“Las Herramientas de la Unidad”

(Un estudio de Efesios)

En este capítulo Pablo está exhortando a los cristianos a caminar de una manera digna de su vocación. Además, les recuerda que el concepto de caminar como es digno es un motivo para la vida de una persona.

El primer motivo de Pablo era que todos los cristianos caminen en unidad! Pablo describe la unidad del Espíritu mediante la divulgación de los factores que hacen posible esta unidad como se describe en la palabra de Dios. Estos factores de la unidad son el único producto verdadero de la palabra de Dios en Cristo Jesús. En esta lección nos centramos en los “dones espirituales”y en los oficios que Cristo dio a la iglesia, que fueron diseñados para llevar el cuerpo de Cristo a su crecimiento.

Efesios 4:7-11

“Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. Por lo cual dice:
Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad,
Y dio dones a los hombres.
Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,”

El versículo 8 Es una cita del Salmo 68:18, y es una profecía de la ascensión de Cristo al cielo. Pablo indica que, si bien este salmo fue escrito por David, se refiere al Salvador, como hablando de sí mismo.

Pablo está denotando el verdadero origen de estos “dones espirituales”. Además Pablo está indicando que así como subió, primero descendió. Esto es significativo a la luz de otros dos que ascendieron al cielo (Enoc, Génesis 5:24, y Elías, II Reyes 2:1; 11). Estos hombres que anteriormente ascendieron a los cielos son contrastados con el Cristo en el concepto que primero desciende, lo que indica su deidad versus su humanidad. Esto se describe mejor en otra epístola del apóstol Pablo, cito:

Filipenses 2:5-11 “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.. ”

Pablo termina esta declaración señalando que Cristo ha llenado todas las cosas, y que ha proporcionado todos los elementos necesarios para el éxito y el crecimiento de Su iglesia (La iglesia está en el propósito eterno de Dios en Cristo Jesús, Cap. 3:10-11).
“para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor,”

Con todo esto en mente, vamos a revisar lo que sabemos acerca de los dones espirituales en este contexto, y ver los primeros pasos en la cadena:

I. A Jesús el Padre dio «toda» autoridad (Mateo 28:18-20, Efesios 1:22 -23; Colosenses 1:18).

“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”

“y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.”

“y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia”

II. En la noche de su última Pascua con sus discípulos escogidos, Jesús se refirió que él enviaría a ellos el Espíritu Santo en una medida que nadie más recibiría. El Espíritu Santo sería para ellos (los Apóstoles, enviados por Jesús al mundo) un consolador, un maestro que revelaría “toda” la verdad, un testigo, uno que convencería al mundo de pecado, un guía, un revelador, y uno que anunciaría las cosas por venir (Juan 14:15 -18, 26 y 15:26; 16:7-8; 13-15).

“Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.”

“Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”

“Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.”

“Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio”

“Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber”

III. Los apóstoles comenzaron su comisión en el día de Pentecostés después de la ascensión de Cristo al cielo, en cumplimiento de las instrucciones que Cristo les dio . Como la iglesia creció, comenzaron a difundir las medidas del Espíritu Santo (dones espirituales) a los hombres ( los dones llegaron a los apóstoles por el Espíritu, enviado por Cristo), se dice en la cita que “Cristo dio dones a los hombres” Ellos eran los únicos con esta capacidad de transmitir estos dones

IV. No todos recibieron un don del Espíritu Santo, pero todos se beneficiaron de ellos.

V. Había nueve dones específicos.

VI. A Ningún individuo le fue dado todos los dones .

VII. Existieron en una época de la Iglesia antes de la palabra escrita (la infancia).

VIII. Cuando la palabra escrita vino a la existencia de «todos los cristianos, los dones cesaron (edad adulta).

IX. debían utilizarse para edificar, exhortar y consolar a los cristianos que viven adecuado (lo que la palabra hace por nosotros ahora).

Por último, además de éstos dones espirituales, Cristo dio cargos especiales en la iglesia, que actuarían con los dones espirituales para que la iglesia llegara a la madurez.

Los Apóstoles: La palabra apóstol significa simplemente ‘un enviado’. Hubo apóstoles de las diversas iglesias que fueron escogidos y enviados en varias diligencias (Bernabé, Hechos 14:12; hombres elegidos para entregar los donativos específicos para los santos que sufrían en Judea, Hechos 20:4). Estos sin embargo, no habían sido específicamente elegidos por Jesús y enviado por Él a los efectos del reino.

Pablo en este pasaje se refiere aquí a los apóstoles que Jesús designó. Estos son los que fueron primeros en la iglesia (I Corintios 12:28),” Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas.”

y les fue dado el papel especial de establecer, educar, y corregir la iglesia .
Para una comprensión más amplia de este oficio ver el articulo “ Los Embajadores de Cristo” bajo el encabezado de “iglesia”

Los Profetas: Un profeta era simplemente, “un pedazo de la boca de Dios”. Así como Dios le había dado toda la autoridad a Cristo sobre Su iglesia, Jesús también otorgó a través de los dones del Espíritu, la voluntad de Dios para el hombre en el nuevo reino. Los Profetas eran los que la daban a conocer junto a los Apóstoles, y fue este don que más tarde diría Pablo era el más deseado de todos los dones . Notables profetas del Nuevo Testamento: Lucas, Marcos, Agabo, Santiago, Judas, etc.

Los Evangelistas: Un predicador del Evangelio, que proclama una buena nueva, una que deja claro el mensaje de Dios. El propósito de un evangelista es descrito por Pablo en la comisión al joven Timoteo (evangelista), en II Timoteo 4:1-5.

“Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,
y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio”

Notables evangelistas del Nuevo Testamento: Timoteo, Tito, Felipe, etc.

Los Pastores: Un pastor es uno quien cuida y pastorea el rebaño. Un pastor guía y alimenta un rebaño, lo vigila atentamente para evitar las falsas enseñanzas y a los que dividen las ovejas. Todo esto contempla el cuidado tierno y la supervisión vigilante (ver: Hechos 20:28; I Timoteo 3:1-7; Tito 1:5-9; I Tesalonicenses 5:12-13, Hebreos 13:7, 17; I Pedro 5 :1-4). Para una mejor comprensión de este oficio ver el artículo “Ancianos, Obispos, Pastores” bajo el encabezado de “iglesia”

El Maestro: Una clara diferencia entre un maestro y un profeta es que un profeta da a conocer lo que es desconocido, mientras que el maestro da a conocer lo que ha sido revelado. Un maestro edifica sobre la base de su comprensión específica. Durante el tiempo de los dones espirituales, esto se hizo a través de los dones de sabiduría y el conocimiento. La sabiduría y el conocimiento son impartidos hoy en día a través del estudio de la palabra escrita .

Cristo dio todas las herramientas necesarias para el éxito del establecimiento, crecimiento y permanencia de su iglesia. Hoy los hombres en las denominaciones religiosas diversas han establecido sus propios oficios y rangos que nunca fueron establecidos por Cristo. ( El titulo de Papa, monseñor, arzobispo, pastor vitalicio, y cuantos otros ). Estas herramientas también fueron diseñadas para contener la sabiduría humana y la corrupción, para así mantener la unidad a todos los que permiten que Cristo reine en su iglesia, ¡Amén!

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD