para la humanidad (Marcos 16:20, Hebreos 2:2-4).

 

Cuando el proceso de la revelación, se concluyó con la realización  del Nuevo Testamento, los milagros ya no fueron necesarios, por lo tanto, terminaron (ver 1 Corintios 13:8-13). Nadie puede argumentar consistentemente de la veracidad de los milagros hoy en día sin también sostener que la revelación divina está en curso, y el Nuevo Testamento está incompleto.
3 . Los medios para la recepción de los dones espirituales en la era cristiana no son operativos en la actualidad. Los dones en el primer siglo, fueron otorgados por medio del bautismo del Espíritu Santo (Hechos 2: y Hechos 10).

 

A través de la imposición de las manos de los apóstoles.

 

“Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo.  Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero”(Hechos 8:17,18)

 

“Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban” (Hechos 19:6)

 

“Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos.” (2 Timoteo 1:6) .

 

“Porque deseo veros, para comunicaros algún don espiritual, a fin de que seáis confirmados” (Romanos 1:11

 

Puesto que no hay bautismo del Espíritu Santo hoy , y como no hay apóstoles con vida, es obvio que, por lo que la evidencia bíblica se refiere,  los dones espirituales no se otorga a  los creyentes de hoy.
4. Como se ha señalado anteriormente, el Nuevo Testamento afirma explícitamente que la dotación de la iglesia primitiva con los dones milagrosos iba a ser temporal, cuando se completó la revelación, las señales  los milagros pasaron (Efesios 4:11-16, 1 Corintios 13:8-13.)
La Operación Directa En La Conversión
En el mundo religioso denominacional se sostiene que el Espíritu Santo, de una manera directa y misteriosa, opera sobre el pecador en el proceso de la  conversión. Si el Espíritu Santo opera en el alma del pecador, independiente de la Palabra escrita de Dios, ¿por qué no se ha sabido que un solitario cristiano haya sido descubierto en los lugares donde el evangelio nunca ha sido proclamado? ¿Por qué es las tribus primitivas, en  regiones inhóspitas no saben nada sobre el Señor Jesús, aparte de la influencia de la revelación bíblica? Esta circunstancia es inexplicable a la luz de la teoría anterior.

Ciertamente es verdad que el Espíritu Santo es fundamental para la regeneración de aquellos que están perdidos. Pero su influencia se ejerce a través de su revelación, la Sagrada Escritura. “Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios”  ( Efesios 6:17), y no  aparte de la palabra de Dios.

 

Por ejemplo, es por el Espíritu que uno es llevado a estar inmerso en el cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:13). De igual forma, es a través de la palabra que este mismo resultado se lleva a cabo (Efesios 5:26). En el proceso de conversión, que es simbólicamente designada como “nacer de nuevo” (Juan 3:3), es por  la agencia del Espíritu Santo que el “engendramiento” se inicia. Sin embargo, tenga en cuenta esta afirmación:

“Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro;  siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.”1 Pedro 1: 22-23).

Santiago declara: “El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas” (Santiago 1:18). Con este hecho, Pablo está de acuerdo. El apóstol describe a los corintios que habían sido lavados, santificados y justificados por el Espíritu (1 Corintios 6:11) y, sin embargo, pudo declarar en la misma epístola: “…yo os engendré por el evangelio” (1 Corintios 4: 15).

 

Claramente, el Espíritu Santo, en la guía de personas honestas al Señor, ejerce su influencia a través del mensaje del evangelio.  Afirmar que algo  adicional se necesita para la salvación, es quitar al evangelio de su poder en el proceso de redención.

“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.”  (Romanos 1:16).

Iluminación Especial Del  Espíritu
Algunos  argumentan que la Biblia no es lo suficientemente clara para guiar a los hombres en la búsqueda de la vida piadosa. “Debemos estudiar las Escrituras, sostienen, con el fin de entenderla, pero también necesitamos la iluminación especial del Espíritu de Dios.”

 

Si esta opinión es correcta  entonces todos los que dicen que están iluminados por el Espíritu deben ser infalibles en su exégesis de la Biblia, y totalmente unidos en su comprensión de la Escritura. Pero tal no es el caso. Numerosos estudiosos que afirman la iluminación del Espíritu están constantemente en desacuerdo en sus opiniones teológicas.

 

La Biblia enseña claramente que uno puede leer y entender el testimonio de las Sagradas Escrituras “que por revelación me fue declarado el misterio, como antes lo he escrito brevemente,  leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo”(Efesios 3:4)

 

“Cuando esta carta haya sido leída entre vosotros, haced que también se lea en la iglesia de los laodicenses, y que la de Laodicea la leáis también vosotros”  Colosenses 4:16.

Pero se nos dice que Pablo enseñó que el “hombre natural” (es decir, no iluminado por el Espíritu) no puede “entender” las cosas de Dios ( 1 Corintios 2:14).

 

La teoría de la iluminación impone este contexto, una noción que simplemente no está allí. En este texto, Pablo está sugiriendo que el hombre natural (es decir, no enseñado por el Espíritu de Dios por medio de las personas designadas por Dios)  “Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. “ (versículo10) no percibe  las cosas de Dios (es decir, las verdades espirituales). Este tipo de cosas para él son locura, y no las puede “entender” (ginosko conocer experimentalmente).

 

Estas cosas deben ser discernidas espiritualmente (es decir, comunicadas por la revelación encarnada en las Escrituras). El “hombre natural” no tiene conocimiento de la verdad espiritual intuitiva. Nadie (es decir, aparte de la revelación bíblica) puede conocer la mente de Dios.

No hay ninguna referencia en este contexto, a una “iluminación” del Espíritu como un requisito para la comprensión de las Escrituras. Por el contrario, el énfasis está en el hecho de que la verdad es recibida por revelación divina, no por  la intuición humana.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD