La Conversión en la Biblia


Todos los hombres deben desear buscar  la voluntad de Dios  de la manera más clara y más directa posible.  El mundo necesita hoy, como nunca antes, el evangelio de Cristo predicado en su simplicidad antigua y poder  sin la adición o la substracción.  Con esta necesidad en la mente encontramos al apóstol Pedro que  declaró en su gran sermón en los Hechos  3, y el verso 19 lo siguiente : “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio,”
Pedro  está predicando en Jerusalén a la muchedumbre que se había reunido  como resultado de la sanidad  de un  hombre cojo. Él acentúa la necesidad cardinal de la  salvación con las palabras del texto, “.Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; “El borrar  sus pecados iba a depender de su arrepentimiento y conversión, o de volverse a Dios. Si se arrepentían  y convertían , la bendición era el perdón de sus pecados. Si no se arrepentían y se convertían sus pecados no serían perdonados. Así vamos  a  comenzar este estudio de la conversión, o el volverse a Dios, es una cuestión muy importante de la cual no sólo el perdón o el borrar los  pecados depende, sino en el  cuál se centra el destino de la raza entera. Ningún hombre puede entrar en el reino de Dios sin arrepentimiento  y  conversión. En Mateo 18:1 – 3  indica, En aquel tiempo los discípulos vinieron a Jesús, diciendo: ¿Quién es el mayor en el reino de los cielos? Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos “

Fue Cristo entonces quién dijo, “que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos “Está claro, por lo tanto, que debemos ser convertidos, y hasta que  no nos convirtamos  no tenemos ninguna esperanza que podemos entrar en el reino de los cielos.

Hay muchos casos de conversiones en el Nuevo Testamento y si estudiamos éstos tendremos la respuesta. Tomemos como ejemplo el caso del eunuco etíope en el  capítulo 8 de los Hechos de los Apóstoles. , comenzando con el verso 35: “Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús.  Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.  Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.  Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino.  Pero Felipe se encontró en Azoto; y pasando, anunciaba el evangelio en todas las ciudades, hasta que llegó a Cesarea.”

Así de simple es la historia de esta conversión del Nuevo Testamento. Se predica el evangelio, el eunuco cree y se bautiza, y sigue su camino gozoso . Esta es una  conversión del Nuevo Testamento. Esta es una conversión modelo escrita para nuestro aprendizaje y modelo. Ahora notemos algunas cosas que no ocurrieron que los hombres enseñan que es necesario hacer. Deje  que la Biblia hable, después haga exactamente  lo qué ella  ordena.

En  primer lugar Felipe no dijo al eunuco que orara por el perdón. Escucho a veces  a los hombres que  predican   que si usted desea ser salvado, reciba a Cristo como su Salvador y ore y él le salvará.  Esto no tiene  base en  la Biblia. Felipe no dijo al  eunuco que orara para el perdón, de hecho, ni una palabra se dice sobre el orar. El orar no fue una parte de la conversión del eunuco, y de ningún otro  mencionado en la Biblia. No se ordenó a ningún hombre  que orara como requisito para  la salvación. El eunuco oyó el evangelio, creyó el evangelio, obedeció el evangelio, y llegó a ser  un hijo de Dios.
Y ahora veamos un  segundo principio, mientras  la lectura está fresca en nuestra mente. En la conversión del eunuco hay una ausencia completa de lo que llama el mundo religioso  una “Experiencia cristiana.” La única experiencia que el eunuco tuvo fue   el privilegio de oír el evangelio y la oportunidad de obedecerlo. La única cosa que él  sintió fue el agua del bautismo cuando esta le cubrió, y esto es exactamente lo que registra la Biblia. La predicación de los hombres ha incorporado hoy que hay que sentir que es salvo una experiencia en los requisitos considerados necesarios a la conversión. El eunuco no tuvo ninguna  experiencia tal y no tuvo que tener una para llegar a ser un hijo  de Dios. Él tuvo que oír el evangelio, creer el evangelio, y obedecer el evangelio, y esto fue todo. El bautismo fue el paso final que le hizo un hijo de Dios y él se  regocijó  después del bautismo, no antes. Nos conduce entonces, a esta conclusión, que ninguna sensación definida como una “experiencia” fue parte de la conversión de este gran hombre.  Este es un ejemplo para nuestro aprendizaje, por lo tanto no necesitamos   tener una  experiencia para estar seguros de nuestra salvación. Todo lo que tenemos que hacer es oír, creer y obedecer el evangelio de Cristo. Esto llevó a Pablo decir en  Romanos 1:16,” Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.”  Consideremos  otro caso  de conversión muy conocido en el Nuevo Testamento .

En día de Pentecostés en el segundo capítulo de los Hechos, no se ordenó a los  como tres mil quiénes fueron bautizados que oraran  o relataran  una experiencia de gracia, porque tales cosas no tenían  parte en su conversión.  Los animo a dejar que la Biblia hable y a escuchar la verdad de la Biblia y no lo  qué el hombre puede decir referente al tema.

En Hechos  2: 37-42 dice, “Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos?  Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.  Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.  Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación.  Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.  Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.”

Cuando estos hombres  preguntaron qué debían hacer,  no le dieron a ellos  la respuesta que algunos predicadores de tantos grupos religiosas  dan, Pedro no les dijo que oraran para que sus pecados fueran perdonados. Ni una ni otra  palabra se dijo sobre una experiencia de gracia. Sino que Pedro dijo “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.”

La respuesta del Apóstol Pedro sin embargo no es la que está dando la mayor parte de los predicadores del mundo hoy. Vea la semejanza de esta respuesta, “arrepentíos  y bautícese cada uno para el perdón de los pecados,” y la del texto, “arrepentíos  y conviértase cada uno para que sean borrados sus pecados . “. La misma cosa es dicha y se da la misma respuesta. Los hombres de cada nación en el día de Pentecostés  hicieron exactamente  lo que hizo el eunuco. Oyeron el evangelio, creyeron el evangelio, y obedecieron el evangelio, y Pedro dijo que  para obedecer el evangelio era necesario arrepentirse   ser bautizado para el perdón  de los pecados. Pero la pregunta  hecha por muchos en el mundo denominacional en este mismo momento es , “ piensa usted que el bautismo es para el perdón  de los pecados.” No  que  lo pienso, lo es. Lo  sé  porque esto fue lo que dijo Pedro. Pedro fue guiado por el Espíritu Santo a toda la verdad y el mandó que se arrepintieran y se bautizaran para el pedón de los pecados . Ahora, si creemos en  la Biblia, esto establece para siempre el propósito del bautismo. Ananias dijo a Pablo  en los Hechos 22:16  “levántate  y  bautízate y lava tus pecados”. Si creo en  el Nuevo Testamento tengo que creer exactamente lo que dicen los apóstoles en esta materia, porque la fe viene por el oír , y el oír por la palabra de Dios. Si la Biblia es correcta entonces Pedro tiene razón, y si la Biblia es incorrecta entonces Pedro está equivocado . Escuche el verso 41 otra vez: “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas “los que recibieron con alegría la palabra fueron bautizados y  fueron añadidos a la iglesia.

La objeción de muchos  es que una experiencia del Espíritu Santo cayó en la multitud y ésta fue su experiencia.  Amigos, si su predicador le ha estado diciendo eso, después él está diciendo algo que no es  verdad. Escuche la  Escritura de

los Hechos 2: 1-7, “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.  Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;  y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.  Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo.  Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua.  Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan?  ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?  Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia,  en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de Africa más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos,
cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.
Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto?  Mas otros, burlándose, decían: Están llenos de mosto.”

El Espíritu Santo llenó a los apóstoles, quienes comenzaron a hablar en  otras lenguas, y cuando esto, el hablar  en lenguas fue dicha al exterior, hizo  que  la multitud  se juntara. El Espíritu Santo no cayó en la multitud, sino que bajó antes de que la multitud se juntara  . La multitud  se juntó  porque el Espíritu Santo había descendido  en los apóstoles.  Ellos no vieron  las lenguas  como  de fuego descender sobre los apóstoles  y fue reunida, no por el aspecto del Espíritu Santo, sino por la capacidad extraña y emocionante de los apóstoles  de hablar en diversos idiomas. La multitud  no recibió el Espíritu Santo en ellos de ninguna manera, y no hay un fragmento de  evidencia en  la Biblia para indicar que lo hicieron. Oyeron el evangelio, lo creyeron y obedecieron y fueron salvados. La única experiencia que tuvieron fue  la todos tienen  cuando se obedece el evangelio de Cristo.

Pero consideremos  la conversión de Saulo de Tarso, porque es en este caso que los predicadores de la  oración  y de la experiencia piensan que encuentran la ayuda para todas sus pretensiones  . Él entró a  Damasco para ser  las cosas que él debía  hacer. No las cosas que él quería  hacer sino solamente las cosas que él DEBÍA hacer.  El verso nueve nos dice que  por tres días Pablo  estuvo sin ver, y no comió ni bebió, y el  verso  11 nos dice que él oraba.. No hay discusión  sobre esto. Pero observe cuidadosamente que Pablo está rogando antes de que Ananias le diga las cosas que él DEBE hacer. Cuando vino Ananias él le dijo  lo que él debía hacer en estas palabras del registro de  Pablo mismo en los Hechos  22:16, “y ahora porqué te detienes, levántate y  bautízate y lava tus pecados invocando su nombre”

Esto es lo que él debía hacer. La oración  no fue incluida en las cosas que él debía hacer. Ananias le dice que se levante y se bautice , y lave sus pecados. Si a través de la oración  Dios perdona el pecado de los hombres entonces los pecados de Pablo  hubieran  sido perdonados  y él no habría tenido ningún pecado  que el bautismo  lavara. Lea su Biblia en los Hechos 9 , el relato que nos hace Lucas y en los Hechos  22 el relato del propio Pablo y vea si esto no es exactamente lo que dice el escritor sobre él.

Pero  notemos  otra vez que la visión y la conversación que Pablo tuvo con Cristo, no le hicieron un hijo de  Dios , en el verso seis del capítulo nueve, “allí se te dirá lo que debes  hacer. ”. Él tuvo que oír el evangelio, creer el evangelio, y obedecer el evangelio, así como  el eunuco, y los creyentes del día de Pentecostés.

Cuando el eunuco  fue bautizado el siguió gozoso su camino, cuando Pablo fue bautizado él recibió el perdón de sus pecados  . Cuando los hombres del día de Pentecostés recibieron alegre la palabra y fueron bautizados, fueron añadidos a la iglesia. La visión y la conversación de Pablo lo hicieron creer en Cristo, de la misma forma  que la predicación de Felipe hiciera  al eunuco creer, y la predicación de Pedro hiciera a los del día de Pentecostés  creer, Sin embargo todos tuvieron que oír todo los pasos de la salvación y aceptarlos  antes de que llegaran a ser  hijos de Dios.

La conversión, entonces, consiste en  oír el evangelio, el creer el evangelio y el obedecer el evangelio. Estos casos de  conversión registran el hecho de que el predicador del Nuevo Testamento dijo a hombres y a mujeres que se debe  creer, arrepentirse , y  bautizarse  para el perdón  de los pecados y esto es exactamente lo que debemos hacer para ser salvos.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD