“Evangelizar”

¿Por qué intentar cambiar la religión de otras personas?

Aquellos de nosotros que formamos la Iglesia de Cristo, honesta y sinceramente creemos que somos el pueblo de Dios. Creemos que somos el pueblo de Dios debido a nuestra comprensión de la enseñanza de la Biblia. Creemos que el método de interpretación que aceptamos es precisamente lo que la Biblia enseña acerca de todas las cosas que pertenecen a la relación del hombre con Dios y su destino eterno. Por lo tanto, estamos convencidos de que somos cristianos en el sentido más estricto del uso de la palabra en el Nuevo Testamento – que somos discípulos que siguen las instrucciones de Dios.

NUESTRA COMPRENSIÓN DEL PROCESO DE EVANGELIZACIÓN

Las instrucciones del Señor con respecto a la evangelización de  la población mundial fueron claras “Y Jesús se acercó a ellos y les habló, diciendo: Toda autoridad ha sido dada a mí en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado: y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo ” – Mateo 28:18-20.

De la instrucción de Cristo y el ejemplo de los apóstoles después que la iglesia comenzó (Hechos 2:1-47), podemos ver un patrón continuo por los primeros cristianos de ir por todas partes tratando de cambiar al pecador y a los que poseían otra creencia religiosa.

 

Los primeros discípulos de Jesús Cristo no solo trataron de convertir a los Judíos de su tiempo, intentaron convertir a los que seguían la idolatría (es decir, adoradores de imágenes), trataron de convertir a aquellos que eran irreligiosos tanto hombres como mujeres, intentaron convertir a los hechiceros y los que practicaba el ocultismo, sino que trataron también de convertir a aquellos que adoraban a César. Los cristianos del siglo I entendieron que su misión era convertir a todos a la religión de Jesucristo.

 

Sabemos que 3.000 Judíos fueron convertidos del judaísmo (es decir, de la Ley de Moisés) en el comienzo y establecimiento de la Iglesia de Cristo – por favor observe la siguiente lectura se encuentra en Hechos 2:36-42,

 

Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.  Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos?
Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.  Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación.
Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.  Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones
.”

A partir de estos versículos de las Escrituras entendemos que a pesar de que los Judíos del primer siglo quisieron aferrarse a su antigua religión (es decir, la Ley de Moisés), los discípulos de Cristo insistieron en que era necesario romper con esa ley muerta y tornar a Jesucristo y su iglesia para ser salvo del pecado, porque la iglesia del Señor había reemplazado a la antigua alianza (es decir, la Ley de Moisés) , por lo que debían acudir a Cristo para la salvación del pecado .

 

Romanos 7:1-4 “¿Acaso ignoráis, hermanos (pues hablo con los que conocen la ley), que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive? Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido.  Así que, si en vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera.  Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios

El proceso de evangelización es un proceso de conversión de todos los pueblos del mundo a la religión de Jesucristo, este concepto se ejemplifica (es decir, es llevado a cabo en el mundo de hoy) por los cristianos que forman las iglesias de Cristo, Romanos 16:16. “…Os saludan todas las iglesias de Cristo”.

 

Por lo tanto, aquellos de nosotros que constituimos la iglesia de Cristo hemos de ir por todo el mundo y trabajar activamente en la conversión de todo el mundo que todavía no es  miembro de esta iglesia gloriosa de la cual Jesús se refirió como “…mi iglesia”. Las iglesias de Cristo  simplemente deben llevar a cabo la instrucción de su cabeza, Jesucristo. De hecho, estamos obligados a trabajar para Dios en la conversión de todos los perdidos en nuestra esfera de influencia – a no hacer menos  como se nos ha instruido.

Marcos 16:15-16, “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. “.

 

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD