El Nuevo y el Antiguo Testamento

¿”Nuevo Testamento? ¿Antiguo Testamento? ¿Cuál es la diferencia, y ¿por qué es importante hacer la diferencia?” Comprender la diferencia entre el Antiguo y el Nuevo Testamento es uno de los pilares más importantes para poder entender correctamente la palabra de Dios. El no comprender la enseñanza de la Biblia sobre esta materia puede conducir a innumerables conclusiones erróneas . Por lo tanto, debemos ir a las páginas de la palabra de Dios para un profundo estudio y dejar que se nos diga la diferencia y la importancia del Antiguo y Nuevo Testamento.

¿” Qué es un testamento”?

La palabra “Testamento” puede tener diferentes significados en función del contexto, por lo que lo primero que hay que hacer es definir la palabra “Testamento” como la Biblia lo utiliza. Algunas organizaciones religiosas desean usar un significado de la palabra que significa “el testimonio de un testigo”. Por lo tanto, el antiguo y el nuevo testamento respectivamente serían antiguos y nuevos testimonios acerca de Dios y su pueblo. Adoptar este significado abre la puerta para marcar el comienzo de nuevos testamentos incluso , otra revelación de Dios. Sin embargo, la Biblia enseña que este es ya el final, completo y al cual nada se le añadirá. Así que ¿cómo utiliza la Biblia la palabra testamento?

“Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador. Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive”.( Hebreos 9: 16-17)

En este verso vemos que la Biblia utiliza el significado de la palabra “Testamento” en el sentido de ” La última voluntad y Testamento”, o como comúnmente lo llamamos simplemente una “voluntad”. Por lo tanto, los testamentos son un tipo de voluntad, una cuestión de instrucciones que se llevan a cabo una vez que ha muerto el que ha dado la voluntad. Por lo tanto, el Nuevo Testamento es la última voluntad y Testamento de Cristo para que nosotros lo guardemos, especialmente ahora que él ha partido de esta tierra . Sin embargo, la palabra “Testamento” es una de las varias palabras descriptivas utilizados por la Biblia. Antes de que ir más lejos, veamos el versículo anterior en su más amplio contexto y recojamos otra descripción .

“Pero estando presente ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros,… y no por sangre de machos ni de becerros, sino por su propia sangre… porque si la sangre de toros y los machos cabríos y las cenizas de la becerra , rociadas a los inmundos , santifican para la purificación de la carne, cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertos para que sirváis al Dios vivo ? Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la redención de las transgresiones que había bajo el primer Pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna. Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador. Porque el testamento con la muerte se confirma pues no es válido entre tanto que el testador vive. De donde ni aun el primer Pacto fue instituido sin sangre. Porque habiendo anunciado Moisés todos los mandamientos de la ley a todo el pueblo ,, tomó la sangre de los toros y los machos cabríos, con agua, lana escarlata y hisopo y roció el mismo libro y también a todo el pueblo, diciendo ‘Esta es la sangre del Pacto que Dios os ha mandado’.” (Hebreos 9: 11-20)

¿por qué fue la palabra “Testamento” elegida? Este sirvió como una ilustración para explicar los límites de los pactos y una de las razones que requería era la muerte de Cristo. Por alguna razón no explicada aquí, es necesario que la sangre sea derramada para poder recibir el perdón de los pecados.

“Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre, y sin derramamiento de sangre no se hace remisión. “ (Hebreos 9: 22)

La palabra que más se utiliza a menudo en las Escrituras y la palabra que vemos en el contexto anterior, es la palabra “Pacto”. Esta palabra describe otra faceta de estos testamentos. No es sólo una última voluntad y Testamento, sino más bien un acuerdo divino extendido por Dios. El Nuevo Testamento, o Pacto, es una promesa de Dios que él nos salvará si cumplimos su testamento. ¿Cómo Dios hace esto? Por la sangre de Jesucristo. De hecho, Cristo mismo usa esta terminología en la institución de la cena del Señor:

“Porque esto es mi sangre del nuevo Pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. Y os digo, que desde ahora no beberé del fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el Reino de mi padre”. (Mateo 26:28 – 29)

Por lo tanto, el Antiguo y el Nuevo testamento son escritos que contienen la “última voluntad y Testamento” de Dios que nos permite entrar en una relación de pacto con él. Una de las bendiciones centrales de esta relación de Pacto es la salvación.

“Cuál es la diferencia? ¿Por qué tener un Antiguo y Nuevo Testamento? ” La respuesta a esta pregunta realmente puede encontrarse en los versos anteriores, sin embargo, el pasaje siguiente puede ayudar a ver el punto más claro:

“Porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados. …” “ Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero Cristo habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados , se ha sentado a la diestra de Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puesto por estrado de sus pies. Porque con una sola ofrenda hizo perfecto para siempre a los santificados”.( Hebreos 10: 4, 11-14)

Ambos Pactos se iniciaron por “el derramamiento de sangre” – sangre de sacrificios de animales para el Antiguo y la sangre de Cristo para el Nuevo. Una relectura de estos pasajes en el libro a los Hebreos, aprendemos que la sangre de Cristo del Nuevo Pacto hace lo que no pudo hacer el Antiguo, esto es – perdonar pecados. ¿Por lo tanto, no recibieron los Santos del Antiguo Testamento perdón de los pecados? Si releemos Hebreos 9: 15 , aprendemos que la sangre de Cristo también trabajó con carácter retroactivo y salvó a los Santos del Antiguo Testamento que habían sido fieles en guardar los sacrificios de animales, que eran símbolos del sacrificio que iba a venir.

Incluso los profetas del Antiguo Testamento cientos de años antes, predijeron la venida de un segundo Pacto. Escuchemos las palabras del profeta Jeremías:

He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. No como el Pacto que hice con sus padres… porque ellos invalidaron mi pacto, aunque yo fui un marido para ellos, dice Jehová. Pero esto es el Pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en sus mentes, y las escribiré en sus corazones; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Y no enseñará más a su prójimo, ni ninguno a su hermano , diciendo : Conoce a a Jehová porque todos me conocerán , desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, “dice Jehová. Porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.” (Jeremías 31:31 – 34)

Además de confirmar el plan de Dios de tener dos pactos, este pasaje también hace un gran esfuerzo por explicar los componentes del Pacto. Por favor, lea la última parte nuevamente con esto en mente.
El Nuevo Testamento también enseña que el Antiguo Testamento era imperfecto porque no podía ofrecer perdón de los pecados.

“Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan” (Hebreos 10:1).

Todo el libro de Hebreos se centra específicamente en mostrarnos que el Antiguo Pacto es inferior al Nuevo Pacto, y que los cristianos del Nuevo Testamento no deberían guardarlo. De hecho, el escritor de Hebreos cita el pasaje anterior de Jeremías para hacer este punto (Hebreos 8: 6 – 13) ). “Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas. Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo…..”

El Antiguo Testamento fue un Pacto estrictamente entregado a los judíos, o israelitas. Los no-judíos o gentiles, podían adoptar el Pacto judío y convertirse en “prosélitos”. Sin embargo, el Nuevo Testamento fue dado sin distinción. Una de las grandes virtudes de Nuevo Testamento es el mensaje de Dios, que esta relación especial de Pacto se extiende a todas las razas y pueblos. En consecuencia, los escritos del Antiguo Testamento generalmente trazan la historia de los israelitas con algunas pocas excepciones, y los escritos del Nuevo Testamento contienen el Evangelio de Jesús y la difusión del Evangelio en todo el mundo, así como instrucciones para los cristianos nuevos.

Entonces, ¿cuál es la aplicación para nosotros hoy? Hay dos cosas que deberíamos aprender: uno, que el Antiguo y el Nuevo testamento son sinónimos de Antiguo y Nuevo pacto, no de testimonios. En segundo lugar, el Antiguo Testamento fue abolido en la Cruz por la muerte de Cristo, que marcó el comienzo del Nuevo Testamento. Por lo tanto, ya no estamos obligados a guardar las leyes del Antiguo Testamento. Pero por el contrario, estamos obligados a guardar el Nuevo Testamento y utilizarlo como nuestra autoridad hoy. Por favor lea este pasaje en el que Pablo usa la analogía de la ley de matrimonio para describir aún más la naturaleza de los dos pactos:

Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.” (Romanos 7: 4)
Algunos pueden preguntarse si sólo la ley ceremonial fue suprimida y si los 10 mandamientos aún permanecen. Esta cuestión se resuelve mediante la búsqueda más abajo en el contexto donde el apóstol Pablo se refiere a la ley nuevamente, ” ¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás.. “(Romanos 7: 7 ). Por lo tanto, la ley que fue abolida también incluyó los 10 mandamientos, que directamente se hace referencia en este verso. Dios lo confirmó en el Monte de la Transfiguración cuando él ordenó a los apóstoles oír a Cristo para toda autoridad y no a Moisés y los profetas (Mateo 17: 1 – 6 y Deuteronomio 18: 15-22 ). Consulte también (Colosenses 2: 11-17)
.
La tercera y última lección es que el Antiguo Testamento ha sido abolido como autoridad de cómo debemos ser salvos y cómo debe funcionar la Iglesia de Dios . Sin embargo, el Antiguo Testamento no es inútil, sino sirve como una gran fuente de ejemplos que son necesarias para nuestro crecimiento y salud espiritual (I Corintios 10: 6 , 11-12 ; Romanos 15: 4 ).

Por lo tanto, debemos siempre tener esta distinción en cuenta. Tenemos que ser diligentes en utilizar el Nuevo Testamento como nuestra autoridad hoy en día y utilizar los ejemplos del Antiguo Testamento apropiadamente. Si lo hacemos así , vamos a resolver muchos de los desacuerdos que separan a quienes adorar a Dios.

Tags:

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD