“El Bautismo del Espíritu Santo”

La primera mención del bautismo del Espíritu Santo es hecha por Juan el Bautista en Mateo 3:11, Marcos 1:8 y Lucas 3:16 Juan vino a preparar el camino del Señor (Marcos 1:1-3. Negó que él era el Cristo y dijo a la gente que creyera en aquel que vendría después de él. Ese era Jesús. Él declaró que Jesús era mayor que él. Para ilustrar esto, dijo: “Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.” (Mateo 3:11).

El fuego de este pasaje se identifica en el contexto ” el fuego que nunca se apaga” y es el fuego del castigo eterno. Este fuego que quema la paja y el árbol sin fruto (Mateo 3:10, 12; Lucas 3:9, 17).
“Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego.”

“Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará.”

Este fuego que nunca se apagará es el destino de los desobedientes e incrédulos en el juicio final (ver II Tesalonicenses 1: 7-10; Mateo 25: 41, 46; Apocalipsis 20: 12-15; 21: 8). Este bautismo es todavía futuro.

“y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros).”

“Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. “

“E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna”

“… Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.”

“Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.”

El bautismo con el Espíritu Santo ha concluido. Esto se cumplió en los días del Nuevo Testamento. Jesús dijo a sus apóstoles: “Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días” (Hechos 1:5). Aproximadamente diez días más tarde en el día de Pentecostés, los apóstoles “fueron todos llenos del Espíritu Santo y hablaron en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” (Hechos 2:4). Más adelante, en Hechos 10:44, también el Espíritu cayó sobre la casa de Cornelio. Pedro comprendió la caída del Espíritu Santo en la casa de Cornelio y la recepción de los apóstoles del Espíritu Santo en Pentecostés a los casos de bautismo con el Espíritu Santo (Hechos 10:44; 11:15-17). Estos son los únicos ejemplos del bautismo del Espíritu Santo en la Biblia.

“Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso”

“Y cuando comencé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros al principio. Entonces me acordé de lo dicho por el Señor, cuando dijo: Juan ciertamente bautizó en agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo. Si Dios, pues, les concedió también el mismo don que a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo que pudiese estorbar a Dios?”

Cabe señalar que en el caso de la casa de Cornelio, Pedro no pudo referirse a ningún ejemplo de lo que había sucedido antes, excepto lo que había ocurrido el día de Pentecostés “en el principio”, Hechos 11:15. Este principio fue el comienzo de la predicación del “arrepentimiento y el perdón de los pecados” en el nombre de Cristo en Jerusalén el día de Pentecostés (Lucas 24:47, Hechos 2:38). El Bautismo con el Espíritu Santo no fue un acontecimiento común en los tiempos del Nuevo Testamento.

Un hecho a menudo pasado por alto sobre el bautismo con el Espíritu Santo en Hechos 2 es que sólo los apóstoles fueron bautizados con el Espíritu Santo. Esto se puede observar mediante la lectura de Hechos 1:26 y Hechos 2:1 consecutivamente. “Y les echaron suertes, y la suerte cayó sobre Matías, y fue contado con los once apóstoles “

“Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos..”. “todos” en Hechos 2:1 lógicamente se refiere a los “apóstoles” en Hechos 1:26. Y también cuando habla Pedro en Hechos 2:14, el texto dice que estaba “con los once”, en referencia a los once apóstoles restantes.

“Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras”

También después del sermón que Pedro dirigió a la multitud con el resto de los apóstoles” (Hechos 2:37). “Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? “

Los apóstoles eran los que estaban ante esta multitud de Judíos de todas las naciones bajo el cielo (Hechos 2:5). Ellos escucharon a Los apóstoles hablar en la lengua propia de cada uno de ellos (idioma) las maravillosas obras de Dios (Hechos 2:4, 6, 8, 11).

“Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen”

“Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua.”

“¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? “
“cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.”

Jesús les dijo a los apóstoles que recibirían poder cuando el Espíritu Santo viniera sobre ellos, Hechos 1:8. Este poder se manifestó sólo en los apóstoles hasta Hechos 6:8.
“Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo.”

Un discípulo, llamado Esteban, que no es un apóstol, hacía “grandes prodigios y señales entre el pueblo.” Esta recepción de Esteban del poder después de que el Espíritu Santo descendió sobre él no era el bautismo del Espíritu Santo, esta recepción de Felipe fue administrada por los apóstoles a través de “la imposición de las manos” (Véase también Hechos 8:18). Recuerde que Jesús era el único que se dice que bautizaría con el Espíritu Santo (ver Juan 1:33).

“Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo.”

Después de la caída del Espíritu sobre la casa de Cornelio, no hubo otro suceso del bautismo con el Espíritu Santo. Esto se evidencia en las palabras del apóstol Pablo en Efesios 4:4-5, “Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación;. Un solo Señor, una sola fe, un bautismo” Por lo tanto, en el momento de la redacción de la epístola a los Efesios había un solo bautismo. Que es el bautismo en agua en el nombre de Jesucristo (Mateo 28:18 – 20; Hechos 10:47-48).

Consideremos el ejemplo de los hombres bautizados en la ciudad de Éfeso registrado por Lucas en Hechos 19:1-7. Acerca de doce hombres que fueron bautizados “en el nombre del Señor Jesús.” Este no podría haber sido el bautismo del Espíritu Santo, ya que fue un bautismo administrado por los hombres y obedecido por los hombres. Una vez más, el bautismo con el Espíritu Santo es administrado sólo por Jesús. El Espíritu Santo “llegó a” estos hombres, de la misma manera que había llegado a Esteban, por la imposición de las manos de un apóstol (Hechos 19:6). Por lo tanto, este no fue el bautismo con el Espíritu Santo.

“Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban”

El bautismo con el Espíritu Santo fue el medio por el cual el Espíritu Santo vino inicialmente en cumplimiento de la profecía de Joel 2:28. “Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.”

La profecía comenzó a cumplirse en el primer Pentecostés después de la resurrección de Jesús, Hechos 2:14-21. El Espíritu vino ese día a los apóstoles, directamente desde el cielo con la manifestación del sonido de un estruendo”, como de un viento recio que soplaba” y de vista, “lenguas como de fuego” (Hechos 2:2-3). Jesús, en conformidad con sus propias palabras y de acuerdo con Juan había bautizado con el Espíritu Santo. Este bautismo se repite de nuevo en casa de Cornelio en Hechos 10:44-45.

“Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo”

Jesús y no los apóstoles o cualquier otro hombre, fue quien bautizó a estos con el Espíritu Santo. Todas las otras recepciones del Espíritu Santo se registraron no directamente desde el cielo por Jesús, sino a través de la imposición de las manos de los apóstoles.

El bautismo con el Espíritu Santo tenía el propósito de capacitar a los apóstoles para dar testimonio infalible de Cristo, además de confirmar el testimonio de la palabra “con las señales que seguían ” (Hechos 1:8, Lucas 24:46-49, Juan 14:26, 15: 26; 16:10-13, Marcos 16:15-20 y Hebreos 2:3-4).

“pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.”

“y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas. He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto”

“Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”

“Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.”

“Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado, Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. “

“Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado. Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán. Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios. Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén.”

“¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.”

Incluso en el caso de la casa de Cornelio, Pedro más adelante explica el propósito de Jesús, al bautizarlos con el Espíritu Santo. En Hechos 15:8 dice que fue Dios quien les dio testimonio a los gentiles que también iban a ser los beneficiarios de la bendición en Cristo.
“Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros;”

Hoy en día hay un solo bautismo, el bautismo en agua en el nombre del Señor. El Bautismo del Espíritu Santo ya ha venido y ha sido cumplido. El bautismo de fuego será en el día del juicio, cuando el bautismo en agua ya no sea necesario. El bautismo en el nombre de Jesucristo es “hasta el fin del mundo” Es un bautismo ordenado por Jesucristo (Marcos 16:15-16, Mateo 28:18-20, Hechos 2:38, Hechos 10:33, 48). Querido lector, ¿ha obedecido esa orden?

“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.”

“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD