“¿Qué Pasa Con El Divorcio?”

 

A. Después de que Dios creara el mundo y todas las cosas lo coronó con el matrimonio. En la que la  unión que Dios ideó se cumple todos sus propósitos. Dos de esos fines fueron:

 

(1) la compañía      “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre.
Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él.
Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar.
Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre” (Gen. 2:18-22)

 

(2) la perpetuación de la raza “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.  Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra” (Génesis 1:27-28).

B. Fue diseñado por Dios como una relación monógama, pero con la caída del hombre en pecado en Génesis 3, la relación que Dios había diseñado también  sufrió la degradación del hombre. La monogamia fue sustituida por la poligamia, la separación reemplazó la permanencia. El hecho de que los tribunales alrededor del mundo  estén llenos de casos de divorcio es una indicación segura de la decadencia del hogar. El divorcio en sí no es el mal – es sólo el estallido de una podredumbre en el cuerpo de la sociedad.

C.  Dios nunca tuvo en su plan  la intención del divorcio. Se  concedió bajo la antigua ley por la dureza de los corazones de la gente  “Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar carta de divorcio, y repudiarla? El les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así.”    Mateo 19:7-8

D. Hoy en día nos encontramos que el divorcio  realizado por cualquier causa se ha mantenido en la ley de la tierra a pesar de lo que Dios tiene que decir. La gente piensa que está bien si cumple con la ley de la tierra. Pero ¿Qué dice Dios?

 

En Mateo 19:3-9   los Fariseos trataron el tema con Jesús. Probablemente tenían en mente Deuteronomio 24:1-4. La mayoría de ellos  aceptaban la interpretación del rabino Hillel (divorcio por cualquier causa). Sin embargo, véase el punto de  la respuesta de Jesús a la ley de Dios en el principio de la creación. (Versículos 4-6)

 

“El, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?
Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre”

1. Dios creó un hombre y una mujer – “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” Génesis 1:27

2. Compañeros que se unirá a los demás – Génesis 2:2

a. Debido a esto Génesis 2:24 debía aplicarse, no Deuteronomio 24

3. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. – Génesis 2:24

a. Sugiere uno en mente, en espíritu, en objetivos, en voluntad, y en emoción. Dios ha unido un  hombre y una mujer en matrimonio.  Los fariseos preguntan acerca de Moisés y la carta de divorcio. Querían desacreditar a Jesús. ¿Qué dice Deuteronomio. 24:1-4 ?.

 

“Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, si no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio, y se la entregará en su mano, y la despedirá de su casa.  Y salida de su casa, podrá ir y casarse con otro hombre.
Pero si la aborreciere este último, y le escribiere carta de divorcio, y se la entregare en su mano, y la despidiere de su casa; o si hubiere muerto el postrer hombre que la tomó por mujer,  no podrá su primer marido, que la despidió, volverla a tomar para que sea su mujer, después que fue envilecida; porque es abominación delante de Jehová, y no has de pervertir la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad.”

 

Nada que fomenta el divorcio. Simplemente prohibía el matrimonio de la mujer repudiada del primer marido. No hay registro de la aprobación de Dios de un divorcio o un nuevo matrimonio para el segundo marido.¿Cuál era el propósito de Deuteronomio 24:1-4. Desalentar el divorcio frívolo

Jesús dijo que Moisés “permitió”. Esto significa tolerar una práctica ya común. En ninguna parte Dios dijo  aprobar el divorcio. – “Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales”  Malaquías 2:16, Deuteronomio 24:4 muestra la desaprobación de Dios del divorcio.   A lo largo del Antiguo Testamento  Dios toleró la cosa que  Él no estaba de acuerdo.

Jesús enseña  su ley. Dado que la fornicación es la violación de Génesis 2:24.  El Señor permite el divorcio por esa causa.

“Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera” Mateo 19:9

El evangelio de Mateo incluye esta frase de excepción.  Jesús reconoce una sola causa para que exista un nuevo matrimonio y la norma general  la fornicación en todas sus formas: adulterio, sodomía, pedofilia etc.

Dios no permite ninguna otra causal para el divorcio en el que ambas partes queden libres para casarse de nuevo. Todos están bajo Génesis 2:24 Todos estaban bajo esta ley, como lo fue desde el principio. La ley de Moisés que dio a los judíos, no cambia la condición del resto del mundo.

El matrimonio es un compromiso de por vida. Una vez que el pacto matrimonial se ha hecho, a menos que se disuelva por una razón bíblica (por ejemplo, la muerte o la infidelidad sexual – Romanos 7:2;. Mateo 5:32; 19:9.), Es una obligación permanente. “. . .  la mujer que tiene marido está obligada por ley al marido mientras éste vive “, es decir, siempre y cuando él está vivo.

 

“Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido “(Romanos 7:2

 

“La mujer casada está ligada por la ley mientras su marido vive; pero si su marido muriere, libre es para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor “ (1 Corintios 7:39.).

La Biblia es clara al respecto del diseño permanente de la unión matrimonial.

(2) Dios es el Autor de la institución del matrimonio. Es él quien  une al hombre y a la mujer el uno al otro en esta unión sagrada (Mateo 19:6). Es, por tanto, sólo el Creador, que puede determinar cuándo un proceso de divorcio puede ser iniciado.

Y el hecho de la cuestión es ésta: Dios ha autorizado el divorcio únicamente por la causa de la fornicación (Mateo 5:32; 19:9). Para iniciar un divorcio en cualquier otra base, es ir más allá de lo autorizado por la ley divina (1 Corintios 4:6).

Tal acción es una transgresión de presunción de la ley de matrimonio dado del Cielo (1 Juan. 3:4). Así como ninguna persona es elegible para casarse sin la sanción de la ley divina, de la misma manera, nadie está libre de divorcio sin la autoridad para hacerlo.

(3) Cuando uno entra en una relación de matrimonio,  entra en un pacto con su compañero, cuyo  testigo del acuerdo y sello es  Dios  “Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto.“  (Malaquías 2:14)..

El divorcio de  una pareja matrimonial sin la autoridad divina se convierta en un “quebrantamiento del pacto” – una acción fuertemente condenada en las Escrituras (Romanos 1:31). Lea la lista de  pecados mencionados en este contexto, una idea de cómo Dios ve una transgresión.

(4) El pacto del matrimonio conlleva responsabilidades inherentes. Cuando una persona se compromete a la relación matrimonial, él o ella acepta ciertas obligaciones de esta relación ( 1 Corintios 7:3-5; Efesios 5:22 y versículos siguientes; 1 Timoteo 5:8).

 

“El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido.
La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer.
No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia.”

 

“Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;  porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.  Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.
Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,  para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra,  a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.
Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.  Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.  Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia. Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido”

 

“porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo”

 

 

Anular un matrimonio a través de un divorcio no autorizado por Dios es mofarse de estas responsabilidades sagradas.

El divorcio no bíblico crea un ambiente a la tentación. Cuando el compañero de matrimonio inicia un divorcio caprichosamente, sujeta a su compañero a la tentación de ceder a la satisfacción sexual ilícita ( 1 Corintios 7:5).

Esto es muy probable  el punto que Jesús hizo en el sermón del monte, cuando declaró que un hombre que se divorcia de su esposa, por una razón diferente a la fornicación “, la convierte en una adúltera” (Mateo 5:32). El significado probable es la siguiente: Le sujeta a la tentación de encontrar otro compañero, cuya relación se constituye en adulterio.

¿Somos tan ingenuos como para pensar que Dios no tendrá un responsable de esta negligencia?

El matrimonio es un compromiso sagrado y muy serio. A Nuestros jóvenes se les debe enseñar a no entrar en esta unión  ligeramente. Dios sólo permite que ciertas personas se casen y sigan siendo aceptables a Dios. Estas son:

1. Uno que nunca se ha casado

a. Mateo 19:4-5 “El, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?

b. Hebreo 13:4 “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios”

c. 1 Corintios 7:2 “pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido”

 

2. La muerte de uno de ellos –  “Así que, si en vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera”  Romanos 7:3

3. El que repudia a su compañero o compañera por causa de fornicación – Mateo 5:32; 19:9

 

“Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio”

 

“Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera”

4. Los que se reconcilian – 1 Corintios 7:11

B. Si hay otras personas autorizadas, tenemos que encontrar el pasaje que lo permita.

C. Para cualquier persona, dentro o fuera de Cristo,  el divorcio por cualquier otro motivo que no sea la fornicación elimina cualquier derecho que pudieran tener para volver a casarse, sin importar lo que la ley de la tierra puede decir.

D. Por un lado hacerlo, hace que esa persona y la que se casa cometan adulterio, lo cual es  violación de la Palabra de Dios y lleva a la perdición eterna.-

 

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD