“El Amigo A La Medianoche” (Lucas 11: 1-13)

Jesús utilizó el método  de la enseñanza de diversos temas a través de parábolas. Sobre todo en el tema del reino de los cielos y en respuesta a las preguntas de sus discípulos y  de sus enemigos.

En esta ocasión usó una   parábola  en respuesta a una pregunta relacionada con la oración. Jesús había estado orando en cierto lugar – Lucas 11:1. “Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos. ”

Respondiendo a esta petición, Jesús dijo tres cosas.
a.  primeramente les dijo “cómo” y “qué” debían orar
b. Luego contó una parábola para resaltar un elemento crucial en el “cómo”
orar
c.  Siguió  mediante la explicación de lo que la parábola  ilustraba

La parábola se conoce como “El Amigo a la Medianoche”.  Se registra en Lucas 11:5-8

 

“Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes,  porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante;  y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme, y dártelos?  Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite.”

 

En ella encontramos a Jesús que ilustra la importancia de “la perseverancia
en la oración”

Él había estado orando en cierto lugar – Luc 11:1  En los evangelios vemos destellos en los hábitos de oración de Jesús
a. Se levantaba  temprano para orar en un lugar solitario – “Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba. “ Marcos 1:35
b. A menudo se retirada al desierto para orar – “Mas él se apartaba a lugares desiertos, y oraba”Lucas 5:16
c. Orando toda la noche en preparación de la selección de sus apóstoles
-“En aquellos días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios.
6:13 Y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles:” Lucas 6:12-13
d. Su hermosa oración registrada en Juan 17
e. Su agonía en el Huerto de Getsemaní – Mateo 26:36-44
f. Sus oraciones en la cruz – Mateo 27:46; Lucas 23:34,46
Su ejemplo, sin duda, tuvo un impacto en aquellos que lo vieron orar .Un discípulo quiere que Jesús  les enseñe a orar – Lucas 11:1 b.  A pesar de que Juan había enseñado a sus discípulos. Ciertamente, este discípulo judío sabía cómo orar en cierto sentido, pero comprendió que Jesús tenía mucho más para  enseñar

Así es que podemos saber cómo orar, pero siempre podemos aprender más del
Maestro sobre la oración

Jesús responde  enseñando un modelo de oración, comúnmente se le conoce como “LA ORACIÓN DEL SEÑOR” . Registrada aquí en Lucas 11:2-4 y también en su sermón del monte – Mateo 6:9-13.

 

Esta ORACIÓN es un ejemplo de cómo orar.   Las palabras ” vosotros, pues, orareis así” (Mateo 6:9) sugieren que “La Oración del Señor “es un modelo y no  una liturgia que debe ser recitada cada vez que oramos.   Aquí comenzamos a aprender el “cómo” y “qué” de la oración
a. “Cómo” orar incluiría la “sencillez” en la oración
1) La palabra “pues” en Mateo 6:9 conecta lo que sigue con lo que se dijo antes en  Mateo 6:7-8 “Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis”
2) el modelo de Jesús para la oración es una “ilustración” a diferencia de las “muchas palabras”, utilizada por los gentiles.
3) En la oración misma, podemos ver la brevedad de las palabras – Lucas 11:2-4
b. Aprendemos el “qué” de la oración debe incluir aspectos tales como:
1) el temor de Dios y de su “Nombre” (es decir, su ser y
Persona) – “Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.” Lucas  11:2
2) Orando por el progreso del Reino de Dios y la voluntad de Dios en
la tierra – Luc 11:2
3) Pedir por las necesidades físicas – “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.”Lucas 11:3
4) Además, nuestras necesidades espirituales. El perdón de los pecados como nosotros perdonamos a los demás-  “Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.”   Lucas 11:4
a) La protección y la liberación del mal – Lucas 11:4

 

Continúa al ilustrar lo que acababa de mencionar con la siguiente parábola

LA PARÁBOLA DEL AMIGO EN LA MEDIANOCHE

A. LA PARÁBOLA RESUMIDA.
1. En la parábola se encuentra que alguien llega inesperadamente a una casa y no se  tiene que servirle
2. Sin embargo, sabe que  puede ir a casa de su amigo y pedirle prestado un poco de comida.   Incluso si es tarde en la noche, y  que él y su familia ya están en  cama
b. Sí no le ayuda, a pesar de que  es su amigo, sabe que si “persiste”, él le ayudará al final- Lucas 11:5-8

. El punto de la parábola es simple, pero importante. Jesús  ilustra la importancia de “la perseverancia en la oración ”  Uno no sabe “cómo”  orar, hasta que aprende a ser perseverante en la oración.

A.  LA PERSISTENCIA es importante –“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.  Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá” Lucas 11:9-10
Los persistentes son aquellos que piden, buscan y tocan, estos recibirán, los que buscan ya que tienen las puertas abiertas.   El elemento de persistencia está implícito incluso en el tiempo presente de los verbos  “pedir”, “buscar”, y “golpear” (literalmente, “seguir pidiendo”, “seguir  buscando”,  y “seguir tocando”. La falta de perseverancia en la oración puede ser una razón por las oraciones sin respuesta.

 

Debemos siempre recordar también a quién estoy pidiendo –“¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?  Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?”  Lucas 11:11-13
Para animar a  la persistencia en la oración, Jesús habla de padres y sus hijos en la tierra.  Si un hijo le pide pan a su padre,´¿ le dará una  piedra?.  Si le pide un pescado, ¿le dará una serpiente en su lugar?.   Si le pide un huevo, el padre le dará un escorpión?

Cada una de estas preguntas retóricas implica un rotundo “¡No!”
Entonces, ¿cuánto más nuestro Padre celestial nos dará  lo cual es bueno?.  Si los padres terrenales, aunque malos, saben dar buenas cosas a sus hijos ¿Cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a  los que se lo pidan?. Esta referencia al Espíritu Santo puede estar relacionado con la promesa del Espíritu.

 

Una promesa hecha por Jesús en otra ocasión – “En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.  El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.”  Juan 7:37-39
Una promesa ofrecida por Pedro en el día de Pentecostés – “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.  Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.”  Hechos 2:38-39
El punto de Jesús parece ser la siguiente:
a. Si la persistencia con un amigo resulta fructifica  ( la enseñanza de la parábola)
b. Si los padres terrenales saben dar cosas buenas a sus hijos Cuánto más la persistencia en la oración rinde sus frutos con nuestro Padre celestial

Al concluir diré que podemos saber “cómo” orar a la hora de decir las cosas correctas, pero de esta parábola aprendemos que no sabremos “cómo” orar hasta que hayamos aprendido a orar con “perseverancia”

Tan importante es esta calidad de  oración que Jesús enseñó otra parábola sobre el tema mismo “La Parábola de la perseverancia de una viuda  “- Lucas 18:1-8)
Por ahora, vamos a recordar lo que hemos aprendido de Jesús en “la
escuela de oración “…
a. Que tenemos un Padre celestial que sabe dar buenos regalos  a sus hijos
b. Que esto debe motivarnos a pedir, y pedir insistentemente.
 

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD