BERNABÉ: “Un Hombre Bueno”

Hechos 11:24. “Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe. Y una gran multitud fue agregada al Señor.”

La iglesia primitiva pasó por tres fases diferentes.

A. El Principio.
B. La Transición.
C. La Expansión.

En cada fase hubo hombres que se destacaron, como Pedro, Bernabé, Pablo por citar a algunos. El período de transición de la iglesia fue probablemente sin duda una de las etapas más difíciles. En esta etapa los cristianos habían sido esparcidos por diversos lugares, como lo señala:

Hechos 8:1-4. “Y Saulo consentía en su muerte. En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles. Y hombres piadosos llevaron a enterrar a Esteban, e hicieron gran llanto sobre él. Y Saulo asolaba la iglesia, y entrando casa por casa, arrastraba a hombres y a mujeres, y los entregaba en la cárcel. Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio.”

Los gentiles estaban en vías de convertirse.

Hechos 11:19-21 “Ahora bien, los que habían sido esparcidos a causa de la persecución que hubo con motivo de Esteban, pasaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, no hablando a nadie la palabra, sino sólo a los judíos. Pero había entre ellos unos varones de Chipre y de Cirene, los cuales, cuando entraron en Antioquía, hablaron también a los griegos, anunciando el evangelio del Señor Jesús. Y la mano del Señor estaba con ellos, y gran número creyó y se convirtió al Señor.”

No olvidemos que los gentiles eran despreciados por los Judíos y tratados como perros. Muchos ajustes se debía que realizar. Es aquí en donde aparece un gran hombre con grandes características y de disposición a la conciliación. Este es Bernabé quien fue el hombre de este tiempo. Por lo tanto, lo que tenemos aquí es al hombre correcto en el lugar correcto y en el momento adecuado.

La iglesia de Jerusalén reconoció a Bernabé como el hombre adecuado.

Hechos 11:19,23-24 “ Llegó la noticia de estas cosas a oídos de la iglesia que estaba en Jerusalén; y enviaron a Bernabé que fuese hasta Antioquía. Este, cuando llegó, y vio la gracia de Dios, se regocijó, y exhortó a todos a que con propósito de corazón permaneciesen fieles al Señor. Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe. Y una gran multitud fue agregada al Señor.”

De igual manera en Antioquía y el Espíritu Santo reconocieron también sus habilidades. Hechos 13:2,3.

“Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron.”

Hay cinco cualidades en el carácter de Bernabé que lo hicieron el hombre ideal para el período de tiempo en que vivió, la transición:

I. Fue un hombre generoso. Hechos 4:36,37.
“Entonces José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé (que traducido es, Hijo de consolación), levita, natural de Chipre, como tenía una heredad, la vendió y trajo el precio y lo puso a los pies de los apóstoles.”

La Biblia se refiere a él como “un hombre bueno” Hechos 11:24, en el cual se indica también su generosidad. “Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe.”

Él estaba dispuesto a compartir con los demás cuando les vio en necesidad. Hechos 4:32-37.

Su generosidad se contrasta con la de Ananías y Safira. Hechos 5:1-11.

II. Tenía la habilidad para ganar la confianza y aceptación de diferentes clases de personas. Ya hemos observado la confianza que los Judíos en Jerusalén tenían de Bernabé. . Pero, no tardó en ganar la confianza de los gentiles también.

Hechos 11: 27-30 “En aquellos días unos profetas descendieron de Jerusalén a Antioquía. Y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por el Espíritu, que vendría una gran hambre en toda la tierra habitada; la cual sucedió en tiempo de Claudio. Entonces los discípulos, cada uno conforme a lo que tenía, determinaron enviar socorro a los hermanos que habitaban en Judea; lo cual en efecto hicieron, enviándolo a los ancianos por mano de Bernabé y de Saulo.”

Además, la controversia sobre la cuestión de la circuncisión fue la ocasión para su segunda muestra de confianza. Hechos 15:1,2.

“Entonces algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos: Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos. Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión.”

La declaración hecha por Pablo acerca de la labor de Bernabé entre los gentiles. Gálatas 2:1-9

“Después, pasados catorce años, subí otra vez a Jerusalén con Bernabé, llevando también conmigo a Tito. Pero subí según una revelación, y para no correr o haber corrido en vano, expuse en privado a los que tenían cierta reputación el evangelio que predico entre los gentiles. Mas ni aun Tito, que estaba conmigo, con todo y ser griego, fue obligado a circuncidarse; y esto a pesar de los falsos hermanos introducidos a escondidas, que entraban para espiar nuestra libertad que tenemos en Cristo Jesús, para reducirnos a esclavitud, a los cuales ni por un momento accedimos a someternos, para que la verdad del evangelio permaneciese con vosotros. Pero de los que tenían reputación de ser algo (lo que hayan sido en otro tiempo nada me importa; Dios no hace acepción de personas), a mí, pues, los de reputación nada nuevo me comunicaron. Antes por el contrario, como vieron que me había sido encomendado el evangelio de la incircuncisión, como a Pedro el de la circuncisión (pues el que actuó en Pedro para el apostolado de la circuncisión, actuó también en mí para con los gentiles), y reconociendo la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión.”

III. Tenía la habilidad para consolar o exhortar. Nuestro primer contacto con Bernabé en las Escrituras sugiere su habilidad como un exhortador. se le conoce como “Bernabé” “Hijo de consolación”. Sus padres le pusieron por nombre José . Pero los apóstoles lo llamaban Bernabé. Ellos estaban en mejor posición para observar sus cualidades y su vida.
Hechos 4:36,37
“Entonces José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé (que traducido es, Hijo de consolación), levita, natural de Chipre, como tenía una heredad, la vendió y trajo el precio y lo puso a los pies de los apóstoles.”

Un exhortador bueno es aquel que es persuasivo, que pueden motivar a otros a hacer lo correcto.
1. Se puede persuadir a los perdidos a obedecer al Señor, al extraviado al ser restaurado, a los fieles a ser aún más diligentes, a los enojados entre si a reconciliarse.
2. Se puede animar a los desanimados, fortalecer a los débiles, echar una mano a los nuevos convertidos.
Bernabé era tan adepto a este tipo de trabajo que fue llamado ” Hijo de consolación o exhortación”.

.
Vemos la capacidad de Bernabé como un exhortador en su trabajo con Saulo Hechos 9:26,27.

“Cuando llegó a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos; pero todos le tenían miedo, no creyendo que fuese discípulo. Entonces Bernabé, tomándole, lo trajo a los apóstoles, y les contó cómo Saulo había visto en el camino al Señor, el cual le había hablado, y cómo en Damasco había hablado valerosamente en el nombre de Jesús.”

Lo Vemos de nuevo en su trabajo en Antioquía. Hechos 11:22-24.

“ Llegó la noticia de estas cosas a oídos de la iglesia que estaba en Jerusalén; y enviaron a Bernabé que fuese hasta Antioquía. Este, cuando llegó, y vio la gracia de Dios, se regocijó, y exhortó a todos a que con propósito de corazón permaneciesen fieles al Señor. Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe. Y una gran multitud fue agregada al Señor.”

Su trabajo en Antioquía también le ofreció otra oportunidad para demostrar su preocupación por Pablo Hechos 11:25,26.

“Después fue Bernabé a Tarso para buscar a Saulo; y hallándole, le trajo a Antioquía.
Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.”

Sus habilidades como exhortador están más claras en su trabajo con Juan Marcos. Hechos 12:25; 13:5,13; 15:36-40.

“Y Bernabé y Saulo, cumplido su servicio, volvieron de Jerusalén, llevando también consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos.”

“Y llegados a Salamina, anunciaban la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Tenían también a Juan de ayudante.”

“Habiendo zarpado de Pafos, Pablo y sus compañeros arribaron a Perge de Panfilia; pero Juan, apartándose de ellos, volvió a Jerusalén.”

“Después de algunos días, Pablo dijo a Bernabé: Volvamos a visitar a los hermanos en todas las ciudades en que hemos anunciado la palabra del Señor, para ver cómo están. Y Bernabé quería que llevasen consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos; pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia, y no había ido con ellos a la obra. Y hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron el uno del otro; Bernabé, tomando a Marcos, navegó a Chipre, y Pablo, escogiendo a Silas, salió encomendado por los hermanos a la gracia del Señor,”

¿Quién tenía razón en esta controversia entre Pablo y Bernabé sobre Juan Marcos? Es posible que estemos de acuerdo con la posición de Pablo sobre este punto. Alguien ha dicho: “Si un hombre me engañan una vez, es su culpa, pero dos veces , es mía, por confiar en él.” Podrá ser buena filosofía para algunos, pero la fe y el interés que el “hijo de consolación” tuvo en su prójimo, no podía dejar que adoptar otra actitud de la que tomó. Bernabé tenía una maravillosa fe en el Señor en su hermano Juan Marcos. Tal fe cambió lo que podría haber sido la debilidad de Juan Marcos llevando incluso a Pablo reconocer su cambio.

2 Timoteo 4:11 “Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio”

Por lo tanto, cuando se buscan las influencias terrenales que cambiaron a Juan Marcos, se debe pensar en Bernabé su tío.
Que gran valor debe haber sido este exhortador para la Iglesia en este período de transición.

IV Todos tenemos diferentes talentos y habilidades. Matt. 25:14-30.

Pero recuerde, hay lugar en el reino para las habilidades, tanto pequeñas como grandes. Todo hombre debe determinar el papel en que puede encajar mejor, y trabajar con diligencia y alegría en ese papel para el Señor. . Bernabé es un gran ejemplo de esto.

Al principio era “Bernabé y Saulo”, pero pronto se cambió a “Pablo y Bernabé”. Sin embargo, incluso en este cambio de posiciones de liderazgo, no encontramos ningún indicio de celos por parte de Bernabé. Bernabé era un hombre extraordinariamente fuerte, pero, junto con todos los demás, tenía sus debilidades.

Un incidente que tuvo lugar en Antioquía revela su debilidad. Gálatas 2:11-13.

Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar. Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos”

Los hombres de Dios son grandes, no porque sean perfectos, sino porque son capaces de superar sus imperfecciones mediante la fe en Cristo. Pero, la disposición misma que hace un gran hombre en ciertas áreas puede dejarlo vulnerable en otras. La naturaleza implacable que califica a un hombre a ser eficaz en la lucha contra el error, puede dejarlo insensible a las debilidades y dificultades de sus semejantes por el otro.

La disposición de Bernabé, que lo calificó como un gran exhortador, puede haber sido el factor que lo hizo susceptible a la debilidad que se muestra en este pasaje. Pero independientemente de la causa de su debilidad, reconocemos en Bernabé a alguien que fue capaz de triunfar por medio de Cristo.
CONCLUSIÓN:
Pongámonos todos a mirar hacia atrás a los Bernabeses “en nuestras propias vidas, a los que nos han ayudado en nuestras debilidades y en los más difíciles momentos que hemos enfrentado No cabe duda de que, al hacerlo, nos acordamos de muchas personas que han sido un Bernabé en nuestro caso.

Pero, ¿Vamos a estar siempre en el lado de recibir todo? Recuerde, somos deudores, y la deuda sólo puede ser pagada al servir a los demás. Todos los que nos rodean son los que nos necesitan. las cualidades de un Bernabé son necesarias en cada momento.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD