“EL TEXTO DE ORO: Un estudio de Juan 3:16″

Share on TwitterShare on TumblrShare via email

El Evangelio de Juan, capítulo 3, versículo 16, es uno de los versículos más amados y conocidos en toda la Biblia. Es llamado por muchos el “texto de oro” de la Escritura.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”

Sin embargo, es uno de los textos más mal entendido y tergiversado de la Palabra de Dios. Muchas personas sinceras, quienes aprecian Juan 3:16, tienen poca idea de lo que este versículo maravilloso realmente enseña.

En un breve estudio, vamos a examinar detenidamente el pasaje en sus versículos que lo constituyen.

“Porque de… “

En el griego del Nuevo Testamento, Juan 3:16 comienza con la conjunción “gar”, que se utiliza para explicar una declaración anterior. En este caso, el escritor ha aludido a una situación histórica que se produjo en los días de Moisés.

“Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del hombre sea levantado” (Juan 3:14).

Después que los israelitas fueron llevados de la esclavitud de Egipto al desierto de Sinaí, muchos de ellos comenzaron a murmurar contra Jehová. En consecuencia, el Señor envió serpientes venenosas entre ellos como un modo de castigo. Cuando el pueblo reconoce su pecado y pide la liberación, Dios instruyó a Moisés hacer una serpiente de bronce y ponerla sobre una asta. Cualquier persona que “miraba” a la serpiente vivía ( Números 21:4-9).

“Después partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por el camino.
Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano.
Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel.
Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo: Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti; ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes. Y Moisés oró por el pueblo.
Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá.
Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía.”

Es preciso señalar que la cura deseada no se realizaba con simplemente “creer”, sino que además de tener fe en el Señor, los israelitas que buscaban la curación estaban obligados a “mirar” obedientemente a la imagen.

El incidente de la serpiente fue un tipo de la muerte de Cristo, es decir, se trataba de un símbolo o figura. Observe el uso de la palabra conectiva “, porque así,” en el versículo 14 (Lucas 11:30). “Porque así como Jonás fue señal a los ninivitas, también lo será el Hijo del Hombre a esta generación”

Jesucristo, en concordancia con el plan divino de la redención, debía morir, y en una forma en la cual él sería “levantado” ( Juan 12:32). “Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo.”Esto ocurrió con la muerte del Señor en la cruz ( Juan 8:28). “Les dijo, pues, Jesús: Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy, y que nada hago por mí mismo, sino que según me enseñó el Padre, así hablo”

El objeto de todo esto fue que “todo aquel que en él cree tiene vida eterna” (v. 15). La vida eterna se encuentra “en Cristo”

“Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna “( 2 Timoteo 2:10), y a ese ámbito se entra por el bautismo, que es el acto culminante del proceso de la conversión (Romanos 6:4, Gálatas 3:27). En este contexto, por lo tanto, es la introducción de Juan 3:16.

“… Tal manera amó Dios … “

Es aquí donde se afirma que tanto amó Dios al mundo. El término “Dios” es la designación de la naturaleza divina, y así se puede emplear ya sea del Padre (Efesios 1:3); de Jesús, el Hijo (Juan 1:1), o del Espíritu Santo (Hechos 5: 3-4). En este versículo, obviamente “Dios” se usa para el Padre, que dio a su Hijo.

Qué maravilloso es el amor de Dios que está aquí representado. A diferencia de los dioses del paganismo, que eran viciosos y crueles, y también fríos e indiferente como el “dios” de la filosofía moderna, el Dios de la Biblia es amor

“Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros “(2 Corintios 13:11)

“El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor” y

“Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.” 1 Juan 4:8,16).

El término “amor” se traduce del verbo griego agapao . El sustantivo ágape significa que es un amor más allá de lo emocional. Es el amor del verdadero interés y dedicación. Es el amor que actúa por la preocupación de los demás.
“Expresa el amor profundo y constante interés de un Ser perfecto hacia objetos totalmente indignos,
Es este amor generoso de Dios que motiva al hombre a buscar su gracia. Juan escribió una vez: “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19).

La medida del amor divino es subrayado por el uso del adverbio “así” (houtos), un término que marca el grado de intensidad. Dios amó, no pasivamente, sino activamente, en la medida de dar a su precioso Hijo, su “compañero”, por la redención humana.

“Levántate, oh espada, contra el pastor, y contra el hombre compañero mío, dice Jehová de los ejércitos. Hiere al pastor, y serán dispersadas las ovejas; y haré volver mi mano contra los pequeñitos “ (Zacarías 13:7)

“… Al mundo …”

La palabra griega para mundo es cosmos. En un sentido literal, el término denota el universo ordenado creado por la inteligencia de Dios (Hechos 17:24), o, en un sentido más limitado, la tierra (Marcos 16:15). Con frecuencia, sin embargo, “mundo” significa todos los pueblos de la tierra-se trata de una figura de expresión conocida como metonimia, es decir, sus habitantes. El pasaje por lo tanto hace hincapié en el amor universal de Dios.

La doctrina de la predestinación, según lo expresado en la antigua Confesión de Fe de Westminster (1643), y aún hoy muchos creen, enseñó que:

“. . . Por decreto de Dios, para la manifestación de su gloria, algunos hombres y ángeles son predestinados para vida eterna, y otros preordenados para muerte eterna “(art. III).

Esta doctrina sugiere que Dios, en consistencia con su propia soberanía, habría arbitrariamente determinado salvar a unos , y condenar a otros. Por lo tanto, en realidad, una persona está totalmente impotente en cuanto a su destino eterno.

La idea es completamente falsa. Cristo afirmó que vino “para dar su vida en rescate por muchos” (Mateo 20:28). Sin embargo, “muchos” es una expresión que significa “todos”

“el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.”(1 Timoteo 2:6)

La gracia de Dios apareció “para salvación a todos los hombres” (Tito 2:11). Jesús es el Cordero de Dios que “quita el pecado del mundo” (Juan 1:29)

“Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo “(1 Juan 2:2). En verdad, Dios no quiere que nadie perezca (2 Pedro 3:9).

Es importante señalar, por supuesto, que sólo los elegidos son salvo. Sin embargo, los elegidos son aquellos que, por voluntad propia, determinan, aceptar la oferta de salvación del Señor . Y así, algunos pasajes, que tratan de la muerte de Cristo, se centran sobre ellos ( “Cristo amó a la iglesia, y se entregó por ella,…” – Efesios 5:25). Tales pasajes como éste, no niegan los muchos que afirman la salvación potencial para cualquiera que obedece (Hebreos 5:8-9).
“Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen”

Dios ama a todo el mundo y quiere que todos se salven, pero no obliga a nadie a ceder a su plan

“… Que ha dado …”

Dar es la característica de Dios. Él nos ha dado la vida

“ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas “ (Hechos 17:25), y sus dones de la providencia son evidentes diariamente
.
“si bien no se dejó a sí mismo sin testimonio, haciendo bien, dándonos lluvias del cielo y tiempos fructíferos, llenando de sustento y de alegría nuestros corazones” 8Hechos 14:17)

Él es la fuente de toda buena dádiva “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación “(Santiago 1:17), y el más grande fue el don de su Hijo. Siete siglos antes del nacimiento de Jesús, Isaías anunció: (9:6) “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.”. Sin duda, debemos decir como Pablo: “Demos gracias a Dios por su don inefable” (2 Corintios 9:15).

Es bastante evidente, sin embargo, que aun cuando un regalo es puesto a disposición, para que sea eficaz, hay que estar dispuesto a recibirlo. Debe haber una concordancia entre la voluntad del que lo da y la voluntad del que lo recibe. Ahora, el hecho trágico del asunto es que, si Dios voluntariamente dio a su Hijo, no todos han estado dispuestos a recibirlo. De algunos se dice: “A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron” (Juan 1:11). Los hombres tienen la facultad de rechazar los regalos

En los días del antiguo Israel, Jehová informó a Josué: “Mira, yo he entregado en tu mano a Jericó…” (Josué 6:2). A pesar del hecho de que Jericó fue un regalo, el Señor entregó instrucciones para la toma de la ciudad. El escritor inspirado señaló: “Por la fe los muros de Jericó cayeron después de rodearlos siete días” (Hebreos 11:30).

Del mismo modo, aquellos que reciben a Cristo, como don gratuito de Dios, deben someterse a las condiciones exigidas por el Señor y sus apóstoles (Hechos 2:41).
“Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.”

“… A su Hijo unigénito… “

“Unigénito” En el griego es “monogenes” , que se encuentran nueve veces en el Nuevo Testamento (cinco de ellos en referencia a Cristo – Juan 1:14,18; 3:16,18; 1 Juan 4:9).
MONOGENES (unigénito) es la combinación de MONOS (único) + genos (descendiente o nacido). Al decir la Biblia que Jesucristo es el hijo UNIGÉNITO de Dios, nos está señalando que Él es EL ÚNICO QUE DESCIENDE DIRECTAMENTE DE DIOS, o sea el ÚNICO QUE NACIÓ DIRECTAMENTE DE DIOS. La palabra MONOGENES también significa que Jesucristo es de LA MISMA RAZA o NATURALEZA que Dios. El que se hizo carne es de la misma naturaleza que el Padre: ESPIRITU ETERNO. No es menos que Dios SU PADRE.
En los contextos en los que se aplica a Jesús, denota que es “único en su género” . Se utiliza “para exaltar a Jesús únicamente por encima de todos los seres terrenales y celestiales” “En monogenes su significado se relaciona con las diversas áreas: (1)su ser o naturaleza (únicamente el Hijo de Dios), (2) la revelación de Dios al hombre (Juan 1:18), (3) la salvación por medio del Hijo (Juan 3: 16, 1 Juan 4:9) “. El término no hace referencia al origen de Cristo. No hay nada en el término monogenes para indicar que Cristo fue “el Hijo eterno de Dios”.

El Señor Jesús fue declarado Hijo de Dios: por los profetas (Isaías 9:6),por los ángeles (Lucas 1:32), por el Padre (Mateo 3:17), a sí mismo (Marcos 14:62), sus discípulos (Mateo 16:16); por sus enemigos (Mateo 27:54), y, por el poder de su resurrección de entre los muertos (Romanos 1:4).

“… Para que todo aquel que en él cree…”

Una vez más, el término “todo aquel” (literalmente, “todos”) revela la universalidad del plan salvador de Dios. El evangelio se dirige a “toda criatura” (Marcos 16:15), y, como la gran invitación final de la Biblia “Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente. “(Apocalipsis 22:17).

La palabra “cree,” es un participio en tiempo presente, literalmente, significa “mantenerse en creyentes.” Pero exactamente, ¿Cuál es el “creer” bíblico que Dios aprueba?

Algunos han definido el término como una simple aceptación de los hechos históricos con respecto a Cristo, junto con una disposición a confiar en él como Salvador. Esta es la opinión de aquellos que defienden la doctrina de la salvación por “fe sola.” Pero la verdad es que la fe es más que una disposición mental.

El verbo “creer” en el griego del Nuevo Testamento es pisteuo. Además de la confirmación de los datos históricos, y una disposición de confianza, la palabra también incluye el significado, “de obedecer”, como Liddell & Scott observar en su léxico griego, (Oxford, 1869, p. 1273), y, como Además, destacan que lo contrario es apisteo, que significa “desobedecer. . . negarse a cumplir “(p. 175).

La fe salvadora no puede separarse de la obediencia como la siguiente evidencia revela claramente.

El creer y el desobedecer se establecen en vivo contraste en la Biblia. Tenga en cuenta este versículo: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” (Juan 3:36 ).. Del mismo modo, los israelitas del Antiguo Testamento que eran “rebeldes” fueron condenados “a causa de la incredulidad” .

“¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron?
Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad” (Hebreos 3:18,19)

“Pero los que hemos creído entramos en el reposo, de la manera que dijo:
Por tanto, juré en mi ira,
No entrarán en mi reposo;
aunque las obras suyas estaban acabadas desde la fundación del mundo.
Porque en cierto lugar dijo así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día. Y otra vez aquí: No entrarán en mi reposo.
Por lo tanto, puesto que falta que algunos entren en él, y aquellos a quienes primero se les anunció la buena nueva no entraron por causa de desobediencia” (Hebreos 4:3-6).

Mientras que Juan 3:16 promete la vida eterna para el que cree, Hebreos 5:9 atribuye la salvación eterna a quienes obedecen, lo que demuestra que los dos no son mutuamente excluyentes, más bien, la fe salvadora incluye la obediencia

El Nuevo Testamento a menudo usa la “fe” como una sinécdoque (una figura del lenguaje mediante el cual la parte representa el todo) para denotar la suma total de la obediencia al Evangelio.

Por ejemplo, Pablo escribió: ” justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios…” (Romanos 5:1). Esto significa más que la mera fe mental y es demostrado por la conversión de Pablo. Creyó en el Señor Jesús en el camino a Damasco (Hechos 22:10), pero él no gozó de la paz durante esos tres días con posterioridad al evento de damasco, hasta que fue bautizado en agua en obediencia al mandato del Señor
.
“Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.” (Hechos 22:16)

“Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado.
Y habiendo tomado alimento, recobró fuerzas. Y estuvo Saulo por algunos días con los discípulos que estaban en Damasco” ( Hechos 9:18-19)

Otros componentes del plan de salvación a veces en sentido figurado representa todo el proceso. Se dice que el resultado del arrepentimiento es vida “ Entonces, oídas estas cosas, callaron, y glorificaron a Dios, diciendo: ¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida! “(Hechos 11:18), pero ciertamente el arrepentimiento solo no salva , asimismo el bautismo por sí solo no salva. “ El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo” (1Pedro 3:21)

La fe bíblica, por lo tanto, es la fe que actúa con amor (Gálatas 5:6) en obediencia a los requerimientos del Señor para la aplicación del nuevo nacimiento (Juan 3:3-5). Y en el mantenimiento de la vida cristiana. La idea de que la salvación se realiza por “fe solamente” es estrictamente una doctrina humana.

“… No se pierda… “

Contrariamente a las afirmaciones de algunos religiosos, las Escrituras no enseñan que los malos finalmente dejarán de existir. La palabra griega, aquí traducida como “morir”, es apollumi, un término que tiene un significado muy fuerte “para destruir por completo.”

El término apollumi no sugiere la aniquilación, esta palabra se emplea para describir la miserable condición del hijo pródigo, cuando se separó de su padre amoroso. En ese estado el hijo estaba “perdido” (Lucas 15:24), pero no había dejado de existir.

“la idea no es la extinción, sino la ruina, la pérdida, no del ser, sino del bienestar” (Diccionario Expositivo, Vol. I, p. 302.).

A este respecto, un estudio cuidadoso de Mateo 25:46 y 2 Tesalonicenses 1:7-9.

“E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna. “

“y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder”

La separación permanente de los malos de Dios dará lugar a un sufrimiento eterno Este pasaje es una refutación elocuente tanto de la teoría de la aniquilación de los impíos, y la afirmación modernista de la salvación universal.

“… Sino que tenga vida eterna. “

La vida eterna está aquí prometida a los que lleven una vida de confianza obediente. Pero exactamente ¿Qué es la vida eterna?

Con seguridad no es la mera existencia eterna, ya que los impíos existirán eternamente. La vida eterna es el opuesto exacto de la muerte eterna. La morada final de las personas malvadas se llama “la muerte segunda” (Apocalipsis 2:11; 20:6,14).

“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte”

“Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años”

“Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda”

La palabra “muerte” siempre connota la idea de separación, de una forma u otra (Efesios 2:1) en referencia a la muerte espiritual, la muerte final es, obviamente, la separación eterna de Dios ( Mateo 7:23; Mateo 25:41; 2 Tesalonicenses 1: 9).

Por el contrario, la vida eterna es la comunión eterna con Dios, junto con todas las maravillas que involucra. Es un estado de gloria (Romanos 2:10; 2 Corintios 4:17), de descanso (Hebreos 4:11), y felicidad (Mateo 25:21).
Juan 3:16 es realmente un texto maravilloso. Pero es más profundo y más rico de lo que muchos han supuesto. Que podamos ser lo suficientemente sabios como para estudiar sus verdades a la luz de la Biblia en su conjunto. Contiene historia, responsabilidad, advertencia, y promesa.

Share on TwitterShare on TumblrShare via email

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD