Warning: Creating default object from empty value in /home/iglesiad/public_html/wp-content/themes/trollface/functions/admin-hooks.php on line 160

¿Justifica La Biblia La Mentira de Rahab?

Share on TwitterShare on TumblrShare via email

Muchos  están confundidos con respecto a la historia de Rahab que, a pesar de que mintió cuando  escondió a los espías de Israel, se describe como “justificada”

“Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino? “(Santiago 2:25)

“Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz. (Hebreos 11:31). ¿Cómo se puede armonizar esto con la ética bíblica?

El relato sobre la cananea  llamada Rahab en ninguna manera justifica las mentiras. Hay varios factores que deben tenerse en cuenta al examinar el relato del Antiguo Testamento.

En primer lugar, uno no sabría de este acontecimiento si no fuera por el hecho de que se revela en los documentos bíblicos. Esta es una razón más de la sinceridad y la integridad del relato sagrado. La Escritura no oculta el episodio.

En segundo lugar, la mentira de Rahab no es aceptada en ninguna parte del texto de la Biblia. Los escritores del Nuevo Testamento ciertamente no pretenden enseñar  que ella fue “justificada” por la tergiversación de los hechos con respecto a los espías hebreos.

En tercer lugar, la mentira es condenada en toda la Biblia; esto se manifiesta claramente en varios textos, tanto en el Antiguo testamento como en el Nuevo Testamento:

 

“No hurtaréis, y no engañaréis ni mentiréis el uno al otro” (Levítico 19:11)

 

Seis cosas aborrece Jehová, 
Y aun siete abomina su alma: 
Los ojos altivos, la lengua mentirosa, 
Las manos derramadoras de sangre inocente, 
El corazón que maquina pensamientos inicuos, 
Los pies presurosos para correr al mal, 
El testigo falso que habla mentiras
Y el que siembra discordia entre hermanos. (Proverbios 6:16-19)

 

“Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. “    (Efesios 4:25)

 

 

“Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda “ (Apocalipsis 21:8).

 

El hecho es que, aparte de la revelación divina no puede ser demostrado que mentir es algo malo. Los ateos ciertamente no pueden (en consonancia con su filosofía) condenar la mentira como un mal que es universalmente malo.

El caso de Rahab es un ejemplo de cómo Dios honra  a una persona debido a su fe obediente – a pesar de un defecto de carácter personal. Reflexionemos sobre los siguientes hechos en relación con este incidente.

Rahab era una cananea, ella era parte un antiguo pueblo de paganos que habitaban en Palestina en el momento en que Israel entró en la tierra prometida en el siglo 15 antes de Cristo. Ellos eran un pueblo sumamente malvado, lleno de idolatría y de inmoralidad. Sacrificaban a sus hijos en ofrendas a sus dioses. Rahab era una “ramera”, y las Escrituras no esconden  el estilo de vida desagradable que ella llevaba. Sin lugar a dudas, esta mujer necesitaba un considerable cambio.

A pesar de su pasado sórdido, Rahab había generado en su corazón una fe creciente en el Dios de Israel. Lea el relato registrado en Josué 2:9-11.

“…Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros.
Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo delante de vosotros cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho a los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, a Sehón y a Og, a los cuales habéis destruido.
Oyendo esto, ha desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más aliento en hombre alguno por causa de vosotros, porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra….”

Esta mujer había llegado a creer en el Dios verdadero y su poder para librar. Ella era de un temperamento diferente a sus vecinos paganos. Por consiguiente, cuando los espías de Israel se acercaron a ella, ella no fue “desobediente”, como los demás en Jericó  que murieron en su corrupción pagana. Más bien, ella a través de la fe en Dios, recibió a los espías en paz (Hebreos 11:31), los escondió, y los envió por otro camino (Santiago 2:25).

Fue por estas obras de  fe que ella fue librada. Más tarde, ella fue incorporada, incluso en la genealogía de Cristo  “Salmón engendró de Rahab a Booz, Booz engendró de Rut a Obed, y Obed a Isaí. “(Mateo 1:5).

Es cierto que mintió en el proceso de esconder a los espías, y que estaba equivocada. Pero su fe y obediencia le permitieron obtener el perdón de su historia manchada. Es por esto último que ella es elogiada. Por lo tanto, no podemos concluir que Dios justifica la mentira en ciertas circunstancias, el caso de Rahab está muy lejos de ser considerado de esta manera.

 

Share on TwitterShare on TumblrShare via email

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD