“¿Es Usted Un Discípulo De Jesús?”

En La Gran Comisión encontramos el mandato de Jesús  que dice:

“Id y haced discípulos a todas las naciones …” Mateo 28:18-20.  De “hacer discípulos” es el objetivo de evangelizar el mundo para Cristo  ¿Es usted un discípulo de Jesús?
Tal vez usted cree en Jesús, podría incluso ser una persona que asiste a servicios religiosos con regularidad.  ¿Es esto lo que significa ser su discípulo? El propósito de este estudio es poner en claro lo que implica ser un verdadero discípulo de Jesucristo.

I. LA DEFINICIÓN DEL DISCIPULADO

La palabra discípulo literalmente significa uno que aprende, significa “aquel que sigue la enseñanza de otro”. Un discípulo no era sólo un aprendiz, era también un seguidor.  Por esta razón a los discípulos se les manda que deban imitar a sus maestros.

 

Por lo tanto la meta de un discípulo es lo declarado por el mismo Jesús: ser como su maestro –  “El discípulo no es superior a su maestro; mas todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro.” Lucas 6:40
Para ser discípulo de Jesús, entonces, es tratar de ser como él.
Jesús nos dio como identificar las marcas que ayudan a determinar con más precisión un verdadero discípulo.

II. LAS MARCAS DEl DISCIPULADO

 

Una de las marcas que señaló Jesús fue que el verdadero discípulo debe permanecer en las palabras de Jesús.  Tenga en cuenta lo que dijo Jesús a los que creen en Él .

 

“Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos” Juan 8:31
También se requiere que uno sea un “hacedor” de la Palabra –

 

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.   Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina”  Mateo 7:21-27

Jesús señaló que un verdadero discípulo debe amar a los hermanos.  Jesús dijo a sus seguidores.

 

“Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.  En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros. “Juan 13:34-35
Con un amor al modelo del amor de Jesús (“como yo os he amado “) y con un amor que es visible para el mundo (“En esto  conocerán todos “)

Un verdadero discípulo da mucho fruto. “En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.” Juan15:8
Note la palabra “mucho” (también se encuentra en el versículo 5).   Jesús no está hablando de una buena acción ocasional, sino un estilo de vida que impulsa a las personas para glorificar a Dios. “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”  Mateo 5:16
Si no se da mucho fruto resultará en estar separado de Cristo. “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.  Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto Juan 15:1-2

Ser un discípulo de Cristo significa más que sólo ser miembro de una iglesia  Se requiere un compromiso, especialmente en lo que respecta a las enseñanzas de Cristo, el amor a los hermanos, y  sus frutos.

III. El PRECIO DEL DISCIPULADO

 

 

El seguir a Jesús involucra un costo que tenemos que estar dispuestos a asumir.
Jesús debe ser  primero, este un  hecho sorprendentemente claro enseñado por el mismo Jesús.

 

“Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo:  Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.” Lucas 14:25-26
Esto quiere decir antes que nadie, incluidos los miembros de nuestra propia familia.

 

“No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa. El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí”  Mateo 10:34-37. Incluso antes de  uno mismo.

 

“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.  Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará. Pues ¿qué aprovecha al hombre, si gana todo el mundo, y se destruye o se pierde a sí mismo?”  Lucas 9:23-25

Debemos estar dispuestos a sufrir por Jesús. Tomar nuestra propia cruz para seguirlo.  “Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.” Lucas 14:27
Debemos tratar de vivir una vida santa en un mundo impío, en el cual podemos encontrar que seguir a Cristo implica a veces el ridículo y la  persecución.

 

“Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución” 2 Timoteo 3:12

Debemos seguir a Jesús ​​, teniendo en cuenta el costo, como Jesús lo señaló:

“Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?  No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él,  diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar.
¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil?
Y si no puede, cuando el otro está todavía lejos, le envía una embajada y le pide condiciones de paz. Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo” Lucas 14:28-33
En otras palabras, Jesús debe ser el rey y Señor de nuestras vidas.  Nada puede tener prioridad sobre Él y Su voluntad para nosotros

IV. LAS RECOMPENSAS DE DISCIPULADO

Hay  bendiciones futuras para el seguidor de Jesús. Sin duda seremos salvos de la ira de Dios que está por venir – Hechos  17:31; Romanos 5:9
Podemos mirar hacia adelante con la gozosa anticipación de la eternidad en la cual estaremos con Dios, libre de dolor y  muerte – Apocalipsis 21:1-8

Pero también tenemos bendiciones presentes.  Jesús ofrece la paz que el mundo no puede dar  para calmar los problemas del alma. Se ofrece a los que le siguen el amor duradero de Dios.

 

“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”  Juan  14:27
Sus palabras inspiran alegría y levantan el ánimo de cualquier depresión
“Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido” Juan15:11
Él hace posible que seamos miembros de la familia de Dios.

 

“Entonces Pedro comenzó a decirle: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido.  Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna”  Marcos 10:28-30

Hay muchas otras bendiciones  que disfrutan los discípulos de Jesús, pero es suficiente para demostrar que los beneficios superan con creces el costo del discipulado.

Ahora que entendemos la naturaleza del discipulado, su costo y bendiciones,
Espero que queramos ser verdaderos discípulos de Jesucristo. ¿Cómo
empezar? Para la respuesta volvamos a nuestro texto  Mateo 28:19-20 “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;  enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”

V. EL PRINCIPIO DEL DISCIPULADO

El principio del discipulado involucra primeramente que la persona sea bautizada
¿Por qué la persona debe ser bautizada? .  El bautismo es un acto de fe que nos pone en contacto con la sangre de Jesús para que podamos ser perdonados.
“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” Hechos  2:38
También es el medio por el cual uno se “reviste de Cristo”

 

“porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos”Gálatas 3:27
Así que el bautismo es el punto de partida  para un verdadero discipulado.
¿Qué es el bautismo?.  El bautismo es un acto de sumisión que debe ir precedida por la fe en Jesús y el arrepentimiento de nuestros pecados.

 

“Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.  Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos?
Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.” Hechos 2:36-38

 

“Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. “Hechos  8:36-37
Esto excluye el bautismo de infantes.  Los bebés son incapaces de creer y arrepentirse.
.El bautismo es un acto de sumisión que implica una sepultura en agua, en
que uno se levanta para caminar en novedad de vida a través del  poder de Dios

 

“Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Hechos 8:38

 

“¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva “Romanos 6:3-4

 

“sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos” Colosenses  2:12.
Esto se opone a rociar o derramar agua sobre una persona como un modo de bautismo.  En ninguno de estos implican un entierro ni una inmersión que es el significado de la palabra griega “baptidzo”.

 

Cuando se hace de acuerdo a la Palabra de Dios, el bautismo es un acto de fe de nuestra parte  que se traduce en una obra maravillosa de Dios en nuestras vidas.
Nuestros pecados son lavados por la sangre de Jesús. “Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre”Hechos 22:16
Somos regenerados y renovados por el Espíritu de Dios por lo que ahora puede vivir para Dios.   “nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo” Tito 3:5

 

El verdadero renacimiento es a través del agua y del Espíritu
“Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.”Juan 3:5

Para llegar a ser un discípulo de Jesús  Incluye la obediencia a la enseñanza.
Observe cuidadosamente  que la enseñanza sigue al bautismo.” enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” Mateo 28:20
Esto nos lleva de nuevo a la definición misma del discipulado. En efecto, Jesús dice claramente: Tenemos que ser  enseñados.  Así que nos embarcamos en una vida dedicada a aprender y hacer todo lo  que  Jesús mandó.

Para concluir diré que sólo los bautizados escrituralmente y a la demostración de las marcas de discipulado, a pesar de los costos, que son llamados

verdaderamente discípulos de Jesús.

Sólo ellos pueden esperar las recompensas del discipulado, y tomar consuelo en la promesa de Jesús:

“Y he aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” – Mateo 28:20

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD