“La Ley De Moisés Ha Sido Abolida”

 

Grupos religiosos hoy en día defienden la posición de que la ley del Antiguo Testamento está vigente para toda la humanidad. En sus esfuerzos por afirmar sus creencias dividen la Ley de Dios dada a Moisés en el Sinaí en dos leyes. Así lo hacen Los Adventistas del Séptimo Día quienes se equivocan en su afirmación de que había dos leyes, una moral y otra ceremonial.  Este grupo enseña que la ley ceremonial es la que ya no está en vigencia hoy pero que continua en vigor la ley Moral, es decir los diez mandamientos, esto lo dicen para afirmar que el Sábado judío debe ser guardado por toda la humanidad.

 

Debemos decir a esto que  “La Ley” abarcaba todo el sistema mosaico; moral, civil y ceremonial. “la ley” incluye a todo el sistema de ley dada a los judíos en el Sinaí,  abarca todas las necesidades, ya sea moral, civil o ceremonial, el Decálogo y todo.  Dios hizo sólo un pacto con Israel en el monte. Sinaí, que incluye tanto la moral y la ceremonial.  Todas las distinciones entre la ley moral y la  ley ceremonial son sin fundamento bíblico y criterio puramente humano.

Veamos  algunos ejemplos de la expresión la ley” en las Escrituras

 

1.- “vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. ”. (1Corintios 14:34)

 

¿ Dónde  la ley dice esto? . Esto se encuentra en Génesis 3:16, “A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti. ”

 

2.- Romanos 7:7 “¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás”
¿Dónde  la ley dice esto?
3.-Éxodo 20:17 “No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo. . ”
4.- Mateo 22:36-40 ” Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.
Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.”

 

Jesús da su respuesta basado en Deuteronomio y Levítico.

Deuteronomio 6:5 “Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas. ”
Levítico 19:18 “No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová.”

.
5.- Mateo 12:5 “¿O no habéis leído en la ley, cómo en el día de reposo los sacerdotes en el templo profanan el día de reposo, y son sin culpa?”.

 

 

¿Dónde  la ley dice esto?
Números 28:9 “Mas el día de reposo, dos corderos de un año sin defecto, y dos décimas de flor de harina amasada con aceite, como ofrenda, con su libación. ”

 

Por lo tanto, la ley se refiere a los cinco libros de Moisés, (Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio) el Pentateuco entero. Cualquier verso citado en alguna parte de estos libros se conoce como la ley porque es una parte de la ley. Así que los Diez Mandamientos son citados como la ley porque son una parte de la ley, pero no son toda la ley.


 El término ley incluye los preceptos ceremoniales y civiles dados por Moisés, así como los preceptos morales que se encuentran en el Decálogo.

 

Analicemos el aspecto Ceremonial.  Citaré pasajes  los cuales se refieren en forma exclusiva a este aspecto en particular:

 

Lucas 2:27 “Y movido por el Espíritu, vino al templo. Y cuando los padres del niño Jesús lo trajeron al templo, para hacer por él conforme al rito de la ley. ”
Este pasaje se refiere a María y José que llegan al templo  a ofrecer el sacrificio (Lucas 2:24) “y para ofrecer conforme a lo que se dice en la ley del Señor: Un par de tórtolas, o dos palominos”. Cumpliendo lo que la ley establecía. Esta ley fue manifestada en:

 

Levítico 12:2-8 “Habla a los hijos de Israel y diles: La mujer cuando conciba y dé a luz varón, será inmunda siete días; conforme a los días de su menstruación será inmunda.  Y al octavo día se circuncidará al niño.  Mas ella permanecerá treinta y tres días purificándose de su sangre; ninguna cosa santa tocará, ni vendrá al santuario, hasta cuando sean cumplidos los días de su purificación.  Y si diere a luz hija, será inmunda dos semanas, conforme a su separación, y sesenta y seis días estará purificándose de su sangre.  Cuando los días de su purificación fueren cumplidos, por hijo o por hija, traerá un cordero de un año para holocausto, y un palomino o una tórtola para expiación, a la puerta del tabernáculo de reunión, al sacerdote;  y él los ofrecerá delante de Jehová, y hará expiación por ella, y será limpia del flujo de su sangre. Esta es la ley para la que diere a luz hijo o hija.  Y si no tiene lo suficiente para un cordero, tomará entonces dos tórtolas o dos palominos, uno para holocausto y otro para expiación; y el sacerdote hará expiación por ella, y será limpia”.

 

 

En el  Aspecto  Civil

 

Hechos 23:3 “Entonces Pablo le dijo: ¡Dios te golpeará a ti, pared blanqueada! ¿Estás tú sentado para juzgarme conforme a la ley, y quebrantando la ley me mandas golpear?”
¿A que ordenanza de la ley se refiere Pablo? Se refiere a la citada en
Deuteronomio 25:1-3  “Si hubiere pleito entre algunos, y acudieren al tribunal para que los jueces los juzguen, éstos absolverán al justo, y condenarán al culpable.
Y si el delincuente mereciere ser azotado, entonces el juez le hará echar en tierra, y le hará azotar en su presencia; según su delito será el número de azotes. Se podrá dar cuarenta azotes, no más; no sea que, si lo hirieren con muchos azotes más que éstos, se sienta tu hermano envilecido delante de tus ojos. “.

 

Ya que sólo había una ley para Israel, conocida como la ley, que incluía no sólo
los preceptos ceremoniales y civiles, sino también los preceptos morales, la ley que  En el Nuevo Testamento afirma que los cristianos son libres, es la ley que incluye  Los Diez Mandamientos.
Alguien podría objetar Si esto es cierto entonces los cristianos no están bajo la ley y del mandamiento del sábado, sino también de  todos los preceptos morales contenidos en la ley.
Cuando afirmo que los cristianos están libres de la ley de Moisés, incluyendo los Diez  Mandamientos, no  afirmo que los cristianos están sin ley.  Los cristianos están bajo la ley de Cristo.
(1) 1 Corintios 9:20-21, “Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley;  a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley. ”
(2) Santiago 2:12  “Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad”
(3) 1 Juan 3:4, “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley”.

 

Dios hizo un pacto con Israel que incluyó tanto la ley moral y ceremonial
1. Dios estableció Su pacto con Israel en el monte. Sinaí (Éxodo 19:1-8).
a. Moisés relata la entrega de este pacto en  Deuteronomio 5:1-22.
b. Ese pacto que Dios hizo contenía los Diez Mandamientos como el
mandamiento del Sábado  (Éxodo 20:8 y Deuteronomio 5:12).
(1) Deuteronomio 4:13, “Y él os anunció su pacto, el cual os mandó poner por obra; los diez mandamientos, y los escribió en dos tablas de piedra. ”
(2) Deuteronomio 9:9 “Cuando yo subí al monte para recibir las tablas de piedra, las tablas del pacto que Jehová hizo con vosotros, estuve entonces en el monte cuarenta días y cuarenta noches, sin comer pan ni beber agua “( 9:10-15)
Este pacto también incluyó la ley  ceremonial y los preceptos civiles.
Deuteronomio 29:21   “y lo apartará Jehová de todas las tribus de Israel para mal, conforme a todas las maldiciones del pacto escrito en este libro de la ley.. ”
Las maldiciones no se encuentran en los Diez Mandamientos. Las maldiciones están escritas en el resto de los escritos  que Moisés recibió en el monte. Sinaí  (Levítico 26:14-43).
Estas son las palabras que Moisés llama al pacto que está escrito en
este libro de la ley.
Éxodo 34:17-28  “No te harás dioses de fundición.  La fiesta de los panes sin levadura guardarás; siete días comerás pan sin levadura, según te he mandado, en el tiempo señalado del mes de Abib; porque en el mes de Abib saliste de Egipto. Todo primer nacido, mío es; y de tu ganado todo primogénito de vaca o de oveja, que sea macho. Pero redimirás con cordero el primogénito del asno; y si no lo redimieres, quebrarás su cerviz. Redimirás todo primogénito de tus hijos; y ninguno se presentará delante de mí con las manos vacías. Seis días trabajarás, mas en el séptimo día descansarás; aun en la arada y en la siega, descansarás. También celebrarás la fiesta de las semanas, la de las primicias de la siega del trigo, y la fiesta de la cosecha a la salida del año.  Tres veces en el año se presentará todo varón tuyo delante de Jehová el Señor, Dios de Israel. Porque yo arrojaré a las naciones de tu presencia, y ensancharé tu territorio; y ninguno codiciará tu tierra, cuando subas para presentarte delante de Jehová tu Dios tres veces en el año. No ofrecerás cosa leudada junto con la sangre de mi sacrificio, ni se dejará hasta la mañana nada del sacrificio de la fiesta de la pascua.  Las primicias de los primeros frutos de tu tierra llevarás a la casa de Jehová tu Dios. No cocerás el cabrito en la leche de su madre.  Y Jehová dijo a Moisés: Escribe tú estas palabras; porque conforme a estas palabras he hecho pacto contigo y con Israel. Y él estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan, ni bebió agua; y escribió en tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos. ”
Moisés dice que Dios hizo el pacto  con Israel después de declarar estas palabras.
Esto incluye la fiesta de los panes sin levadura, el sacrificio de la expiación, etc, todos ellos lo que los adventistas dicen que son parte de una ley ceremonial  separada de la ley moral (los diez mandamientos) . Este pacto que Dios hizo con Israel en el Sinaí, que incluía los Diez Mandamientos es el pacto que es viejo y estaba próximo a desaparecer.

 

“Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo.
Porque reprendiéndolos dice:
He aquí vienen días, dice el Señor, 
En que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto; 
 No como el pacto que hice con sus padres 
El día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; 
Porque ellos no permanecieron en mi pacto, 
Y yo me desentendí de ellos, dice el Señor. 
 Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel 
Después de aquellos días, dice el Señor: 
Pondré mis leyes en la mente de ellos, 
Y sobre su corazón las escribiré; 
Y seré a ellos por Dios, 
Y ellos me serán a mí por pueblo; 
 Y ninguno enseñará a su prójimo, 
Ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; 
Porque todos me conocerán, 
Desde el menor hasta el mayor de ellos. 
 Porque seré propicio a sus injusticias, 
Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.
Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer”   (Hebreos 8:7-13)

 

 

El primer pacto es el pacto que Dios hizo en el monte Horeb (Jeremías 31:32;
Hebreos 8:9, Deuteronomio 29:1,25).
Es el pacto que incluía los Diez Mandamientos (Éxodo 20:1; Deuteronomio 5:6).
Es el pacto que se sustituye por un segundo pacto (Hebreos 8:7), que es el
nuevo pacto (8:8,13) y mejor (8:6).
1. Este pacto que Dios hizo con Israel en el  Sinaí, que incluía los Diez Mandamientos es el pacto que se ha abrogado en Cristo (2 Corintios 3:5-14).
2. Este fue el pacto  escrito y grabado en piedras.  “Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer “ (2 Corintios 3:7).
3. Es el pacto que hizo a Moisés brillar su cara  (2 Corintios 3:7; Éxodo
34:28-30).
4. Es el pacto que no tiene gloria en comparación con la gloria del nuevo
pacto (2 Corintios 3:8-11).

 

Todas las distinciones entre una ley ceremonial y una ley moral son sin fundamento escritural.
1. El “libro de la ley”, que fue colocado en el arca del pacto
(Deuteronomio 31:24-26) es señalado por los adventistas como la ley ceremonial
Sin embargo, este “libro de la ley” abarcaba el conjunto de los cinco libros de Moisés.  Contenía toda la palabra del  Decálogo ,palabra repetida dos veces, una vez en Éxodo 20 y otra vez en Deuteronomio 5.
.En  Este “libro de la ley” figuraba tanto los principios morales como ceremoniales.
Que el “libro de la ley” contiene los principios de orden moral y ceremonial es
demostrado de Gálatas 3:10:
Gálatas 3:10  “Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. “.
Deuteronomio 27:26 “Maldito el que no confirmare las palabras de esta ley para hacerlas. Y dirá todo el pueblo: Amén. ”
En este mismo capítulo se encuentran los siguientes mandamientos:
Una maldición contra las imágenes, versículo 15 (Éxodo 20:4, el segundo mandamiento)
La condena de la desobediencia a los padres versículo 16 (Éxodo 20:12, el quinto mandamiento)
Una maldición contra el asesinato, versículo 24 (Éxodo 20:13, el sexto mandamiento)
La conclusión es  obvia: Si el Decálogo (los diez mandamientos) contiene la ley moral, entonces el “libro de la ley “, también lo contiene.

Sin embargo, hay principios morales que se encuentran en la ley  llamada ceremonial que no se encuentra en los Diez Mandamientos.
Lo que Jesús llama el mandamiento más importante no es uno de los diez mandamientos (Mateo 22:36-40).
(1) Mateo 22:37,38  “Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento”
(2)  Deuteronomio 6:5: “Y amarás a Jehová tu Dios con todo tu
corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. ”
(3) Marcos 12:31  “Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos. ”

 

 

Los diez mandamientos no prohíben la homosexualidad, la bestialidad o el  incesto, pero la ley ceremonial lo hace.
(1) Levítico 18:22  “No te echarás con varón como con mujer; es abominación. ”
(2) Levítico 18:23  “Ni con ningún animal tendrás ayuntamiento amancillándote con él, ni mujer alguna se pondrá delante de animal para ayuntarse con él; es perversión “.
(3) Levítico 18:6  “Ningún varón se llegue a parienta próxima alguna, para descubrir su desnudez. Yo Jehová.”.
Hay otros principios morales que no se encuentran en el Decálogo (Los Diez Mandamientos) que figuran en el  libro de la ley.
(1) Levítico 19:14,31,33 “No maldecirás al sordo, y delante del ciego no pondrás tropiezo, sino que tendrás temor de tu Dios. Yo Jehová. ”

“No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo Jehová vuestro Dios.”

“Cuando el extranjero morare con vosotros en vuestra tierra, no le oprimiréis”
(2) Deuteronomio 22:4 “Si vieres el asno de tu hermano, o su buey, caído en el camino, no te apartarás de él; le ayudarás a levantarlo”
(3) Deuteronomio 24:6  “No tomarás en prenda la muela del molino, ni la de abajo ni la de arriba; porque sería tomar en prenda la vida del hombre”.

 

¿Fueron estos preceptos morales sólo preceptos ceremoniales?

 

Toda esta distinción que hacen los Adventistas del Séptimo Día es para poder afirmar que el día Sábado que fue instituido en el Monte Sinaí a los Judíos es también para ser guardado hoy por todos los Cristianos.

 

No se conforman con las claras palabras de Pablo que se registran en Colosenses:

“Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados,  anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.  Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo”   Colosenses 2:13-16

 

Consideremos un momento este pasaje.

 

Anulando significa borrar, cancelar el acta de los decretos.  Esto se refiere a la ley de Moisés quien “…escribió en tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos”. (Éxodo 34:28)

 

“Estos son los estatutos y decretos que cuidaréis de poner por obra” (Deuteronomio 12:1)

De esto se refiere Pablo, cuando señaló esto en sus cartas a los Cristianos: “El ministerio de muerte grabado con letras en piedras” (2 Corintios 3:7)

 

“Aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas…” (Efesios 2:15).

 

Toda la ley de Moisés fue anulada por la muerte de Cristo. Es completamente en vano tratar de probar que alguna parte de la ley no fue quitada. Por ejemplo, algunos están resueltos a “guardar” (a su manera) el sábado; otros usan textos del Antiguo Testamento para justificar el uso de los instrumentos de música en el culto de la iglesia; otros tienen una especie de “sacerdocio” especial, basándose en el sacerdocio levítico (y aun en el de Melquisedec).

 

Algunos se confunden diciendo, “Entonces, ¿no se condena el adulterar, el robar, etc.?” Claro que sí, pero están condenados porque el Nuevo Testamento los condena. Sin embargo, el Nuevo Testamento no requiere que los cristianos guarden el sábado.

 

 Muchísimas personas que profesan creer en Cristo no quieren reconocer que la ley de Moisés — toda la ley de Moisés — fue quitada cuando Cristo murió en la cruz, “quitándola de en medio y clavándola en la cruz”.

 

Este fue un gran esfuerzo que hizo Pablo en sus escritos para afirmar y probar esto:    El afirma que la ley fue un ayo que llevó a los judíos a Cristo (Gálatas 3:24).

Los Adventistas del Séptimo Día dicen que hasta que pasen el cielo y la tierra la ley no pasará, pero Jesús dijo (Mat. 5:18), “que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido“.

 

Cristo cumplió la ley, los profetas y los salmos (Lucas 24:44). El es nuestra pascua (1 Corintios 5:7). El es el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo (Juan 1:29). La carta a los hebreos ampliamente establece la verdad de que Cristo es el cumplimiento de la ley. Pablo va a concluir diciendo

 

 “Por tanto, nadie os juzgue en  comida o en bebida”.   Los judaizantes querían imponer los reglamentos en cuanto a comida o bebida, guardar el sábado, etc.

En Romanos 14 Pablo enseña que los cristianos pueden seguir absteniéndose de ciertos alimentos y pueden seguir observando ciertos días con tal que lo hagan simplemente como costumbre, pero que no juzguen a otros cristianos que no hacen lo mismo.

Que nadie os juzgue para condenarles con respecto a los alimentos que coman o no coman  “… o días de reposo” El día de reposo que los israelitas guardaban era una figura  del reposo verdadero. Los que enseñan que es necesario guardar el sábado dicen que la ley de Moisés estaba compuesta de la ley moral y la ley ceremonial, y que sólo la ley ceremonial fue quitada.

 

“Acuérdate del día de reposo para santificarlo” (Ex. 20:8). Este mandamiento fue dado exclusivamente a los israelitas:

 

“No con nuestros padres hizo Jehová este pacto, sino con nosotros todos los que estamos aquí hoy vivos… Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehová tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual Jehová tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo” (Deuteronomio 5:15).

 

Dice Moisés que el mandamiento de guardar el sábado no había sido dado a “nuestros padres” (Abraham, Isaac, Jacob), sino sólo a los que en ese momento y en ese lugar estaban presentes.   Otro texto que nos hace entender que el guardar el sábado era exclusivamente para el pueblo de Israel es :

 

Éxodo 31:13, 16, 17. “Tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo; porque es señal entre mi y vosotros por vuestras generaciones… Guardarán, pues, el día de reposo los hijos de Israel… señal es para siempre entre mi y los hijos de Israel”. Lo dice y lo repite para que todos puedan entenderlo.

 

La guarda del sábado fue dada sólo a los israelitas porque sólo para ellos tenía significado: “Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto”. Los padres no habían sido esclavos en Egipto. Nosotros no hemos sido esclavos en Egipto. Solamente los israelitas habían de guardar el sábado.

 

“Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos, y les ordenaste el día de reposo santo para ti” (Nehemías  9:13, 14).

 

Sin embargo, hay varias sectas que enseñan que los cristianos deben guardar el sábado, y aparte de ellas, hay muchísimos religiosos que dicen que todavía están en vigor los diez mandamientos y el cuarto dice, “Acuérdate del día de reposo para santificarlo”.

Desde luego, nadie lo guarda como la ley requería, pues en ese día no podían hacer trabajo alguno (“Hallaron a un hombre que recogía leña en día de reposo … Y Jehová dijo a Moisés: Irremisiblemente muera aquel hombre”, Núm. 15:32, 35), y en ese día habían que ofrecer animales en sacrificio y otras ofrendas.

El error que se enseñaba en Colosas era que se estaban añadiendo muchas cosas al evangelio: los reglamentos de la ley con respecto a los alimentos (Levíticos 11), días festivos, etc. Según esa enseñanza la ley de Moisés no se había clavado a la cruz de Cristo. Los Cristianos del primer siglo no guardaron el séptimo día como era guardado por los judíos, ellos apartaron el primer día de la semana para el culto público, y para conmemorar la muerte y resurrección de Cristo y lo hicieron por el ejemplo de los apóstoles, y no por virtud de algún mandamiento de la ley de Moisés. Además, no santificaron el primer día de la semana de la manera judaica, absteniéndose  de todo trabajo corporal.

 

No quiero dejar de mencionar el fundamento que la iglesia Adventista del Séptimo día tiene en su pseuda profetiza Ellen Harmon de White en sus visiones y sueños en relación a la ley del Sábado cuyas declaraciones contradicen la Biblia.

 
1. En cuanto a su visión del sábado –
a. “Aquí está la declaración de la joven acerca de sus visiones, de su libro “ Los Primeros Escritos de la Sra. White”, página 26

 

“En el Lugar Santísimo vi un arca. . . en el arca había una urna de oro con el maná, la vara de Aarón que reverdeció , y las tablas de piedra plegadas como un libro. Jesús tomó el libro y lo abrió y vi  los diez mandamientos escritos en ellas con el dedo de Dios. . . el santo Sabbath se veía glorioso – con un halo de gloria a su alrededor. Vi que el Sábado no fue clavado a la cruz. ”
b. “Esta afirmación del libro de las visiones de la profetisa adventista revela la
fuente de su doctrina del sábado. Ellen afirma que fue arrebatada al cielo, donde vio que el sábado no fue clavado a la cruz.
Leyendo el lenguaje que el apóstol Pablo declara  en Colosenses 2:14-16 nadie aquí en la tierra, que sabe leer, puede “ver” que el sábado fue mencionado entre las cosas que Pablo dijo que fueron clavadas en la cruz.

 

anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.  Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo”  (Colosenses 2:14-16)

 

Ellen, evidentemente, “vio” lo que dijo Pablo. En su  viaje al cielo ella “vio” lo que no pudo ver en la Biblia. Ella dice que “vio” las tablas de piedra “plegadas” – los diez mandamientos – “plegados como un libro “.Y Jesús se acercó en persona, según ella, y abrió aquello “como un” libro. ”

 

Ella afirma haber visto  la persona de Jesús en el cielo,  vio el “maná”; la ‘Vara de Aarón que reverdeció “,” las tablas de piedra “y los diez mandamientos “escrito en ellos” por el “dedo de Dios.”.  “El sábado santo se veía glorioso.” En relación con los demás mandamientos. Un “halo” de  gloria rodeaba  ‘el sábado santo “eclipsando todos los demás mandamientos en el Decálogo. Sólo el día de reposo era  santo. Aquí está la parte más importante de ella, – “El sábado santo se veía glorioso y vi que el sábado no fue clavado a la cruz. ”

 

En Colosenses 2:14-16, Pablo dijo que Dios abolió “el acta de los decretos” quitándolos, anulándolos   clavándolos a la cruz, y añadió: Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo.”
c. “Si Elena hubiera verdaderamente ido al cielo, y hubiera visto las cosas en el cielo como ella menciona, de acuerdo con la declaración de Pablo en 2 Corintios 12:1-4 en relación a las visiones y revelaciones, le hubiera sido prohibido relatar su propia experiencia como le fue prohibido al apóstol  Pablo vio y oyó cosas inefables que no le es permitido al hombre expresar.

 

“Ciertamente no me conviene gloriarme; pero vendré a las visiones y a las revelaciones del Señor. Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe),  que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar”  (2 Corintios 14-16)

 

¿Entonces por qué mencionar una cosa a los corintios que él no les podía decir? No podría haber tenido sentido mencionar  a excepción de la razón que se da en el versículo 1 informarles  que “las visiones y revelaciones “de las cosas en el otro reino no le son permitidas expresarlas a las personas que viven en este ámbito.

 

¿Cómo podemos siquiera pensar que lo que fue prohibido para el apóstol Pablo sea permitido para  Ellen de White, la profetisa adventista?  Está claro que el objetivo del 2 Corintios 12, como se dice en el versículo 1, fue para rechazar las afirmaciones de estos pseudo-profetas tanto hombres como mujeres, acerca de  visiones y revelaciones”

 

“En cuanto a las visiones y revelaciones de Elena, la profetisa Adventista estas se encuentran  en contra de las enseñanzas de Pablo.   El apóstol. Pablo dijo en 1 Timoteo 2:12-14:” Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva;  y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión”

 

Es el orden de Dios en la creación que la mujer no debe tener autoridad sobre el hombre. Esto no es simplemente la ley de la iglesia, ya que el  pasaje dice: “Porque Adán fue formado primero, después Eva.”

 

El apóstol aplica este  principio a la iglesia porque es la voluntad de Dios en el mundo. Evidentemente, por esta razón Jesucristo no hizo ninguna mujer apóstol, evangelista, o un anciano o pastor en la iglesia. Pero Elena es la “profetisa inspirada” de los adventistas del séptimo día. Su posición en su iglesia está por encima de todos los hombres en ella,  usurpa la autoridad sobre todos los hombres en la Iglesia Adventista del Séptimo Día,  en la medida en que su escritos son “la interpretación infalible” de la Biblia. Ella afirma que  es una autoridad y toma una posición en la Iglesia Adventista del Séptimo Día que Pablo dice que la mujer no puede tener en la iglesia del Señor.

 

Elena de White es culpable de las tres cosas que Pablo condena – que no está en sujeción, que debe guardar silencio, y que usurpa la autoridad del varón. Ella es la mujer Papa de la Iglesia Adventista del Séptimo Día “.

 

 

 

 

CONCLUSIÓN:

 

Los adventistas del Séptimo día se equivocan en su afirmación de que había dos leyes porque:
1. “La Ley” abarca todo el sistema mosaico.
2. Dios hizo sólo un pacto con Israel en el monte. Sinaí, que incluye tanto la moral
y el ceremonial.
3. Todas las distinciones entre ley moral y ley ceremonial son enseñanzas de hombres.

4. la profetiza adventista Elena de White es una falsa profetiza .

.

 

 

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

2 Comentarios to ““La Ley De Moisés Ha Sido Abolida””

  1. evankyrius 5 mayo, 2016 at 8:58 #

    excelente estudio hnos y muy esclarecedor ..saludos de un hno en cristo y compatriota desde Colombia…

  2. Juan Carlos 16 julio, 2016 at 19:01 #

    Muy buen estudio. Muchos adventistas no leeran estos estudios pues no les interesa, solo Los mensages de elena de white y su doctrina. Personal mente lo eh conprobado. Son halgo asi Como los testigos de jeova. Les gusta enseńar y dar literatura pero no aceptan Un folleto con desacuerdo a su creecia ni que les muestre su error.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD