“El Premilenialismo A La luz De Las Escrituras” Parte II

En la primera parte analizamos diversos aspectos en los cuales el premilenialismo dispensacional basa sus pretensiones, en esta segunda parte veremos como el reino es una realidad presente y daremos una mirada a Apocalipsis 20:1-6 texto favorito de los que abogan esta enseñanza.

B.-El Cumplimiento del Reino:

Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. “Lucas 1:31-33
Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.” Mateo 4:17
“Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio” (Marcos 1:14-15)

Para una mayor claridad leer: (Mateo 6:9-10; 10:7; 18:3; 10:9 Lucas; 12:31; Mateo 19:28 y Lucas 22:16, 18, 29-30) Es imprescindible darse cuenta de que según Cristo, el reino de Dios estaba “cerca” mientras estuvo sobre la tierra, Él predicó el evangelio “del reino.”
A través de los Evangelios estos hechos se registran en que:

1. Cristo edificaría “su iglesia”. Mateo 16:18
2. Su reino vendría en el tiempo que algunos de sus discípulos todavía estarían vivos y que vendría con “poder”(Marcos 9:1) “También les dijo: De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que hayan visto el reino de Dios venido con poder

3. Ese “poder” vendría sobre los apóstoles en Jerusalén. Lucas 24:49 “He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.

4. Ese “poder” vendría sobre los apóstoles en Jerusalén, cuando el Espíritu Santo descendió sobre ellos. Hechos 1:8 “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra

5. Todo esto ocurrió en Hechos 2, en el primer Pentecostés después de la sepultura, muerte y resurrección de Cristo.
6. Fue en este día que la iglesia comenzó y el reino de Dios se estableció, porque fue en este día que el “poder” vino en Jerusalén sobre los apóstoles por el Espíritu Santo.

La profecía de Joel (citada por Pedro en Hechos 2, fue cumplida), como las de Isaías, Daniel, y la profecía de Natán en II Samuel 7.
En las Escrituras del Nuevo Pacto se presenta el Reino de Dios como una realidad presente: Así se señala en diversos pasajes de las Escrituras.
Colosenses 1:13-14 “el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.”

Hebreos 12:22-29 “…Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor”.

Apocalipsis 1:6 “y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.
Apocalipsis 1:9 “Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo.

Algunos aspectos de los cuales debemos tomar en cuenta:
1.- La iglesia y el reino no son dos cosas completamente diferentes, sino más bien, ambos están describiendo una relación espiritual que se encuentra en el Nuevo Pacto de Cristo:
Lucas 17:20-21 “Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia, ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros.
Juan 18:36 “Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí

Romanos 14:17 “porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo”

2.-La Cena del Señor está en el reino:
Lucas 22:16-18 “ Porque os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el reino de Dios. Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y repartidlo entre vosotros;”
I Corintios 11:17-34.
3.- A los apóstoles se les dio autoridad especial en el reino:
Mateo 16:18 -19
Mateo 18:18-20

EL REINO: UNA REALIDAD ACTUAL

La Escritura claramente enseña que Cristo está gobernando y reinando en el cielo.
Efesios 1:19-23 “y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo”.

Y al igual que enseña que Él no puede ser Sumo Sacerdote o Rey en esta tierra literal.
Hebreos 8:4 “Así que, si estuviese sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo aún sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley;”
Tal vez entonces, deberíamos preguntarnos por qué los hombres quieren traer a Cristo de nuevo a esta tierra para gobernar cuando tal no es el propósito de Dios, y especialmente cuando eso haría que nuestro Rey y Sumo Sacerdote. Nadie que se aferre a las doctrinas del premilenialismo realmente entiende el libro de Hebreos y lo que enseña sobre las diferencias entre el Antiguo y Nuevo Testamento.
El premilenialismo nos lleva de vuelta al Antiguo Pacto en lugar de que nos demos cuenta de que el Nuevo Pacto es el perfecto cumplimiento del Antiguo Pacto. No sólo Cristo está reinando ahora, sino que su reino es una realidad presente en el reino espiritual.
Así, Jesús tiene toda autoridad en el cielo por encima de todos los reinos en los lugares celestiales y terrenales. ¿Por qué alguien quiere degradarlo y hacerle rey de algún reino terrenal? ¡Él ya es dueño de todo y mucho más! Recuerde, su reino no es un reino terrenal. Véase Juan 18:36-37
Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.”

Otra cuestión que requiere un examen es este: “¿Cuál es el verdadero propósito de un supuesto futuro reino milenial literal y físico-terrenal?” La verdad del asunto es que Cristo estableció su reino – que es una realidad presente – cumplió la profecía y promesa:
Lucas 24:25-27 … Hechos 2:32-33 … Hechos 3:12-26 … Hechos 13:26-41

Considere lo siguiente
(1) El triple propósito de la profecía:
(a) Preparar al mundo para la venida del Mesías y su Reino:
Hechos 26:22-23 “Pero habiendo obtenido auxilio de Dios, persevero hasta el día de hoy, dando testimonio a pequeños y a grandes, no diciendo nada fuera de las cosas que los profetas y Moisés dijeron que habían de suceder: Que el Cristo había de padecer, y ser el primero de la resurrección de los muertos, para anunciar luz al pueblo y a los gentiles.

(b) Preparar al mundo en la naturaleza espiritual de las enseñanzas del Mesías y su Reino: I Pedro 2:9-12 (Mateo 13:1-23, Lucas 8:4-15),
(c) Para dar testimonio de las verdades del Mesías y su Reino:
Juan 5:36-40 “Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan; porque las obras que el Padre me dio para que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado. También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su aspecto, ni tenéis su palabra morando en vosotros; porque a quien él envió, vosotros no creéis. Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida.”

(2) la verdadera interpretación de la Profecía: I Corintios 2:6-13

(3) La verdadera esfera de la Profecía:
Hebreos 1:1-2 “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;”

Estamos “en los postreros días” que comenzaron con los días del Mesías.
I Pedro 1:20 “ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros,”
Hebreos 9:26 “De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.”
Hechos 2:16-17 “Mas esto es lo dicho por el profeta Joel:
Y en los postreros días, dice Dios,
Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,
Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;
Vuestros jóvenes verán visiones,
I Corintios 10:11 “Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.”

Estos “últimos días” culminarán en “el último día”:
Juan 6:39,40,44,54 “ Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero. Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.
“Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.”
“El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.”

Juan 11:24 “Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero.”

Juan 12:48 “El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.

Análisis del Apocalipsis 20 y el Premilenialismo

¿Enseña Apocalipsis 20:1-6 un reino milenario de Cristo sobre la tierra? Casi todo el mundo parece creer que este pasaje (el único que dice algo sobre el milenio) enseña las doctrinas de premilenialismo. Sin embargo, un examen más detenido de este texto de prueba “favorito” se ponen de manifiesto que la doctrina del Premilenialismo – especialmente en su forma dispensacional – es falsa.

Apocalipsis 20:1-6: ¿literal o figurado?

Apocalipsis es un libro lleno de símbolos y signos – en un gran simbolismo (que es la naturaleza misma de toda la literatura apocalíptica) – ¿cómo podemos hacer algunas cosas literales y otras figurativas? La lógica exige que se puede tomar toda la revelación literal o figurativamente .
Apocalipsis 1:1-3 nos da la base para interpretar el Apocalipsis. Dentro de los tres primeros versículos de Apocalipsis se nos dice que este libro es apocalíptico y que su mensaje es “simbólico” (gr. semaino) lo que significa que el Apocalipsis es un libro de signos y símbolos altamente figurados y deben ser interpretados en consecuencia. No sólo es este hecho excepcional, sino también en el prólogo y el epílogo de esta obra maravillosa (Apocalipsis 1:1-3:22 y Apocalipsis 22:6-21) nos encontramos con numerosas declaraciones como: “las cosas que deben suceder pronto”, “porque el tiempo está cerca “, etc Todas estas declaraciones apuntan al hecho de que para el lector del siglo XXI, los acontecimientos simbolizados en el Apocalipsis se encontraban en un futuro muy próximo.

Apocalipsis 20:1-6 es el único lugar en toda la Biblia que habla de “mil años” (con la excepción de II Pedro 3:8). Por lo tanto, es el único lugar que uno puede ir y “probar” una especie de reino milenario de Cristo. Pero, el Premilenialismo debe demostrar que los “mil años” que se mencionan en Apocalipsis 20 son literales. Recuerde, Apocalipsis 20 es uno de los más importantes y uno de los textos más importantes en la doctrina premilenial. Si los “mil años” son literales, que acerca de “ la llave “,” el abismo “,” la cadena “,” el dragón “,” labestia “, etc? ¿Por qué algunos hacen ciertos términos literales y otros figurativos en el libro de Apocalipsis?

Apocalipsis 20:1-6: es un texto de prueba totalmente inadecuado para el Premilenialismo

A continuación se enumeran algunas cosas que no se mencionan o enseñan en Apocalipsis 20:1-6:

• Cristo en esta tierra literal
• Cristo reinando en esta tierra
• El reinado de los santos decapitados en esta tierra
• La resurrección corporal
• La segunda venida de Cristo
• El trono literal de David
• La ciudad de Jerusalén en Palestina
• Los Judíos establecidos como una nación física

La verdad del asunto es que Apocalipsis 20:1-6 ni siquiera nos menciona o nos incluye a usted y a mí . Este pasaje está hablando de los mártires que murieron por la causa de Cristo en los primeros siglos de la existencia de la iglesia.

El Premilenialismo supone que todas estas cosas y más están incluidos en Apocalipsis 20 cuando simplemente no están allí. Debemos interpretar el Apocalipsis con la Biblia y no la Biblia con el Apocalipsis. Una de las reglas más básicas de la interpretación es permitir que los pasajes claros y simples expliquen los que son más difíciles. Además, tenemos que reconocer que nuestra interpretación de Apocalipsis 20:1-6, así como todo el libro, debe estar en perfecta armonía con toda la Palabra de Dios. Si nuestra interpretación del Apocalipsis, contradice el principio básico de la Palabra de Dios, así como las enseñanzas de Cristo con respecto a su reino , entonces ¿cómo puede nuestra interpretación del Apocalipsis ser correcta? Considere cuidadosamente II Timoteo 2:15 (I Pedro 3:15). Véase: Apocalipsis 22:18-19. Compare I Corintios 4:6; I Pedro 4:11; Colosenses 3:17.

Las doctrinas de Premilenialismo y especialmente el Premilenialismo Dispensacional no tienen ninguna autoridad bíblica y por lo tanto no es bíblico y es herético. Recuerde 2 Juan 1:7-11 Negar el señorío de Cristo y de la existencia de su reino. El milenalismo disminuye la importancia del Nuevo Pacto. Y la enseñanza premilenial hace de la iglesia que pertenece a Cristo de poca importancia en el propósito eterno de Dios y su plan. Querido lector, ¿por qué no acaba de aceptar a Jesús como Señor, y Rey ahora! ¿Por qué no acepta la verdad pura y simple de la Biblia y rechaza las enseñanzas contradictorias y complicadas de las doctrinas de los hombres. Pocos sistemas son tan complicados y tan corrupto como es la Teología Dispensacional Premilenialista . A Dios sea la gloria de su reino, ahora y para siempre, y su reino se extienda a todos!

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD