¿Quiénes Son Exactamente Los 144.000 Sellados?

Esta es una confusa y falsa doctrina de los Testigos de Jehová que señalan que solo 144.000 estarán con Dios en el cielo. Por cierto cuando se refieren a este número se trata de miembros de su organización. Este número 144.000 se encuentra sólo en dos pasajes, Apocalipsis.7:4 y 14:1-3. Analizaremos primeramente los siguientes versículos.

“Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel. De la tribu de Judá, doce mil sellados. De la tribu de Rubén, doce mil sellados. De la tribu de Gad, doce mil sellados.De la tribu de Aser, doce mil sellados. De la tribu de Neftalí, doce mil sellados. De la tribu de Manasés, doce mil sellados.De la tribu de Simeón, doce mil sellados. De la tribu de Leví, doce mil sellados. De la tribu de Isacar, doce mil sellados.De la tribu de Zabulón, doce mil sellados. De la tribu de José, doce mil sellados. De la tribu de Benjamín, doce mil sellados.” (Apocalipsis 7:4-8)

Estos 144.000 se refieren al Israel espiritual, la iglesia o el reino de Cristo. Bajo el Nuevo Testamento, el Israel carnal fue echado fuera. Ellos son representados por el hijo de la esclava, y no pueden ser herederos con los cristianos, representados por el hijo de la mujer libre, como lo señala Pablo en Gálatas 4:21-30.

“Decidme, los que queréis estar bajo la ley: ¿no habéis oído la ley? Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre. Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa.
Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar. Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, pues ésta, junto con sus hijos, está en esclavitud. Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre.
Porque está escrito: Regocíjate, oh estéril, tú que no das a luz; Prorrumpe en júbilo y clama, tú que no tienes dolores de parto; Porque más son los hijos de las desolada, que de la que tiene marido. Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa. Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora. Mas ¿qué dice la Escritura? Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre. De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libre.”

Por la fe en Cristo, los cristianos son herederos de Abraham según la promesa. Gálatas 3:26-29. Los cristianos representan las doce tribus del Israel espiritual sobre el cual los doce apóstoles se sientan como jueces.

“Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.”(Mateo 19:28)

Los cristianos son las personas a quienes el reino de Dios se les dio cuando le fue quitado al Israel carnal, como lo predijo Jesús. “Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él” (Mateo 21:43)

Los cristianos son el verdadero Israel, en el Espíritu, según la promesa hecha a Abraham.
“Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne; sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios”  (Romanos 2:28-29)

“No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia. Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes.” (Romanos 9:6-8)

Los Cristianos nos gloriamos en Cristo, somos la real circuncisión . “Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutiladores del cuerpo.  Porque nosotros somos la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne “.  (Filipenses 3:2-3) Ellos son el Israel de Dios.
Gálatas 6:15,16. “Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación.
Y a todos los que anden conforme a esta regla, paz y misericordia sea a ellos, y al Israel de Dios.”  (Gálatas 6:15-16 )

Ellos fueron las doce tribus selladas por el ángel. El número, 144.000, es simbólico, y significa el número completo o total de los cristianos. Que el número es simbólico está en armonía con los demás detalles del contexto que son simbólicos. Que los nombres de las tribus son simbólicos es evidente por el hecho de que la lista se desvía de la lista normal de los nombres de las tribus que heredaron la tierra prometida. Judá aparece en primer lugar como si él, y no Rubén, el primogénito estuviera en primer lugar. Efraín y José no son nombrados, pero Manasés lo es, aunque fueron Efraín y Manasés, que heredaron las tierras bajo el Antiguo Pacto. Levi se nombra a pesar de que esta tribu fue dedicada al Señor, y no heredó la tierra como las otras tribus lo hicieron. Dan, uno de los doce que heredó la tierra, tampoco se nombra. Todo esto demuestra que el relato no tenía la intención de representar a las tribus en la carne, sino que era simbólico.

Después de la visión de los 144.000, Juan ve una gran multitud que nadie podía contar de todas las naciones y de toda tribu, pueblo y lengua. (Apocalipsis 7:9-17). Los testigos de Jehová tratan de enseñar que se trata de los salvados que heredan la tierra y los 144.000 son los que reciben el cielo. Sin embargo, a un estudio simple del pasaje podemos observar que los 144,000 sellados se encuentran en la tierra :

“Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol.  Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar,  diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios” (Apocalipsis 7:1-3) , y que los de la gran multitud son las almas que estaban con Dios, que habían salido de la gran tribulación.
“Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían” (Apocalipsis 6:9)

“Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido? Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.” (Apocalipsis 7:13-14)

Por otra parte, la expresión, “delante del trono”  que se usa tanto en la gran multitud (Apocalipsis 7:9)  más adelante se utiliza  en el paradisiaco entorno de los 144.000 (Apocalipsis 14:1-5).

Las vestiduras blancas de la gran multitud son simbólicos de la santidad, y la justificación como se puede observar en los siguientes pasajes del libro de Apocalipsis,  (Apocalipsis 3:4-5; 6:11; 7:14), y las palmas sugieren una ocasión alegre, festiva (Levíticos 23:40, Juan 12:13).

“Y clamaban a gran voz diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero” (una expresión de alabanza y gratitud a Dios y a Cristo por la salvación ). Ellos son seguidos por los ángeles que se postraron ante el trono y adoraron a Dios con una alabanza similar al Cordero en Apocalipsis 5:12  “que decían a gran voz:  El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza” Los ángeles estaban en pie alrededor del trono, así como los ancianos y los cuatro seres vivientes (Apocalipsis7:11), lo que demuestra una vez más que esto ocurrió en el cielo y no en la tierra.

Uno de los ancianos dijo a Juan, “¿Quiénes son estos vestidos de ropas blancas, y de dónde vienen?” Juan no lo sabía, pero estaba seguro de que el anciano sabía. El anciano respondió: “Estos son los que han salido de la gran tribulación.” (7:14).

La “gran tribulación” aquí es lo que se llevó a cabo en virtud de la persecución en todo el mundo, en los días de Juan esta persecución fue “en todo el mundo”, porque esta gran multitud con las vestiduras blancas eran de “todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas” (Apocalipsis 7:9). Estos son los mismos con “ropas blancas” que lloran para que su sangre sea vengada (Apocalipsis 6:9-11). Habían sido condenados a muerte por su fe, habían ganado la victoria, y ahora están ante el trono. Ellos habían lavado sus vestiduras y las habían blanqueado en la sangre del Cordero. Por la sangre de Cristo, el santo se lava de sus pecados (Apocalipsis 1:5), es redimido (Apocalipsis 5:9-10;. 1 Pedro 1:18-19), fue derramada para la remisión de los pecados (Mateo 26:28), se limpia continuamente cuando se siguen las condiciones de Dios (1 Juan 1:7-9), lograron la victoria (Apocalipsis 12:11). “Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.”

ALGUNOS SÍMBOLOS EMPLEADOS EN EL CAPITULO CATORCE DE APOCALIPSIS:

EL CORDERO: indiscutiblemente, este sólo puede referirse a Cristo.

El MONTE SION:  la iglesia. Hebreos. 12:22-24. “sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos, a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel”.

LOS 144.000: los cristianos, que son el Israel espiritual (. Romanos 2:28,29; 9:6-8; Filipenses 3:3), el Israel de Dios (Gálatas 6:15,16), sobre el cual los apóstoles rigen como jueces las leyes de Cristo (Mateo 16:19; 18:18; 19:28).

El NOMBRE DEL PADRE EN SUS FRENTES: el sello de Dios o la marca (7:3,4). En este capítulo, verso 1, el sello o marca se administra en nombre de Dios. Amós profetizó que los gentiles que se convertirían en cristianos “llevarían” el nombre de Dios.
“En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado; para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto.” (Amos 9:11-12)

“Y cuando ellos callaron, Jacobo respondió diciendo: Varones hermanos, oídme. Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre. Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito:
Después de esto volveré
Y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído;
Y repararé sus ruinas,
Y lo volveré a levantar,
Para que el resto de los hombres busque al Señor,
Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre,
Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos”  (Hechos 15:13-18)

La impresión o el sello de la posesión de Dios sería vista en los cristianos en la enseñanza de Su palabra y en su obediencia a ella. No sería un secreto, sino una marca de propiedad pública, siendo visible para todos en sus frentes. Su doctrina, culto, y su forma de vida los distinguiría de los que adoran a la bestia.

UN NUEVO CANTO: era un canto de liberación. En este canto estaba la liberación del poder de Satanás que fue celebrada. En ocasiones anteriores el pueblo de Dios había celebrado en un canto su liberación de sus enemigos, como por ejemplo, cuando Israel fue liberado del poder de Egipto. Éxodo. 15:1-21. Pero ahora la gente nueva de Dios, teniendo un nuevo nombre, sirviendo bajo un nuevo pacto, que tiene un nuevo sacerdocio, con mejores promesas y una esperanza mejor, cantan un canto nuevo de una liberación nueva y mejor que el Israel en la carne había conocido. Ver Hebreo 8:8-13, 9:11-15, 10:11-22, 13:10-15;

NO se contaminaron con mujeres: obviamente es símbolo de la fidelidad espiritual a Dios. Una aplicación literal sería excluir a las mujeres de ser cristianos. El adulterio, la fornicación, prostitución, son utilizados simbólicamente en la Biblia a la infidelidad a Dios. Éxodo. 34:14-17; Jueces 2:11,17; Ezequiel. 16:1-63; 23:1-49; Oseas 1:1-3; 3:1-5; Isaías 1:20; Jeremías 2:20, y muchos ejemplos más.

Son vírgenes: la pureza de la vida como cristianos es simbolizada. Pablo utiliza este simbolismo para describir la relación adecuada del cristiano a Cristo. 2 Corintios 11:2. “Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo. “ Jesús prometió que los puros de corazón verán a Dios. Mateo 5: 8. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.”

Apocalipsis 14:1. “Y miré, y he aquí el Cordero estaba sobre el monte Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían nombre de su Padre escrito en sus frentes.”

Los profetas habían anunciado que Dios llamaría a sí mismo un pueblo nuevo. por ejemplo Oseas 2:23. “Y la sembraré para mí en la tierra, y tendré misericordia de Lo-ruhama; y diré a Lo-ammi: Tú eres pueblo mío, y él dirá: Dios mío.”

La carta de Pablo a los Romanos se dedica a explicar quiénes son estas personas, y la forma en que se han convertido en el pueblo de Dios en lugar del Israel carnal.

“Como también en Oseas dice:
Llamaré pueblo mío al que no era mi pueblo,
Y a la no amada, amada.
9:26 Y en el lugar donde se les dijo: Vosotros no sois pueblo mío,
Allí serán llamados hijos del Dios viviente.
También Isaías clama tocante a Israel: Si fuere el número de los hijos de Israel como la arena del mar, tan sólo el remanente será salvo;
porque el Señor ejecutará su sentencia sobre la tierra en justicia y con prontitud.
Y como antes dijo Isaías:
Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera dejado descendencia,
Como Sodoma habríamos venido a ser, y a Gomorra seríamos semejantes.” ( Romanos 9:25-29)

En Apocalipsis 7 se representa como las 12 tribus del Israel de Dios, y ellos están sellados (marcados) como los elegidos de Dios, que son guardados de la tribulación por venir. Su número se da como 144.000, que se compone de 12.000 de cada una de las doce tribus. 12 es el producto de 3 y 4: “tres” es el número de la divinidad, y 4 que simboliza la humanidad. “1000” es un símbolo de la totalidad, el todo de cualquier cosa, por ejemplo El Señor guarda el pacto hasta mil generaciones.

“Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones” (Deuteronomio 7:9)

Nadie tiene dificultades para entender que esto significa “a TODAS las generaciones. Los millares de animales en las colinas son del Señor. Salmos 50:10. “Porque mía es toda bestia del bosque, Y los millares de animales en los collados. Una vez más no hay dificultad. Todo el ganado en todos los cerros son del Señor. Nosotros le decimos a nuestros hijos, “Ya te he dicho mil veces (o un millón) que no lo hicieras.” Incluso nuestros niños entienden lo que queremos decir! ¿Entonces por qué debería haber alguna dificultad en reconocer el uso simbólico de “mil” en un libro ciertamente muy figurativo? Los 144.000 simboliza TODOS del Israel espiritual, el número total de pueblo elegido de Dios. El monte de Sión del Nuevo Testamento es la iglesia de la Nueva Alianza. Gálatas 4:25-31; Hebreos 12:22-24. Isaías vio el establecimiento de la iglesia como el de un monte por sobre los demás montes .

“Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa de Jehová como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones. ” (Isa. 2:2.)

La iglesia es la seguridad y la gloria de Israel espiritual. El nombre del Padre escrito en sus frentes como un sello colocado por el ángel, Apocalipsis 7:3 sería el símbolo de una forma de pensamiento y de vida que se manifiesta abiertamente en su relación íntima con Dios. Todos los que verían su forma de vida sabrían que ellos eran cristianos.

APOCALIPSIS 14:2. “Y oí una voz del cielo como estruendo de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno; y la voz que oí era como de arpistas que tocaban sus arpas.”

Las “muchas aguas” y “un gran trueno” imagen de un sonido poderoso y aterrador, suficientemente fuerte para captar la atención de todos. Saúl encontró en la voz de David y su arpa calma. Aquí Juan escuchó no sólo la voz que inspira miedo, sino también las voces suaves y reconfortantes de arpistas con sus arpas. El Apocalipsis es un mensaje de juicio y miedo a los malvados, pero también de consuelo tranquilizador a los santos que sufren, y que buscan la liberación. Las Arpas en el cielo, por supuesto, no representan ninguna autoridad para los instrumentos de música en la iglesia. Así como el incienso en el cielo es un símbolo del culto y las oraciones de los santos, las arpas son un símbolo de su alabanza. Dios nos ha dicho que “CANTEMOS” en la iglesia. Él no ha hecho ninguna mención de incienso o arpas para ser utilizados en el culto de la iglesia en la tierra.

APOCALIPSIS 14:3. “Y cantaban un cántico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro seres vivientes, y de los ancianos; y nadie podía aprender el cántico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil que fueron redimidos de entre los de la tierra. .”

EL Israel carnal, liberado de Egipto después de cruzar el Mar Rojo, cantó un cántico nuevo de liberación. Éxodo. 15:1-21. Ahora el Israel espiritual, liberado de la esclavitud del pecado, canta un nuevo canto . El tema es una alabanza por la liberación.

En el capítulo 14 del Apocalipsis, el victorioso Cordero estaba sobre el monte Sión y con él estaban los 144.000 que tenía el nombre del Padre escrito en sus frentes (14:1). Estos son los que fueron sellados antes y ahora también están delante del trono (14:5). El término “delante del trono” es figurativo del lugar de reposo o el paraíso. Así, los 144.000 representan el número completo de los santos mártires como el resto de los que iban a salir de la gran tribulación (Apocalipsis 6:9-11).  La bestia había hecho la guerra con ellos y ellos  la habían vencido (Apocalipsis 14:3). Ellos habían obtenido la victoria sobre la bestia (15:2) y su sangre sería pronto vengada ( Apocalipsis 16:5-6, 17; 6; 18:24; 19:2). Ellos fueron los mártires que vivieron y reinaron con Cristo (20:4). “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.”

Una vez más, el número “144.000” no debe tomarse literalmente. Simplemente representa el número total de los santos mártires. Si uno hace el número literal, también deben hacer su descripción literal. Esto significaría que sólo los hombres vírgenes van al cielo (14:4). Por el contrario, estos fueron las “primicias” a Dios y el Cordero (14:4) indica que lo siguen. La Biblia habla del cielo para cada hijo fiel de Dios.
“Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial”  (2 Corintios 5:1-2)

“Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.” (Filipenses 3:20)

“para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.” (1Pedro 1:4-5)

Aquellos que limitan el cielo a sólo 144.000 han malinterpretado por completo la Biblia, y la enseñanza de Juan en el Apocalipsis. Como hemos explicado, el sellado de los 144.000 en el capítulo 7 se hizo para los que viven en la tierra y no se refiere a aquellos en el cielo.   El error de muchos ha sido no considerar el alto sentido simbolico del libro de Apocalipsis .  En un libro lleno de símbolos y signos altamente simbólico como es el Apocalipsis ( lo cual
es la naturaleza de toda la literatura apocalíptica )¿ Cómo podemos tomar algunas cosas literales y otras figuradas.

Sin duda que Apocalipsis 1:1-3 nos provee a nosotros las bases para interpretar el Apocalipsis. dentro de estos primeros tres versículos se nos dice que este libro es Apocalíptico  “ lo cual significa que el Apocalipsis es un libro altamente de signos figurados y simbólicos y que debe ser interpretado de acuerdo a este patrón.

 

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD