“Génesis 6:1- 4 El Nephilim”

El contexto de Génesis 6:1- 4  habla de los “hijos de Dios” que tomaron para sí mujeres de las “hijas de los hombres.” Posteriormente, el registro revela que en aquellos días “los Nefilim estaban en la tierra.” A partir de estas frases,  ha sido asumida por algunos estudiantes de la Biblia que estos ángeles caídos (“hijos de Dios”) se aparearon con mujeres de la tierra (“hijas de los hombres”), y que de estas uniones nacieron  una especie de raza híbrida llamados los Nephilim.

 

No hay absolutamente ninguna evidencia de que esta teoría sea verdad (la que en realidad tiene sus raíces en la mitología griega), y de hecho, es contrario a la declaración explícita de la Escritura, y va en contra de numerosos hechos bíblicos:

(1) Los ángeles son seres espirituales (Hebreos 1:14). Como tales, no consisten en carne (Lucas 24:39), por lo tanto, son incapaces de tener una relación física.

Aunque los ángeles a veces temporalmente asumieron las formas de los hombres (Hechos  10:3, 30), no eran seres físicos reales.

(2) Cristo mismo dijo claramente que los ángeles no se casan (Mateo 22:30, Marcos 12:25, Lucas 20:34-35).

(3) No hay nada en Génesis 6:4 que indica que los nefilim eran hijos de los matrimonios que se sugiere en este contexto. “

(4) La palabra “Nefilim”, normalmente significa “gigantes” , es un término de significado incierto. Es probable que sugiera la idea de fuerza y ​​destreza. Se utiliza en dos textos del Antiguo Testamento en Números 13:33 de ciertos habitantes de Canaán que los espías israelitas encontraron en su estudio de la tierra. El contexto indica que no eran más que “hombres de gran estatura” (32), que no eran los descendientes de los ángeles, y en Génesis 6:4

 

“Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura.
También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos”  (Números 13:32-33)

La opinión más razonable de Génesis 6: 1-4  es que la alusión se refiere al hecho de que algunos hombres, del linaje piadoso de Set, llamados “hijos de Dios” una expresión que denota  una relación de pacto con Jehová y que se refiere a hombres.

 

Hijos sois de Jehová vuestro Dios; no os sajaréis, ni os raparéis a causa de muerto” (Deuteronomio 14.: 1)

 

“La corrupción no es suya; de sus hijos es la mancha,
Generación torcida y perversa “ (Deuteronomio 32:5).

 

Estos comenzaron  a perseguir intereses carnales, y así tomaron para sí mujeres de “las hijas de los hombres”, es decir, de aquellos que eran incrédulos.

El contexto posterior parece indicar que se trataba de esta tendencia carnal que finalmente trajo el diluvio. Si los “hijos de Dios” eran ángeles, ¿Cómo el Diluvio pudo servir como un juicio sobre ellos? ¿Pueden los ángeles ahogarse? El contexto habla de hombres. ( Génesis 6: 1-7)

 

 

¿Quiénes eran los Nephilim?

“Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas,  que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas.  Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años. Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre”  (Génesis 6:1-4).

El hecho es que el lenguaje de Génesis 6:1-4 no señala que los Nefilim del versículo seis eran los descendientes de los  mencionados en el versículo dos. La presencia de los Nefilim se puede considerar simplemente como contemporáneos (“en aquellos días”), con los matrimonios que se describe en el contexto.

También es muy descabellado sugerir que los Nefilim eran los descendientes de “los hombres y las mujeres controladas por demonios de este período” .

Aún más absurda es la nueva noción de que los Nefilim fueron una especie animal-humano en su camino a ser plenamente humano a través de la ruta evolutiva.

La raíz etimológica de la palabra hebrea se debate, es por eso que versiones de la Biblia más modernos lo han transcrito en lugar de intentar una interpretación pura. “gigantes” se deriva del Antiguo Testamento griego (LXX), que tiene la palabra gigantes. Algunos sugieren que la palabra original significa “caída”, tal vez dando la sensación de que han “caído”

Si es verdad, esto podría revelar el carácter apóstata de estas personas. Otros consideran que el término en el sentido de “caer sobre”, es decir, un ataque, lo que podría sugerir la violencia de estos hombres que asaltaban a otros.

El uso contextual de la palabra en la historia posterior sugiere que, en ese contexto, al menos, los Nefilim eran hombres de extraordinario tamaño (Números 13:32-33). Hay otras referencias bíblicas a las personas excepcionalmente grandes. Og, rey de Basán, tenía una cama de hierro que era una de trece pies de largo por dos metros de ancho.

 

 

“Porque únicamente Og rey de Basán había quedado del resto de los gigantes. Su cama, una cama de hierro, ¿no está en Rabá de los hijos de Amón? La longitud de ella es de nueve codos, y su anchura de cuatro codos, según el codo de un hombre “(Deuteronomio 3:11).

 

Goliat, el gigante muerto por David, tenía unos nueve metros de altura (1 Samuel 17:4). Gran tamaño que pudo haber sido el resultado de defectos genéticos. Por ejemplo, 2 Samuel 21:20 se menciona un gigante que tenía un total de veinticuatro dedos.

 

“Después hubo otra guerra en Gat, donde había un hombre de gran estatura, el cual tenía doce dedos en las manos, y otros doce en los pies, veinticuatro por todos; y también era descendiente de los gigantes”  (2Samuel 21:20)

La arqueología ha confirmado la existencia de grandes gigantes en el mundo antiguo. Un escritor señala: “Los restos de un hombre de enorme estatura se han descubierto en Grimaldi, en la costa mediterránea por la frontera franco-italiana” (Atkinson 1957, 72).

La derivación de la palabra permanece en la oscuridad, al igual que estos pueblos antiguos, pero no hay ninguna razón para suponer que el relato del Génesis tenga un aura de mitología.

 

 

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD