“El Trato De La Iglesia Con Un Hombre Faccioso”

 

¿Cómo debe ser el trato de la  iglesia  con alguien creador de problemas? Algunos quieren “ignorar el problema” con la esperanza de que vaya a desaparecer. Algunos apuntan a Tito 3:10-11 y dicen que tenemos que tratar con él cara a cara. ¿Cuál es la mejor manera de acercarse a un “hombre faccioso.”?

 Tito 3:10-11 10 “Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo, sabiendo que el tal se ha pervertido, y peca y está condenado por su propio juicio.”

 En primer lugar debemos definir nuestros términos. La palabra griega para “facciosos” es airetikov “hairetikos”. Esto significa uno que es divisionista, o el que enseña falsa doctrina. Un hombre que cause divisiones, es un promotor de  lucha,  sembrador de la discordia entre los hermanos. A menudo son ciegos a sus propias faltas, mientras que magnifican las faltas de los demás, por lo general a los que están en el liderazgo de la congregación.

 Debemos “Rechazar”, al hombre que cause divisiones, después de una primera y una segunda amonestación. Esto requeriría la iglesia para “enfrentar” el problema y hacer frente a la cuestión. Las personas facciosas no desaparecen. Ellos deben ser enfrentados. Ellos deben ser confrontados por las siguientes razones: Un hombre que cause divisiones, está pervertido. La palabra griega aquí significa “torcido.” El hombre que cause divisiones,  “torció”  su pensamiento. Por lo tanto, es imposible entablar un diálogo constructivo con él. ¿Alguna vez ha tratado de razonar con un borracho? Un borracho tiene su pensamiento pervertido. La razón, la lógica y el pensamiento no son posibles cuando una persona está bajo la influencia de alcohol o las drogas. Por eso se nos dice que “AMONESTEMOS” al hombre faccioso (no necesariamente  teniendo un diálogo con él). Esta es una persona que debe ser confrontada directamente con su pecado. Si se arrepiente…… maravilloso!

 Un hombre que cause divisiones, está pecando. El salmista escribió ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es, habitar los hermanos juntos en armonía!” (Salmos  133:1). Sería maravilloso si fuera posible vivir juntos en unidad  todos en la iglesia, pero no es posible con el hombre que cause disensiones.

La razón es que él está pecando y ni siquiera lo ve, o admite. Él está causando división en el cuerpo. Es condenado por numerosos pasajes:

Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,  envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.” (Gálatas  5:19-21)

 Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.

para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. ”(1 Corintios 12:12, 25).

Un hombre que cause divisiones se está “condenando a sí mismo.” Su propia conducta lo condena y su culpabilidad es evidente para todos (en el tiempo) no así para él mismo y los que están cegados por su influencia.

Algunos cometen el error de asumir que sólo porque alguien está celoso de algo  debe estar en lo correcto, ya que otros parecen ser apáticos. Un hombre que cause divisiones, hará cualquier cosa para lograr su propósito. Santiago 3:14-18  Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad;  porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica.  Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.  Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.  Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz

Los que están en la iglesia y están pervertidos y pecan necesitan arrepentirse. Punto. Fin de la discusión.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD