La “Segunda Muerte” – Separación o Aniquilación?

Hay una tendencia creciente por un elemento minoritario de la “cristiandad” que afirma que el destino de los perdidos será la  aniquilación total, frente a un sufrimiento consciente en un infierno eterno. Este alejamiento de la verdad bíblica ha sido gradual pero constante.

Algunos han optado por el dogma del “universalismo” (la idea de que toda la humanidad se salvará en última instancia), mientras que otros abogan por la teoría de la  “extinción”  (la idea de que los perdidos por fin dejarán de existir). Cada grupo reclama apoyo bíblico para su ideología.

“la segunda muerte” es una expresión bíblica para el castigo de los condenados.

El concepto de “muerte”, o el estado de estar “muerto”, es un tema dominante en el Nuevo Testamento. Estos términos se encuentran en conjunto unas 250 veces. Aunque el uso de las palabras puede variar, dependiendo del contexto, el sentido subyacente de “muerte” es el de la “separación” no de  “aniquilación”.

El proceso de la muerte física es la separación del espíritu humano o alma del cuerpo físico. La muerte de Raquel, esposa de Jacob, fue descrito como su “alma” saliendo de su “cuerpo” (Génesis 35:18). En el momento de la muerte, el cuerpo vuelve al polvo, pero el espíritu vuelve a Dios (Eclesiastés 12:6-7).  La muerte del cuerpo es bíblicamente definido por la partida del espíritu. “Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.”(Santiago 2:26).
La muerte espiritual es la condición de separación de Dios. Puesto que el pecado separa a la persona de Dios (Isaías 59:1-2), el estado de estar distanciado del Creador se representa metafóricamente, la persona está muerta. Cuando Adán y Eva desobedecieron a Dios, ese mismo “día” murieron (Génesis 2:17; Génesis 3:8,23), es decir, fueron separados de la comunión con el Señor (aunque otras implicaciones probablemente están involucrados también; Génesis  3:19).

Antes de su conversión, los santos de Éfeso había estado espiritualmente “muertos” (Efesios 2:1), es decir, alejados del Señor (Efesios 2:12-13). Es posible estar “muerto” espiritualmente en vida físicamente. Pablo declaró que la viuda que se entrega al placer está “muerta“, a pesar de que está viva (1 Timoteo 5:6). Cristo escribió una carta a la iglesia en Sardis que él describió una parte significativa de estos discípulos como “muertos” (Apocalipsis 3:1), es decir que se había desviado de la fidelidad cristiana.

La segunda muerte es una separación final y eterna de Dios. La expresión se encuentra cuatro veces en el libro de Apocalipsis,

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte” (Apocalipsis 2:11)

Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.”

Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda”.  (Apocalipsis 20:6,14)

Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.” (Apocalipsis 21:8).

Se define la “segunda muerte” como “el miserable estado de los muertos impíos en el infierno”

Esta condición se caracteriza por ser la segunda muerte, ya que sigue a la muerte física, y que ha sido designada como  muerte, ya que es la separación final del Señor

Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” (Mateo 7:23)

Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles” (Mateo 25:41)

los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder”  (2 Tesalonicenses 1:9).

Trate de sustituir la palabra “aniquilación” de la “muerte” en los pasajes de Apocalipsis y ver qué tipo de sentido  hace, por ejemplo, “la segunda aniquilación.” La misma expresión representa un absurdo. No hay absolutamente ninguna evidencia bíblica de que “el infierno” implica el exterminio de Satanás, los ángeles malos, o los seres humanos malvados.

Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles

E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.”(Mateo 25:41,46)

Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,  él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;  y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre” (Apocalipsis 14:9-11)

Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos”(Apocalipsis20:10).

El dogma de la aniquilación tiene consecuencias peligrosas. Es un concepto que socava la fuerza de esta advertencia temerosa que el Dios Todopoderoso ha señalado para que los hombres estén consientes de esta realidad. Hay muchos que viven en rebeldía  que con mucho gusto  disfrutan de una vida de pecado  y que piensan que después de esta vida nada les pasará.

 

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD