“¿Por Qué Le Pasan Cosas Malas A La Gente? ”

Muchos ocupan gran energía en el intento de encontrar la respuesta a la pregunta anterior. ¿Por qué ocurren estas cosas? ¿Por qué la vida a menudo se caracteriza por el infortunio, la tristeza, las muertes prematuras y las tragedias de todo tipo? hay quienes dicen que “las cosas malas sólo les ocurren a gente mala que lo merecen”, esto es obviamente inaceptable y falso (Lucas 13: 2-5). las cosas malas le pasan a todo tipo de personas. Examinemos ahora nuestra pregunta “¿por qué suceden cosas malas a la gente?” con más detalle y ver si podemos encontrar algunas respuestas.

Hay solamente Dos grandes fuentes que influyen en este mundo. Cuando algunos hablan de las fuentes de influencia, simplemente se refieren a fuentes tales como la luna, el sol, las estrellas, y las influencias planetarias. Ellos ignoran de las dos fuentes principales de influencia que afectan a la humanidad son sólo dos : Dios y el diablo. No sólo Dios y el diablo ejercen la mayor influencia en este mundo, sino también su influencia es totalmente opuesta, Dios por el bien y el demonio por el mal . Con demasiada frecuencia la gente quiere culpar a Dios por todo lo que sucede. Esta no es la manera correcta de pensar. Este pensamiento puede y da lugar a la blasfemia contra el benigno Dios que ama a todos los hombres y desea la felicidad del hombre.

Cualquier estudio de por qué las cosas malas pasan a la gente debería empezar, con el caso antiguo de Job, Dios y el diablo. De hecho, una de las enseñanzas primordiales del libro de Job parece dejar establecido claramente la respuesta de por qué las circunstancias adversas tienen lugar en el ser humano.

Demos una breve mirada al libro de Job. El libro de Job comienza con estas palabras: “Había un hombre en la tierra de Hus, llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, y temeroso de Dios y apartado del mal” (Job 1: 1) . Job fue un hombre exitoso y rico, hasta el punto que se dijo de Job, “y era aquel varón más grande que todos los orientales. ” (Job 1: 3). Él parece haber tenido todo, una relación con su Dios, y una familia encantadora y feliz (Job 1: 3-5).

Sin embargo, poco tiempo después cambió la vida de Job. Esto es a menudo la historia de la vida, un día a otro puede presentarse una situación totalmente inversa. Job perdió todo lo que tenía, incluyendo incluso a sus hijos e hijas. Un pueblo enemigo saqueó una importante porción del ganado de Job, el fuego quemó sus enormes rebaños de ovejas y a los pastores, los caldeos se llevaron los camellos y mataron a sus siervos a cargo de ellos, y vino un gran viento y mató a los hijos de Job (Job 1: 19 ). Les recordamos que el sufrido y empobrecido Job era un hombre excepcionalmente justo. A pesar de que Job sufrió estas grandes perdidas, Job no ” pecó, ni atribuyó a Dios despropósito alguno” (Job 1: 20-22). “Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.”

¿Por qué es que Job no acusó a Dios, no era Dios el culpable? Recuerde que dijimos que hay dos grandes influencias: Dios y el diablo.
Leamos esta porción del libro de Job

“Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella. Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová. “(Job 1: 6-12).

hay muchas verdades de la Biblia que se extraerían de la lectura anterior ( se cree que el libro de Job es el libro más antiguo en la Biblia). la soberanía de Dios y la providencia se ven claramente (versos 6, 10). También se observa en el texto que el origen de los problemas de Job es: el diablo (Job 1: 12).

El diablo es la fuente de todo mal, la tristeza y la desgracia humana. ¿Es realmente justo acusar al diablo como el ser o la fuente de todas las desgracias? .Adán y Eva estaban en un paraíso perfecto (Gen. 1, 2). El diablo introdujo el pecado y todas las consecuencias que trajo el pecado en sí, la tristeza, el dolor y la agonía (Génesis 3: 16-19.). Fue el diablo responsable de la muerte física (Génesis 2: 17, 3: 1-6). “El aguijón en la carne de Pablo ” fue un “mensajero de Satanás”, por lo tanto, Satanás fue la fuente del descontento físico de Pablo (2 Cor. 12: 7).

Algunos sabiendo que el diablo es la fuente de la miseria del hombre todavía quieren acusar a Dios. “Dios es soberano, por lo tanto, permite que Satanás cause el mal. Por supuesto, Dios no permite que sucedan condiciones de vida . ¿Esto, entonces, significa que Dios mismo es malo? ¿Podría ser, más bien, que la desgracia mucho podría tener un efecto beneficioso en todo el esquema de la vida?

Una palabra bíblica para describir lo que muchos llaman tragedias es la palabra “pruebas”. Existen principalmente cuatro palabras griegas en el Nuevo Testamento que se traducen como “pruebas”. . Una de las cuatro palabras (purosis) sugiere algo que es refinado o probado por el fuego. Pedro escribió: “Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese” (I Pedro. 4, 12).

Las cosas malas también afectan a los buenos. El objetivo de las muchas pruebas es demostrar la fe del cristiano (I Pedro 1: 6, 7). “En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,”

Estas dificultades producen la humildad y la paciencia (Romanos 5: 3). “Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; “

Recuerde que el “mensajero de Satanás”, la enfermedad física de Pablo que el Señor se negó a quitarla de Pablo y a la cual él se refirió: “Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; ” (2 Corintios 12: 7).

Pablo no cuestionó y dijo “por qué sufro y por qué yo?” El Señor no quitó el sufrimiento de la vida de Pablo, sino que le dijo: “Mi gracia te basta, pues mi poder se perfecciona en la debilidad…” (Verso 9). Considere la actitud consecuente de Pablo:

“Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. “(2 Corintios 12: 9, 10).

La conducta de los cristianos mientras soportan las pruebas. “¡Ay de mí, ¿por qué esto tiene que suceder?” es una actitud y conducta con demasiada frecuencia característica. Algunos, en medio de las dificultades se llenan de amarguras. Algunos culpan a Dios y reniegan de él.
Observe la conducta que debe caracterizar al pueblo de Dios cuando se experimentan las pruebas

. “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas “, sabiendo esto, que la prueba de vuestra fe produce paciencia” (Santiago 1: 2, 3).

Después de que Pablo y Silas habían sido azotados por la causa de Cristo y puestos en la cárcel, leemos: “Y a medianoche, Pablo y Silas oraban y cantaban himnos a Dios, y los presos los oían” (Hechos 16: 25 ). Pedro escribió en relación con la conducta que se debe guardar en las pruebas , “De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien. ” (I Pedro 4: 19).

Amado, las pruebas son parte de esta vida. Algunos de los problemas, francamente, son provocados por nuestros propios pecados . Algunas dificultades pueden resultar de hacer lo correcto (2 Tim. 3: 12). “ Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución”

El hombre necesita la resistencia y las pruebas para hacer de él una persona mejor. Sin las pruebas, el hombre tiende a ser arrogante y se olvida de Dios. Las cosas malas le suceden a todos los hombres, a los buenos y malos. Escuche el salmista en relación con el fin útil del sufrimiento:

“Bueno me es haber sido humillado, Para que aprenda tus estatutos. Mejor me es la ley de tu boca Que millares de oro y plata.” (Sal. 119: 71, 72).

Dios no promete una vida libre de problemas, incluso para los piadosos. Sin embargo, Dios promesa de proporcionar a su pueblo los medios y la capacidad para soportar las pruebas y utilizar ventajosamente las dificultades de la vida . En el caso de Job, que no acusó a Dios, aunque a su alrededor, se le insistió en que debería. Las escenas finales de la vida de Job nos informan : “Y bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero; porque tuvo catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas, y tuvo siete hijos y tres hijas. Llamó el nombre de la primera, Jemima, el de la segunda, Cesia, y el de la tercera, Keren-hapuc. Y no había mujeres tan hermosas como las hijas de Job en toda la tierra; y les dio su padre herencia entre sus hermanos. Después de esto vivió Job ciento cuarenta años, y vio a sus hijos, y a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación” (Job 42: 12-16).

Cuando la desgracia llega, todo lo que tendemos a ver es la calamidad, sin embargo, es sólo una pequeña mancha en una página de papel (la vida). Los problemas que usted y yo tenemos es que estamos tan limitados en nuestra visión y comprensión de las cosas.
Sin embargo, la tristeza es a menudo una parte de esta vida. A pesar de todas las cosas malas que le sucedieron a Job, el último versículo en Job dice: “Y murió Job viejo y lleno de días”.

Nos recuerdan las palabras de Santiago al referirse al caso de Job “Hermanos míos, tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los profetas que hablaron en nombre del Señor. He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo.”

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD