“¿Cuál es la diferencia entre el espíritu y el alma de un ser humano?”

 

 No hay ninguna respuesta simple a esta pregunta porque las palabras, “alma” y “espíritu” se emplean en diversos sentidos dentro de los diferentes contextos bíblicos en el cual se pueden encontrar. La siguiente representa un muy breve resumen de algunas de estas aplicaciones principales.

 El alma

 El término Hebreo  para  “alma” es nephesh,  se encuentra más de 780 veces en el antiguo testamento. Debido a la variedad de significados contextuales, no siempre  la palabra en español “alma significa lo mismo.  Por lo tanto, significa cosas diferentes, dependiendo del pasaje en que ocurre.

 Del mismo modo, en el Nuevo Testamento griego, la palabra original para “alma” es psuche, encontrada 103 veces. Nuestra palabra moderna “psicología” se deriva de este término griego.

 Aquí están algunos de los usos de “alma” en las Escrituras.

 Una persona

 “Alma” puede significar simplemente una persona individual. El profeta Ezequiel, declaró que el “alma” (es decir, la persona) que pecare esa morirá (Ezeq 18:20), o, como Pedro escribiría siglos más tarde, “ocho almas” fueron salvadas por agua en los días de Noé (1 Pedro 3:20). Véase también Éxodo 1:5.

 La vida en algunos contextos, “alma” simplemente tiene referencia a la vida biológica, el principio de la vida que es común a los seres humanos y animales. Todas las criaturas tienen “vida” (ver Génesis. 1:30). El malvado Rey Herodes el grande, trató de tomar la “vida” del niño Jesús (Mateo 2:20; Mateo 12:11). En una de las visiones del Apocalipsis, ciertas criaturas del mar se dice que poseen psuche, o  vida (Apoc. 8:9).

 La mente

 “Alma” puede tener que ver con ese aspecto de hombre que se caracteriza por el intelecto y lo emocional (Génesis 27:25). Es el componente eterno del hombre que se labró en la imagen de Dios (Gén.1:26), y que puede existir aparte del cuerpo físico (Mateo 10:28; Apocalipsis 6:9).

 Del espíritu

 En el Antiguo Testamento, ” espíritu” es ruach, se encuentra  378 veces en el hebreo del antiguo testamento y literalmente significa “aliento”, “viento”, etc. El término griego correspondiente es pneuma, que ocurren 379 veces en el nuevo testamento (la forma original se encuentra en la palabra española neumonía). Otra vez, sin embargo, como con “alma”, la palabra “espíritu” puede tener distintos sentidos, dependiendo su entorno contextual.

 

El aire que respira

 

Ruach literalmente puede denotar “aliento” de una persona. La reina de Saba quedó “sin aliento” cuando  ve el esplendor del Reino de Salomón (ver 1 Rey. 10:4-5). La palabra también puede significar el “viento”. Por ejemplo, algunas personas, persiguiendo objetivos vacíos, no son estos otra cosa que  esfuerzos al “viento” (Eclesiastés 1:14, 17, etc..).

 A inmateriales

 El término “espíritu”  puede ser empleado, sin embargo, en un sentido más sublime. También se usa para describir la naturaleza de un ser no material, por ejemplo Dios. Dios (el padre), en cuanto a su esencia, es espíritu (Juan 4:24), es decir, él no es un ser físico o material  (Lucas 24:39; Mateo. 16:17, también la expresión “Espíritu Santo”). Del mismo modo, los ángeles son “espíritu” en naturaleza — aunque no son deidad en especie (Hebreos 1:14).

 Una persona

 “Espíritu” puede ser utilizado, a través de la figura retórica conocida como la sinécdoque (parte por el todo, o viceversa) para una misma persona. Juan escribió: “amados, no creáis  a todo espíritu, sino  probar los espíritus, si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salidos por el mundo” (1 Juan 4:1). Tenga en cuenta que el término “espíritus” es el equivalente de los “falsos profetas” en este texto.

 El alma

 “Espíritu” puede referirse al “hombre interior” (2 Corintios 4:16) que es creado a imagen de Dios (Génesis 1:26-27) y así ser un sinónimo de “alma”. Un escritor sagrado señaló que el “espíritu del hombre es la lámpara de Jehová” (Prov. 20:27); Esto es una alusión a ese elemento del hombre que lo distingue de las bestias de la tierra.

 Daniel afirmó que su “espíritu” fue “afligido” dentro de su cuerpo (Dan 7:15), y Pablo señaló que es el espíritu del hombre que es capaz de  “saber” (1 Corintios 2:11). Pablo también afirmó que la  disciplina eclesiástica está diseñada para salvar el “espíritu” de un hombre en el día del Señor (1 Corintios 5:5; ver también, 1 Corintios 16:18; 2 Corintios 7:1; Santiago 2:26).

 

Actitud

A veces “Espíritu” tiene el significado de la disposición o actitud de una persona — ya sea mala o Buena, por ejemplo, el espíritu de temor, etc. (2 Timoteo 1:7), un espíritu manso y sumiso (1 Pedro 3:4), o un espíritu de mansedumbre (Gálatas 6:1).

 

 En conclusión de esta breve discusión,  es evidente que se debe examinar cuidadosamente las palabras bíblicas en su contexto. El contexto puede anular todas otras consideraciones lingüísticas, por ejemplo, la etimología de una palabra  y su formato gramatical. Un término de la Biblia, extraído de su contexto original, pierde su autoridad divina.

Una cosa es segura, un estudiante honesto puede estudiar los usos de “alma” y “espíritu” en los libros de las Escrituras y luego concluir que los seres humanos son totalmente mortales.  Esto es lo que los escépticos sostienen y algunos religiosos alegan también (por ejemplo, los “testigos de Jehová” y los adventistas del séptimo día).

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD