Juan Marcos: “Un Cristiano Esforzado”

 

Juan Marcos es considerado como un personaje secundario en la historia del Nuevo Testamento. Sin embargo, un estudio de su vida revela detalles notables que deben ser un estímulo para todos los cristianos.

“Y habiendo considerado esto, llegó a casa de María la madre de Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos, donde muchos estaban reunidos orando.  Cuando llamó Pedro a la puerta del patio, salió a escuchar una muchacha llamada Rode”(Hechos.12:12-13).

 Juan Marcos es  más conocido como el autor del Evangelio de Marcos. Pero la historia de cómo  llegó a ese papel revela una lección importante para todo cristiano que se ve como demasiado simple para lograr algo significativo.

Como nuestro texto indica, Marcos era un residente de Jerusalén, cuya madre era dueña de una gran casa, lo suficientemente grande como para requerir los servicios de por lo menos una sirvienta, lugar que fue utilizado como encuentro de los discípulos y lugar bien conocido por el apóstol Pedro.

 Como habitante de Jerusalén, Marcos estuvo probablemente familiarizado con las visitas ocasionales de Jesús a la ciudad. No sabemos en qué momento se convirtió en un discípulo de Jesús, pero un curioso incidente grabado únicamente en el Evangelio de Marcos parece indicar que él era un discípulo antes de la crucifixión. El relato describe a “cierto joven“, vestido sólo con una manta, escapando de ser capturado cuando Jesús fue arrestado (Marcos 14:51-52 ). Los comentaristas están en general de acuerdo en la identificación de este joven como el autor del evangelio.

El socorro que envía la iglesia en Antioquia para “los hermanos que habitaban en Judea” se lo hacen llegar “por mano de Bernabé y de Saulo” (Hechos 11:19-30). Estos dos suben a Jerusalén, llevando el socorro, y durante su estadía en la ciudad Saulo  conoce a Juan Marcos.  Cuando Pablo y Bernabé regresaron a Antioquía de Jerusalén, llevaron a Marcos con ellos. “Y Bernabé y Saulo, cumplido su servicio, volvieron de Jerusalén, llevando también consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos.” Sin duda, esto fue idea de Bernabé, ya que Marcos era su sobrino. “Aristarco, mi compañero de prisiones, os saluda, y Marcos el sobrino de Bernabé, acerca del cual habéis recibido mandamientos; si fuere a vosotros, recibidle” (Colosenses 4:10).

Cuando Pablo y Bernabé se embarcaron en su primer viaje misionero, Marcos les acompañaba como su asistente.  Y llegados a Salamina, anunciaban la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Tenían también a Juan de ayudante.”(Hechos 13:5).

Bernabé y Saulo  fueron escogidos por revelación sobrenatural. Respecto a Juan Marcos, no se afirma lo mismo. Por lo tanto, se asume que Bernabé y  Saulo  lo escogieran.  En su rol de “ayudante”  no tenía la misma autoridad y responsabilidad en “la obra” que tenían Bernabé y  Saulo. No se informa que predicara, profetizara o hiciera señales.  Pablo era apóstol, profeta y maestro; Bernabé era profeta y maestro. Parece cierto que Juan Marcos no contara con ningún don sobrenatural que lo capacitara para tales ministerios. Es “ayudante”, y no profeta o maestro.  Pero los rigores de este trabajo aparentemente demostraron ser demasiado para Marcos, y él abandonó el grupo en Perge y regresó a Jerusalén. Juan Marcos toma una decisión que resulta ser causa de controversias.  Habiendo zarpado de Pafos, Pablo y sus compañeros arribaron a Perge de Panfilia; pero Juan, apartándose de ellos, volvió a Jerusalén” (Hechos 13:13).

El incidente enojó tanto a Pablo que se negó a llevar a Marcos en su próximo viaje. Su rechazo ocasiona un fuerte desacuerdo entre él y Bernabé, con el resultado de que se separan. Para el apóstol Pablo, Juan Marcos había fracasado. Pablo ya no confiaba en él. Ni siquiera quería darle una nueva oportunidad. “A Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia” (Hechos 15:38).

La posición del apóstol Pablo se fundamenta en consideraciones prácticas. La frase “a Pablo no le parecía bien”, con énfasis en el verbo “parecía”, indica que se trata de una apreciación personal de Pablo, y no necesariamente de una dirección dada por Dios.

Después de algunos días, Pablo dijo a Bernabé: Volvamos a visitar a los hermanos en todas las ciudades en que hemos anunciado la palabra del Señor, para ver cómo están.  Y Bernabé quería que llevasen consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos;  pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia, y no había ido con ellos a la obra. Y hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron el uno del otro; Bernabé, tomando a Marcos, navegó a Chipre,  y Pablo, escogiendo a Silas, salió encomendado por los hermanos a la gracia del Señor,  y pasó por Siria y Cilicia, confirmando a las iglesias.” (Hechos 15:36-41).

Cualquiera fuera la razón de apartarse Juan Marcos de Bernabé y Pablo en Perge de Panfilia, no siguiendo con ellos a la obra evangelística, accedió ir con su tío Bernabé a visitar a las iglesias establecidas en el primer viaje. Siguiendo referencias a Juan Marcos en el Nuevo Testamento, observamos, regocijados, que ganó de nuevo la confianza y respaldo del apóstol Pablo. Juan Marcos es el autor del evangelio de Marcos. Así que, en él tenemos el ejemplo clásico de un siervo de Dios que fracasa en un momento de su carrera, pero que luego se recupera de una manera admirable, realizando obras importantísimas.

 No tenemos registro de las actividades de Marcos durante los años que vinieron, sino por el tiempo en que Pablo llegó a Roma, su reputación había sido rehabilitada en los ojos de Pablo. En las cartas a los Colosenses y a Filemón, Pablo menciona a Marcos como uno de sus compañeros en la obra. “Aristarco, mi compañero de prisiones, os saluda, y Marcos el sobrino de Bernabé, acerca del cual habéis recibido mandamientos; si fuere a vosotros, recibidle” (Colosenses 4:10)

Te saludan Epafras, mi compañero de prisiones por Cristo Jesús,  Marcos, Aristarco, Demas y Lucas, mis colaboradores”(Filemón 23).

Unos años más tarde, cuando Pablo se enfrentaba a una muerte segura, pidió que Timoteo trajera consigo a Marcos cuando viniera a Roma, ” Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.” (2 Timoteo 4:11).

 Marcos debió haber hecho el viaje, ya que Pedro después escribe que Marcos estaba con él en Roma (“Babilonia”). “La iglesia que está en Babilonia, elegida juntamente con vosotros, y Marcos mi hijo, os saludan” (1 Pedro 5:13). Más tarde, los escritores cristianos nos dicen que estaba allí en Roma y que Marcos registra los sermones de Pedro,  convirtiéndose en el fundamento de su Evangelio.

 ¿Qué podemos aprender de la historia de Juan Marcos? Está claro que Marcos no fue hecho para ser un gigante pionero de la fe, a la manera de Pablo, sus talentos estaban en otra parte. Siempre trabajó a las sombras de los grandes hombres de Dios, Marcos, sin embargo hizo lo mejor que pudo para ayudar a sus hermanos más famosos. En el proceso, él tranquilamente desarrolló sus talentos que le permitió hacer una enorme contribución al reino. Y al hacerlo,  dio seguridad a los demás santos “normales” como nosotros, que también, podemos hacer grandes cosas para Dios, si estudiamos con paciencia, crecimos y trabajamos duro.

 

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

3 Comentarios to “Juan Marcos: “Un Cristiano Esforzado””

  1. Esteban olivares 5 noviembre, 2015 at 4:03 #

    De mucha bendicion esta palabra un saludo un cristiano Evangelista desde Londres inglaterra Alabado sea Cristo amen

  2. David Roncal 6 septiembre, 2016 at 8:50 #

    Muy interesante, m sirve mucho para el trabajo con los jóvenes

  3. Marleny Padilla 4 octubre, 2016 at 20:27 #

    De mucha bendición este estudio, aqui podemos ver que DIOS usa nuestras debilidades y las transforma para el uso en el ministerio, en el evangelio según Marcos, el es usado por el ESPIRITU SANTO para relatar la fidelidad del SEÑOR como siervo de DIOS Padre….gloria a DIOS!…bien dice el SEÑOR bastante mi gracia porque mi poder se perfeciona en tu debilidad!…..un saludo desde Venezuela de parte de una hermana en la fe!

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD