“El bautismo Bíblico”

¿Ha sido bautizado bíblicamente? ” Muchas personas se han sometido a algún acto que ellos llaman el bautismo. Muchos han sido llevados al agua y han sido sumergidos. Sin embargo, se necesita más que la inmersión en agua para tener un bautismo bíblico. Otros han pasado por un acto calificado como bautismo por agua que se vierte sobre ellos o agua rociada sobre ellos. Hay muchas ideas falsas que se creen y se practican en relación con el tema del bautismo. Por eso hago la pregunta, “¿Ha sido bautizado bíblicamente?”

Para que el bautismo cumpla con la aprobación del cielo, hay al menos tres requisitos que deben cumplirse: Cuando decimos la aprobación del Cielo, nos referimos a que no es lo que a uno se le antoje o lo que le gusta sino que importa mucho lo que nuestro Eterno Dios ha dicho en relación con este importante tema. Después de todo, Él es el que envió a su único hijo a este mundo para sufrir y morir por todos nosotros. Lo hizo porque nos ama y Él espera que nosotros le amemos guardando todo lo que Él nos ha mandado y el bautismo es uno de estos mandamientos.

El primer requisito del bautismo bíblico es que el bautismo escritural debe ser administrado a una persona que está preparado para ello. El candidato debe estar consciente de lo que está haciendo. Por esta razón (entre otras), un bebé no es un ser apropiado para ser bautizado. Aquel que es bíblicamente bautizado debe preparar el corazón por la fe. Hebreos 11:6, dice: “Pero sin fe es imposible agradar a Dios, por el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” uno debe acercarse a Dios con fe. No sólo tienen que tener fe, sino que debe tenerla de tal manera que le lleve a buscar a Dios . Eso significa hacer todo lo posible para agradar a Dios. Pero, ¿cómo se produce la fe? La fe es producida por oír la Palabra de Dios. Romanos 10:17 “Así que la fe viene por el oír y el oír por la palabra de Dios.”

Aquí aprendemos que, a menos que se pueda oír, entender y creer el testimonio de la Palabra de Dios no se puede ser bautizado escrituralmente. Este un punto muy importante. Si te importa lo que Dios dice, hay que escuchar esta verdad fundamental y es que un bebé no puede oír y entender la Palabra de Dios. Así un niño no puede tener fe. Por lo tanto, el niño no puede ser bautizado escrituralmente. Sin embargo, hay miles de personas que quieren asegurarse de que su bebé sea bautizado para garantizarle el cielo. Sin embargo, un estudio honesto de la Biblia muestra que un bebé no tiene por qué ser bautizado porque un bebé no puede creer, arrepentirse o confesar a Cristo. ¿Ha sido bautizado cuando bebé? Si es así, no ha sido bautizado escrituralmente.

No estoy tratando de que usted se moleste conmigo, yo estoy tratando de decir esto tan amablemente como puedo, pero sin embargo, con toda la fuerza que tengo ya que estoy interesado en la salvación de su alma, que es el verdadero propósito de este programa de radio. Pero piense en esto, soy un predicador del evangelio de Jesucristo. Para mí realmente deseo que usted sea capaz de ir al cielo y por eso, tengo la responsabilidad de hacerle saber la verdad acerca de la Palabra de Dios. No estoy tratando de ganar algo de popularidad. Estoy muy interesado en obtener mayor cantidad de gente posible para abrir sus corazones a la Palabra revelada de Dios y que lleguen a obedecer esa palabra.

Además, es obligatorio en el bautismo bíblico la preparación de la vida del candidato. Esto se realiza por medio del arrepentimiento. El arrepentimiento es un cambio de dirección o rumbo en nuestra vida. Uno debe tener la tristeza según Dios por los pecados cometidos contra Dios. El apóstol Pablo dijo, “Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación …” (2 Corintios 7:10).

Esto da como resultado el arrepentimiento que es un cambio de vida y de acciones. Se trata de volverse del pecado y volverse hacia Dios. Una vez más el bautismo infantil no cumple con este requisito, porque un niño no ha transgredido las leyes de Dios, por lo tanto no es un pecador, y no tiene la necesidad de la salvación. ¿Puede un bebé arrepentirse de sus pecados? Si no es así, entonces un niño no puede ser bautizado escrituralmente.

El bautismo bíblico debe ser precedido por un reconocimiento de la propia fe en Cristo. Esto se hace por la confesión. Pablo dice, “que si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. ” (Romanos 10:9-10).

¿Puede un bebé confesar su fe en Cristo Jesús como el Hijo de Dios? Si no, entonces un niño no puede ser bautizado escrituralmente. Un bautismo que no haya sido precedido por la fe, arrepentimiento y la confesión, no es un bautismo escritural. Por lo tanto, les pido de nuevo, ¿HA SIDO bautizado escrituralmente?

Dios no ha cambiando las reglas de la salvación. El hombre dice “un niño debe ser bautizado, porque todas las personas que nacen, “nacen en el pecado.” Dios nos enseña que hay que creer, arrepentirse, y confesar para ser bautizado. Un bebé no tiene todavía la capacidad de creer, arrepentirse, y confesar. Esto es algo que todos pueden darse cuenta al analizar las Escrituras , sin embargo, muchos seguirán el camino de la negación de la verdad de la Palabra de Dios que es tan clara y comprensible para el corazón sincero que busca la verdad.

Los de Berea fueron alabados por el apóstol Pablo, ya que se decía de ellos que “eran más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así “(Hechos 17:11).

Realmente querían saber la verdad y se aseguraron de que lo que Pablo estaba presentando a ellos, debía estar respaldado por las Escrituras, no lo que pensaban sobre el asunto, o lo que otro hombre pensaba en el asunto. Usted ve, ellos ” escudriñaron las Escrituras.” ¿ Busca usted en las Escrituras para asegurarse de que lo que está haciendo es lo recto ante los ojos de Dios?

Un segundo requisito del bautismo bíblico es que el bautismo bíblico debe hacerse de la manera correcta. El bautismo es identificado como una “sepultura”. Romanos capítulo seis y vamos a empezar a leer desde el versículo tres. Este es un pasaje muy importante de la escritura, ya que nos permite entender exactamente cuál es el propósito del bautismo .

El apóstol Pablo escribe: “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro (Romanos 6:3-11).

Y de nuevo, el mismo apóstol Pablo escribe a los hermanos en Colosenses 2:12: “. Sepultados con Él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos”

¿Qué significan estos pasajes de las Escrituras realmente? Esto significa que el bautismo bíblico debe involucrar una sepultura y la resurrección de los candidatos, una forma de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo Jesús. Cristo fue crucificado, sepultado y resucitado de la tumba. Así también, el hombre de hoy debe ser crucificado por los pecados del mundo (Gálatas 2:20), enterrado en las aguas del bautismo, y levantado como una nueva criatura en Cristo.

En Hechos 8:36-39, “.Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino.

Vemos en este pasaje de la Escritura que ellos (el etíope eunuco y Felipe el predicador) iban viajando en el carro y llegaron a un lugar donde había agua. Detuvieron el carro y ambos bajaron al agua. En el agua Felipe bautizó al hombre. Luego “subieron del agua”. Ninguna otra acción (que no sea la inmersión) cumplen estos requisitos. Por eso se dice que Juan “bautizaba en Enon, junto a Salim, porque había allí muchas aguas” (Juan 3:23). ¿Por qué el agua es tan necesaria? Porque el bautismo es una sepultura en el agua, uno baja al agua y sube del agua.

Verter el agua sobre un candidato al bautismo , o rociar agua sobre este no se requiere mucha agua y no se cumplen los requisitos del bautismo bíblico. Piense en lo cómodo que es en esas denominaciones que bautizan a los bebés al rociar o derramar agua sobre su cabeza. Me pregunto, ¿cuántos padres, si son realmente sincero en su creencia de que el bautismo de los bebés es esencial, permitiría a su bebé ser sumergido en el agua? Algunos lo permitirían, pero también sé que algunos no permitirían que eso suceda a su hijo. Mi punto es, que las prácticas que muchos hacen en nombre de la religión se hacen por el hombre, basándose en la autoridad de un hombre, con el fin de hacer algo en nombre de la religión que sea conveniente y agradable a la congregación en su conjunto. Aspersión y rociamiento para el bautismo es una doctrina hecha por los hombres y no se puede encontrar en las páginas de la Biblia. Sin embargo, uno va a decir que cree en Dios, cree en Jesús, ama al Señor, pero continuará en la práctica de estas cosas para agradar al hombre y la tradición. Sin embargo, Jesús dice claramente: “” Si me amáis, guardad mis mandamientos “(Juan 14:15). Yo le pregunto de nuevo ¿Ha sido bautizado bíblicamente?.

Un tercer requisito del bautismo bíblico es que el bautismo bíblico debe ser hecho por la razón correcta. El apóstol Pedro afirma que el bautismo es “para el perdón de los pecados” (Hechos 2:38). A Saulo se le dijo , “Levántate y bautízate, y lava tus pecados” (Hechos 22:16).

Hay una conexión definitiva entre el bautismo y el perdón de los pecados. El bautismo no se hace “a causa de la remisión de los pecados.” El bautismo no se hace “como un acto externo de una gracia interior.” Algunas instituciones religiosas enseñan que uno es bautizado porque sus pecados ya han sido perdonados. Tal no es la enseñanza bíblica. El bautismo de las Escrituras es un acto de obediencia a Dios y hasta que uno no obedezca a Dios esa persona se encuentra todavía en sus pecados. Siempre recuerde las palabras de Hebreos 5:8-9, “aunque era Hijo, sin embargo, Él aprendió la obediencia por las cosas que Él sufrió. Y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen . ”

Usted debe obedecer a Cristo. ¿Qué dijo Cristo? “El que creyere y fuere bautizado, será salvo” (Marcos 16:16). ¿Ha hecho eso? ¿Ha sido bautizado bíblicamente? Este es un asunto serio. La eternidad está en juego.

La única manera que uno puede revestirse de Cristo, o entrar en Cristo es por el bautismo. Esto es un hecho porque la Biblia así lo dice. Pablo escribió ; “. Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo de Cristo estáis revestidos” (Gálatas 3:26-27).

¿Cómo nos revestimos de Cristo? Cuando somos bautizados. Hasta que no seamos bautizados aún estamos fuera de Cristo, y si fuera de Cristo, entonces se está todavía en pecado ante los ojos de Dios . Jesús dijo a Nicodemo muy claramente en Juan 3:3-5; “. De cierto, de cierto os digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios Nicodemo le dijo:” ¿Cómo puede un hombre nacer siendo es viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre y nacer? Jesús le respondió: “De cierto, de cierto os digo, que el que no naciere de agua y el Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.”

¿Qué aprendemos aquí sobre el cielo (el reino de Dios)? A menos que no se nace del agua y el Espíritu, no podemos entrar en el cielo! Amigos, ¿Ve lo importante que es asegurarse de estar haciendo todo de acuerdo a la dirección de Dios y no a la dirección de algún hombre? Quiere ir al cielo. Estoy seguro de que usted realmente quiere ir al cielo. Siendo ese el caso, entonces ¿por qué no empezar ahora asegurarse de hacer lo que es agradable a Dios haciendo su voluntad?

Jesús dijo: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.”(Mateo 7: 21-23)

Debemos hacer la voluntad de Dios si queremos entrar en el cielo cuando esta vida haya terminado.

Por lo tanto, déjeme preguntarle una vez más, ¿Ha sido bautizados escrituralmente? ¿Cuál es su respuesta sincera? Usted no necesita preocuparse por dar respuesta a mí, porque yo no soy su juez, pero, debe dar respuesta a Dios. Sea honesto con su Creador. ¿Ha sido bautizado bíblicamente? Si no se han reunido estos tres requisitos anteriores, entonces todavía está sus pecados, y si aún está en sus pecados entonces, ” a donde está Cristo no puede ir.” . Si no ha sido bautizado escrituralmente, le suplicamos que obedezca a Dios ahora, su destino eterno está en juego.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD