¿Jesús Y El Denominacionalismo?

Uno de los grandes desafíos que enfrentan aquellos que profesan ser discípulos de Cristo es el flagelo del sectarismo y el confesionalismo. El problema viene cuando uno busca en la Escritura y  compara  la iglesia que se puede leer en la Biblia con las iglesias que pueblan el mundo religioso de hoy. El hecho es que hay cientos y cientos de diferentes iglesias en el mundo de hoy en día. Pero, en el Nuevo Testamento sólo había una.

“Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.”Mateo 16:18

“solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz;  un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación;  un Señor, una fe, un bautismo “Efesios 4:3-5.

“alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,
y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza,  la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales,  sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero;  y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia,  la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo”  Efesios 1:18-23.

Pero, ¿qué significa “una iglesia”? Y, más concretamente ¿cómo  puede el sectarismo del mundo religioso  justificarse teniendo en cuenta el hecho de que Jesús sólo tiene una iglesia? ¿De dónde todas estas diferentes iglesias vienen? Muchos asumen que el denominacionalismo es una forma perfectamente aceptable para nosotros expresar nuestra fe y religión, y una gran mayoría piensa que toda la división religiosa en el mundo realmente no importa, y algunos incluso piensan que el denominacionalismo es realmente una cosa buena aprobada por Jesús.

El Nuevo Testamento en realidad hace referencia  al “sectarismo” por su uso del término “secta” en:

“Entonces levantándose el sumo sacerdote y todos los que estaban con él, esto es, la secta de los saduceos, se llenaron de celos” Hechos 5:17

“Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la ley de Moisés. “ Hechos 15:5

“Porque hemos hallado que este hombre es una plaga, y promotor de sediciones entre todos los judíos por todo el mundo, y cabecilla de la secta de los nazarenos” Hechos  24:5

“Pero esto te confieso, que según el Camino que ellos llaman herejía, así sirvo al Dios de mis padres, creyendo todas las cosas que en la ley y en los profetas están escritas” Hecho 24:14

“los cuales también saben que yo desde el principio, si quieren testificarlo, conforme a la más rigurosa secta de nuestra religión, viví fariseo.”  Hechos 26:5

“Pero querríamos oír de ti lo que piensas; porque de esta secta nos es notorio que en todas partes se habla contra ella. “  Hechos 28:22

“Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados. “ I Corintios 11:19

“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina”  II Pedro 2:1.

El término “secta” o “partido” (Hechos 5:17, 15:5, 26:5) sin todas las connotaciones negativas que más tarde llegarían a tener se utiliza  de las divisiones dentro de la religión judía.

En Hechos 28:22; Hechos 24:5,14 se usa en los cristianos y al parecer viene a significar “herejía” (con todas las connotaciones negativas) en I Corintios 11:19; Gálatas 5:20 y II Pedro 2:1.

Es muy interesante tener en cuenta I Corintios 11:19, en el contexto de los problemas de Corinto, I Corintios 1:10; 11:18; 12:25, donde se utiliza el término “cisma” (rasgar, romper, dividir, la división, la discordia).

Una palabra relacionada se encuentra en Tito 3:10 “no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador”, que ilustra la evolución gradual de la raíz etimológica de la palabra, ya que pasó del significado ” del que elige un grupo en particular, separatista o disidente” al significado de  “un hereje y un alborotador “. El espíritu de secta es, pues, el corazón y el alma de denominacionalismo.

LAS LECCIONES DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA

Sin duda es posible seguir a Cristo sin toda la locura de las denominaciones. Podemos acercarnos al Señor en la pureza de la fe y seguir la verdad sin la totalidad de las trampas del mundo sectario y confesional.

¿Qué dice el Señor de todo esto? En realidad hay sólo una, santa, iglesia, (universal) o Católica, que es el término más apropiado para referirse al cuerpo de Cristo. Ver Mateo 16:18 … Efesios 1:22-23; 2:16; 3:6,10,21; 4:4,12,16,25; 5:23,24,25,27,29,30,32 Colosenses 1:18,22,24; 2:19; 3:15; etc

Cuando uso el término “Católica” no me refiero a  la iglesia “Católica Romana” Esa iglesia no es en absoluto la iglesia que se lee en la Biblia. La Iglesia Católica Romana es la iglesia de la apostasía predicha en:

“Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.  Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño.  Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.  Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno.” Hechos 20:28-31

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;  por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia,  prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad.  Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias; porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado”   I Timoteo 4:1-5.

La Iglesia Católica Romana es una grotesca perversión de la única iglesia que leemos en la Biblia.  Ella ha corrompido a casi toda la doctrina de Cristo a través de los siglos y ha sido influenciada por las formas más groseras de la idolatría pagana.  (Por lo tanto, estamos utilizando la frase “católico” en su forma original para referirnos a la iglesia original en toda su pureza ideal. No estamos utilizando el término “católico” en el sentido de la corrupción romana.)

Además, no debemos pensar ni por un momento  que las iglesias protestantes son mejores. Ellos también tienen las marcas de la apostasía.  Incluso aquellos que están en la “Iglesia de Cristo” pueden muy bien verse como apóstatas y denominacionales, Vamos a dejar muy en claro en que la Iglesia que se  lee en la Biblia no es una denominación.  Sin embargo, la iglesia está siempre de cara a la realidad de la apostasía y el sectarismo.

Hay todo tipo de iglesias locales  que encontramos en las páginas del Nuevo Testamento – y a pesar de que muchas de esas iglesias fueron un desastre, todas básicamente tenían la misma  fe, doctrina y práctica. Véase Hebreos 8:1-6 y I Corintios 4:17; 7:17; 11:16; 14:34,36, 16:1 (Filipenses 4:9; I Tesalonicenses 2:14).

Cuando no lo eran, eran llamadas de nuevo a la vía de la Verdad. Considere  Gálatas 1:3-12. En el Nuevo Testamento no había realmente tal cosa como el denominacionalismo o sectarismo. Dios nunca aprobó esto para su pueblo.

“Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos,  para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.  La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.
Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado” Juan 17:20-23  I

Considerar también los capítulos de 1 Corintios 1:2-4:21. Así que, ¿Por qué alguien  quiere ser parte de la apostasía denominacional?

¿Es usted parte de una iglesia denominacional ? A los ojos del mundo y en las definiciones de los hombres  es probable que seamos vistos junto con todas las iglesias confesionales, y no haya manera de convencer que no es así . Pero, hay otra manera en la que podemos ver  todo esto – desde la perspectiva del Señor, según lo revelado en su Palabra. Esto es, después de todo, la única definición que realmente cuenta.  Nuestro Señor oró:

“Mi oración es para … los que creen … que todos sean uno … para que el mundo crea …” (ver Juan 17:20-26). El apóstol Pablo dijo: “Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.”(I Corintios 1:10 No puede ser más claro.

VOLVER A LA BIBLIA

Para entender el problema y los orígenes del confesionalismo debemos tener en cuenta  lo que Jesús y sus Apóstoles dijeron  acerca de ellos:

• Las tradiciones, dogmas, credos   hechas por hombres están en contraposición con Dios.

“Entonces se acercaron a Jesús ciertos escribas y fariseos de Jerusalén, diciendo:  ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan.  Respondiendo él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición? Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. Pero vosotros decís: Cualquiera que diga a su padre o a su madre: Es mi ofrenda a Dios todo aquello con que pudiera ayudarte, ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición.  Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo:   Este pueblo de labios me honra;
Mas su corazón está lejos de mí.
Pues en vano me honran,
Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.   Mateo 15:1-9

• El evangelio social y las Influencias  Mundanas no se ajustan al mensaje de Dios
.
“Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis.”  Juan 6:26

“Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas;  y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado”  Juan 2:15-17

• Las ideas políticas e institucionales y  de poder fueron condenadas por Jesús.

“Entonces Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, se le acercaron, diciendo: Maestro, querríamos que nos hagas lo que pidiéremos.  El les dijo: ¿Qué queréis que os haga?
Ellos le dijeron: Concédenos que en tu gloria nos sentemos el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda.  Entonces Jesús les dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo bebo, o ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado?
Ellos dijeron: Podemos. Jesús les dijo: A la verdad, del vaso que yo bebo, beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados;  pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado.  Cuando lo oyeron los diez, comenzaron a enojarse contra Jacobo y contra Juan. Mas Jesús, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad.
10:43 Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor,  y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos.  Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”  Marcos 10:35-45

“Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.”  Juan 18:36-37

Lo que la mayoría no se da cuenta de su propia iglesia es que la mayoría de ellas simplemente no siguen la Biblia y la Biblia sola en su fe y  religión. La mayoría sigue la Escritura y algo más.

La mayoría tienen  credos escritos  de los hombres más que  la verdad de Cristo y su Palabra. Si usted es un miembro de una denominación hecha por el hombre necesita  darse cuenta que un libro de credo  no es la Biblia y lo que hace  en realidad es dividir el verdadero cuerpo de Cristo . Los Credos y los catecismos  de los hombres, lo que hacen  es pervertir la doctrina del Señor y no enseñan la verdad en una multitud de temas – sobre todo la salvación.

Si usted está en la Iglesia Católica Romana, es necesario darse cuenta de que son parte de la Iglesia Apóstata. Si usted está en una iglesia protestante de fe reformada  también son parte de una iglesia apóstata. Usted tiene que darse cuenta que la mayoría de ellos ha sido tocada por la apostasía y enseñan como doctrinas mandamientos de hombres.

La verdad es que el denominacionalismo no  es más una obra de la carne. De hecho, Pablo llega al corazón del problema en Gálatas 5:13-26, donde dice:

“Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros. Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros. Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.  Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.  Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,  mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.”

“Y Santiago también captura la esencia del espíritu de sectarismo cuando dijo:”

¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.  Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad;  porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica.  Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.  Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz. “(Santiago 3:13-18) Por lo tanto, nos encontramos en estos dos pasajes con la anatomía de la división.

Es interesante darse cuenta de que Jesús vino a un mundo donde incluso el judaísmo estaba dividido. En el primer siglo los Judíos eran sectarios y confesionales. Había por lo menos cuatro grupos:

(1)Los fariseos, (2) Los saduceos, (3) Los herodianos, y (4) Los esenios de la comunidad de Qumrán (estos no se mencionan en el Nuevo Testamento). Cuando nuestro Señor vino al mundo lo asombroso es que no se identificó con ninguno de ellos, sino que llamó a todos los hombres a Dios y para si mismo.

Tenemos que aprender la lección y hacer lo mismo. Lo que es más, Jesús explícitamente (o implícitamente) condenó a todos y cada uno de estas sectas a través de su ministerio. El hecho es que el denominacionalismo parece más bien el problema de lo que Jesús describió en Mateo 23:1-39, Lucas 11:37-54, donde pronunció siete  “ ayes” a los fariseos. Tenga en cuenta los siete males y el error correspondiente de las denominaciones:

1.El obstáculo  denominacional –  “Mas ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones; por esto recibiréis mayor condenación   “Mateo 23:13-14

2. Números denominacionales – “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros” “  Mateo 23:15

3. El dinero denominacional – “¡Ay de vosotros, guías ciegos! que decís: Si alguno jura por el templo, no es nada; pero si alguno jura por el oro del templo, es deudor. ¡Insensatos y ciegos! porque ¿cuál es mayor, el oro, o el templo que santifica al oro?
También decís: Si alguno jura por el altar, no es nada; pero si alguno jura por la ofrenda que está sobre él, es deudor.  ¡Necios y ciegos! porque ¿cuál es mayor, la ofrenda, o el altar que santifica la ofrenda?  Pues el que jura por el altar, jura por él, y por todo lo que está sobre él;  y el que jura por el templo, jura por él, y por el que lo habita;  y el que jura por el cielo, jura por el trono de Dios, y por aquel que está sentado en él “.  Mateo 23:16-22

4.La mezquindad denominacional – “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello. ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito, y tragáis el camello!”  Mateo 23:23-24

5. El énfasis denominacional – “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de robo y de injusticia.  ¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera sea limpio” Mateo 23:25-26

6. La Corrupción denominacional – “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.  Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad”  Mateo 23:27-28

7. Monumentos denominacionales –“ ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque edificáis los sepulcros de los profetas, y adornáis los monumentos de los justos,  y decís: Si hubiésemos vivido en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en la sangre de los profetas.  Así que dais testimonio contra vosotros mismos, de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas.  ¡Vosotros también llenad la medida de vuestros padres!  ¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?  Por tanto, he aquí yo os envío profetas y sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad;  para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar. De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación.” Mateo 23:29-36

Cabe señalar que nuestro Señor no sólo expone la hipocresía del sectarismo institucional de su época, sino que también ofreció su solución.

“¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!  He aquí vuestra casa os es dejada desierta.  Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor.” Mateo 23:37-39 (Mateo 15:1-20, Marcos 7:1-23).

Dios está profundamente apenado por lo que nosotros (los hombres) han hecho a su Iglesia. El único remedio  para que la iglesia sea purificada o cambiada es hacerlo de adentro hacia afuera..

La única esperanza para la Iglesia es arrepentirse y rechazar la totalidad de sus credos de división y hacer que Cristo sea nuestro único Señor y su Palabra nuestra única regla de fe y práctica de la religión.  Juan 14:6 y II Timoteo 3:14-17.

Tal vez el apóstol Pablo lo resume mejor cuando dice: “Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz;  un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación;  un Señor, una fe, un bautismo,  un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.”  (.Efesios 4:1-6 )

Por lo tanto, la solución al problema al espíritu de sectarismo es tener la mente de Cristo con la “sabiduría que viene del cielo.” . Lo que esto significa es que debemos vivir según el Espíritu y no la carne. Es posible caminar en el camino de Cristo, sin sectarismo. Y, si somos verdaderos discípulos de Cristo es lo que haremos

La Biblia enseña claramente que lo que se necesita para hacer un cristiano (es decir, lo que se necesita para ser salvos) es también la misma cosa que le sitúa en el cuerpo, la iglesia que  pertenece a Cristo. Considere  I Corintios 12:13 y Gálatas 3:26-29 (Hechos 2:38-47; Romanos 6:3-14).

Pero la mayor parte del mundo denominacional para ser “salvó”  usted tiene que “unirse” a su iglesia mediante la aceptación de su credo o declaración de fe. En la Biblia cuando alguno fue “salvado” de forma automática se convirtió en un miembro de la iglesia que es el cuerpo de Cristo. Uno se une a una comunidad local de creyentes para adorar y trabajar juntos.

“Cuando llegó a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos; pero todos le tenían miedo, no creyendo que fuese discípulo.  Entonces Bernabé, tomándole, lo trajo a los apóstoles, y les contó cómo Saulo había visto en el camino al Señor, el cual le había hablado, y cómo en Damasco había hablado valerosamente en el nombre de Jesús” Hechos 9:26-28.

Realmente es muy simple. Pero una vez más, los hombres hacen que sea muy complicado. La verdad es que el confesionalismo se interpone en el camino de alguien cuando quiere convertirse en un creyente y ser salvo

El hecho es que no es tan fácil descartar el verdadero cuerpo de Cristo que se puede leer en las Escrituras. El cuerpo de la iglesia de Cristo es importante. Ver Mateo 16:18 y Efesios 1:15-23; Efesios 3:8-11,20-21; Efesios 4:1-6; Efesios 5:22-33; Colosenses 1:13-18,24, etc.

Jesús es el Salvador del cuerpo – el cuerpo, que es la iglesia. Tenemos que ser miembro de esa iglesia. Y  esa iglesia no es la iglesia del catolicismo romano o el protestantismo.

¿Por qué no  encontrar el verdadero cuerpo de Cristo y la congregación del pueblo de Dios? Lo que estamos tratando de ser, lo que debe ser,  es  sólo un pueblo que es miembro del cuerpo de Cristo. Lo que debe ser  una congregación local es una iglesia que pertenece sólo a Cristo y lo adora en espíritu y en verdad y practica todas las cosas según la voluntad y la Palabra de Dios. ¿Es usted miembro de esa iglesia?

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD