“Eclesiastés: Encontrando el Sentido de la Vida”

 

El libro de Eclesiastés puede ser confuso o desconcertante para el lector casual. Pero unas pocas claves nos ayudan a comprender el mensaje; que revela uno de los más relevantes libros en la Biblia, para el hombre moderno. “Vanidad de vanidades”, dice el Predicador; “Vanidad de vanidades, todo es vanidad”(Eclesiastés 1:2).

La palabra “vanidad” en estas líneas de inicio, significa lo inútil, lo vacío, o sin sentido y establece el tono para el resto del libro de Eclesiastés. Cuando el autor dice que todas las cosas son vanidad, quiere decir que se acabaran. La palabra traducida “vanidad” es usada por lo menos en tres maneras a lo largo del libro.  La palabra clave del libro es “vanidad”, la cual expresa el intento fútil por estar satisfecho de manera independiente de Dios. Esta palabra es usada 37 veces expresando las muchas cosas difíciles de entender acerca de la vida. Todas las metas y las ambiciones terrenales, cuando son buscadas como fin en sí mismas, únicamente producen vacío

El autor lucha por encontrar algún tipo de propósito en la vida: “Miré todas las obras que se hacen debajo del sol; y he aquí, todo ello es vanidad y aflicción de espíritu. ” (1:14).  Para el lector ocasional, el Eclesiastés es el más deprimente libro de la Biblia.

Pero Dios puso este pequeño libro de la Biblia por una razón, y el pesimismo que impregna sus páginas está allí por una razón. Por más difícil que la búsqueda pudo ser para el Predicador, podemos beneficiarnos al explorar  la dolorosa visión de la vida que debió vivir. Tres claves parecen desbloquear el mensaje del libro para el lector moderno.  Al leer el libro con estas claves en mente vamos a encontrarle el sentido.

En primer lugar, a diferencia de otros escritores bíblicos, el autor de Eclesiastés nos escribe desde el punto de vista de la experiencia personal  y no de la guía divina. En ninguna parte de este libro podemos leer: “así dice el Señor“; en cambio, el autor nos dice una y otra vez, “he visto” .

Hay un mal doloroso que he visto debajo del sol: las riquezas guardadas por sus dueños para su mal;”(5:13)

Hay un mal que he visto debajo del cielo, y muy común entre los hombres” (6:1)

Hay un mal que he visto debajo del sol, a manera de error emanado del príncipe” (10:5).

 En otras palabras, él está describiendo su intento de averiguar los efectos de la vida por su propia cuenta, sin ninguna referencia de una fuente externa. Al igual que cualquier escéptico antes y después de él, el autor está decidido a averiguar sobre su propia vida.

Sin embargo, este enfoque limita su evaluación de la vida, a una visión muy estrecha de la realidad. El rango de observación es enorme, pero está  limitado a lo que se hace “bajo el sol”, una frase que se usa 29 veces en el libro. Al continuar con esta limitación, sus observaciones pueden o  no pueden ser válidas.

En segundo lugar, el autor está obsesionado, y no con las normas generales por las cuales  la vida debe ser vivida, sino con las excepciones a estas normas. En este sentido, el Eclesiastés es la antítesis de los Proverbios. Proverbios  contiene máximas generales que van a conducir a ser feliz en la vida; Eclesiastés contiene excepciones a estas máximas.

Por último, a diferencia de los escépticos modernos, el autor tiene una mente abierta, una disposición a aprender de su búsqueda. Mientras él comienza a partir de una posición de escepticismo, sus investigaciones le enseñen las verdades que los creyentes dan por sentado. Es por eso que, a pesar de todas las tinieblas y el pesimismo que impregna la obra, se nombra a Dios en frecuentes pasajes  a lo largo de todo el libro.

No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba, y que su alma se alegre en su trabajo. También he visto que esto es de la mano de Dios.” (2:24)

“y también que es don de Dios que todo hombre coma y beba, y goce el bien de toda su labor” (3:13)

Dije en mi corazón: Es así, por causa de los hijos de los hombres, para que Dios los pruebe, y para que vean que ellos mismos son semejantes a las bestias”(3: 18)

He aquí, pues, el bien que yo he visto: que lo bueno es comer y beber, y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol, todos los días de su vida que Dios le ha dado; porque esta es su parte.”(5:18) etc. 

El autor se da cuenta  que sólo reconociendo la mano de la Providencia, la vida en esta tierra  tiene sentido. Si estudiamos Eclesiastés con estas tres claves en la mano, el libro revela y se adapta perfectamente a una era escéptica como la nuestra. Reconoce que la vida puede ser injusta, llena de contradicciones y de dolor y  de no tener propósito obvio.   Pero también nos señala a nuestro Creador, que le da sentido a la vida y  propósito.  Hay ocasiones en que la vida parece incongruente, inconstante e injusta. En todas las generaciones, en todos los momentos históricos, los justos y los malvados pasan por las mismas experiencias, se ven sometidos a las mismas pruebas, luchan con los mismos problemas, ¡y  todos terminan en el sepulcro! Según van envejeciendo, las personas vuelven los ojos al pasado y comprueban cuan efímera e ilusoria es la vida. Se nos escapa de las manos. ¿Qué objeto a tenido entonces vivir? ¿Valió la pena luchar tanto por lo que  queríamos alcanzar? ¿Vivimos como debíamos haber vivido? “¿Que provecho tiene el nombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol?” (1:3)

El autor comenzó su búsqueda con una desesperada premisa, “todo es vanidad.” Pero su búsqueda  reveló que incluso el más pequeño de los detalles de la vida tiene sentido si se realiza bajo la mirada vigilante de Dios: “queremos oír la conclusión de todo el asunto: “El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.  Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.” (Eclesiastés 12:13-14).  El hombre sin Dios no es nada.  Aquellos que se niegan a tomar a Dios y a su Palabra seriamente están condenados a una vida de la vanidad más severa.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD