“El Sacerdocio Cristiano”

Diversos términos se emplean en el Nuevo Testamento para expresar las diversas relaciones que los cristianos mantienen con Dios y entre sí. Se les designa como “Hijos” en vista del proceso del nuevo nacimiento que se requiere para la unión espiritual con su Creador (Juan 3:3-5, 2 Corintios 6:18, Gálatas 3:26-27). Como resultado de su encarnación (Juan 1:14), Jesús entró en una relación de parentesco con nosotros, por lo tanto, no se avergüenza de llamarnos sus “hermanos” (Mateo 12:49-50, Hebreos 2:11-12). Tal vez no sea tan reconocido sin embargo, los cristianos también han sido designados como “sacerdotes”.

El Sacerdocio En La Era Del Antiguo Testamento

El término “sacerdote” (Cohen en hebreo) se encuentra en uno u otro sentido cerca de setecientos cincuenta veces en el Antiguo Testamento. La designación comúnmente designa a un funcionario que se acerca a Dios (o “dioses” en el caso del paganismo), en nombre de los demás. Realizaba tareas de sacrificio y de mediación. Melquisedec era sacerdote del Dios verdadero “Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino “(Génesis 14:18).

José se casó con la hija de un sacerdote pagano de Egipto” Y llamó Faraón el nombre de José, Zafnat-panea; y le dio por mujer a Asenat, hija de Potifera sacerdote de On. Y salió José por toda la tierra de Egipto “(Génesis 41:45).

La mayoría de los pueblos paganos tenían sus sacerdotes (1 Samuel 5:5; 6:2; 2 Reyes 10:19; 2 Crónicas 34:5). En el período patriarcal de la historia del Antiguo Testamento, los padres de cada familia se desempeñaron como sacerdotes.

“Y edificó Noé un altar a Jehová, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar. Y percibió Jehová olor grato; y dijo Jehová en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser viviente, como he hecho.” (Génesis 8:20-21;

“Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único.
Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo” (Génesis 22:12-13)

“Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.” ( Job 1:5).

La derivación del término hebreo cohen es oscuro, y algunos sugieren que podría originarse en Kahan, aliado a Kan, Esto posiblemente sugiere que el sacerdote era quien “estaba delante de Dios como un sirviente o como un representante de las personas, y también como alguien que estaba delante del pueblo como representante de Dios.

Dos puntos importantes resultan de la idea del sacerdocio en la antigüedad. En primer lugar, subraya la creencia extendida en toda la humanidad de un poder superior (o poderes-y que el monoteísmo es anterior al politeísmo) sobre la humanidad. En segundo lugar, sugiere la convicción de que los seres humanos son inferiores a la deidad, por lo tanto tienen necesidad de un intercesor de mediación. Reflexionar sobre la angustia de Job: “No hay entre nosotros árbitro Que ponga su mano sobre nosotros dos” (Job 9:33).

El estudio del sacerdocio levítico en el Antiguo Testamento es fascinante, el elemento más importante de este sistema es la naturaleza delmismo, ya que anunciaba el sacerdocio mayor del régimen del Nuevo Testamento.

El Sacerdocio del Nuevo Testamento

Todo estudiante de la Biblia debe entender que el sistema mosaico fue diseñado para ser una dinastía temporal, de preparación que apuntaba en última instancia al establecimiento del cristianismo “De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo “(Gálatas 3:24-25).

Este es un tema importante en el libro de Hebreos. En este documento, el escritor inspirado hace hincapié en que, como resultado de la muerte sacrificial de Cristo, hubo un cambio, tanto en la ley como en el sacerdocio “Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley “(Hebreos 7:12). Por otra parte, fácilmente se reconoce que la administración del sistema mosaico contenía imágenes proféticas (a veces llamadas tipos) que encuentran su cumplimiento en la dispensación cristiana.

“Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo” (Colosenses 2:16-17)

“los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte” Hebreos 8:5)

“Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto “(Hebreos 9:9)

“Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos. Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios “ (Hebreos 9: 23-24)

“Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan. “(Hebreos 10:1).

El sacerdocio Aarónico, hasta cierto punto, prefiguró el más alto sacerdocio, el sacerdocio espiritual del reino de Cristo. Este sacerdocio se establece por referencias de Pedro a los cristianos como un “sacerdocio santo” o un “sacerdocio real”

“vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. “(1 Pedro 2:5)

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable “ (1Pedro 2: 9)

“y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.” (Apocalipsis 1:6)

“y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra”
(Apocalipsis 20:6).

Conexiones análogas c entre el sacerdocio del Antiguo Testamento y el de la era del Nuevo Testamento. .

1.- El sacerdocio fue recibido sólo por nacimiento. Cuando la ley de Moisés se promulgó, Aarón y sus hijos fueron nombrados para servir a Dios en el “oficio de sacerdote”
“Harás llegar delante de ti a Aarón tu hermano, y a sus hijos consigo, de entre los hijos de Israel, para que sean mis sacerdotes; a Aarón y a Nadab, Abiú, Eleazar e Itamar hijos de Aarón. “(Éxodo 28:1)

“Y constituirás a Aarón y a sus hijos para que ejerzan su sacerdocio; y el extraño que se acercare, morirá.” (Números 3:10)

“y que te hizo acercar a ti, y a todos tus hermanos los hijos de Leví contigo? ¿Procuráis también el sacerdocio? “ (Números 16:10.).

Cuando Nadab y Abiú, dos de los hijos de Aarón, fueron muertos por un castigo divino (Levítico 10:1), el sacerdocio se limitó desde entonces a Eleazar, Itamar, y sus descendientes.

“Pero Nadab y Abiú murieron delante de Jehová cuando ofrecieron fuego extraño delante de Jehová en el desierto de Sinaí; y no tuvieron hijos; y Eleazar e Itamar ejercieron el sacerdocio delante de Aarón su padre. “(Números 3:4).

Bajo el nuevo pacto, sólo aquellos que se someten a las condiciones del nuevo nacimiento, y entran en el reino de Dios se les concede el privilegio del sacerdocio real (1 Pedro 2:9, Apocalipsis 1:6).

Los sacerdotes de Aarón sirvieron a Dios en un lugar designado en los alrededores del tabernáculo, más tarde, en el templo “Y así dispuestas estas cosas, en la primera parte del tabernáculo entran los sacerdotes continuamente para cumplir los oficios del culto” (Hebreos 9:6). El tabernáculo fue la “casa de Jehová”.

“No traerás la paga de una ramera ni el precio de un perro a la casa de Jehová tu Dios por ningún voto; porque abominación es a Jehová tu Dios tanto lo uno como lo otro” (Deuteronomio 23:18), también conocido como “el templo de Jehová”

“Y se levantó Ana después que hubo comido y bebido en Silo; y mientras el sacerdote Elí estaba sentado en una silla junto a un pilar del templo de Jehová “ (1 Samuel 1:9)
“Samuel estaba durmiendo en el templo de Jehová, donde estaba el arca de Dios; y antes que la lámpara de Dios fuese apagada” (1 Samuel 3:3).

Los Cristianos, como miembros del cuerpo de Cristo constituyen el “templo de Dios” espiritual

“¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?
Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.” (1 Corintios 3:16)

“en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor “(Efesios 2:21)

“vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo” (1 Pedro 2:5). La adoración es ofrecida a Dios y es aceptada por él en esa relación, no fuera de él. No hay servicio sacerdotal aceptable a excepción de la iglesia establecida por Cristo.

Los sacerdotes comunes del régimen anterior estaban sometidos al sumo sacerdote. La dignidad elevada del sumo sacerdote se reflejaba en su vestido adornado (Éxodo 28), su servicio de ordenación (Éxodo 29), y en las funciones únicas que realizaba, por ejemplo, las ofrendas en el día de la expiación (Levítico 16, Levíticos 23:27 -32).

El papel de Cristo como nuestro sumo sacerdote es poderosamente argumentado en el libro de Hebreos (4: 14-10:18). El término “sumo sacerdote” se emplea diecisiete veces en relación con el papel redentor de Jesús. Nuestro sumo sacerdote, que es “según el orden de Melquisedec”

“y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec “(Hebreos 5:10)

“donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec” (Hebreos 6:20)

“Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón? (Hebreos 7:11)

“Y esto es aun más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto “(Hebreos 7:15)

“Pues se da testimonio de él:
Tú eres sacerdote para siempre,
Según el orden de Melquisedec.” (Hebreos 7: 17) es a la vez rey y sacerdote (Salmo 110:4; ver Zacarías 6:13). . Y, como se señaló anteriormente, los cristianos son real sacerdocio (1 Pedro 2:9, Apocalipsis 1:6), que sumisamente sirven bajo la autoridad de nuestro sumo sacerdote:
“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.” (Mateo 28:18)

“la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.” (Efesios 1:20-23).

Como sacerdotes estamos contentos de ofrecer una variedad de sacrificios a Dios. En su carta a los santos de roma, Pablo describe la vida cristiana como un sacrificio sostenido.

“Os ruego pues, hermanos, por la misericordia de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto espiritual. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad, agradable y perfecta de Dios (Romanos 12:1-2).

La vida entera del cristiano es un sacrificio a Dios, el Señor es dueño del cuerpo, corazón, alma, mente, y fuerza “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?
Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios “ (1 Corintios 6:19-20).

1. Pablo ve su obra de evangelización entre los gentiles, en cierto modo, como una obra sacerdotal

“para ser ministro de Jesucristo a los gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que los gentiles le sean ofrenda agradable, santificada por el Espíritu Santo” (Romanos 15:16). Sus conversos eran considerados como una “ofrenda” a Dios.

2. Los cristianos de Filipos fueron una alegría a Pablo. Su fe era como un sacrificio que se había entregado a Dios, si es necesario, estaba dispuesto a dar su propia vida para ser “derramado en libación” para complementar ese sacrificio “Y aunque sea derramado en libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, me gozo y regocijo con todos vosotros.” (Filipenses 2:17)

“Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano “ (2 Timoteo 4:6).

3. El apóstol escribió desde su encarcelamiento en Roma, reflejando sus palabras el reciente apoyo transmitido por Epafrodito de la iglesia de Filipos. Se trataba de un “olor grato, sacrificio acepto, agradable a Dios”

“Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia; estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis; olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios “(Filipenses 4:18).

4. Note las imágenes similares que se encuentran en Hebreos 13:15-16: “Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre. Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios.”

Falsos Sistemas Sacerdotales

No debemos dejar este tema sin llamar la atención a los sistemas sacerdotales falsos de algunas religiones modernas.

Por ejemplo, la Iglesia Católica (en sus diversas formas-griegos, romanos y anglicanos) enseña que hay un “sacerdocio jerárquico” (de los obispos y sacerdotes) que es independiente de la función común de la “comunidad de los creyentes” en general (Catecismo de la Iglesia Católica de 1994, 386). No hay absolutamente ninguna autoridad bíblica para esta distinción clerical. No hay autoridad bíblica para separar a los creyentes en “clérigos” y “laicos”. Esto es pura invención o añadidura humana en la religión.

Otro ejemplo de un pseudo-sacerdocio es la que ha sido elaborada dentro de la Iglesia Mormona. Joseph Smith Jr., fundador del movimiento, afirmó haber recibido una revelación de Dios el 28 de marzo de 1835. Comienza así: “Hay en la iglesia dos sacerdocios, a saber, el de Melquisedec y el Aarónico, que incluye el Levítico” (1952, 107.1). Esta afirmación es presuntuosa y está en contradicción con la enseñanza del Nuevo Testamento.

La enseñanza bíblica del sacerdocio universal de todos los cristianos es emocionante y desafiante a la vez. Desafortunadamente, sin embargo, se ha visto seriamente pervertido. Es necesario como almas honestas esforzarse para volver a la instrucción original de la Escritura en este importante asunto.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD