“Destruyendo El Templo De Dios (1 Corintios 3:16-17)”

En el Nuevo Testamento, la iglesia del Señor es a menudo representada como el templo de Dios.  El texto de 1Corintios 3:16-17 tiene directa relación con que el edificio de Dios  1Corintios  3:9.

“¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.”  1Corintios 3:16-17

“Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. “ 1Corintios 3:9

De la misma manera el apóstol  Pablo se refiere al mismo tema  en otros de sus escritos.

“¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo:
Habitaré y andaré entre ellos,
Y seré su Dios,
Y ellos serán mi pueblo “2 Corintios  6:16

“Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo,  en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor;  en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.” Efesios 2:19-22

También el apóstol Pedro tiene mucho que decirnos en relación al tema. 1 Pedro 2:4-5

En nuestro texto de  (1 Corintios 3:17), leemos acerca de dos terribles  posibilidades.  Podemos ser culpables de “profanar” o “destruir”, el templo de
Dios y la sentencia es que Dios va a “destruir” a los que tal hacen.

Las palabras “contaminarse” y “destruir”  proceden de la misma palabra  griega
phtheiro. “La palabra griega es la misma en ambas partes de la oración. Si algún
hombre “destruye” el templo de Dios, Dios lo va a” destruir ” a él”.

Las palabras de nuestro texto, naturalmente, plantean dos cuestiones, la primera
es:

I. ¿Cómo se puede destruir el templo de Dios?

Se puede destruir a través de la lucha religiosa interna dentro de la iglesia. Este fue el problema que existía en Corinto.

“Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.  Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas.  Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.  ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo? “ 1 Corintios 1:10-13

Esto Impidió que muchos miembros recibieran el alimento espiritual.
“De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.  Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía “1 Corintios 3:1-2

Los miembros que seguían estas ideas estaban en un estado de carnalidad.

“porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?
Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales? “ 1 Corintios 3:3-4

El apóstol Pablo advirtió a las iglesias de Galacia de los peligros que causaba la lucha interna que tenían. “Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros.”  Gálatas 5:15

En caso de conflicto religioso, el templo de Dios es destruido. Por esa razón debemos todos hablar una misma cosa. Estar firmemente unido en la fe que una vez fue dada a los santos. No debemos olvidar que los grandes conflictos en la iglesia del Señor Jesucristo ocurrieron dentro de ella

Nuestro Señor Jesucristo declaró está gran verdad, de la caída de todo reino dividido, al responder a los que le acusaban de hacer milagros por obra del satanás

“Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá.
Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino?

Se puede destruir  a través de la enseñanza de doctrinas destructivas.   Esto es algo que  Pedro advirtió sobre la influencia destructiva que los falsos maestros pueden hacer en el seno de la iglesia.

“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. “ 2 Pedro  2:1

Haciendo que muchos sigan sus disoluciones. “Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,  y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.”  2 Pedro 2:2-3

El apóstol Pablo también advirtió de aquellos que engañarían a muchos, como lo señaló a los ancianos o pastores de la iglesia en Efeso.

“Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño.  Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.”    Hechos 20:29-30

Vuelve a señalar esto mismo cuando escribe a Timoteo, que precisamente por esa época se encontraba enseñando y predicando en Efeso, diciéndole que El Espíritu también  advertía expresamente de tal apostasía.

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;  por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia,  prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad”   1 Timoteo 4: 1-3

El apóstol Pablo defendiendo el tema de la resurrección en su notable escrito de 1 Corintios 15 señala que una de las razones por las cuales algunos en Corinto no creían ahora en la resurrección era por su asociación con personas que profesaban el error.

“No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres. 1 Corintios 15: 33

II. ¿Cómo Dios destruirá a aquellos que destruyen el templo de Dios?

Dios destruirá aquellos que persisten en dañar el cuerpo de Cristo, quitándolos o sacándolos

Jesús advirtió a sus discípulos que serían cortados si no daban fruto.

“Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.  Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.”

“El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden”   Juan 15:1-2, 6

Jesús advirtió a los cristianos que él iba a vomitar a los  tibios. “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!  Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.”   Apocalipsis 3:15-17

Los destructores de la casa de Dios serán cortados antes de que causen mucho daño y finalmente  serán condenándolos  a la destrucción eterna. Pedro escribió sobre los que enseñan doctrinas destructoras

“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.  Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,  y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme “ 2 Pedro 2:1-3

Jesús habló de aquellos que son tropiezo y hacen iniquidad, los cuales serán condenados.
“De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.”   Mateo 13:40-42

Estar en el templo de Dios es una bendición maravillosa porque el Espíritu de Dios mora en nosotros y tenemos comunión con Dios, que prefigura lo que vendrá.  En cierto sentido, el templo de Dios no puede ser destruido, porque el reino de Dios es un reino eterno .Se trata de un reino que no puede ser conmovido. Sin embargo, en otro sentido, hay un peligro muy real en la destrucción del  templo de Dios, especialmente en el impacto que tienen sobre los demás nuestra enseñanza y conducta.  Por lo tanto, con una mayor atención debemos considerar la advertencia de Pablo en 1 Corintios 3:17. ¿Les estamos dando seria atención a nuestra conducta en el templo santo de Dios que es la iglesia del Dios viviente?

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD