“El Valor del Antiguo Testamento Hoy”

En nuestros escritos hacemos repetidamente hincapié en el ideal divino que los hombres y mujeres deban exaltar el Nuevo Testamento como el credo único para el pueblo de Dios en esta dispensación de tiempo. El Nuevo Testamento constituye el modelo para el establecimiento del cristianismo en cualquier nación en el planeta. Estos  veintisiete libros sagrados encarnan la revelación final del cielo a la humanidad.

Algunos se han preguntado cuál es nuestra postura  en relación con la literatura del Antiguo Testamento. ¿Lo consideramos como una colección de escritos inspirados? ¿Son estos documentos de algún valor para la humanidad hoy en día? Si es así, ¿Qué beneficio tiene el Antiguo Testamento  para el cristiano de hoy?

Es cierto que los cristianos no están bajo el Antiguo Testamento.  Los cristianos gentiles nunca estuvieron bajo el Antiguo Testamento.  El antiguo pacto fue hecho con los israelitas en el monte. Horeb (Sinaí).

“Llamó Moisés a todo Israel y les dijo: Oye, Israel, los estatutos y decretos que yo pronuncio hoy en vuestros oídos; aprendedlos, y guardadlos, para ponerlos por obra. Jehová nuestro Dios hizo pacto con nosotros en Horeb” (Deuteronomio 5:1-2)

Ni siquiera Abraham, Isaac, Jacob, etc., estuvieron  bajo el Antiguo  Pacto. “No con nuestros padres hizo Jehová este pacto, sino con nosotros todos los que estamos aquí hoy vivos” (Deuteronomio 5:3)

Por lo tanto los cristianos gentiles no estaban obligados a ser circuncidados o cumplir la Ley – Hechos15:1-29.  Los judíos cristianos se han librado de la ley del Antiguo Testamento:

1) A través del cuerpo de Cristo – Romanos  7:1-6
2) Por medio de Su muerte en la cruz, Jesús trajo el pacto del AT a un final – Efesios 2:14-16. Su objetivo era llevar los judíos a Cristo.

“Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada.  De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo” (Gálatas 3:23-25)

Los cristianos definitivamente creemos que los treinta y nueve libros del Antiguo Testamento son inspirados por Dios.

1. Los libros del Antiguo Testamento afirman ser  productos de una revelación.

“Ahora pues, ve, y yo estaré con tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar.” (Éxodo  4:12)

“El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, Y su palabra ha estado en mi lengua.” (2 Samuel 23:2)

“Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande.”…” Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca”  ( Jeremías 1:7, 9).

Más de 3,800 veces en el Antiguo Testamento, los escritores afirman la  guía celestial en sus obras.

2.  Jesucristo hizo suya la verdad de que los escritos del Antiguo Testamento eran de Dios.

“No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.” (Mateo  5:17-18)

“Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando dijo: “(Mateo 22:31)

“Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.” (Lucas 24:44)

“Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él.  Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras? “ (Juan 5:46-47).

3. Los escritores del Nuevo Testamento vieron las escrituras del Antiguo Testamento como documentos de origen divino.

“Y cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, conforme a la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor  (como está escrito en la ley del Señor: Todo varón que abriere la matriz será llamado santo al Señor), y para ofrecer conforme a lo que se dice en la ley del Señor: Un par de tórtolas, o dos palominos (Lucas. 2:22-24)

“y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. “ (2 Timoteo 3:15)

“para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles”  (2 Pedro 3:2).

4. Hay una amplia gama de pruebas que se une maravillosamente  para establecer  el carácter sagrado de los escritos del Antiguo Testamento. Las  asombrosas profecías, la unidad increíble, la exactitud asombrosa: estas circunstancias (y mucho más) hacen indiscutible  la naturaleza divina del Antiguo Testamento.

I. ¿Por qué estudiar el Antiguo Testamento?

Fue escrito para nuestra amonestación. “Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.  (1 Corintios 10:11)

Pablo había recordado a los cristianos de Corinto que Israel cayó en el desierto – 1 Corintios 10:1-10.   Observe cuidadosamente lo que dice en 1 Corintios  10:11.

Los hechos descritos acontecieron  a Israel , ” y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos. ”  Lo que llamamos el Antiguo Testamento fue escrito y preservado en especial  para el beneficio de los cristianos.

No deberíamos sorprendernos de ver con qué frecuencia los escritores del NT hacen un llamamiento a los cristianos a través de los escritos del Antiguo Testamento, amonestándolos, como Pablo hace aquí. Como el escritor de Hebreos, al exhortar a los cristianos a permanecer firmes.

“Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.  Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio,  entre tanto que se dice: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación.
¿Quiénes fueron los que, habiendo oído, le provocaron? ¿No fueron todos los que salieron de Egipto por mano de Moisés? ¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto?  ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad “
(Hebreos 3:12-19)

Al igual que Santiago, en alentar a los cristianos a ser pacientes en su sufrimiento – Santiago 5:7-11

Como Pedro, en la exhortación  de los falsos maestros y burladores. 2 Pedro  2-3

Fue escrito para nuestra enseñanza. “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza” Romanos  15:4

Pablo se refiere  a una profecía mesiánica en el Antiguo Testamento. “Porque ni aun Cristo se agradó a sí mismo; antes bien, como está escrito: Los vituperios de los que te vituperaban, cayeron sobre mí.”  Romanos  15:3

Observe cuidadosamente lo que dijo en Romanos 15:4
“Porque las cosas “que se escribieron antes” (es decir, el Antiguo Testamento) fueron ” para nuestra enseñanza se escribieron “.  Una vez más, el Antiguo Testamento fue escrito y preservado especialmente para el beneficio de los cristianos.

El Antiguo Testamento ofrece “paciencia y  consolación”, para que “tengamos esperanza”.  El Antiguo Testamento proporciona un registro de la fidelidad de Dios, cómo cumplió sus promesas:

Para Abraham y la nación de Israel.   En juzgar a los malvados y vengar a los justos.  En perdonar al arrepentido, y proteger a los humildes.

Pablo señalo que el Antiguo Testamento lo hace a uno sabio en la SALVACION EN CRISTO  – 2 Tim 3:14-15

Pablo señaló que Timoteo sabía las Sagradas Escrituras ” desde la niñez”.  Cuando Timoteo era  niño, las escrituras disponibles sólo era el Antiguo Testamento. Pablo dijo a Timoteo escribiendo sobre Las Escrituras  ” las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.”.  ¿Cómo es esto posible? El Antiguo Testamento establece lo siguiente:

La caída del hombre y el aumento del pecado,  Los registros y el desarrollo del plan de Dios de redención, Cientos de profecías que describen lo que debe esperar que cuando venga.. Uno no puede esperar comprender plenamente los libros del  Nuevo Testamento como:   Hebreos, sin una comprensión del sacerdocio registrado en el libro de Levíticos.  El Apocalipsis, sin una comprensión de la profecía del AT y la literatura apocalíptica.  Si se quiere ser prudente con respecto a la salvación en Cristo, es imprescindible  estudiar el Antiguo Testamento

Pablo también señaló que el Antiguo Testamento es : “útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,”
( 2 Timoteo  3:16-17

“Toda la Escritura” se incluye las escrituras del Antiguo Testamento, especialmente en el contexto de este pasaje.  Por lo tanto el Antiguo Testamento es útil para:  Enseñar – tales como la naturaleza de Dios, el hombre y el pecado, para la reprensión y la corrección; que tiene que ver con la necesidad de arrepentimiento.  Instruir en justicia, de cómo vivir una vida santa.

Tenga en cuenta que los apóstoles con frecuencia usan el Antiguo Testamento  en  instruir a los cristianos en cuanto a su conducta:

“No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.”  (Romanos  12:19-21)

“Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.  Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;  como está escrito:  Repartió, dio a los pobres; Su justicia permanece para siempre.
Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia” (2 Corintios  9:7-10)

“¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?  ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras?  Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.  Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.  Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino?  Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.” (Santiago  2:20-26)

“Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables;  no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición.
Porque:
El que quiere amar la vida
Y ver días buenos,
Refrene su lengua de mal,
Y sus labios no hablen engaño;
Apártese del mal, y haga el bien;
Busque la paz, y sígala.
Porque los ojos del Señor están sobre los justos,
Y sus oídos atentos a sus oraciones;
Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal. (1 Pedro 3:8-12)

El Antiguo Testamento abarca muchos e importantes temas para los Cristianos.

1. En la primera parte del Antiguo Testamento, por ejemplo, los primeros capítulos del Génesis, proporcionan una historia del origen del Universo y el comienzo de la humanidad. Toda la creación fue traído a la existencia por obra divina en un plazo de seis días, de veinticuatro horas (Génesis 1, 2, Éxodo 20:11;. Marcos 10:6; Romanos 1:20). En el registro sagrado también se revela el propósito del hombre en este mundo que es servir al Creador (Eclesiastés 12:13; Isaías 43:7).

2. El Antiguo Testamento también delinea la caída del hombre en el pecado (Génesis 3:1-7) El pecado es una transgresión de la ley de Dios (1 Juan 3:4).  En los primeros capítulos  las Escrituras describen la tentación de Satanás a la familia humana , y su camino hacia la apostasía.

3. A pesar de que la conciencia humana ofrece al hombre y la mujer  la sensación de que existe lo “correcto” y lo “incorrecto”, la conciencia no es suficiente para definir la naturaleza de la transgresión. Por lo tanto una ley escrita se da a los hijos de Israel para el conocimiento del pecado y agudizar la conciencia humana de la naturaleza de la rebelión contra Dios. Pablo declaró que él, “no hubiera conocido el pecado sino  por la ley.”

“¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás” (Romanos 7:7)

“¿Luego lo que es bueno, vino a ser muerte para mí? En ninguna manera; sino que el pecado, para mostrarse pecado, produjo en mí la muerte por medio de lo que es bueno, a fin de que por el mandamiento el pecado llegase a ser sobremanera pecaminoso” (Romanos 7:13)

“Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador.” (Gálatas 3:19)

4. Pero un conocimiento del pecado, sin remedio  sólo ofrece miseria. En consecuencia, la humanidad necesitaba saber que el Creador misericordioso tenía una disposición para tratar con el problema del pecado humano.

La palabra clave que describe el diseño de los escritos del Antiguo Testamento es la “preparación”. Todo lo registrado en estas narraciones, tiene que ver con una preparación – la preparación para la venida de un sacrificio para expiar el pecado del hombre.

5 .Los documentos del Antiguo Testamento son ricos en dar emocionantes detalles acerca de la naturaleza del gran Dios del Universo. Lo es  en las letras de las 150 canciones que en conjunto constituyen el libro de los Salmos  que se caracteriza con un nivel de devoción  por encima de toda superficialidad que caracteriza a tantos discípulos profesos.

6 .En la literatura del Antiguo Testamento abundan los ejemplos de la obediencia y la desobediencia, y las recompensas y las sanciones asociadas a cada uno. El Nuevo Testamento señala específicamente que el Antiguo Testamento contiene lecciones que podemos aprender, como ya lo hemos señalado.  (Romanos 15:4;. 1 Corintios 10:1-13).

7. El Antiguo Testamento contiene innumerables ejemplos de los principios divinos que son eternos en su aplicación (véase, por ejemplo, el libro de los Proverbios). Estos son útiles a todas  personas que buscan a Dios de cualquier edad o en cualquier cultura.

Los artículos enumerados anteriormente representan sólo una muestra de los ricos tesoros almacenados en los treinta y nueve libros del Antiguo Testamento. Los cristianos reconocemos a este cuerpo de literatura, y  estudiamos con atención este depositario de la verdad. Sin embargo, al mismo tiempo reconocemos que el sistema jurídico de los tiempos del Antiguo Testamento no es  lo que los seguidores de Cristo están obligados hoy en día. Ese código de la ley cumplió su propósito de preparación, y  ha sido abolido. Este caso está argumentado persuasivamente en grandes porciones de los libros de Romanos, Gálatas, Corintios 2, Colosenses y Hebreos.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD