“Judas Iscariote: De Apóstol a Apóstata”

Es probable que ningún personaje de la Biblia, viva en la infamia como Judas Iscariote. Pero la traición del traidor no es toda la historia, aunque es la más prominente.

En este artículo se tendrá en cuenta dos aspectos de Judas: En primer lugar, se examinará al conocido hombre de la traición y de la entrega a la muerte de Jesús. Después pasaremos a examinar la evidencia de los primeros días de su apostolado, antes de que Satanás consumiera al débil discípulo.
.
El Traidor

La imagen compuesta de Judas en el último tercio del ministerio de Cristo es total. Las siguientes características se expresan de manera explícita por el lenguaje de la inspiración:

(1) Comenzaremos con el relato que se lleva a cabo en casa de María, Marta y Lázaro. Cuando María, la hermana de Lázaro, ungió los pies de Jesús con un “muy valioso” perfume, unos días antes de la muerte del Salvador, Judas se quejó de ello. Su razonamiento fue que la valiosa sustancia podría haber sido vendida, y los ingresos distribuidos a los pobres. Sin embargo, Juan afirma que su protesta no tuvo nada que ver con el “cuidado de los pobres” (Juan 12:6). El objeto de su interés era “el pobre Judas”.

(2) La narrativa es aún más explícita. Juan declaró que su molestia fue impulsada por la codicia, porque era ladrón, “sustraía” (verso 6b) lo que era depositado en la bolsa de la tesorería. El verbo griego (bastazo) en este contexto, lleva a la idea de hurto y el tiempo imperfecto refleja una práctica sostenida. Judas se había convertido en un ladrón de poca monta.

(3) la influencia negativa del apóstol descarriado es explicada por el hecho de que a pesar de que aparentemente expresó el descontento inicial de la “pérdida” del ungüento, su espíritu crítico fue seguido por algunos de los otros discípulos

“Al ver esto, los discípulos se enojaron, diciendo: ¿Para qué este desperdicio? “(Mateo 26:8)

“Y hubo algunos que se enojaron dentro de sí, y dijeron: ¿Para qué se ha hecho este desperdicio de perfume? “(Marcos 14: 4).

(4) Alrededor de un año antes de su muerte, el Señor indica explícitamente que él sabía desde el principio “quién era el que le iba a entregar” (Juan 6:64). Hay que destacar que Jesús no dijo que Judas era “un diablo desde el principio”, como algunos alegan, sino que el Salvador “sabía desde el principio” quien sería el traidor. Hablando específicamente de los Doce, dijo: “No os he escogido [aoristo, acto pasado] yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es [presente estado actual] un diablo?” La última referencia, por supuesto se refiere a Judas (versículos 70-71). “Jesús les respondió: ¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo? Hablaba de Judas Iscariote, hijo de Simón; porque éste era el que le iba a entregar, y era uno de los doce.”

El término diabolos fue aplicado en sentido figurado a Judas por su antagonismo a Cristo (Mateo 16:23). El tiempo presente (“es”) parece indicar que la oposición ya estaba en el corazón del apóstol, a menos que el tiempo sea un presente profético de lo que sin duda iba a suceder en un futuro no lejano (Mateo 7:19).

(5) El martes antes de la muerte de Cristo, Lucas dice que “Satanás entró en Judas,” y luego se reunió con los principales sacerdotes y capitanes. Un acuerdo fue alcanzado con referencia a la traición de Jesús.

“Y entró Satanás en Judas, por sobrenombre Iscariote, el cual era uno del número de los doce; y éste fue y habló con los principales sacerdotes, y con los jefes de la guardia, de cómo se lo entregaría.
Ellos se alegraron, y convinieron en darle dinero. Y él se comprometió, y buscaba una oportunidad para entregárselo a espaldas del pueblo” (Lucas 22:3-6).

Decir que Satanás “entró en” Judas es una forma de afirmar que el apóstol cedió a la influencia satánica, la aplicación de los pensamientos que había albergado en su corazón.

Dos días más tarde, en el momento de la “última cena”, Juan observa que “el diablo” ya había “puesto en el corazón de Judas”, la tendencia a traicionar a su Señor.

“Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase” (Juan 13:2). Durante el episodio de lavado de pies, Cristo dio a entender que Judas no estaba “limpio” (versos 10-11).
“Jesús le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos. Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos”

Más tarde, durante la cena, Jesús señaló al traidor e indicó que él sabía de su plan diabólico

“Cuando llegó la noche, se sentó a la mesa con los doce. Y mientras comían, dijo: De cierto os digo, que uno de vosotros me va a entregar. Y entristecidos en gran manera, comenzó cada uno de ellos a decirle: ¿Soy yo, Señor?
Entonces él respondiendo, dijo: El que mete la mano conmigo en el plato, ése me va a entregar.
A la verdad el Hijo del Hombre va, según está escrito de él, mas ¡ay de aquel hombre por quien el Hijo del Hombre es entregado! Bueno le fuera a ese hombre no haber nacido.
Entonces respondiendo Judas, el que le entregaba, dijo: ¿Soy yo, Maestro? Le dijo: Tú lo has dicho” ( Mateo 26:25)

“Y después del bocado, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: Lo que vas a hacer, hazlo más pronto” (Juan 13:27). El plan diabólico estaba cristalizado.

(6) Cada uno de los escritores del Evangelio muestra a Judas como un traidor.

“Simón el cananista, y Judas Iscariote, el que también le entregó (Mateo 10:4)

“y Judas Iscariote, el que le entregó. Y vinieron a casa. (Marcos 3:19)

“Judas hermano de Jacobo, y Judas Iscariote, que llegó a ser el traidor “(Lucas 6:16)

“Hablaba de Judas Iscariote, hijo de Simón; porque éste era el que le iba a entregar, y era uno de los doce “(Juan 6:71).

(7) Trágicamente, Judas se ahorcó. “Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos, diciendo: Yo he pecado entregando sangre inocente. Mas ellos dijeron: ¿Qué nos importa a nosotros? ¡Allá tú!
Y arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó” (Mateo 27:3-6)

Su destino final es el castigo eterno y esto no admite discusión. Se le describió como un “hijo de perdición” (Juan 17:12). El “hijo de perdición” lenguaje que transmite la idea de experimentar un destino coherente con el carácter de uno. Lucas dice que Judas “cayó” de su ministerio y apostolado, y se fue a “su lugar”, es decir, al lugar que había preparado para él y merecía (Hechos 1:25). Judas no nació para perderse, él selló su final. Cuanta razón tienen las Escrituras al señalar “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.” 1Corintios 10:2

El discípulo temprano

La distorsión a la que algunos estudiosos llegan en un intento desesperado de preservar sus ideologías, es tan asombroso como desalentador. Al tratar de defender el dogma de “una vez salvo, siempre salvo-,” los discípulos de Calvino, toman dos opciones: Explican que los que se describen como perdidos nunca fueron salvos, o alegar que aunque los redimidos “caen”, su caída no implica la pérdida de la salvación. En el caso de Judas, su destino está claro. El único recurso es negar que alguna vez fue salvo, como algunos predicadores calvinistas afirman: ” Se debe dejar muy claro que Judas nunca fue salvo. Él nunca fue convertido. Él nunca puso su fe personal en el Salvador para el perdón de los pecados”. Estas afirmaciones no soportan el peso de un escrutinio riguroso.

(1) fraseología idéntica se emplea para describir la incorporación de Judas en el servicio de Cristo que se usa de los otros once: “Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia “(Mateo 10:1).

¿Dónde está la evidencia de que los once que pertenecían a Cristo, uno era de Satanás? Los doce eran suyos “y era contado con nosotros, y tenía parte en este ministerio.”(Hechos 1:17). Judas fue parte del grupo, llevó la palabra e hizo milagros.

(2) Judas aceptó felizmente el oficio. No hay evidencia de que se vio obligado a ser un peón en el plan de redención. ¿Qué habría motivado a un charlatán a aceptar una posición que no significaba una ganancia material, sino sólo el sacrificio y la persecución? Jesús desalentaba la insinceridad de los que lo seguían a él “Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas. Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza. Y dijo a otro: Sígueme. El le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios. Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.” (Lucas 9:57-62).

(3) Después de más de tres años de andar juntos, los discípulos no tenían ninguna sospecha de la duplicidad de Judas, sino que tenían confianza en él. Se desempeñó como tesorero, y como se señaló anteriormente, al parecer, cedieron a su influencia. En la cena final, nadie lo tenía de sospechoso de ser el traidor, cada uno de ellos le preguntó a Jesús: “¿Seré yo?” (Mateo 26:22).
“Y entristecidos en gran manera, comenzó cada uno de ellos a decirle: ¿Soy yo, Señor?”

(4) El amor de Jesús por Judas manifestó hasta el final, una indicación de que era al que se le dio el asiento principal en la última cena. El Señor, obviamente, estaba reclinado al lado de Judas, en “su seno” por así decirlo, al igual que Juan se encontraba con referencia a Jesús “Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado al lado de Jesús “ ( Juan 13:23).

(5) Uno de los argumentos más convincentes en contra de la teoría de que Judas nunca fue salvo se basa en un incidente en Mateo 12. Como se señaló en Mateo 10:1, 8, Judas poseía los mismos poderes milagrosos, como los otros once. Jesús sanó a un hombre que estaba poseído por un demonio (Mateo 12:22 y versos siguientes.) En respuesta, los fariseos, denunciaron que echaba fuera demonios por el poder de Belcebú. Con una lógica brillante, Cristo señaló que “Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá. Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino?” Mateo 12: 24-25

Ninguna refutación recibió porque ninguno estaba adecuado para dicha tarea. Si el Señor había alistado un hijo de Satanás como apóstol, y otorgado al hombre la capacidad de echar fuera demonios ¿No hubiera sido totalmente incoherente su argumento en contra de los fariseos?

(6) Juan 17 contiene la oración pronunciada por el Señor en camino a Getsemaní. La oración se divide en tres secciones: (a) una petición por sí mismo (versos 1-8), (b) la oración por sus discípulos (versos 9-19), © oración por la Iglesia del futuro (versos 20-26) . Centrémonos por un momento sobre la petición hecha por sus discípulos más cercanos.

Mientras que la oración fue obviamente por los once apóstoles restantes, se hace referencia, sin embargo a los doce originales. Por lo tanto, no es correcto afirmar que el lenguaje del Señor no tiene ninguna relevancia a Judas..
Tenga en cuenta en estos puntos fundamentales, comenzando con el versículo seis: (a) Cristo “se manifiesta” (tiempo aoristo, en relación con una situación del pasado, es decir, su período de ministerio) a sí mismo a los hombres que Dios le dio “fuera del mundo” “He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra. “(verso 6). Ellos pertenecían a Dios y se le dieron al Hijo, incluyendo a Judas. (B) Jesús transmite las palabras de Dios a estos hombres y “ellos recibieron” (verso 8a). © Ellos “creyeron” que el Hijo fue enviado por el Padre “porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste “(verso 8b).

De los doce, el Señor dijo después: “Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese”(verso 12, ). Centrémonos en el término “sino o excepto” en la última frase. Se traduce del griego “me ei.” El erudito Bautista AT Robertson dijo que “esta frase marca una excepción”, y cita este pasaje. En su comentario, imágenes de palabras en el Nuevo Testamento, dice que Judas fue una “excepción triste y terrible” . Esto constituye una prueba positiva de que “los hombres” de los versos seis al ocho formaron la dotación completa de los doce. Jesús “perdió” a Judas. La perdición del traidor fue el resultado de sus decisiones equivocadas que lo llevaron a “caer” (Hechos 1:17, 25)
“y era contado con nosotros, y tenía parte en este ministerio”
“para que tome la parte de este ministerio y apostolado, de que cayó Judas por transgresión, para irse a su propio lugar.”

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Un comentario to ““Judas Iscariote: De Apóstol a Apóstata””

  1. Manuel Gerardo Dávila Morales 17 abril, 2016 at 16:42 #

    Gracias por compartir ésta información; me parece muy interesante. Soy ministro Metodista y he visto que uno de los argumentos mas comunes que presentan los Calvinistas para defender su postura de doble predestinacion, me gustaría que me compartieran a mi correo cualquier información que me ayude a tener argumentos ante los amantes del hiper supralapsarianismo. Invito hacer una alianza para publicar en you Tube qué el Calvinismo no es la única interpretación, y que dista mucho del verdadero contenido del Evangelio.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD