Análisis De Romanos 9 Y Los Argumentos Calvinistas

Al estudiar pasajes de la Biblia sobre el calvinismo en relación a la soberanía de Dios, y el libre albedrío del hombre, los calvinistas con frecuencia citan a su vez a Romanos 9,como un texto de prueba favorito . El capítulo 9 de Romanos contiene varios pasajes en los cuales el calvinismo se apoya. Por lo tanto, en este artículo se analizará el capítulo entero en su contexto, y examinaremos los argumentos formulados por los calvinistas.

Un examen cuidadoso del contexto de Romanos 9 revela que Pablo estaba explicando el derecho de Dios para predestinar y usar a la nación de Israel para la venida del Mesías. Los judíos se beneficiaron grandemente de este arreglo, sin embargo, esta relación no garantizaba la misericordia de Dios en cuanto a su salvación como nación.

Dios ejerció su derecho de utilizar naciones para cumplir su promesa a Abraham, y, además, demostró su prerrogativa para salvar a individuos como él lo consideró mejor. Mientras que Israel trató de establecer su propia justicia por la ley de Moisés. . La promesa de la misericordia de Dios se extendió en última instancia, a quienes iban a vivir por la fe, no necesariamente en lo que requería la ley de Moisés, ni a los que descendían de Abraham.

La salvación espiritual de los individuos, especialmente de un predestinado, la elección incondicional, no es el tema de Romanos 9. El juicio de Dios sobre la nación de Israel es el punto principal del pasaje. Sin embargo, el análisis detallado del contexto inmediato, más el contexto de los pasajes del Antiguo Testamento, que cita Pablo, claramente enseñan que la misericordia de Dios siempre ha estado condicionada por el arrepentimiento del hombre.

LA VISIÓN CALVINISTA DE ROMANOS 9

El punto de vista calvinista se centra en los siguientes versos, que se citan aquí, junto con las explicaciones que se dan:

“(pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama),
se le dijo: El mayor servirá al menor.
Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.” (Romanos 9:11-13)

Los calvinistas argumentan que Pablo está demostrando que nuestra salvación no depende de lo que hacemos (“no por obras”) y que además la salvación está basada en la elección predeterminada de Dios (“el propósito de Dios conforme a la elección”). Como ejemplo de esta elección, Pablo menciona a Jacob y Esaú para demostrar que Dios amó a Jacob y por lo tanto lo eligió para salvación, mientras que Dios aborreció a Esaú y lo eligió para condenación. Dios claramente ha elegido y predestinado su destino independiente de sus obras (“(pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal “), por lo tanto, la elección de Dios es incondicional, y nuestro destino está predeterminado.

Ya que Moisés dice: “Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca.
Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.
Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra.
De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece”. (Romanos 9:15-18)

El calvinismo señala que en estos versículos se ejerce claramente la soberanía de Dios (“me compadeceré del que yo me compadezca “). No depende del hombre – sino de Dios que ha elegido a quienes serán salvos y a los que van a ser condenados (“no depende del que quiere,… sino de Dios que tiene misericordia”). Por otra parte, Pablo usa a Faraón como ejemplo a quien Dios endureció, sólo para que Dios pudiera demostrar su poder y soberanía castigándolo. Además de la soberanía del Señor, Su predestinación de nuevo se manifiesta, porque Dios levantó a Faraón para este fin. Fue Dios quien lo eligió, creó, usó, endureció, y destruyó.

“Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad?
Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?” (Romanos 9:19-20)

El argumento calvinista señala que a menudo, los defensores del libre-albedrío afirman que el calvinismo no es justo. En estos versículos, Pablo anticipa la condenación a todos los que cuestionan a Dios. No tenemos derecho a cuestionar la justicia de Dios.

“¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?
¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria” (Romanos 9:21-23)

El argumento calvinista enseña que esto una verdad terrible, pero Dios ha escogido, designado y preparado para la destrucción a ciertas personas. Su único propósito es que sirvan como objetos de la ira de Dios, para que los elegidos puedan apreciar mejor la misericordia y el poder de Dios hacia ellos . Del mismo modo, los elegidos fueron escogidos, designados y preparados para servir , pero fueron escogidos para servir como objetos de su misericordia y para glorificarlo a Él.

En estos versículos vemos una demostración innegable de la soberanía de Dios, la predestinación y la elección incondicional. Antes de que las personas nacieran, y antes de que tuvieran oportunidad de hacer bien o mal, Dios divinamente eligió a los que serían salvos y objetos de su amor y misericordia, y escogió a quienes serían condenados y serían objetos de su ira. En ambos casos, el glorioso poder de Dios se demuestra, y su ira y su misericordia se manifiestan y contrastan claramente.

RESPONDIENDO A LOS ARGUMENTOS CALVINISTAS EXAMINANDO EL CONTEXTO.

Para muchos calvinistas estos textos son pruebas irrefutables y convincentes.
Muchas personas, especialmente aquellos que se identifican con el calvinismo, en general, asocian las palabras “predestinación”, “elección”, y “predestinación” con la definición que da Calvino a esos términos. Sin embargo, eso no es necesariamente cierto, y ciertamente no es justo.

“Predestinación” significa simplemente “elegir de antemano”. Sin embargo, no hay nada en esta palabra que sugiera la base de la elección.

“Predestinación”, y “elección” son doctrinas de la Biblia que se afirman en las Escrituras en múltiples pasajes:

“Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.
Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó” (Romanos 8:29-30

“en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,” Efesios 1:5

“En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad” Efesios 1: 11

Sin embargo, Debemos tener cuidado de no suponer que todas las veces que estas palabras aparecen, apoyan la opinión de Calvino.

Sí, Dios tomó una decisión respecto a quién sería salvo y quién se perdería antes de que el mundo fuera mundo. Sin embargo, debemos tomar el tiempo para definir correctamente estas palabras, según lo dispuesto por el contexto bíblico – y no asumir una definición sesgada. Esta diligencia es fundamental para llegar a la verdad y resolver nuestras diferencias en estos puntos.

EXAMINANDO EL CONTEXTO QUE RODEA ROMANOS 9

El libro inspirado de Pablo a los Romanos fue escrito a una iglesia compuesta tanto de cristianos judíos como de gentiles. Su desigualdad presentó problemas difíciles para la congregación debido a sus diferencias culturales. Pablo profundiza en la naturaleza de Dios y la justificación, y les recuerda de sus responsabilidades con Dios, así como las del uno con el otro. Con frecuencia, Pablo anticipa las preguntas y las reacciones de cada lado y responde en consecuencia. Esta carta es muy lógica, pasa de un tema a otro a través de un tema consistente de la justificación por la fe en el evangelio tanto para el Judío como para el gentil. Los puntos principales de los capítulos de esta gran epístola son las siguientes:

1. La Introducción del tema, y la condenación de los gentiles “por su idolatría.

2. La condenación de los Judíos “por la desobediencia a la ley de Moisés”.

3. La culpabilidad de todos ante un Dios justo. Por lo tanto, la justificación es por su misericordia y nuestra fe.

4. La Justificación por la fe aparte de la perfección de guardar la ley judía.

5. La esperanza y la seguridad es por la fe a través del amor de Dios y el sacrificio de Cristo, en contraste con la muerte, la culpa y la condenación introducida por el pecado de Adán.

6. La muerte al pecado a través del bautismo en la muerte de Jesús, y la resurrección para una nueva vida en Dios.

7. La libertad de los Judíos de la esclavitud de la ley de Moisés, a través de la muerte de Cristo, y la libertad de todos de la esclavitud del pecado a través de la liberación de Jesús.

8. La Libertad de la mente carnal al caminar en la ley del Espíritu. La seguridad en el amor de Dios al enfrentar la tribulación.

9. El derecho de Dios para rechazar a la nación de Israel para salvación después de usarlos para la venida del Mesías
.
10 El rechazo de Israel y una llamada universal a ambos Judíos y Gentiles a creer en el Señor.

11 La caída de Israel por su incredulidad, la salvación a los gentiles por la fe y la salvación de un remanente judío a través de la gracia.

12 Aplicaciones Morales: El ser transformados y vivir dedicados a Dios.

13 Sumisión al gobierno y autoridades – vestirse de Jesucristo.

14. No condenar o causar a su hermano ocasión de caer, sobre la base de opiniones tanto como para el Judío como para el gentil.

15. Servir a otros y glorificar a Dios con la mente – planes personales de Pablo.

16. Saludos personales de Pablo y advertencia para evitar la división entre los hermanos

.
Romanos 9 está inmediatamente precedido por el estímulo de una profunda promesa, y la esperanza de seguridad en el Señor.

“¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?
El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?
¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.
¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.
¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
Como está escrito:
Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;
Somos contados como ovejas de matadero.
Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” Romanos 8:31-39

En el momento que estas palabras se escriben la persecución de los judíos iba en aumento. Su rechazo del Señor estaba cada vez más completo, mientras que los gentiles se convertían al Señor en grandes cantidades. Sin embargo, estaba claro en este momento, que como nación, los Judíos estaban rechazando a Dios y eran rechazados por él. Ambos Judíos y Gentiles podrían haberse preguntado, “¿Acaso Dios no había elegido y predestinado a Israel?” Pablo parece haber previsto esta pregunta, porque pasó de una proclamación del amor de Dios y la victoria de los escogidos en Cristo a la situación de la nación de Israel, en el capítulo 9.

COMENTARIO SOBRE ROMANOS 9

El rechazo de Dios del Israel Físico .Pablo vuelve su atención hacia el Estado del pueblo judío, su pueblo:

“Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo, que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón.
Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne; que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas; de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén”. (Romanos 9:1-5)

Pregúntese: “¿De quien está Pablo preocupado?” ¿No es acaso por la nación física de Israel? Pablo era Judío.
“Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más: circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo; en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible”(Filipenses 3:4-6)

Declara en el pasaje que ellos eran sus “hermanos” y “compatriotas según la carne” no, hermanos espirituales. El pueblo judío fue destinatario de las bendiciones de Dios. Dios los escogió y rescató de la cautividad egipcia de una manera gloriosa (“de los cuales son la adopción, la gloria”). (Las 10 plagas y la derrota del Faraón en el Mar Rojo.) Dios hizo pacto con su padre Abraham y con los israelitas en el Monte Sinaí, y les dio la ley por medio de Moisés (“el pacto, la promulgación de la ley “). La nación de Israel ministró y sirvió a Dios en el templo (“el culto y las promesas).

Eran los descendientes de los patriarcas y los beneficiarios de las tres promesa de Dios a Abraham (convertirlo en una gran nación, la posesión de Canaán, y bendecir a todas las naciones a través de un descendiente – Génesis 12:1-7; Génesis 13:14-18; Génesis 22:17 – 18).

Por último, fue a través del linaje de los judíos que Jesucristo vino, Quién fue el cumplimiento de la promesa de la simiente en que serían bendecidas todas las naciones
“Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo.” (Gálatas 3:16).

La nación de Israel fue elegida para ser el medio de las bendiciones de Dios para todos los pueblos. Esta opción produce gran bendición para ellos (Deuteronomio 4:1-40), que no merecían (Deuteronomio 9:4-7; 4:37; 7:7-8).

Sin embargo, es evidente que su estado como nación ante Dios fue el de condenación y rechazo. Pablo estaba afligido por ellos. Incluso, casi, deseaba ser condenado personalmente, a cambio de que ellos fueran salvos.

Recordemos el contexto de Romanos 8:31-39, imagínese a usted mismo en la audiencia de la lectura temprana de esta carta. Pablo parece aquí dar la apariencia de que las promesas y los esfuerzos de Dios fallaron para los judíos, porque él dice:

“No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia.
Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes”. (Romanos 9:6-8)

Aquí se nos presenta el concepto del “Israel espiritual” frente al “Israel físico”. En 9:3-5, Pablo identifica a los israelitas ” según la carne”. Pero, aquí, en 9:6, se nos dice que, “No todos los que descienden de Israel son de Israelitas”. Esta frase no tiene sentido, a menos que uno se de cuenta de que hay dos grupos distintos de personas reconocidas por Dios como el “pueblo de Israel”.

Ya se nos ha introducido la nación de Israel en la carne, y hemos deducido que no se salvaron todos (Romanos 9:1-3). Por lo tanto, este segundo “Israel” en sentido figurado representa a las personas espirituales (en lugar de la “carne” o “física”), a quienes Dios había rescatado de la esclavitud espiritual y dado un pacto, así como Él rescató a Israel físico de la esclavitud egipcia y les dio un pacto.

Esta figura no es exclusiva de este pasaje, sino que se utiliza comúnmente en las Escrituras para referirse a un conjunto de gente espiritual, un pueblo santo, que sobrepasa toda frontera, pero que no tiene referencia a la nación de Israel. (Compárese esta figura con el símbolo similar de las dos “Jerusalén”, que se encuentra en Gálatas 4:21-31.)

“Decidme, los que queréis estar bajo la ley: ¿no habéis oído la ley?
Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre.
Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa.
Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar.
Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, pues ésta, junto con sus hijos, está en esclavitud.
Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre.
Porque está escrito:
Regocíjate, oh estéril, tú que no das a luz;
Prorrumpe en júbilo y clama, tú que no tienes dolores de parto;
Porque más son los hijos de las desolada, que de la que tiene marido.
Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa.
Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora.
Mas ¿qué dice la Escritura? Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre.
De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libre.”

Veremos más adelante que el plan de Dios siempre incluyó a los gentiles y su acceso a esta bendición, así como a los Judíos.

La intención de Dios nunca fue salvar espiritualmente a todos los descendientes de Abraham, sólo porque eran sus descendientes. Por ejemplo, Dios escogió a Isaac sobre Ismael para recibir la promesa y el pacto de Abraham,

“Mas yo estableceré mi pacto con Isaac, el que Sara te dará a luz por este tiempo el año que viene “(Génesis 17:21)

aunque ambos eran hijos de Abraham. Dios escogió a Jacob sobre Esaú para recibir la promesa de Abraham, aunque ambos eran hijos de Isaac y nietos de Abraham. Más de mil años antes de que la nación judía fuera rechazada, Dios le mostró a los Judíos que las bendiciones se extendían sobre la base de la promesa de Dios y la elección, no solo por la ascendencia.

La elección de Dios para la venida del Mesías no estaba relacionada con la salvación de Israel.
“Porque la palabra de la promesa es esta: Por este tiempo vendré, y Sara tendrá un hijo.
Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre
(pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama),
se le dijo: El mayor servirá al menor.
Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí..” (Romanos 9:9-13)

Hasta este momento, ¿En qué ha estado centrado Pablo, en la elección de los individuos o naciones?”. Volvamos a leer los versículos 1-5. Sin duda, la nación física de Israel ha sido claramente el tema de Pablo . Ahora, en estos versículos, Pablo vuelve su atención a dos casos específicos, como ejemplos de su punto anterior. En consecuencia, aunque el pasaje no menciona la salvación, el calvinista supone que el pasaje se refiere a la predestinación, y la elección incondicional de salvación a individuos, especialmente a Jacob sobre Esaú. Sin embargo, el contexto que ya hemos estudiado demuestra que se centra en la sentencia de la nación israelita.

Además, notemos que Pablo cita dos pasajes del Antiguo Testamento en los cuales él apoya su punto . Por lo tanto, debemos ser capaces de mirar estos dos pasajes en su contexto. Bajo la influencia de la inspiración, sabemos que Pablo no utilizar estos pasajes en conflicto con su significado original.

Al leerlos, como los Judíos lo habrían leído previamente cientos de veces, tal vez podemos entender mejor el punto de Pablo. ¿Hizo Dios la elección de Jacob sobre Esaú en referencia a la elección de individuos para salvación? ¿O la elección de Dios se refiere a las funciones desempeñadas por naciones en el plan de Dios para cumplir las promesas hechas a Abraham en la venida del Mesías?

“Y los hijos luchaban dentro de ella; y dijo: Si es así, ¿para qué vivo yo? Y fue a consultar a Jehová; y le respondió Jehová:
Dos naciones hay en tu seno,
Y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas;
El un pueblo será más fuerte que el otro pueblo,
Y el mayor servirá al menor. “. (Génesis 25:22-23)

¿Quién estaba en el vientre de Rebeca? Llevaba dos personas, pero Dios previó dos naciones, dos pueblos, y Dios le señaló claramente a Rebeca esa verdad. Es desde este punto de vista que Dios le anuncia que “el mayor servirá al menor”. En otras palabras, la nación que descendería del hermano mayor serviría a la nación de los descendientes de su hermano menor. Este pasaje no ofrece ninguna profecía o predeterminación respecto a los dos hermanos como individuos.

Ahora, algunos pueden insistir que estos pasajes se refieren todavía a personas, por lo tanto, debemos tener en cuenta esta pregunta, “Como individuos, ¿ Sirvió Esaú (el hermano mayor) a Jacob (el hermano menor)?”. Recordemos que fue Esaú quien amenazó con matar a Jacob (Génesis 27:41). Jacob huyó de Esaú (Génesis 27:42-28:5), y cuando Jacob regresó, fue Jacob, que tuvo temor de Esaú (Génesis 32:3-22).

Jacob envió todas sus posesiones, incluyendo sus esposas e hijos, como regalos a Esaú y se inclinó siete veces delante de él (Génesis 33:1-11) En su vida, Jacob llegó mucho más cerca de servir a Esaú, que Esaú de servir a Jacob. Por lo tanto, esta profecía no se refiere a personas.

Por otra parte, recuerde, que Esaú y su pueblo se levantó en supremacía mucho antes, teniendo reyes antes que Jacob y los hijos de Israel (Génesis 36:1-43, especialmente el versículo 31).
“Y los reyes que reinaron en la tierra de Edom, antes que reinase rey sobre los hijos de Israel, fueron estos”

Y la nación de Esaú, los edomitas, atormentaron a los israelitas durante su viaje a Canaán (Números 20:14-21). Fue sólo después de más de mil años, cuando Babilonia y Grecia atacaron sucesivamente a Edom, que vemos una distinción importante. Israel sobrevive como remanente, pero los edomitas fueron virtualmente eliminados (Ezequiel 4:21-22, Ezequiel 25:12-14, 32:29, 25:15, Joel 3:19; Malaquías 1:4)

Los pocos sobrevivientes serían incorporados a la nación israelita (Amós 9:12). Fue a partir de este punto de vista, más de mil años después de la profecía original, que la segunda cita del Antiguo Testamento fue pronunciada:

Palabra del Señor enviada a Israel por medio de Malaquías.

“Profecía de la palabra de Jehová contra Israel, por medio de Malaquías.
Yo os he amado, dice Jehová; y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob? dice Jehová. Y amé a Jacob, y a Esaú aborrecí, y convertí sus montes en desolación, y abandoné su heredad para los chacales del desierto. Cuando Edom dijere: Nos hemos empobrecido, pero volveremos a edificar lo arruinado; así ha dicho Jehová de los ejércitos: Ellos edificarán, y yo destruiré; y les llamarán territorio de impiedad, y pueblo contra el cual Jehová está indignado para siempre” . (Malaquías 1:1-4)

Los edomitas, descendientes de Esaú, fueron un “pueblo contra el cual” la ira de Dios y la indignación cayó. Fueron “aborrecidos”, porque eran malos. Sin embargo, este “aborrecimiento” no es absoluto, sino relativo. La palabra “aborrecer”, sólo se usa en contraste con el “amor” de Dios para el pueblo de Jacob. En este contexto se cita a Malaquías 1, la diferencia final entre Esaú y Jacob fue que Dios salvó a un remanente de la simiente de Jacob, a través de los cuales llegaría el Mesías, pero la simiente de Esaú fue destruida. Este contexto muestra la aplicabilidad al papel de naciones y no a la salvación de los padres originales.

Pablo no se está refiriéndose a la predestinación de los individuos para salvación o condenación, aparte de sus obras. Él está primero demostrando la elección de Dios de utilizar la nación judía para la venida del Mesías y recibir la bendición triple de Abraham (heredar la tierra de Canaán, ser una gran nación, y producir la simiente que bendeciría a todas las naciones).

En segundo lugar argumenta de que Dios no le debe la salvación espiritual a los Judíos, incluso siendo simiente de Abraham. La gente se salva de acuerdo con la promesa de Dios, no en virtud de su ascendencia.

¿Qué diremos entonces? ¿Hay injusticia en Dios? Por supuesto que no! Porque dice a Moisés:

“¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera.
Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca.
Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia” . (Romanos 9:14-16)

El argumento de Pablo continúa anticipándose a la acusación que podría hacer un Judío. (Recuerde que es por los Judíos por los cuales Pablo está triste, es a los Judíos a quien Pablo describe que recibieron la bendición de Dios de la promesa de Abraham. Es a los Judíos que no se salvaron, a pesar de ser israelitas según la carne. Romanos 9:1-7) Pablo parece anticipar una reacción, por lo que señala el derecho de Dios para determinar la base de quienes reciben la misericordia. Es a través de la misericordia de Dios que se extiende la salvación, por lo tanto, Dios elige al destinatario de la misericordia..

Esto es por solo su elección soberana. … Sin embargo, seamos cuidadosos en este punto: ¿Revela este pasaje la base de la elección de Dios? ¿Podría Dios eligir a la gente aparte de sus obras? Por supuesto que si, ya que sería su decisión. Él puede elegir sobre la base de cualquier propósito que Él elija, ya que es su derecho y prerrogativa. Sin embargo, tal efecto no se manifiesta en este pasaje Sólo es un supuesto y un prejuicio darle esta interpretación al pasaje. (De nuevo, debemos tener cuidado de no asumir la connotación de Calvino de la elección y la predestinación.) Es en otra forma en la cual se basa la elección de Dios y su misericordia.

“El que encubre sus pecados no prosperará;
Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia”. (Proverbios 28:13)

“Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. (Isaías 55:7)

“… porque:
Dios resiste a los soberbios,
Y da gracia a los humildes.” (I Pedro 5:5)

¿Por qué Dios se acerca a algunas personas, pero a otras no? ¿Por qué Dios extiende la misericordia y la gracia a algunas personas, pero a otras no? Estos versículos enseñan claramente que la humildad y el arrepentimiento es la base de la elección de Dios. Estas son las personas que Dios ha escogido como objeto de su misericordia. Podría haber elegido gente egoísta, orgullosa, cruel, ricas, inteligente, pero en cambio, eligió la gente humilde. No se puede desafiar a esa elección. Es Su misericordia, y Él puede hacerla extensiva a quien Él quiere. No importa cuánto nos esforcemos, no podemos cambiar la base para la elección de Dios. Por ejemplo, no podemos ser orgullosos y endurecer nuestra cerviz y recibir la gracia de Dios, porque Él ha optado por la humildad como una de las características de los elegidos. Él es el que ha establecido las normas y tomado las decisiones, nosotros no.

De hecho, este fue el punto sobre Moisés en la cita de Pablo: Los israelitas habían roto gravemente el pacto de Dios a través del becerro de oro (Éxodo 32). Dios informó a Moisés que ya no seguiría con ellos (Éxodo 33:1-6). Moisés suplicó misericordia en nombre del pueblo (Éxodo 33:7-13). El Señor acordó conceder la misericordia a Moisés, y le prometió salvación a Moisés (“Yo te haré descansar”), pero no al pueblo (Éxodo 33:14). Moisés nuevamente imploró la misericordia (Éxodo 33:15-16). Y el Señor estuvo de acuerdo en ir con los hijos de Israel por solicitud de Moisés, pero responde con la cita anterior (Éxodo 33:17-19). Aunque Dios respeta a Moisés y aunque a menudo le concede la misericordia al pueblo por causa de Moisés, ni él ni el pueblo tenía el control último sobre los términos de Dios para el reposo final. No importa que tan diligentemente Moisés luchó o deseó, era la elección de Dios, y Moisés no podía cambiar la decisión final de Dios.

EXAMINANDO LA CONSTRUCCIÓN GRAMATICAL “ NO … SINO ”

Los que siguen la interpretación calvinista observan y afirman que el “SINO”, en el texto dice claramente que la salvación no es” del que quiere, … sino de aquel que tiene misericordia”. Esta declaración, dicen elimina por completo la influencia de la voluntad del hombre en su salvación.

La clave para la adecuada comprensión de este versículo crucial es reconocer la construcción “no-sino”. Esta frase es de uso común en todo el Nuevo Testamento, y se emplea con frecuencia. Esta construcción no elimina uno de los componentes, sino que se utiliza para destacar un factor sobre el otro. No es una declaración de exclusión, por el contrario declara una importancia relativa. Los siguientes ejemplos dejan esto bien en claro:

“Trabajad, no por la comida que perece, sino por el alimento que permanece para vida eterna …” (Juan 6:27)

Y Jesús clamó y dijo: “Él cree en Mí, no cree en mí, sino en Aquel que me envió” (Juan 12:44)

En este primer verso, ¿Está Jesús mandando a no trabajar por el alimento terrenal? Claramente, la respuesta es no! En otros lugares, se nos manda a trabajar bajo la pena de no recibir alimentos para comer (II Tesalonicenses 3:10). O, en el segundo verso, ¿ Nos manda Jesús a no creer en Él? Una vez más, la respuesta es un no rotundo. En otros lugares, en el mismo libro, Juan expresa que la fe en Jesús es el verdadero propósito de su carta (Juan 20:30-31). Jesús no está más que haciendo hincapié en la base de la creencia en él. Creer en Jesús es una expresión de la fe en el Padre.

En el caso de Romanos 9:21, la determinación de Dios sobre la base de la recepción de la misericordia es más importante que nuestra voluntad de ser salvado. Considere el caso en que Dios no desea extender su misericordia. ¿Puede El hombre salvarse a sí mismo? Absolutamente no. La voluntad de Dios es suprema. No importa que tan esforzadamente un hombre trate de hacer valer su voluntad, no puede escapar de la justicia de Dios. (Recuérdese a Faraón como ejemplo: ¿Quiso ser juzgado y destruido? ¿Pudo faraón establecer su voluntad?) Sólo Dios tiene el derecho, la autoridad y el poder para ofrecer misericordia en la forma que le plazca.. Sin embargo, el reconocimiento de la supremacía de su elección de ninguna manera elimina ni excluye nuestra opción a elegir. De la misma forma como el trabajo por el alimento espiritual no elimina el trabajo por la alimentación física, y así como creer en el Padre no niega creer en el Hijo. Debemos tener cuidado de no insertar nuestros prejuicios en la presente declaración. Debemos permitir que Dios declare su voluntad en nosotros.

EL RECHAZO DE DIOS DE ISRAEL COMPARADO CON EL FARAÓN

“Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra. De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece “ (Romanos 9:17-18)

Como una prueba más a su punto, Pablo recuerda un ejemplo negativo, el rey reprobado de Egipto, el faraón. Dios endureció el corazón de este hombre prolongando su rebelión, de esta forma Dios lo usó como objeto de su ira para demostrar su poder. Verdaderamente, este hombre no recibió la misericordia de Dios. De hecho, Dios escogió endurecer su corazón. Sin embargo, debemos preguntarnos: “¿Fue este endurecimiento de Faraón, aparte su propia voluntad o en relación con el?” El pasaje no dice, porque este asunto no es la preocupación de Pablo. Él está defendiendo el derecho de Dios de utilizar a los obstinados y utilizarlos para sus propios fines. Él no está discutiendo cómo estos llegaron a obstinarse. Tendremos que mirar más al l fondo de esta referencia del Antiguo Testamento para responder a esa pregunta:

“Mas yo sé que el rey de Egipto no os dejará ir sino por mano fuerte. Pero yo extenderé mi mano, y heriré a Egipto con todas mis maravillas que haré en él, y entonces os dejará ir. . (Éxodo 3:19-20)

“Y dijo Jehová a Moisés: Cuando hayas vuelto a Egipto, mira que hagas delante de Faraón todas las maravillas que he puesto en tu mano; pero yo endureceré su corazón, de modo que no dejará ir al pueblo.
Y dirás a Faraón: Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito.
Ya te he dicho que dejes ir a mi hijo, para que me sirva, mas no has querido dejarlo ir; he aquí yo voy a matar a tu hijo, tu primogénito.” (Éxodo 4:21-23)

Después Moisés y Aarón y le dijo al Faraón: “Después Moisés y Aarón entraron a la presencia de Faraón y le dijeron: Jehová el Dios de Israel dice así: Deja ir a mi pueblo a celebrarme fiesta en el desierto.
Y Faraón respondió: ¿Quién es Jehová, para que yo oiga su voz y deje ir a Israel? Yo no conozco a Jehová, ni tampoco dejaré ir a Israel. ” (Éxodo 5:1-2)

Dios sabía que el Faraón no liberaría al pueblo de su cautividad. Sin embargo, mandó al Faraón (“para que oyese su voz”) y dejara ir al pueblo libre, y advirtió a Faraón en caso de no dejar ir al pueblo. ¿Cuál fue el resultado de este mandamiento y advertencia? Fue el mismo resultado que se produce cada vez que un hombre orgulloso o arrogante recibe un mandamiento o una advertencia de Dios. Dios primero utilizó el orgulloso corazón de Faraón, simplemente mediante la emisión de una orden bajo la advertencia de graves penas por desobedecer. ¿Significa esto que Dios fue responsable de la culpabilidad del corazón endurecido del faraón?

¡Absolutamente no! En primer lugar, debemos recordar que el faraón ya había demostrado ser un rey muy malo. Su antecesor tuvo miedo de los israelitas y los sometió a un trabajo severo y a la esclavitud (Éxodo 1:8-14). Cuando esto no logró reducir su número, dio instrucciones a las parteras Hebreas de matar a los niños nacidos varones (Éxodo 1:15-21). Cuando no se pudo ejecutar su orden, mandó a todos los hijos de Israel a matar a sus hijos recién nacidos varones (Éxodo 1:22). Finalmente, este rey murió, y el Faraón que estamos mencionando llegó al poder.

¿Se reconoce la gravedad de la esclavitud de los israelitas, la crueldad de su trabajo, o la maldad de su control de la natalidad en la población? ¡No! De hecho, vemos que los israelitas clamaron al Señor bajo el gobierno de este rey por su cruel esclavitud (Éxodo 2:23-24). No hay indicación de que se disminuyera cualquiera de sus labores. Además, después de que Moisés habló con él, el faraón acusó a la gente de pereza e inactividad. Ordenó aumentar su trabajo al obligarles a buscar paja para los ladrillos, y los líderes de los israelitas fueron golpeados por no hacer la cuota exigida (Éxodo 5:4-19). Verdaderamente, este hombre demostró ser muy malo, mucho antes de que Moisés pronunciara una palabra a él.

En segundo lugar, el endurecimiento de Faraón no se llevó a cabo en contra de su voluntad o fuera de ella. Diez veces diferentes, las Escrituras hablan de que Dios endureció el corazón de Faraón (Éxodo 4:21-23; 7:1-6, 9:12, 10:1, 20, 27; 11:10; 14:4, 8, 17) . Pero, en cinco ocasiones diferentes, las Escrituras también hablan de que Faraón endureció su corazón (Éxodo 5:2; 8:15, 32; 9:34, véase también I Samuel 6:6)!

De hecho, las Escrituras establecen un patrón en las plagas. Cada vez que Moisés volvía a recordarle la orden de liberar al pueblo, Faraón endurecía su corazón, haciendo que Moisés hiciera caer una plaga del Señor sobre los egipcios Finalmente, el Faraón rogó a Moisés poner fin a las plagas con la promesa de dejar ir al pueblo. En una ocasión, el Faraón confesó que había pecado de hecho, y es a partir de esta ocasión que Pablo usó su cita:

“Y Jehová dijo a Moisés: Extiende tu mano hacia el cielo, para que venga granizo en toda la tierra de Egipto sobre los hombres, y sobre las bestias, y sobre toda la hierba del campo en el país de Egipto.
Y Moisés extendió su vara hacia el cielo, y Jehová hizo tronar y granizar, y el fuego se descargó sobre la tierra; y Jehová hizo llover granizo sobre la tierra de Egipto.
Hubo, pues, granizo, y fuego mezclado con el granizo, tan grande, cual nunca hubo en toda la tierra de Egipto desde que fue habitada.
Y aquel granizo hirió en toda la tierra de Egipto todo lo que estaba en el campo, así hombres como bestias; asimismo destrozó el granizo toda la hierba del campo, y desgajó todos los árboles del país.
Solamente en la tierra de Gosén, donde estaban los hijos de Israel, no hubo granizo.
Entonces Faraón envió a llamar a Moisés y a Aarón, y les dijo: He pecado esta vez; Jehová es justo, y yo y mi pueblo impíos.
Orad a Jehová para que cesen los truenos de Dios y el granizo, y yo os dejaré ir, y no os detendréis más” (Éxodo 9:22-28)

Dios advierte a Faraón que él podía destruirlo inmediatamente, pero le ha salvado con el único fin de demostrar su poder. Dios envió otra plaga, porque Faraón siguió exaltándose por sobre el pueblo de Dios. Faraón fue el culpable de las plagas y no Dios. Después de que el granizo destruyó gran parte de su tierra y su gente, un apesadumbrado Faraón finalmente se arrepiente, reconoce su pecado, y confiesa la justicia del Señor. ¿ Fue el Señor responsable por el pecado de Faraón ? ¡No! Las Escrituras confirman que el faraón fue culpable, porque pecó. Sin embargo, esta no fue el final de la historia del faraón …

Moisés le dijo: “Y le respondió Moisés: Tan pronto salga yo de la ciudad, extenderé mis manos a Jehová, y los truenos cesarán, y no habrá más granizo; para que sepas que de Jehová es la tierra.
Pero yo sé que ni tú ni tus siervos temeréis todavía la presencia de Jehová Dios.
El lino, pues, y la cebada fueron destrozados, porque la cebada estaba ya espigada, y el lino en caña.
Mas el trigo y el centeno no fueron destrozados, porque eran tardíos.
Y salido Moisés de la presencia de Faraón, fuera de la ciudad, extendió sus manos a Jehová, y cesaron los truenos y el granizo, y la lluvia no cayó más sobre la tierra.
Y viendo Faraón que la lluvia había cesado, y el granizo y los truenos, se obstinó en pecar, y endurecieron su corazón él y sus siervos.
Y el corazón de Faraón se endureció, y no dejó ir a los hijos de Israel, como Jehová lo había dicho por medio de Moisés.. (Éxodo 9:29-35)

Algunos argumentan que las acciones de Dios hacia el Faraón hacen a Dios, en parte, responsable, sin embargo, es fundamental tener en cuenta que Dios usa los mismos métodos en los elegidos:

“ ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?
Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual pagará a cada uno conforme a sus obras “, (Romanos 2:4-6)

“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”. (II Pedro 3:9)

El Señor no hace acepción de personas (Hechos 10:34). Él ofrece su clemencia, castigo, y descanso a todos, incluso a aquellos a quienes ama (Hebreos 12:5-11). Sin embargo, ¿ Por qué se produce la salvación en algunos y el endurecimiento en otros?. ¿Cuál es la diferencia? Debemos mirar hacia atrás al Faraón. Dios suministra un ambiente para promover el cambio (el arrepentimiento de algunos, el endurecimiento de los demás). Pero,¿ Sobre quién dice la Escritura fue la culpa final? Del faraón! Él es el que pecó, porque optó por utilizar la oportunidad dada por Dios para iluminarle, guiarle al arrepentimiento, y darle descanso, como una oportunidad , y esto lo hizo Dios no una vez más, sino ¡diez veces!

En un ejemplo similar, los filisteos paganos reconocieron la paciencia de Dios y el endurecimiento del corazón del Faraón (I Samuel 6:5-6). En ambos casos se debió haber dado lo mismo. Faraón pudo haberse arrepentido, ya que Dios tocó su corazón y Faraón reconoció a Dios, reconoció su pecado y se arrepintió (Éxodo 9:14, 27). Sin embargo, el faraón decidió más seguir en su pecado, mientras que los filisteos decidieron arrepentirse bajo la mano de las plagas de Dios. Ellos fueron sanados (I Samuel 6:1-16)
“…Y ellos dijeron: ¿Y qué será la expiación que le pagaremos? Ellos respondieron: Conforme al número de los príncipes de los filisteos, cinco tumores de oro, y cinco ratones de oro, porque una misma plaga ha afligido a todos vosotros y a vuestros príncipes.
Haréis, pues, figuras de vuestros tumores, y de vuestros ratones que destruyen la tierra, y daréis gloria al Dios de Israel; quizá aliviará su mano de sobre vosotros y de sobre vuestros dioses, y de sobre vuestra tierra.
¿Por qué endurecéis vuestro corazón, como los egipcios y Faraón endurecieron su corazón? Después que los había tratado así, ¿no los dejaron ir, y se fueron?
Haced, pues, ahora un carro nuevo, y tomad luego dos vacas que críen, a las cuales no haya sido puesto yugo, y uncid las vacas al carro, y haced volver sus becerros de detrás de ellas a casa…”

Mientras que el faraón fue utilizado temporalmente para el propósito de Dios y su destrucción final.

“Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad?
Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?
¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?” (Romanos 9:19-21)

El endurecimiento de la nación judía parece ser la preocupación principal de Pablo desde el comienzo, de acuerdo a los (versículos 1-6, 14). Por lo tanto, se concluye que la acusación prevista más probable es de un Judío, tratando de justificarse a sí mismo acusando a Dios de injusticia. De hecho, este Judío no arrepentido culpa a Dios por su propio rechazo y condena, como si el endurecimiento de Dios fue la causa de su pecado y del juicio emitido.

Pablo cita dos pasajes del Antiguo Testamento. El primer pasaje nos recuerda el derecho de Dios para manejar la vida de las persona (Isaías 45:9). Específicamente esta fue una advertencia al rey persa, Ciro, a quien Dios levantó y utilizó para liberar a los israelitas del cautiverio de Babilonia (Isaías 45:1-9). Tengamos en cuenta, una vez más que esta elección no fue para la salvación, sino una preparación providencial, de modo que Ciro podía hacer un gran trabajo en la salvación del pueblo físico de Dios. La segunda cita se toma de la lección que Jeremías recibió en la casa del alfarero:

“.Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: Levántate y vete a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras. Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano; y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla” (Jeremías 18:1-4)

En esta parábola, el alfarero representa al Señor, y el barro representa a los hijos de Israel durante los días de Jeremías. En primer lugar, debe tenerse presente que el barro se “echó a perder en sus manos”. La intención del alfarero no es que la arcilla se estropeara, porque después que se estropea formar ” otra vasija”. Es evidente que el alfarero no había predestinado lo que ocurriría, porque su intención era originalmente modelar “otra” vasija de la última.

“Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel.
En un instante hablaré contra pueblos y contra reinos, para arrancar, y derribar, y destruir.
Pero si esos pueblos se convirtieren de su maldad contra la cual hablé, yo me arrepentiré del mal que había pensado hacerles, y en un instante hablaré de la gente y del reino, para edificar y para plantar.
Pero si hiciere lo malo delante de mis ojos, no oyendo mi voz, me arrepentiré del bien que había determinado hacerle.
Ahora, pues, habla luego a todo hombre de Judá y a los moradores de Jerusalén, diciendo: Así ha dicho Jehová: He aquí que yo dispongo mal contra vosotros, y trazo contra vosotros designios; conviértase ahora cada uno de su mal camino, y mejore sus caminos y sus obras. . “(Jeremías 18:5-11)

Dios proclama su poder al modelar a Israel a su antojo, al igual que el alfarero lo hizo. Sin embargo, nótese que su “moldura ” no fue independiente de su voluntad. De hecho, fue una consecuencia de ella. Dios prometió cambiar sus planes para la nación, en función del arrepentimiento de ellos. Aquí Dios manifiesta claramente la base de su misericordia o su ira, y ¿Cuál es esta base? La humildad, el arrepentimiento y la obediencia.

“¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria (Romanos 9:22-23)

Pablo comienza a introducir más directamente su punto: Dios sólo perseveró con la nación judía, para poder elaborar un plan. La gran mayoría del Israel físico rechazó a Dios y no tuvo fe, se rebelaron y fueron idólatras y seguían rechazando a su Mesías, eran los “vasos de ira preparados para destrucción”.

Con frecuencia, los calvinistas cuando interpretan las frases, “vasos de ira preparados para destrucción”, y “vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria”, asumen la connotación de Calvino de la predestinación incondicional e individual.
.

EL USO DE DIOS DE LOS JUDÍOS PARA SALVAR A LOS GENTILES

“a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles?
Como también en Oseas dice:
Llamaré pueblo mío al que no era mi pueblo,
Y a la no amada, amada.
Y en el lugar donde se les dijo: Vosotros no sois pueblo mío,
Allí serán llamados hijos del Dios viviente.
También Isaías clama tocante a Israel: Si fuere el número de los hijos de Israel como la arena del mar, tan sólo el remanente será salvo;
porque el Señor ejecutará su sentencia sobre la tierra en justicia y con prontitud.
Y como antes dijo Isaías:
Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera dejado descendencia,
Como Sodoma habríamos venido a ser, y a Gomorra seríamos semejantes.” (Romanos 9:24-29)

Al acercarnos a los puntos finales de Pablo en esta sección, nos recuerda que Dios desde hace mucho tiempo había planeado y profetizado llevar a los gentiles a su reino. Los gentiles no habían gozado de las bendiciones de ser un pueblo elegido, al igual que los judíos. Los gentiles no habían disfrutado de ninguna de las bendiciones que Pablo menciona al principio de este contexto (9:4-5). Sin embargo, a los judíos del Antiguo Testamento, Dios había predicho que El llamaría a los gentiles su pueblo amado. En el tiempo de estas profecías, Él estaba preparando los medios de salvación para el Israel espiritual (formado por fieles Judíos y Gentiles), y la destrucción física de Israel que pronto vendría por el rechazo del Mesías de Dios y su reino.

En contraste con la esperanza de los gentiles, Dios predijo que sólo un remanente se salvaría de los israelitas. De hecho, si no hubiera sido por los planes de Dios, de perdonar a un remanente, habrían sido aniquilados como todas las otras naciones que les habían precedido. Sin embargo, sus días se acercaban, cuando su función se completaría y Dios pondrá fin a la nación judía..

“¿Qué, pues, diremos? Que los gentiles, que no iban tras la justicia, han alcanzado la justicia, es decir, la justicia que es por fe;
mas Israel, que iba tras una ley de justicia, no la alcanzó.
¿Por qué? Porque iban tras ella no por fe, sino como por obras de la ley, pues tropezaron en la piedra de tropiezo,
como está escrito:
He aquí pongo en Sion piedra de tropiezo y roca de caída;
Y el que creyere en él, no será avergonzado..” (Romanos 9:30-33)

Aquí está el resumen de Pablo de cierre de esta sección: Los gentiles serán salvos, porque buscaban a Dios por la fe y no por la ley. Sin embargo, aunque usado por Dios, la nación judía fue condenada por Dios, porque trataron de establecer la suya propia, independiente de Dios, sobre la base de la perfecta obediencia a la ley. No tenían ninguna excusa por su obstinación. El rechazo de Dios y el endurecimiento de los judíos se llevaron a cabo porque detestaron tener que reconocer que Dios salvaría al mundo a través de uno de sus hermanos, Jesús, y no a través de la nación. Tener que confiar en Dios por medio de su Mesías, y no por su entendimiento errado del Mesías, que no era por su ascendencia, y no era por la obediencia a la ley.

Es irónico que un pasaje, diseñado para ejemplificar la justicia de Dios para elegir quién será salvo y por qué medios, se ha utilizado con el mandato de una elección y llamando definido por un hombre. El Calvinismo y su llamada “ortodoxia” han definido filosóficamente la soberanía de Dios, de tal manera que es imposible que Dios elija quien será salvado, al menos fuera de la elección de Calvino. El libre albedrío, la elección del hombre, y el carácter de un individuo están teóricamente prohibidos de servir como base para la elección de Dios, a pesar de que este pasaje fue diseñado para reivindicar el derecho de Dios para elegir quién se salvaría.

Sin embargo, si nos fijamos bien en Romanos 9 y en sus versículos que se hacen referencia, se puede observar que Dios ha usada las naciones en su gran plan , o ha endurecido a individuos rebeldes. Sin embargo, ambos naciones o individuos llegan a ser elegidos a través de la obediencia o rechazados por su desobediencia obstinada.

Romanos 9 enseña claramente la soberanía de Dios y la inmutabilidad de la elección de Dios. Sin embargo, hemos aprendido a ser cuidadosos y no interponer nuestros prejuicios en el contexto. hemos examinado el contexto de los pasajes del Antiguo Testamento que cita Pablo, por lo que se puede ver claramente que la elección incondicional de Dios sólo se aplica al papel de naciones en la elección de la venida del Mesías, y no a la salvación de las personas (Génesis 25:22-23; Malaquías 1:1-4).

Aunque Dios puede endurecerse a un individuo, esto sólo ocurre después de que ese individuo rechace del mensaje de Dios, rechace la disciplina de Dios, y la misericordia de Dios (Éxodo 3:19-20; 4:21-23; 5: 1-2; 9:22-28). Por último, Dios ciertamente puede moldear ya sea una nación o un individuo para la salvación o condenación, pero Dios modifica sus planes sobre la base de la respuesta del sujeto (Jeremías 18:5-11). Sí, Dios ha tomado una decisión irrevocable, y su elección es salvar a TODOS los que con humildad confíen en su Hijo, se arrepientan, y estén dispuestos a obedecer sus condiciones para ser salvos.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

4 Comentarios to “Análisis De Romanos 9 Y Los Argumentos Calvinistas”

  1. enrique 27 octubre, 2011 at 23:53 #

    que buen estudio! si hay algún material mas para estudiar con respecto al calvinismo y la predestinación me gustaría recibirla! tengo algunos amigos calvinistas, usan también el pasaje de juan 10 donde dice que nadie viene a Jesús si no le es dado o traído por el Padre, y muchos otros versículos, si tienen estudios de esos pasajes que usan los calvinistas y me encantaría recibirlos por favor!

  2. Gerardo Velázquez 25 noviembre, 2011 at 8:22 #

    Saludos!! Realmente ha sido esclarecedor el comentario que han dado acerca del capítulo 9 de la carta a los Romanos. Quería saber quien es el autor del mismo u si podía citarlo pues tengo intenciones de escribir un comentario acerca del mismo pasaje y creo que sería muy útil citar al hermano que escribió el artículo. Gracias por vuestro servicio a la causa del reino. Mil bendiciones!!!

  3. edwin guillermo 8 noviembre, 2012 at 23:43 #

    Gloria a Dios excelente estudio:

    me gustaría saber si tiene mas literatura al respecto…

  4. Héctor 9 febrero, 2014 at 9:22 #

    Muy buen comentario. Gracias

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD