“El Dogma Del Bautismo Por Los Muertos”

El bautismo por los muertos es una enseñanza Mormona la cual está basada en revelaciones que Joseph Smith, Jr., el fundador del mormonismo , afirmó haber recibido en una “revelación” de Dios el 19 de enero de 1841, que puso de manifiesto que la práctica de “el bautismo por vuestros muertos” fue “instituido antes de la fundación del mundo” (Smith, 124:33).

Se afirma que “el bautismo por los muertos ” está disponible para aquellos que no tuvieron la oportunidad de obedecer al Señor en esta vida. Supuestamente, en el estado posterior a la muerte ha sido predicado el evangelio a ellos. Usan 1 Pedro 4:6 como su texto de prueba. Si estas almas perdidas aceptan el mensaje del evangelio, de acuerdo con la teoría ofrecida, el bautismo de un amigo, pariente, o una parte interesada en la tierra será indirectamente transferido a la persona perdida muerta. Se afirma que los muertos perdidos conservan su poder de elección, por lo tanto, su destino puede ser alterado en ese estado post-mortem.

Según este supuesto es que hay gente en el dominio de los muertos, cuyo destino no se ha determinado todavía. Se alega que estos perdidos no están en el “Hades”, ya que si lo fueran, estaría su destino sellado ya que no sería posible el perdón.

¿Dónde está exactamente el lugar donde estas personas están esperando la oportunidad para la redención? ¿Hay un pasaje bíblico que habla de este ambiente? . Simplemente no hay base bíblica para el reino mítico de los cuales se especula.

En el lenguaje de la Biblia, “Hades” es un lugar en que están todos los muertos (Lucas 16:23, Hechos 2:27). Un estudio de los diez casos de este término en el Nuevo Testamento revela que se puede referir a la morada de los justos o injustos, dependiendo del contexto en el que se encuentra la palabra. Aparte de Hades, no hay ninguna referencia bíblica a otro reino de los muertos entre el evento de su muerte, y el tiempo de su resurrección de entre los muertos.

Comenzaremos analizando 1Corintios 15:29.

El capítulo 15 de la primera epístola de Pablo a los Corintos trata el tema de la resurrección corporal de entre los muertos. Es un gran tratado que se divide en cuatro secciones:

1.La resurrección de Jesucristo, según lo documentado por el testimonio de muchos testigos (versículos 1-11);
2.La resurrección del Señor de los muertos, una garantía divina de la futura resurrección del cuerpo (versículos 12-34);
3 La naturaleza espiritual de la resurrección del cuerpo (versículos 35-49), y
4.La victoria final que se asocia con la resurrección (versículos 50-58).
En medio de este capítulo, el apóstol escribe:

“De otro modo, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué, pues, se bautizan por los muertos” (versículo 29).

Es bastante conocido que la “Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” (los Mormones) apela a este pasaje con el fin de apoyar su doctrina del bautismo vicario, es decir, el bautismo de una persona viva, con los beneficios de rito (remisión de los pecados) que se transfieren a otra persona, ya fallecida.

Esta doctrina enseñada por la iglesia de los “Santos de los Últimos Días”, conocida como Los Mormones que uno se puede bautizar por otra persona, está mal. Viola numerosos principios de la Escritura.

Ezequiel, un profeta del Antiguo Testamento, argumentó que obedecer o desobedecer, no es transferible de una generación a otra.

“El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él”. (Ezequiel 18:20).

Tenga en cuenta que lo que se dice con referencia a la “justicia” es igualmente aplicable a la “impiedad”.

La Biblia enseña que el juicio será a “cada uno”, según “lo que haya hecho, sea bueno o sea malo” (2 Corintios 5:10). Una vez más, “cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí” (Romanos 14:12). Nadie será juzgado sobre la base de los hechos de otro.

En la parábola del Señor de las diez vírgenes (Mateo 25:1-13), las vírgenes insensatas que no tomaron suficiente aceite, es decir, que no habían hecho la preparación personal adecuada, y que posteriormente se “durmieron”, es decir, que murieron (Daniel 12:2, 1 Tesalonicenses 4:13-14), se reunieron con el novio (Cristo) en la condición misma de preparación. Cuando las insensatas intentaron “tomar prestado” de la preparación de las prudentes, se les negó. Entre otras cosas, este relato enseña que la obediencia no puede ser transferida, debe ser individual.

Todas las personas espiritualmente responsables se clasifican ya sea como obedientes o desobedientes. “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”(Juan 3:36)
“Aconteció en Iconio que entraron juntos en la sinagoga de los judíos, y hablaron de tal manera que creyó una gran multitud de judíos, y asimismo de griegos. Mas los judíos que no creían excitaron y corrompieron los ánimos de los gentiles contra los hermanos (Hechos 14:1-2).
“Ser bautizados es un acto de obediencia (Hechos 10:48). Si uno se puede bautizar por otro, entonces uno ha obedecido al Señor en nombre de otro.

Si la remisión de los pecados puede ser suministrada a personas que rechazaron su oportunidad de salvación en el Hades (Lucas 16:23), podrían salir de su lugar de tormento, y entrar en el reino de la consolación. Sin embargo, Jesús claramente enseñó que “hay una gran sima” entre los dos estados, por lo que “nadie puede pasar” de un lado al otro (Lucas 16:26).
El Cielo ha decretado que cuando una persona muere, su estado en la eternidad es permanente. “está establecido á los hombres que mueran una vez, y después de esto el juicio” (Hebreos 9:27). Si se pudiera dejar el reino de los perdonados y entrar en el dominio de los salvados, ¿No podría esto darse a la inversa también?

El pasaje controversial
Y así, en relación con su exposición acerca de la resurrección de los muertos, Pablo escribe:

“De otro modo, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué, pues, se bautizan por los muertos?”
(1 Corintios 15:29).

Es cierto que, debido a la limitada cantidad de información en el contexto inmediato, este es un pasaje difícil. Más de treinta diferentes puntos de vista han sido expresados por los comentaristas en cuanto a su posible significado. Al abordar el pasaje, sin embargo, dos factores deben tenerse en cuenta.

En primer lugar, ninguna interpretación puede en este pasaje crear un conflicto con otros versículos de la Biblia de significado claro. Un principio fundamental de la exégesis bíblica es la siguiente: los pasajes oscuros siempre deben ser entendidos a la luz de lo que son más claros y que hablan del mismo tema , nunca es a la inversa del caso.

En segundo lugar, la visión correcta de este versículo debe referirse a la doctrina de la resurrección de la carne, ya que es el principal objetivo del contexto. La mención del bautismo, obviamente, es incidental al argumento principal del apóstol.

Vamos a considerar varios factores en este enigmático pasaje.

Uno debe analizar cuidadosamente los pronombres. Pablo no dice: “¿Qué haremos quienes nos bautizamos por los muertos?”, que seguramente habría sido la construcción si hubiera sido en alusión a un dogma que él y otros fieles cristianos practicaban. Más bien, dice: “. ¿Qué harán los” El pronombre es una forma de tercera persona.

Algunos expositores suponen que Pablo se refiere a una antigua secta herética que, a pesar de practicar el bautismo en nombre de la persona fallecida, de amigos creyentes, negaban la resurrección final del cuerpo (tal vez influenciado por la filosofía griega que sostenía que el cuerpo de carne, es intrínsecamente malo). De acuerdo con este punto de vista, Pablo, por el uso del argumento, expone su inconsistencia teológica. En otras palabras, si es que no hay resurrección de la carne, la inmersión por los muertos es un procedimiento inútil.

El principal problema con esto, en la mente de muchos, es el hecho de que no hay evidencia histórica del primer siglo de ninguna secta tal. Es verdad que Tertuliano (160-220 DC), un erudito de la iglesia en Cartago, por la cual se cree que esta práctica existía en Corinto, escribió:

“Ahora lo cierto es que ellos [algunos de los corintios] adoptaron esta (la práctica), que dicha presunción como los hizo suponer que el bautismo por los muertos (en cuestión) sería beneficioso para la carne de otro, en anticipación de la resurrección (Sobre la Resurrección de la Carne 48).

En otro tratado, Tertuliano se refiere a la práctica de aquellos que “fueron bautizados en vano por los muertos” (Contra Marción 5.10). Sin embargo, observamos que incluso se caracteriza la práctica como vana.

Un segundo problema con este punto de vista es la siguiente: ¿por qué menciona Pablo, aunque de una manera como oponente a esta práctica del bautismo en lugar de otro, sin ningún tipo de censura, cuando dicha práctica es tan evidentemente ajena a la enseñanza del Nuevo Testamento con respecto a la naturaleza del bautismo? ¿Tiene sentido que el apóstol le reproche un error (no hay resurrección), y sin embargo, dejar al silencio una visión igualmente falsa (el bautismo en lugar de otro)?

Algunos interpretan la frase “por los muertos” como el reflejo de una expresión que hace hincapié en el motivo por el bautismo, es decir, ser bautizado, en cierto sentido, a causa de la muerte.

De acuerdo con este punto de vista, Pablo estaría diciendo: “Si no hay resurrección, como algunos de ustedes alegan (v. 12), ¿por qué siguen practicando el bautismo, siguiendo así el ejemplo de los santos (ya fallecido), que fueron bautizados con el fin de convertirse al cristianismo? “En otras palabras, no hay virtud en la práctica continua del bautismo, que representa una sepultura y resurrección, si, de hecho, no hay resurrección de los muertos.

Algunos estudiosos sugieren que la preposición huper-“por los muertos”, puede significar el sentido de “en lugar de” o “en el lugar de” Esto podría reflejar el significado que los bautizados eran con el fin de tomar “el lugar de” los muertos. El significado del pasaje por lo tanto podría ser: “Si algunos de ustedes sostienen, no habrá resurrección, ¿por qué seguir bautizando a la gente a tomar el lugar de sus compañeros que han muerto en defensa de su fe? Si es que no hay resurrección.”

Consideremos ahora 1Pedro 4:6 texto que también utilizan los mormones para aseverar su doctrina.
“A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan; pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos. Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios.” (1Pedro 4: 4-6)

1. La advertencia está dirigida para animar a los cristianos a permanecer fieles en vista de su persecución, y el juicio final que todos debemos enfrentar. La muerte no destruye la victoria que el pueblo de Dios recibirá al final de sus días en la tierra.
2. La gramática del versículo 6 no es compatible con la teoría Mormona. El texto no afirma que el evangelio sea predicado a los perdidos en el reino de los muertos, sino que el Evangelio “ha sido predicado” (eueggelisthe – aoristo – una actividad pasada) a los muertos (es decir, los que ahora están muertos. Los muertos (genero plural) son “cristianos fallecidos,” no personas fallecidas perdidas, que en algún momento durante su estancia en la tierra se perdieron, pero, en virtud de su obediencia al Evangelio (1 Pedro 4:17), ahora son redimidos, y por lo tanto preparado para el juicio mencionado en el versículo 5.

3. El lenguaje de 1 Pedro 4:6 refleja una forma de hablar similar a la conocida como prolepsis, por el que dos eventos, separados por el tiempo, se unen en una misma declaración. La predicación se hizo mientras la gente estaba en la tierra, pero ellos estaban en el reino de los muertos, cuando el apóstol escribió su epístola.

El lenguaje de 1 Pedro 4:6 es muy similar a la de 1 Pedro 3:18-20, donde se afirma que Cristo, por medio del Espíritu (1 Pedro 1:11), y por medio de Noé, predicó a los “espíritus” que estaban “encarcelados “en el momento en que el apóstol escribió su carta, estaban vivos en la tierra en el tiempo del ministerio de Noé.

En 1 Pedro 4:6 no se habla de “personas que habían muerto cuando el Evangelio fue predicado a ellos, sino que las personas estaban muertas en el momento en que la epístola fue escrita”.

4. No hay autoridad en otras partes de la Escritura para la “ilusoria” doctrina de “perdón futuro” más allá de los límites de la vida terrenal.

La teoría expuesta por el mormonismo genera muchos más problemas de lo que profesa ya que esta en contradicción con la clara enseñanza de la Biblia que uno es responsable de su propia conducta (Romanos 14:12; 2 Corintios 5:10.)

Al concluir quisiera introducir una cita de El Libro de Mormón, que ha simple vista contradice completamente la llamada doctrina del bautismo por los muertos que dicho grupo enseña.

“Porque he aquí, en esta vida es el tiempo que el hombre debe prepararse para comparecer ante Dios, sí, el día de esta vida es el día para los hombres para llevar a cabo sus labores. Y ahora, como yo os he dicho antes, ya que habéis tenido tantos testimonios, por lo tanto, os suplico que no demoréis el día de vuestro arrepentimiento hasta el final, porque después de este día de vida, que se nos da para prepararse para la eternidad, he aquí, si no mejoramos nuestro tiempo durante esta vida, entonces viene la noche de tinieblas en la cual no se puede hacer obra alguna “(Alma 34:32-33).

Cualquier punto de vista de un pasaje que claramente contradice la enseñanza bíblica normal debe ser rotundamente rechazado. El punto de vista mormón del bautismo por los muertos sin duda entra en esta categoría. No tiene ninguna validez, es pura doctrina humana.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD