¿Reina Cristo Hoy en Día Como Rey?

Nuestra diferencia con los Premilenialistas  no está en el hecho en que si Jesús va a ser rey, esto es algo muy claro en las Escrituras o si él es el Mesías, sino  está en el hecho que si Él reina ahora o si su reinado será en el futuro.

Las palabras del arcángel Gabriel a la bendita virgen María son esclarecedoras, al anunciarle el nacimiento de Jesús y su reinado en el trono de David ( Lucas 1:30-33) “Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios.  Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS.  Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre;  y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.”

La inconcebible reacción de Herodes de ordenar matar a todos los niños menores de dos años hacia abajo en los alrededores de Belén, solo porque un niño fue descrito como “rey de los Judíos” (Mateo 2:1-3)  “Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle.  Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él.”

(Mateo 2:16) “Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los magos.”

La actitud odiosa de los Judíos quienes exigieron a Pilatos que cambiara la inscripción que éste mandó colocar sobre la cruz de Cristo (Juan 19:19-22) “  Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS.

Y muchos de los judíos leyeron este título; porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín.
Dijeron a Pilato los principales sacerdotes de los judíos: No escribas: Rey de los judíos; sino, que él dijo: Soy Rey de los judíos.   Respondió Pilato: Lo que he escrito, he escrito.” Nos hace recordar la extensa conversación que Pilatos tuvo con Jesús y en la cual el gobernador inquirió la causa de su arresto.

(Juan 18: 30- 36) “Entonces salió Pilato a ellos, y les dijo: ¿Qué acusación traéis contra este hombre?
Respondieron y le dijeron: Si éste no fuera malhechor, no te lo habríamos entregado.
Entonces les dijo Pilato: Tomadle vosotros, y juzgadle según vuestra ley. Y los judíos le dijeron: A nosotros no nos está permitido dar muerte a nadie;
para que se cumpliese la palabra que Jesús había dicho, dando a entender de qué muerte iba a morir.
Entonces Pilato volvió a entrar en el pretorio, y llamó a Jesús y le dijo: ¿Eres tú el Rey de los judíos?
Jesús le respondió: ¿Dices tú esto por ti mismo, o te lo han dicho otros de mí?
Pilato le respondió: ¿Soy yo acaso judío? Tu nación, y los principales sacerdotes, te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?
Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.

Las dos promesas que encontramos en el Antiguo Testamento nos aclaran la verdad de su reinado.

Cristo reinaría en el trono de David, así lo manifestó el profeta Samuel en

(2 Samuel 7:12-16)  “Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino.   El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino.
Yo le seré a él padre, y él me será a mí hijo. Y si él hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombres, y con azotes de hijos de hombres;  pero mi misericordia no se apartará de él como la aparté de Saúl, al cual quité de delante de ti.
Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente”

Ningún otro podía reina sino aquel que perteneciera al linaje de David, y su reinado sería para “siempre”. El Rey David reinó en la ciudad de Jerusalén, a su muerte asumió el trono de Israel su hijo Salomón, luego Roboam hasta  completar un total de 21 reyes desde David. En el año 587 A.C. Los Babilonios invadieron y la ciudad y el trono de David fueron destruidos . Ese trono permaneció en ruina por más de 600 años.

Sin embargo, el profeta Amos, predijo que un día Dios levantaría el tabernáculo caído de David” ( Amos 9:11-12)  “ En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado; para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto.

Jacobo declaró que para poder predicar el evangelio a los Gentiles , primero tenía que cumplirse está profecía e hizo mención de esta profecía como cumplida. “ El tabernáculo significaba la familia, el linaje o descendiente de David.  ( Hechos 15:13-17) “Y cuando ellos callaron, Jacobo respondió diciendo: Varones hermanos, oídme.
Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre.
Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito:
Después de esto volveré
Y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído;
Y repararé sus ruinas,
Y lo volveré a levantar,
Para que el resto de los hombres busque al Señor,
Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre,
Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos.
Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios,

Si Jesús no reinará como rey ahora , los Gentiles están sin Dios y sin esperanza. Ya que la esperanza de los gentiles  dependía del cumplimiento de esta profecía.

El apóstol Pedro predicó que Dios había resucitado a Jesús para sentarlo en el trono de David.

( Hechos 2:33-36)” Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono,  viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción.   A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.    Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.  Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice:
Dijo el Señor a mi Señor:
Siéntate a mi diestra,
Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.
Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.”

Otra de las promesas que se encontraban en el Antiguo Testamente era con relación al establecimiento del Reino. Las profecías declaraban que el reino de Dios se establecería en los días del Imperio Romano ( Daniel 2 :36-45).  Daniel interpretó el sueño al rey Nabucodonosor en relación a los reinos humanos que vendrían.

El primer reino  ( la cabeza de oro) representaba a Babilonia.

(Daniel 2:36-38)  “Este es el sueño; también la interpretación de él diremos en presencia del rey.
Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad.
Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; tú eres aquella cabeza de oro.

El segundo reino (brazos y pecho de plata) era Medo-Persa (Daniel 2:39)  “Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo;”

El tercer reino (vientre y muslos de metal) era Macedonia (Daniel 2:39)  “   y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra.”

El cuarto reino (piernas de hierro: pies de Hierro y de barro cocido) era Roma (Daniel 2:40-43)

“Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo.
Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido.
Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil.  Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro.”

“Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre,
de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación.”

Jesús mismo declaró que el reino “estaba cerca” y lo hizo durante los días del Imperio Romano” ( Marcos 1:14-15)  “diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.

Así mismo dijo que algunos de los que allí estaban no morirían sin antes ver el reino venir con  poder ( Marcos 9: 1)  “También les dijo: “ De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que hayan visto el reino de Dios venido con poder.”  El poder vendría con el Espíritu Santo (Hechos 1:8) “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.”

El reino estaba en su lugar durante el primer siglo. Con respecto a los Cristianos en Colosas , el apóstol Pablo  les escribió : “ El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo”.  (Colosenses  1: 13), refiriéndose al reino como establecido

Juan escribió más adelante como participante del reino, “ Yo Juan, vuestro hermano, y coparticipe vuestro en la  tribulación,  en el REINO  y en  la paciencia de Jesús Cristo…” “(Apocalipsis. 1: 9).  Los premilenialistas  cometen el mismo error que los Judíos cometieron al esperar un reino terrenal. “ Preguntando los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios , les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia , ni dirán helo aquí  o helo allí, porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros.” (Lucas 17:20-21)

Nosotros hemos recibido un reino inconmovible.  Así lo relata el escritos de los Hebreos. (Hebreos 12:28)   “Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia;”

Cristo ahora está reinando al pueblo de Dios, y estamos bajo su soberanía por un nacimiento espiritual ( Juan 3:3-5)   “ Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?
Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.  Su reino es un reino espiritual.  ( Juan 18:36)  “ Mi reino no es de este mundo…” Él reina en el trono de David ( 1Reyes 2:12) “ Y se sentó Salomón en el trono de David su Padre y su reino fue firme en gran manera” el cual es en realidad el “trono del Señor” ( 1Crónicas 29:23) “Y se sentó Salomón por rey en el trono de Jehová en lugar de David su padre, y fue prosperado; y le obedeció todo Israel.”

La profecía de Daniel se ha cumplido ,   Daniel citó: “ Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él.   Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido.”  Y Pablo escribiendo  a los Efesios se refirió diciendo: “ la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales,   sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero;  y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia,   la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.( Efesios 1:20-23)  Él es ahora Rey de reyes (Apocalipsis  17:14) “Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles. “

Jesús no va a volver para reinar en la tierra por un período de mil años él no va a reinar desde Jerusalén “  Así ha dicho Jehová: Escribid lo que sucederá a este hombre privado de descendencia, hombre a quien nada próspero sucederá en todos los días de su vida; porque ninguno de su descendencia logrará sentarse sobre el trono de David, ni reinar sobre Judá”   ( Jeremías 22:30) Así Dios sentenció al último de la descendencia de David que se sentó en el trono de David , es decir a Conías.

So obra aquí en la tierra se ha terminado “Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese.” ( Juan 17:4)”  El reina como rey en el cielo.

¿

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD