“Falsas Ideas Acerca de Cristo Jesús”

Hay muchos que buscan presentar a Jesucristo como una figura mítica, el producto de una ilusión que está totalmente desprovista de toda documentación histórica de que un hombre llamado Jesús, que fundó el cristianismo haya existido. Sin embargo, hay mucha indicación seria que indica que Jesús fue un personaje histórico y no un mito.

La Biblia está repleta de alusiones a Jesús como una persona real. Leemos del nacimiento de Jesús, su vida y su traición, sus enseñanzas, su muerte , resurrección y ascensión (Miqueas 5: 2, Isa. 7: 14; Isa. 40: 3, 53: 3, 42: 1; Mat. 27).

Mateo capítulo veintisiete es un comentario en marcha, por así decirlo, que contiene alrededor de dieciséis cumplimientos proféticos que tuvo lugar en un período de veinticuatro horas, en relación con el sufrimiento de Jesús, la muerte y resurrección. En total, hay cerca de 332 profecías sobre el Cristo, todos claramente en la persona de Jesús de Nazaret. El historiador escribió así en la presentación de Jesús como una persona real que vivió, y que fue resucitado victoriosamente:
“En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios. Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí” (Hechos 1: 1 – 4 ).

Sin lugar a dudas Jesús de Nazaret es la figura más dominante en la historia humana. ¿Quién fue él? O en palabras del propio Maestro en una pregunta a los líderes de la comunidad judía, “¿Qué piensan ustedes del Cristo?” Toda persona intelectualmente reflexiva debe enfrentarse a esta interesante pregunta.

Los datos disponibles sobre la identidad de Jesús son concluyentes. Él es el Cristo, el Hijo de Dios (Juan 20:30-31).
“Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.”

Sin embargo, hay numerosas opiniones erróneas con respecto a él en el mercado de las ideas religiosas.

I.- Jesús nunca existió

Por extraño que parezca, algunos, en su desesperación por rechazar al Señor, niegan que haya existido sobre la tierra. Esta noción fue propuesta por un historiador alemán llamado Bruno Baur, cerca de la mitad del siglo 19. En nuestro tiempo, La Gran Enciclopedia Soviética (Moscú, 1952), en una entrada de dos líneas debajo de “Jesús”, afirma, “el nombre del fundador mitológico del cristianismo.” Un catedrático dice que esto revela más sobre los autores que de su juicio histórico (Metzger, 1965, pág. 78).

Muchos están “convencido de que la historia de Jesús es sólo un mito” . Lo que un punto de vista lamentablemente de ignorancia. Que desestima las siguientes líneas de evidencia.

1.Hay miles de copias de las Escrituras del Nuevo Testamento griego (en parte o en su totalidad), algunas de las cuales están a las sombras de los propios apóstoles, que dan testimonio de la existencia de Jesucristo.

2.El historiador judío Josefo menciona dos veces a Cristo (Antigüedades 18.3.3, 20.9.1).

Flavio Josefo. Josefo nació alrededor del 37 o 38 DC- A los 26 años de edad, tomó sobre sí la misión de tratar de mejorar las relaciones entre los judíos y los romanos. Él fue un historiador muy respetado por el mundo romano. Él llevó a cabo una relación tan alta que se le permitió acompañar a Tito cuando dirigió el Ejército de los romanos contra Jerusalén (70 DC). Josefo escribió varios libros que han llegado hasta nosotros hoy, Historia de la Guerra de los judíos (siete libros diferentes) y Antigüedades judías, por nombrar algunos. Josefo no fue un cristiano. Leemos:
“En ese tiempo vivió Jesús, un hombre sabio, si puede ser llamado un hombre, porque él realizó muchos milagros. Él fue maestro por el cual los hombres recibían la verdad con placer …. Y cuando Pilato, a instancias de la los hombres principales entre nosotros, lo condenó a la cruz, sin antes de haber concebido un afecto por él no dejando de acercarse a él. Para el tercer día se apareció vivo de nuevo, el divino profeta había anunciado esto y muchos otras cosas maravillosas acerca de él. Y la secta de los cristianos, llamada así por él, subsiste hasta ahora “(Antigüedades, Libro 18, capítulo 3, punto 1).

El Talmud babilónico se refiere al juicio de Jesús por el Sanedrín, y de su ejecución en la víspera de la Pascua. El prominente erudito judío de la Universidad Hebrea, Joseph Klausner, en su famoso libro, “Jesús de Nazaret,” se encuentra una amplia sección que demuestra la evidencia hebrea de la existencia de Cristo (1989, pág.17-54). Él no discutió el asunto en absoluto.

3. Son varias las fuentes romanas que documentan la historicidad de Jesús. Plinio, gobernador de Bitinia, escribió una carta al emperador romano Trajano (112 dC) en la que se refirió al hecho de que los cristianos se reunían en un día determinado para adorar a Cristo como si fuera un dios (Epístola X.96).

Plinio el joven, nacido en el 61 d. C. Plinio fue enviado por el emperador Trajano a Bitinia en el 112 como propretor. Después de haber encontrado un gran número de cristianos, escribió a Trajano para obtener información sobre cómo tratar con ellos. Plinio dice a Trajano:

“Es mi regla, Señor, hacer referencia a usted en asuntos en que no estoy seguro. Porque ¿quién mejor puede dirigir mis dudas o instruir mi ignorancia? Nunca estuve presente en un juicio de los cristianos, por lo que no sé cuáles son las habituales sanciones o investigaciones, y qué límites se observan …. ” Bajo el número determinado punto quinto de su carta, Plinio escribió: “… Todos los que negaron que eran o habían sido cristianos, yo consideré que debían ser liberados, debido a que a mi dictado hicieron reverencia, con incienso y vino a su la imagen que me había ordenado que se presentarán para este fin, así como los estatutos de las deidades, y sobre todo porque maldijeron a Cristo, cosa que, se dice, que los cristianos genuinos no puede ser inducido a hacer …. ”
Bajo el punto número seis, continuó:
“… Otros nombrados por el informe primero dijeron que eran cristianos y luego lo negaron, declarando que habían sido, pero que ya no eran , algunos de ellos se retractaron de tres o más años antes y uno o dos, hasta veinte años. Todos ellos adoraron su imagen y las estatuas de los dioses y maldijeron a Cristo …. ”

El historiador Tácito, en sus Anales (c. 115 dC), comenta sobre un “Christus”, que fue condenado a muerte por Poncio Pilato (XV.44).

Carius Cornelio Tácito (muchos de sus escritos fueron alrededor de 100 DC). Tácito, historiador romano que al parecer odiaba a los cristianos. Al escribir sobre la vida de Nerón y la acusación de la que él quemó la ciudad de Roma y culpó a los cristianos, Tácito dice:
“… Nerón procuró acusar a otros, y infligir castigos extremos a las personas, que estaban absortos por sus crímenes, y eran conocidos comúnmente con el nombre de cristianos. Tenían su denominación de Christus (Cristo, ), que en el reinado de Tiberios fue ejecutado como un criminal por el procurador Poncio Pilatos …. Al principio solo fueron capturados los que se confesaban de esa secta, después, una vasta multitud de ellos, todos los cuales fueron condenados, no tanto por el delito de quemar la ciudad, sino por su enemistad a la humanidad. Sus ejecuciones fueron dispuestas de tal manera que fueron expuestos a la burla y el desprecio. Algunos fueron cubiertos con pieles de fieras, y despedazado por los perros, algunos fueron crucificados, otros con materias combustibles fueron rociados , y prendidos como antorchas en la noche, quemados hasta la muerte … “(Tácito, Anales, 15, 44).

Tenga en cuenta que para Tácito no tenían sentido los cristianos de los cuales escribió, él menciona a Cristo como el fundador de su fe.

Finalmente, Suetonio historiador romano (c. 120 dC), secretario del emperador Adriano (por lo tanto un acceso que tiene a los registros oficiales), menciona la expulsión de los Judios de Roma debido a la controversia en torno a “Cresto” (Vita Claudios XXV.4) – un incidente que está de acuerdo con Lucas de referencia en Hechos 18:2.
. Aunque Suetonio no menciona a Cristo por su nombre, hace referencia al cristianismo. Esta referencia y muchos más que podrían ser suministrados demuestra el origen de la cristiandad y detalles que son congruentes con el relato bíblico. Escuche su breve declaración también al escribir sobre la vida de Nerón, cuyo reinado comenzó en el 54 y terminó en el 68 DC:

“Los castigos infligidos en los cristianos, una secta que profesan una creencia religiosa nueva y maliciosa” (Suetonio, Los doce Césares, página. 197).

A pesar de que no aceptan a Jesús como el Hijo de Dios, Klausner expone los argumentos de quienes niegan que se trata de referencias a Jesús de Nazaret, argumenta que hay pruebas históricas de la existencia de Cristo y de su amplia influencia en los primeros años de la historia cristiana (1989, pág.60-62).

II.- Que no fue un ser real de carne y sangre

En el l mundo antiguo del período del Nuevo Testamento evolucionó un movimiento conocido como gnosticismo. Este término cubre una variedad de sectas que abogaron por numerosas ideas aberrantes en desacuerdo con la verdad bíblica. Muchos estudiosos están convencidos de que hay una serie de advertencias en el Nuevo Testamento sobre los errores en desarrollo de esta herejía ( 1 Timoteo 6:20).

Una rama de esta filosofía fue conocida como el “docetismo” – del término griego dokein. Estos herejes creían que Jesús no era un hombre real de carne y sangre, sino que “parecía” ser. Esta idea fue un golpe duro en el corazón mismo del Evangelio. Negaron cuestiones tales como: la encarnación de Cristo (Juan 1:14),
“Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.”

la resurrección del Salvador (1 Corintios 15:1-4),
“Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras”

y el sumo sacerdocio del Hijo de Dios (Hebreos 2:17-18).
“Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.”
Afortunadamente, esta falsa ideología ya no es considerada por algún movimiento significativo.

III,. Que Cristo fue el primer ser creado

Los que siguen a la Sociedad “ Torre del Vigía “ ( Testigos de Jehová) alegan que la segunda Persona de la Trinidad, Jesucristo, no era un ser eterno. En su lugar, se afirma, que fue “la primera de las creaciones de Dios … que tuvo un principio” (Razonamiento a partir de las Escrituras, 1985,pag. 409).

No hay ninguna base para esta fanática teoría , como revelan los siguientes hechos.

• Un número de pasajes afirmar la eternidad del Verbo que se hizo carne (Juan 1:14). Isaías le denomina como “eterno” (9:6), y Miqueas declara que sus salidas son “desde la eternidad” (5:2).
• Cuando Juan afirma: “En el principio era el Verbo” (1:1),se emplea una forma del tiempo imperfecto, lo que sugiere la “existencia eterna continua” (Bernard, 1928, 2).
• Cristo es designado como “el Alfa y la Omega” (Apocalipsis 21:6; 22:13),“Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. “
“Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.”
expresión que se aplica a Dios antes en el mismo libro (1:8).
“Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso”
La frase constituye una “afirmación fuerte de la deidad verdadera y eterna de Jesucristo”
.
Sin embargo, “los testigos de Jehová” sostienen que, puesto que Jesús es llamado “el primogénito de toda criatura” (Colosenses 1:15), y “el principio de la creación” (Apocalipsis 3:14), él debe haber tenido un origen en el tiempo, por lo tanto, no era eterno. Sus argumentos no son válidos.

En primer lugar, el término “principio” (arché) en este texto es una referencia a Cristo como la “primera causa” de la creación (Danker, 2000, 138; Thayer, 1958, pág. 77). Como Robertson señaló: “no es la primera de las criaturas … sino la fuente de origen de la creación” (1933, pág.321). En Apocalipsis 22:13 Jesús es designado como “el principio” y “el fin.”

En segundo lugar, el término “primogénito” no implica un origen para el Salvador. “Primogénito” se utiliza con frecuencia en el sentido de “rango”, es decir, el “jefe” (Liddell & Scott, 1869, pág. 1400). Adam Clarke ha demostrado que los hebreos incluso se referían a Jehová, el Padre, como “el primogénito de todo el mundo” para significar el hecho de que produce todas las cosas . . Mucho tiempo antes que Cristo viniera en existencia (como ha sido reconocido incluso por los testigos del Atalaya), un profeta anunció: “yo [el Padre], también lo pondré [tiempo futuro], él [Cristo]por primogénito” (Salmo 89:27). Obviamente, el termino marca un rango , en lugar de un inicio cronológico.

IV.-Cristo fue un ángel

Otra teoría falsa de los autodenominados” Testigos de Jehová” es la afirmación de que Jesús se identifica con Miguel, el arcángel (Razonamiento, 1985, pág. 218). Considerable evidencia del Nuevo Testamento demuestra que Cristo no era un ángel. Tenga en cuenta esta lógica irresistible.

En primer lugar, los ángeles se niegan a recibir adoración (Apocalipsis 22:8, 9).

“Yo Juan soy el que oyó y vio estas cosas. Y después que las hube oído y visto, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostraba estas cosas. Pero él me dijo: Mira, no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios”

Pero Jesús aceptó la adoración (Mateo 8:2, 9:18, 14:33).
“Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme”

“Mientras él les decía estas cosas, vino un hombre principal y se postró ante él, diciendo: Mi hija acaba de morir; mas ven y pon tu mano sobre ella, y vivirá.”

“Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.”

Jesús, por lo tanto, no era un ángel. La adoración de los ángeles es un pecado (Colosenses 2:18). Si Cristo era un mero ángel, él debería haber reprendido a los que le adoraron “(Mateo 14:33), pero nunca lo hizo!

En segundo lugar, todo el primer capítulo de Hebreos es un argumento que demuestra que Jesús no era una clase de ángel. Por ejemplo, nunca Dios le dijo a un ángel: “Tú eres mi hijo, yo te he engendrado” ( Hebreos 1:5) y, sin embargo, Dios hizo esa declaración de Cristo. Es evidente que Cristo no era un ángel. También, todos los ángeles adoran a Jesús (Hebreos 1:6) “Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios”.

Consideremos que cuando se adora , se adora a un ser superior, no a uno igual. Obviamente, por lo tanto, Cristo no era una clase de ángel.

V.- El Padre y Jesús son la misma persona

Los que están afiliados a la Iglesia Pentecostal Unida afirman que “Jesús” es simplemente el nombre terrenal de Dios, el Padre. Alegan que no hay más que una persona que es Dios, y que “Dios” está representado en tres manifestaciones – Padre, Hijo y Espíritu Santo. La Escritura, sin embargo, revela una clara distinción entre el Padre y el Hijo, y entre el Hijo y el Espíritu Santo.

Los Judios nunca había visto al Padre ni escuchado su voz (Juan 1:18, 5:37),
“A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.”

“También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su aspecto”
pero habían visto y oído a Cristo. Por lo tanto, Cristo no era la misma persona que el Padre. La persona que permanece en la doctrina del Señor tiene al Padre y al Hijo (2 Juan 9) – implica una pluralidad. Uno podía pecar contra Cristo y ser perdonado, pero no al Espíritu (Mateo 12:32). Por lo tanto, Cristo y el Espíritu no eran la misma persona.

VI.-Jesús, un Manipulador mesiánico
Aunque es un punto de vista raro e increíble , hay quienes sostienen que Jesús fue un vendedor ambulante del primer siglo que manipuló a la gente a creer que él era el Mesías. Hugh J. Schonfield, en su libro “El infame complot de la Pascua”, sostuvo este punto. Afirmó que Cristo “trazó y planeó con habilidad todo ” para fingir su muerte y resurrección (1965, pág. 155).

Schonfield sostuvo que Jesús trabajó bajo la ilusión de que él era el Mesías y así se las ingenió para llevar la “conspiración más grande en la historia de la humanidad” a buen término. Afirmó que Cristo realmente no murió en la cruz , sino que se limitó a recibir un narcótico poderoso que le hizo aparecer como muertos. Entonces, por un plan preestablecido, fue retirado inconsciente de la cruz por sus discípulos. Por desgracia, Schonfield supone que Jesús no previó que un soldado romano atravesaría una lanza en su costado, y así, después de haber sido bajado de la cruz el sábado ” recuperó la conciencia temporalmente, pero sucumbió finalmente” .

¿Existe algún fundamento probatorio alguno para esta teoría extraña? Ni una pizca. Es inconcebible que los soldados romanos endurecidos y con experiencia hayan permitido a los discípulos del Señor retirar su cuerpo sin examinar cuidadosamente para determinar si la víctima estaba realmente muerto. Schonfield no pasa la prueba de sentido común.

Luego está el hecho curioso. En 1959, sólo seis años antes de El complot de la Pascua se publicara, Schonfield escribió un libro titulado, “La Biblia Tenía Razón”. En esa producción, el autor sostiene que Jesús se desplomó y “caducado” después de seis horas en la cruz. Dijo que los soldados quebraron las piernas de los dos ladrones crucificados a ambos lados del Señor, pero que esto no se hizo en el caso de Cristo, porque “se encontró que estaba muerto” (1959, pág. 74). Ahora aquí es una pregunta intrigante. ¿Qué gran descubrimiento histórico fue sacado a la luz entre 1959 y 1965, que llevó Schonfield para revertir su visión de la muerte del Señor, y argumentar que lateoría “Complot de Pascua” ? Ninguno en absoluto. Es perfectamente claro que el verdadero “complot” fue Hugh J. Schonfield ‘- y que fue impulsado por motivos monetarios.

VII.-Un buen hombre – Nada Más

Una opinión muy común en relación con Cristo es que él fue simplemente un hombre bueno, tal vez un filósofo sabio, pero ciertamente no el Hijo de Dios. Como se puede saber esto cuando no se sabe nada en absoluto acerca de la naturaleza de Cristo, salvo lo que se señala en el Nuevo Testamento. Como se indicó anteriormente, aunque se puede establecer la existencia histórica de Jesús de fuentes seculares, no hay ningún documento literario antiguos, además de el registro bíblico, sobre el carácter personal de Cristo. por lo tanto, se depende de la información del Nuevo Testamento – y esta nada dice sobre el carácter personal respecto a Jesús.

2.Sin embargo, existe amplia evidencia de las Escrituras que Cristo dijo que él era más que simplemente una buena persona . Sostuvo que vino del cielo (Juan 6:48-51), que él era el Cristo, el Hijo del Dios viviente “(Mateo 16:16-17), que compartía la misma naturaleza que el Padre (Juan 10:30 ).

3.Si el Señor no era el Hijo de Dios, entonces él mintió sobre el caso. Mintió consistente y continuamente.y multitudes fueron engañadas. Él llevó a muchos a sacrificar sus vidas por la creencia de que él es divino. ¿Cómo, en nombre del sentido común, se puede argumentar de una persona que actuó de tal manera fue un “hombre bueno”?

VIII.-Un profeta entre muchos

Algunos aceptan a Cristo como un profeta de Dios (Hechos 3:22), “Porque Moisés dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os levantará profeta de entre vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis en todas las cosas que os hable” pero sostienen que él no era más que una figura de una larga lista de portavoces divinos. Según ellos, no fue el más grande, y ciertamente no el último. Por ejemplo, la religión del Islam habla muy bien de Jesús como un profeta, pero rechaza la deidad de Cristo (sus seguidores lo deificaron), y que nunca murió en la cruz Para los de la posición islámica, Mahoma fue el último y más grande de los profetas.

Del mismo modo, existe el movimiento Bahá’í, fundado por Mohamed Mirza en Irán (c. 1844). Esta forma apóstata del Islam proclamó la llegada de un gran Maestro al Mundo. En 1863 Ali Mirza Husayn ‘anunció que era ese Maestro. Adoptó el nombre de Bahá’u’lláh (de la cual se deriva Bahá’í). la enseñanza bahá’í afirma una serie de profetas, empezando por Adán. Y los sucesores de Adán fueron Moisés, Krishna, Buda, Zoroastro, Cristo, Mahoma, y finalmente Bahá’í – el más importante de todos. Pero el hecho es que Cristo no fue sólo una figura en una serie de profetas. Él es el camino, la verdad y la vida (Juan 14:6), y aparte de él no hay salvación (Hechos 4:12). “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. “

IX.- El Cristo estrictamente Benevolente

Hay aquellos que creen sinceramente que Jesucristo es el Hijo de Dios, pero que tienen una visión distorsionada de su naturaleza. La noción de que Jesús era un personaje bondadoso, compasivo, que pasó haciendo el bien, y que nunca sería capaz de castigar a los seres humanos eternamente

Tal concepto es puramente subjetivo y totalmente en desacuerdo con los datos del Nuevo Testamento. El Señor habló claramente de los perdidos que están en peligro del juicio y el infierno (Mateo 5:22).
“Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.”
Para aquellos que intentan defender su caso después de que sea demasiado tarde, Cristo declara: “Nunca os conocí; apartaos de mí” (Mateo 7:23; Mateo 25:12.).“Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.”

Jesús también enseñó lo que le sucedería a los malvados, (Mateo 10:28). “Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.”

El Señor describió su papel como rey que juzga (Mateo 25:31-46). De hecho, los malvados no estarán de pié en el día de la ira del Cordero (Apocalipsis 6:16,17; 14:10 ). Mientras que uno nunca debe de ninguna manera minimizar su bondad de la naturaleza amorosa del Hijo de Dios, es una burda perversión de la doctrina bíblica el negar que va a juzgar a sus enemigos (Lucas 19:14, 27).

Conclusión
Jesús mismo enseñó que un correcto conocimiento acerca de su identidad es fundamental. “ Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis” (Juan 8:24). No se puede rechazar la existencia de Cristo, pervertir la verdad sobre su naturaleza, y rechazar la exclusividad de su misión sin sufrir una consecuencia eterna de tal locura

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD