“¿Constituye 1Corintios 16:1-2 Un Patrón A Seguir?”

Esta es una época de cambios turbulentos, tanto en la sociedad, y desde luego en la iglesia. Cada vez más, los puntos de la enseñanza, largamente establecidos, se ven sometidos a controversia crítica. Una de las cuestiones controvertidas es “La ofrenda para los santos”,  instrucción dada por Pablo en 1 Corintios 16:1-2 con respecto a la colecta del domingo en el primer siglo. Supuestamente “implícito” en la advertencia del apóstol es la realidad de que: “no hubo recolección semanal antes de este punto, sólo personal espontáneo, alegre entregado en propia libertad”

Algunos  sostienen que dar el primer día de la semana “no fue  un tema de culto” en el conjunto de la iglesia primitiva. Afirman que  el apóstol solo “insta” a los hermanos para dar y no esta dando un ” mandamiento “sostienen que no hay nada en el contexto que justifica el reunir” dinero, la creación de fondos, y los salarios ministeriales”.

Algunos sostienen que el motivo de la amonestación de Pablo era para fortalecer las relaciones de los judíos con los  gentiles, y que no tiene incidencia alguna en la iglesia de la actualidad. Por lo tanto, “deberíamos abandonar la lectura tradicional  del texto, de  dar  cada semana, a fin de mantener las necesidades de la obra”.

No se puede establecer que la sistemática de dar en la iglesia primitiva comenzó sólo con la situación de Galacia y Corinto.
La iglesia de Jesús Cristo fue establecido el día de Pentecostés (Hechos 2). Cuando una gran multitud obedeció el evangelio  ese día, Lucas registró que “perseveraban  en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y las oraciones” (versículo 42). La expresión “perseveraban” denota un “curso de acción constante” con referencia a los artículos mencionados.

“La comunión” (koinonia) es un término amplio que la mayoría seguramente puede aceptar con  la idea de “contribución.

 

“Porque Macedonia y Acaya tuvieron a bien hacer una ofrenda para los pobres que hay entre los santos que están en Jerusalén.” (Romanos 15:26)

 

“pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos” 2Corintios 8:4)

 

“pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos” (2 Corintios 9:3)

 

“Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios” (Hebreos 13:16)

 

 

Koinoneo se utiliza específicamente de proporcionar apoyo a los predicadores del Evangelio en la carta de Pablo a los Gálatas “El que es enseñado en la palabra, haga partícipe de toda cosa buena al que lo instruye “(Gálatas 6:6).

Hechos 2:42 proporciona una fuerte  evidencia circunstancial de que regularmente se daba, como un acto de culto (junto con la enseñanza, la cena del Señor y la oración), esto es anterior a la carta de Corinto quizás por un cuarto de siglo.

 

Es digno de mencionar, sin embargo, que no todos los aspectos de la función de la iglesia plenamente y formalmente tuvieron lugar el primer día de su existencia. Por ejemplo, “los ancianos” no se mencionan hasta Hechos 11:30, que era por lo menos diez años después de Pentecostés

El Patrón del Nuevo Testamento de Dar
¿Ha dado Dios un “patrón” para la financiación de la iglesia? ¿Es razonable suponer que una organización tan compleja como la iglesia, con la necesidad de recursos financieros para realizar su trabajo en una variedad de áreas, se haya quedado sin ninguna orientación sobre cómo asegurar sus necesidades financieras? Tal suposición no es lógica.

Pablo escribió: “En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.”(1 Corintios 16:1-2 ). Hay varios elementos importantes en este contexto.

En primer lugar, el apóstol  responde a las preguntas que  le presentaron estos hermanos en diversos temas (“En cuanto a….” – 1 Corintios 7:1; 8:1; 12:1, etc.), deben haber sabido algo acerca de las contribuciones a la tesorería de la iglesia Local ya, pero necesitaban una aclaración. El pasaje sugiere que  dar apoyo a la obra del Señor es una gran responsabilidad.

El término “ordené” se refiere a un mandamiento  (Mateo 11:1; Lucas 8:55; Lucas 17:9-10, etc.), no un  “instar”. El dar cristiano no es una opción, es una obligación. A pesar de su carácter obligatorio,  debe ser visto como una bendición emocionante, no como una cuestión onerosa para quejarse.  “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre” ( 2 Corintios 9:7).

A este respecto, hay que destacar que “dar” es el único método autorizado para la financiación de la obra de la iglesia de Dios. La iglesia, como cuerpo organizado, no está autorizado a operar  empresas, llevar a cabo certámenes  artísticos culturales como bailes, bingos para reunir dinero, etc. El reino de Cristo no es una empresa comercial. Por supuesto, si no hubiera un “patrón” para aumentar las finanzas de la iglesia, la puerta estaría abierta para cualquier método para la obtención de ingresos.

En segundo lugar, el cristiano es el que contribuye  todos los domingos. El texto griego dice: “Cada  primer día de cada semana. . . “. Por otra parte, el verbo “poner aparte” está en forma de tiempo presente, lo que sugiere una actividad regular, intermitente. Cada semana, el cristiano ha sido bendecido con la prosperidad, debe dar para el sostenimiento de la obra del Señor.

Por cierto, si este texto no proporciona ninguna evidencia de que hubo una contribución regular antes de este tiempo, como algunos afirman,  ¿Confirmaría entonces que la iglesia primitiva no adoraba regularmente el domingo? No hay ningún registro previo y explícito de esto. (La carta de Corinto fue escrita antes de los acontecimientos de  Hechos 20:7)

Y entonces, ¿por qué se especifica  “cada domingo”, ¿si este texto se limitara a una recomendación? Debemos insistir en que, si bien el uso específico de esta colecta  alivió  la miseria entre los santos en Jerusalén (Romanos 15:26), el principio básico del pasaje sirve como un precedente para la manera en que la iglesia  reúna  recursos para la ejecución de cualquier obra divinamente autorizada.

Aunque Pablo se dirige a problemas específicos de algunas iglesias, los principios fueron establecidos universalmente. Varias veces en esta carta, el apóstol hace hincapié en que sus instrucciones no son exclusivos a esta congregación (1 Corintios 1:2; 4:17; 7:17, 11:16, 14:33-34)

 

“a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro”

 

“Por esto mismo os he enviado a Timoteo, que es mi hijo amado y fiel en el Señor, el cual os recordará mi proceder en Cristo, de la manera que enseño en todas partes y en todas las iglesias”

 

“Pero cada uno como el Señor le repartió, y como Dios llamó a cada uno, así haga; esto ordeno en todas las iglesias”

 

“Con todo eso, si alguno quiere ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios”

 

“pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos,  vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice.”

 

Es un grave error suponer que este texto no es aplicable hoy en día.

La responsabilidad de contribuir para el apoyo del reino pertenece a “cada” cristiano. Si uno es un hombre de negocios, jubilado, o un adolescente cristiano con un ingreso, la obligación es dar, en concordancia  con la propia prosperidad. En los hogares de doble ingreso, las contribuciones deben provenir de ambos salarios recibidos.

Aunque ciertamente  los miembros de la iglesia den de sus ingresos para el sostenimiento de las buenas obras de manera individual (Marcos 14:7), también es responsabilidad de cada santo  dar a la tesorería local  el primer día de cada semana. Algunos miembros de la iglesia nunca hacen sus contribuciones después de haber perdido un servicio dominical. Malaquías Una vez  preguntó: “¿Robará el hombre a Dios?” (Malaquías 3:8). La respuesta es: “¡ ciertamente, y más rápido de lo que se roba a otros seres humanos!”

 

En tercer lugar, Pablo dice que el dador “pone aparte” o, (“por sí mismo”) su donación. Los géneros masculino y neutro llevan la misma forma en griego , “poner aparte algo” todos los domingos, en referencia a la decisión de cada persona sobre la cantidad de  dar (2 Corintios 9:7) “.

En cuarto lugar, el término griego “thesaurizoon”, traducido “guardar,” transmite la idea de “poner en el arca “en la reunión pública” ( “En el primer día de cada semana que cada uno de vosotros ponga algo por sí mismo, según lo que  pudo haber prosperado, poniéndolo  en el tesoro, para que cuando yo llegue no se haga ninguna colecta” ) .

Como se observa: “La única razón por la que se puede  exigir lo que debe hacerse el primer día de la semana, es que ese día los cristianos estaban acostumbrados a reunirse, y  que cada uno ponía aparte algo de sus ganancias semanales para ser atesorado, es decir, puesto en el tesoro común de la Iglesia “.  Incluso dentro del grupo de Jesús y los apóstoles, durante el ministerio del Señor, se tuvo el principio de un “tesoro común”, como una manera ordenada en el manejo de las finanzas.

 

“Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella. “(Juan 12:6)

 

“Porque algunos pensaban, puesto que Judas tenía la bolsa, que Jesús le decía: Compra lo que necesitamos para la fiesta; o que diese algo a los pobres” (Juan13:29)]

Es erróneo interpretar que Pablo está instando a los hermanos a guardar algo “en casa” (una afirmación común, que es una interpretación equivocada, y no una traducción exacta). Esto habría  obligado al apóstol a contactar a cada cristiano individualmente cuando llegó.

Observamos que mientras que ” guardar en casa” no es lo que Pablo señala, ya que “Pablo expresamente desaprueba la recolección del dinero cuando llegue (lo que sería necesario si todos lo hubieran guardado en casa) sino  que se guardó en el tesoro de la iglesia ”

En quinto lugar, cada cristiano debe dar “según haya prosperado”, o “según su capacidad” “Entonces los discípulos, cada uno conforme a lo que tenía, determinaron enviar socorro a los hermanos que habitaban en Judea”(Hechos 11:29). Esto es proporcional. Sorprendentemente, algunos en la iglesia primitiva dieron incluso más allá de su capacidad “Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas “(2 Corintios 8:3). Los que tienen más deben dar más (tanto en cantidad y porcentaje). Cuando el más próspero da generosamente de su abundancia compensa el déficit de la gente más pobre, el tipo de “igualdad” que Dios desea que prevalezca. (2 Corintios 8:12-15).” El dar en forma  regular y disciplinado  de cada miembro es el único medio por el que una iglesia puede cumplir con sus responsabilidades para con los necesitados  y sostener su propia labor cristiana” .

Historia de la Iglesia
John Mosheim (1694-1755), ampliamente aplaudido por su objetividad y  erudición histórica, señaló que la iglesia del primer siglo “, en la celebración de sus reuniones, declaraba su amor mutuo, en parte por su generosidad a los pobres”. Justino Mártir (2do. Siglo DC) menciona las contribuciones que se hacían el domingo (Apología 1.67.6). En la Epístola de Clemente ( 30-100 DC), se hace referencia a “las ofrendas ordenadas” a realizarse en los “tiempos y horas  acordadas” .

La conclusión es clara. Cualquier esfuerzo por negar la instrucción bíblica de dar los domingos es un error de magnitud grave.

 

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD