“El Estudio de las Palabras Biblicas”

 

Es necesario al hacer un estudio de las palabras de la Biblia abordarlas estas  desde varios ángulos. En este artículo vamos a considerar tres conceptos importantes: la etimología de una palabra, la forma gramatical, y el contexto como elementos importantes en el estudio de una palabra para encontrar su correcto significado y llegar así a una interpretación de un pasaje más exactamente

Primeramente diremos que la etimología es la rama de la “ciencia de las palabras” que tiene que ver con el origen y desarrollo de las palabras. La investigación de la forma de la raíz de una palabra puede ser  muy útil en la obtención de un significado completo y rico de ciertos pasajes. Por ejemplo:

Las palabras hebreas kopher , keppurim y kapporeth son traducidas por los términos en español : “rescate”, “expiación”, y “propiciatorio.” Las tres palabras se derivan de la raíz kaphar , que significa “cubrir. “Las palabras por lo tanto sugieren que la redención o la expiación se lleva a cabo por una” cobertura “del pecado.

El significado es el siguiente. Cuando uno, por medio de la fe obediente, responde a la voluntad de Dios, sus pecados han sido cubiertos por la sangre de Cristo. En el Antiguo Testamento la sangre de los sacrificios de animales tipificaba la muerte redentora del Señor.

En el Nuevo Testamento, numerosas palabras griegas tienen un gran significado etimológico. La palabra “iglesia” ( ekklesia ) se deriva de la raíz ek , una preposición que significa “fuera de”, y klesis “, un llamado.” La traducción literal es, pues, un llamado de.

Esta interesante  palabra denota un cuerpo espiritual de  personas que han sido llamados por el Evangelio ( 2 Tesalonicenses 2:14.) fuera del mundo ( Juan 15:19; Colosenses 1:13) en una relación santa con Dios (2. Corintios 6:17, 18).

Otra palabra fascinante es traducida como “obispo” en nuestras Biblias . Es a partir de los término griego episkopos . Las formas de la raíz son epi (sobre) y skopeo (mirar o ver ). Así pues, el término en el Nuevo Testamento denota una cierta clase de hombres (también llamados “ancianos” –  Hechos 20:17, 28.), que poseía las calificaciones bíblicas (1 Tim 3:1-5; Tito 1:5-9). Fueron nombrados para supervisar o dirigir la actividad de las iglesias locales de Cristo.

La palabra «evangelio» quiere decir «buenas nuevas». En 1ª Corintios 15.1–9, Pablo definió las «buena nuevas» en relación con la muerte, sepultura, resurrección y apariciones de Cristo. ¿Podemos por lo tanto definir el «evangelio» simplemente como el anuncio de las «buenas nuevas» acerca de Cristo? ¿Se refiere siempre la palabra únicamente a «la muerte, sepultura, resurrección y apariciones» de Cristo?

No es así, ya que también hay pasajes en los cuales encontramos la palabra evangelio llevando la idea de obedecer el evangelio (2ª Tesa­lonicenses 1.8; 1ª Pedro 4.17; vea también Gálatas 1.8, 9). ¿Cómo obedece una persona la verdad sobre la muerte y resurrección de Jesús?   En algunos contextos, la palabra «evangelio» tiene un significado más am­plio que las «verdades del evangelio»,  incluye algo que debe  obedecerse. La conclusión a la que se ha de llegar es que la palabra «evangelio» se convirtió en un término técnico que incluyó los mandamientos que debían ser obedecidos por las personas a fin de recibir la salvación.

 Consideremos el significado del verbo griego  (sigao), que se traduce como «callen» en 1ª Corintios 14.34. ¿Qué quiere decir que las mujeres «callen»? Algunos han afirmado que la palabra «callen» en este pasaje quiere decir «silencio absoluto» en vez de «silencio relativo». De ser así, este hecho plantea un problema: Si una mujer ha de estar en absoluto silencio, ¿no podría tan siquiera cantar durante la adoración? Para responder a esta interrogante, vea los versículos 28 y 30. En estos dos versículos, a los demás se les dice que «callen» en determinadas circunstancias; no han de hablar en la asamblea. Si este es el significado de «callen» en los versículos 28 y 30, también es el significado en el versículo 34. Este versículo, por lo tanto, no tiene nada que ver con «silencio absoluto», lo cual le impediría a una mujer participar en el servicio de cantos; más bien, se refiere a ella que no hable en la asamblea de la iglesia.

Un buen libro como el “Diccionario Expositivo de Vine de las Palabras del Nuevo Testamento” puede ser una herramienta valiosa para determinar el significado original de las palabras del Nuevo Testamento.

Hay que reconocer, sin embargo, que con frecuencia las palabras, a medida que pasan a través de varias generaciones de tiempo, pueden perder su significado etimológico y asumir un nuevo énfasis.

Por tanto, el estudiante de la Biblia debe preguntarse: “¿Esta palabra conserva su significado etimológico o ha adoptado un sentido ‘derivado’?” En otras palabras, ¿qué significaba realmente la palabra en el momento en que fue usada por el escritor bíblico? La falta de reconocimiento de este hecho ha dado lugar a algunos errores doctrinales más graves.

Originalmente, la palabra kolazo tuvo el significado de  “podar” o ” cortar” Pero para el momento de la era del Nuevo Testamento, el término transmitió la idea de “castigar” (Hechos 4:21; 2 Pedro 2:9). Es por tanto, un grave error de ignorar este significado derivado del Nuevo Testamento y volver a un uso anterior.

Esto es precisamente lo que los testigos de la Torre del Vigía han hecho en el caso de Mateo 25:46. Allí, el Señor habla de la gente malvada que entran en el “castigo” eterno (kolasis ). La traducción  del Atalaya de la Biblia, en el intento de evitar la idea del castigo (lo que implica la conciencia), hace que el término  “castigo” eterno, de  a entender  la extinción total de los injustos.

Del mismo modo, a pesar de que la palabra psallo denota “tocar” en los tiempos antiguos – como el tocar  las cuerdas de un arpa – en la era del Nuevo Testamento, la palabra simplemente había llegado a significar “cantar” ( Efesios5:19) . Tenga en cuenta el testimonio de WE Vine, un erudito  denominacional, en este sentido:

“La palabra psallo originalmente tuvo la intención de tocar un instrumento de cuerdas con los dedos, o cantar con el acompañamiento de un arpa. Más tarde, sin embargo, y en el Nuevo Testamento,  vino a significar simplemente cantar  sin el acompañamiento de un instrumento”.

Un segundo factor que debe ser considerado en el estudio de las palabras es la sintaxis. En el estudio de la sintaxis, se está tratando con los principios gramaticales de la lengua en la que el documento fue escrito originalmente.

A este respecto, es importante recordar que la función de la gramática no es determinar las leyes del lenguaje, sino que se limita a explicar cómo el lenguaje fue empleado por las personas que originalmente lo utilizaron.

En el estudio de la sintaxis (la relación de las palabras entre sí), uno podría preguntarse las siguientes preguntas: ¿Es el término con el que me estoy ocupando un sustantivo o es un verbo? Si se trata de un sustantivo, ¿es singular o plural? ¿En qué casos se puede encontrar?

Si uno está analizando un verbo, hay que saber: ¿Cuál es la voz de este verbo?, ¿el tiempo?, ¿el modo? Todos estos factores contribuyen a la comprensión de un término en la frase en la que se encuentra. Notemos algunos ejemplos.

Ejemplos gramaticales

En Juan 1:12, 13 el apóstol afirma que a todos los que recibieron  a Cristo, a los que creen en su nombre se les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. A continuación da la descripción de estos hijos de Dios negativamente, él declara: “que nacieron no de sangre…”

La palabra “sangre” aquí es en realidad un término plural, y la idea que se sugiere es esta. Considerando que uno se constituía en un hijo de Dios bajo el pacto mosaico, en virtud de su ascendencia hebrea  la frase de Pablo (“hebreo de hebreos”  Filipenses 3:5), no iba a ser así en el nuevo sistema. Bajo el régimen cristiano la relación familiar con Dios se logra por medio de un nuevo nacimiento (Juan 3:3-5).

Debido a la mala interpretación de Efesios 2:8, algunos han sostenido que uno no necesita ejercer fe personal en Dios a fin de ser salvo, sino que la fe-se dice – es un “don” que uno recibe pasivamente. Es útil tener en cuenta, sin embargo, que “la fe” en este pasaje es una palabra de género femenino, mientras que, “don” es una forma neutra. El “don” a que se refiere en el verso, por lo tanto,  no es la fe. El don es la salvación, que está implícita en el contexto en la forma verbal “salvado”.

Considere el hecho de que algunos sostienen, sobre la base de Gálatas 3:26, que la salvación es únicamente una cuestión de fe en Cristo sin el bautismo. Esto lo dicen al mal interpretar el pasaje, al decir que Pablo enseña: ” que somos hijos de Dios por la fe en Cristo, y eso es suficiente.”

La verdad es, sin embargo, el apóstol no está discutiendo “la fe en Cristo,” como si “Cristo” fuera el objeto de la fe de uno. Hubiera  sido el caso, por ejemplo, que el nombre “Cristo” hubiera estado en el caso acusativo, pero no lo es. Un examen del texto griego revela que “Cristo” está en el caso dativo, el caso en que se encuentra aquí.

El apóstol está hablando de este modo sobre el ámbito o esfera donde la salvación se lleva a cabo,  que es  en Él.  De este modo luego procede a explicarnos de cómo se entra en esa relación “en Cristo.”. “porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. ” (versículo 27).

Los verbos son importantes. Piense en algunas de las verdades gramaticales relacionadas con los verbos. En el griego del Nuevo Testamento, como en el español, los verbos tienen tiempo. Pero el tiempo verbal tiene más que ver con el tipo de acción bajo consideración que con el tiempo, (el cual es secundario).

Es necesario ver si la acción que se está analizando está cumplida o desarrollándose  o en tiempo pasado, etc.  La comprensión de estos asuntos puede añadir mucha  riqueza al estudio del texto sagrado.

Cuando Pedro habló de su inminente muerte (2 Pedro 1:14), aludió al hecho de que el Señor se lo había “manifestado” a él. La forma del tiempo aoristo nos permite saber que el apóstol está pensando específicamente de ese evento que ocurrió en Juan 21:18, 19, en el que Cristo le había señalado por qué muerte Pedro iba a glorificar a Dios.

Cuando Mateo nos informa que Herodes “preguntó” a los príncipes de los sacerdotes y a los escribas en cuanto a dónde nacería el Cristo (Mateo 2:4), el imperfecto  del verbo revela que el rey había hecho en varias ocasiones tales investigaciones en sus frenéticos esfuerzos para localizar al niño Jesús.

Pablo expresó su sorpresa de que los hermanos de Galicia se habían  tan pronto “alejados”  de su vocación santa (Gálatas 1:6). En realidad, sin embargo, el verbo griego está en el tiempo presente  indicando que su apostasía estaba en curso.

La forma del tiempo presente  “adultera” en Mateo 19:9 muestra claramente que la persona no escrituralmente divorciada y vuelta a casar  vive una vida de relación adúltera. La consideración de estas formas de tiempo es de vital importancia en  la exégesis bíblica.

Los verbos también tienen voz, que indica la forma en que la acción se relaciona con el sujeto de la oración. En la  voz activa el sujeto realiza la acción, Por ejemplo: María hizo la cena. (“María” es el sujeto y es quien realiza la acción). 

En la voz pasiva el sujeto recibe la acción, Por ejemplo: La cena fue hecha por María. (En este caso “la cena” es el sujeto y “María”, quien era en la oración anterior sujeto pasa a ser complemento agente) Nota  este ejemplo.

La escritura describe a Cristo como “apartado de los pecadores” en Hebreos 7:26. El verbo griego está formulado en realidad en voz pasiva, y por lo tanto, en este contexto no hace hincapié en la pureza de Jesús. En cambio, es una alusión al momento de su ascensión, en el que fue “hecho más sublime que los cielos.”

Es muy importante dar atención cuidadosa a los detalles gramaticales de la Biblia.

El contexto de un pasaje bíblico es el aspecto más importante de todo, el uso especial de una palabra, en un contexto dado, puede invalidar tanto la etimología como la gramática.

Por ejemplo, en Mateo 3:10 Juan el Bautista declaró que “todo árbol que no da buen fruto, es cortado [tiempo presente], y echado en el fuego.” Aunque se utiliza la  forma presente  del tiempo, el contexto muestra que el Día del Juicio está a la vista. Aquí, el tiempo presente se emplea en sentido figurado para subrayar la certeza de ese evento futuro.

Del mismo modo, Jesús dijo a sus discípulos: “El Hijo del hombre será entregado [tiempo presente, a pesar de la afirmación de un suceso futuro] en manos de hombres” (Marcos 9:31). Y así, el contexto ( énfasis especial, el simbolismo, etc.) puede modificar la gramática en ciertas ocasiones.

También, la misma palabra puede tener significados muy diferentes en distintos contextos. El griego de la palabra presbuteros se traduce “anciano.” El término se utiliza a veces simplemente de aquellos de edad avanzada (Hechos 2:17). Se emplea de los antepasados ​​de Israel (Hebreos 11:2), de los miembros del Sanedrín judío (Mateo 16:21), de los seres celestiales alrededor del trono de Dios (Apocalipsis 4:4), y de los líderes de la iglesia (1. Timoteo 5:17). Claramente  el contexto debe determinar el uso de este término en estos pasajes respectivos.

Hemos hablado de la palabra ekklesia , por lo general se traduce “iglesia” en nuestras versiones comunes. Muy a menudo se denota el cuerpo de “llamados fuera” el pueblo del Señor, ya sea en sentido de una asamblea (1 Corintios 14:34) local (1. Corintios 1:2), geográfica (Hechos 9:31), o universal (Mateo 16:18) . Puede, sin embargo, utilizarse de la congregación de Israel en el desierto (Hechos 7:38), o una multitud ingobernable (Hechos 19:32), o de una simple asamblea (Hechos 19:39).

Considere el término peirazo , lo que puede significar tanto “tentar” o “tratar, o probar.” Santiago afirma que Dios no “tienta  a nadie” (1:13). Entonces, ¿cómo hace uno para armonizar esta declaración con la afirmación bíblica en otro lugar que el Señor “tentó” (de peirazo ) a  Abraham (Hebreos 11:17;Génesis 22:1)?

La armonización se hace obviamente  sobre la base de la diferencia contextual. Santiago usa el término “tentar” en el sentido de solicitar a hacer el mal, tratando de atrapar, mientras que el escritor de Hebreos emplea el mismo término, pero con un significado diferente. Dios estaba simplemente “probando” al padre de la nación hebrea. No hay conflicto cuando se respeta el contexto.

En conclusión diremos que el estudio de las palabras de la Biblia es un esfuerzo verdaderamente emocionante, pero requiere habilidad, algunas buenas herramientas de lenguaje, el sentido común, paciencia y un deseo de ser preciso con la Palabra sagrada de Dios.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD