¿Heredamos el Pecado de Adán?

La soberanía de Dios nunca obra para impedir el libre ejercicio del hombre de su propia voluntad. Dios ha proporcionado al ser humano una voluntad libre para escoger la obediencia o el rechazo de ella

Lo que los católicos llaman pecado original, los calvinistas y protestantes Arminianos se refieren a la total depravación hereditaria.

Agustín, precursor de los reformadores , en el siglo III contendió por la depravación total del hombre mucho antes que Calvino sistematizara los cinco puntos que llevan su nombre.

la Biblia enseña que Dios es soberano sobre la raza humana, y también enseña que los seres humanos conservan el libre albedrío, incluso después de la caída de Génesis tres. La soberanía de Dios nunca operó en el área de la salvación o la santificación para impedir el libre ejercicio de la voluntad del hombre.

Desde el comienzo de la predicación del evangelio en Hechos dos, el hombre ha jugado un rol, como un ente activo en la salvación, y no pasivo. A través de la predicación ha sido llevado a oír, creer, arrepentirse, confesar, y ser bautizados, y tener la capacidad de responder a este llamado de aceptarlo o rechazarlo..

Las Escrituras nunca ha presentado al hombre como carente de esta capacidad. De hecho, cuando Jesús describió el fracaso de los Judíos en su día, Él dijo que habían cerrado sus propios ojos al señalar la profecía de Isaías (Mateo 13:15; Isa. 6:9,10)
“.Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado,
Y con los oídos oyen pesadamente,
Y han cerrado sus ojos;
Para que no vean con los ojos,
Y oigan con los oídos,
Y con el corazón entiendan,
Y se conviertan,
Y yo los sane”

Un estudio detallado revela que el cierre de sus ojos fue resultado del rechazo del mensaje que fue proclamado a ellos por el profeta Isaías, al igual que los vivieron en la época de Jesús.

Los medios que emplea el Señor, la enseñanza , y la predicación de la Palabra han sido siempre los medios entre el pecador y su salvación, ya que, él tiene la capacidad para oír, creer y actuar en consecuencia. Dios nunca ha actuado de una manera poderosa que sobrepasa la voluntad del hombre en el asunto de la salvación.

Es raro hoy escuchar a la gente hablar de ” la depravación total” o “el pecado original”, pero sí hablan de ser “pecadores por naturaleza “o de carácter” corrupto “o” naturaleza pecaminosa”.

Las siguientes doctrinas o práctica pueden atribuirse directamente a la falsa noción del pecado original: la predestinación, la imputación del pecado y la rectitud, el bautismo infantil, la conversión milagrosa por el Espíritu Santo, no hay responsabilidad humana en la salvación, la imposibilidad de la apostasía, y la Inmaculada Concepción de María . Cada uno de estas doctrinas es el resultado de la falta de comprensión de la naturaleza del hombre.

PRUEBAS y refutación del pecado original:

1. : Esta doctrina supuestamente se basa en la naturaleza pecaminosa de Adán, la cual transmitió a todos los de su descendencia, por lo que en su totalidad (en todas las partes de su ser) de su naturaleza está corrompida y existe incapacidad total para servir a Dios sin la obra de la regeneración del Espíritu . La mayoría han argumentado que su pecado se imputa a su descendencia; nuestros pecados, a Jesús, y la justicia de Cristo, a los elegidos (tres imputaciones, las cuales ninguna viene de las Escrituras). Pasajes utilizados para esta doctrina (Salmos 51:5; Salmos 58:3-4; Efesios. 2:1-3, Romanos 3:10-18, Romanos 5:12-19 )

“He aquí, en maldad he sido formado,
Y en pecado me concibió mi madre” Salmos 51:5

El primer pasaje habla poéticamente del medio ambiente del pecado de David, mientras que el segundo utiliza la hipérbole para expresar la rápida entrada del pecado en la vida después del nacimiento. El tercer pasaje indica la naturaleza adquirida por la práctica del pecado como un hábito, no una naturaleza heredada .”

Al referirnos al Salmos 51:5 es necesario observar el contexto en que está situado este texto (versículos 1-17) Este es un Salmo de David, cuando después que se llegó a Betsabé, vino a él el profeta Natán y está en profunda oración, muy arrepentido, rogando a Dios el perdón .

Claramente no se refiere a ninguna culpa que David llevaba. En el contexto David manifiesta arrepentimiento por sus “REBELIONES” o sea actos voluntarios de rebeldía contra Dios y Su Santa Voluntad. Pero NO confiesa NI pide perdón por el SUPUESTO “pecado original” que enseñan la religión Católica Romana y muchas grupos “Evangélicos” que siguen la filosofa de Juan Calvino.

Hay dos posibles explicaciones: (1) Se refiere al pecado de su madre; (2) Se refiere al hecho que el pecado existe por todos lados y que empieza a AFECTAR nuestra vida aún desde el momento de la concepción en el vientre de la madre.

Hay que notar que ser concebido “en pecado” NO SIGNIFICA ser concebido CULPABLE de pecado sino ser concebido EN MEDIO DE pecado o sea bajo la influencia y los efectos negativos del pecado.

En términos sencillos se refiere a la maldad que existe por todos lados y nos perturba en la lucha por ser puros y sin mancha delante de Dios. El pecado es parte de la existencia y la experiencia humana desde su concepción hasta el momento de la muerte. PERO esto NO significa que los niños nazcan CULPABLES de pecado ni que el pecado sea parte de la NATURALEZA del hombre desde la concepción.
El pecado es un acto de la voluntad humana en rebeldía y desobediencia VOLUNTARIA contra Dios, NO algo que heredamos de los padres como el color de los ojos, cabello o la estatura física.

El Salmo 58:3-4 dice: “…Se apartaron los impíos desde la matriz;
Se descarriaron hablando mentira desde que nacieron.
Veneno tienen como veneno de serpiente;
Son como el áspid sordo que cierra su oído,”

Una cuidadosa lectura del pasaje (Salmos 58:1-5) no dice que nacieron en el error, sino que después se descarriaron. Esta escritura usa términos fuertes y exagerado para describir la debilidad de la congregación y los jueces mencionados en el primer versículo.
¿Cómo podrían ser ciertas estas afirmaciones en los niños?
“Se descarriaron hablando mentira desde que nacieron” Los recién nacidos no pueden hablar. Lo que demuestra que esto es una hipérbole (una forma de hablar que esa la exageración)
Si uno continua leyendo los versículos ( 6-8): “Oh Dios, quiebra sus dientes en sus bocas” ¿Podría esto referirse a los bebés? ¡ Los bebes no tienen dientes!

2.Esta doctrina humana está en contradicción con la enseñanza de la Biblia: no sólo la Biblia no apoyan esta idea, sino que también enseña principios contrarios a ella. En Mateo 18: 1-6 el Señor usó a un niño para ejemplificar la humildad necesaria para entrar en el reino de Dios, y agregó que debemos ser como un niño para entrar en el reino. Mateo 18:3 “y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.”

Esto demuestra que la actitud de un niño es la que se necesita para ser salvo. Si los niños tuvieran una naturaleza pecaminosa las palabras de Cristo no tendrían sentido. En Mateo 19:4 Jesús dice: Pero Jesús dijo: “Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos.” Esto demuestra la pureza e inocencia de un niño no su depravación.

Las Escrituras enseñan que los niños no son pecadores al nacer y por lo tanto son salvos ante los ojos de Dios. Un niño no tiene pecado porque no tiene una edad de responsabilidad para saber el bien y el mal . El pecado separa a Dios del hombre después que éste tenga la edad para hacer elecciones responsables.

Dios exige el arrepentimiento a los que tienen la capacidad de escoger. ¡El manda a todos los HOMBRES que se arrepientan! Y no a los niños “Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan” Hechos 17:30

3. La Biblia presenta al pecado como lo que los humanos hacen o dejan de hacer (1 Juan. 3:4; Santiago. 4:17; Romanos 14:23). Nunca la Biblia habla del pecado como lo que uno hereda de otro.

Uno de los pasajes favoritos de aquellos que enseñan la “depravación heredada” es Efesios 2:1-3. Se apoyan en la premisa que el hombre está “muerto en el pecado” y no puede hacer nada para remediar esta condición.

La palabra “muerto” indica simplemente una separación; estar muerto es estar separado. El pecador está separado de Dios por su pecado y no por los PECADOS DE ADÄN. Efesios 2:1 dice: “Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados” “VUESTROS DELITOS” ¡No dice que estamos muertos por las transgresiones de Adán! Esto se ve claramente en Isaías 59:1-2 “…pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír. “

“Siguiendo la corriente de este mundo…” ( versículo 2) y “ éramos por naturaleza hijos de ira” (versículo 3) significa que vivían de acuerdo a las practicas y principios corruptos que prevalecían en el mundo que vivían y representa una condición surgida por sus propios pecados y propagado por la practica continua de la misma.

A medida que crecemos nos hacemos responsables por nuestras propias acciones.
El verbo griego “THELO” literalmente significa “querer” y es usado en la Biblia un sin numero de veces para describir el libre albedrío del hombre
Apocalipsis 2:20-22 “Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación. He aquí, yo la arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella.“
Dios le dio tiempo a Jezabel para arrepentirse pero ella no quizo.

Lucas 7:29-30 “Y todo el pueblo y los publicanos, cuando lo oyeron, justificaron a Dios, bautizándose con el bautismo de Juan. Mas los fariseos y los intérpretes de la ley desecharon los designios de Dios respecto de sí mismos, no siendo bautizados por Juan.”
Dios quería que estos hombres se arrepintieran y fueran bautizados pero ellos tenían el derecho a no obedecer y de hecho lo hicieron

Mateo 23:37 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!

Jesús estaba deseoso que se salvaran, pero voluntariamente rechazaron.
El pecado al igual que el arrepentimiento son acciones que se hacen de libre albedrío. El pecado es la transgresión de la ley (I Juan 3:4) Nosotros nos sometemos al pecado (Romanos 6:12-13 y 16)
“No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.”

“¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?”

Romanos 3:10-18 no enseña una corrupción heredada al nacer, sino que los tales se hicieron corruptos por sus malas obras.

El Salmo 14 que es la cita que usa Pablo , El rey David habla sobre la condición que existía en Israel. Eran apóstatas de Dios. Ellos alcanzaron este estado “ al haber hecho obras abominables” Salmos 14:1 “Dice el necio en su corazón:
No hay Dios.
Se han corrompido, hacen obras abominables;
No hay quien haga el bien.”
¿Cómo pudieron haberse desviado y corrompido”(versículo 3) si ya habían nacido de esa forma?
¿Podría ser todo esto cierto en un niño?

“Sepulcro abierto es su garganta; Con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios; Su boca está llena de maldición y de amargura. Sus pies se apresuran para derramar sangre”

Ninguna de estas descripciones apuntan a un recién nacido, sino que son aplicables a aquellos adultos con la capacidad de discernimiento que se han alejado de Dios y se han vuelto al pecado.

Así también comentaré el texto de Romanos 5:12- 19 que dice:

“Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron
Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir. Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo. Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación. Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.
Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos”

Tenemos que notar lo siguiente “ así la muerte pasó a todos los hombres por cuanto TODOS PECARON” No dice “por cuanto Adán pecó”

“Reinó la muerte…” aún en los que no pecaron a la manera de transgresión de Adán (verso 14) Esta es una importante prueba de que no somos culpables del pecado de Adán. Si este texto enseñará la depravación hereditaria universal, también enseñaría la salvación universal de todos sin condiciones , pero ninguna de estas posibilidades se enseñan en estos textos. Si nos enseña que la muerte espiritual entró al mundo por Adán, como la vida espiritual entró por Cristo.

Decir que la gente nace sujeta al pecado es muy distinto a decir que la gente nace pecadora. Por el pecado de Adán surgieron ciertas condiciones que hicieron a todo hombre susceptible a la tentación. Así también la resurrección de Cristo propició ciertas condiciones que hacen a toda persona susceptible a la justicia, pero por voluntad propia, ¡ NO POR HERENCIA!

4.Esta doctrina clasifica a Dios como el autor del pecado: Debido a que los que proponen la doctrina del pecado original creen que el espíritu del recién nacido está contaminado, ellos dicen (“Total” depravación, que todas las partes del niño están afectados), que podríamos decir entonces de aquellos pasajes de las Escrituras que señalan que Dios es el autor del espíritu humano Hebreos 12:9 “…¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos?”y atribuye a Dios su formación Zacarías 12:1 “ … y forma el espíritu del hombre dentro de él, ha dicho” haría a Dios el autor del pecado, si su afirmación acerca de que hemos heredado el pecado fuere verdad

5. Jesús estaría en esta condición de depravación , porque Él se hizo semejante a sus hermanos en todas las cosas (Hebreos 2:14-18). El catolicismo romano ha inventado la doctrina de la Inmaculada Concepción para establecer la pureza de Jesús al proponer la concepción inmaculada de María su madre, pero las Escrituras no dicen nada acerca de este tema de especulación pura! Cristo nació de una mujer ( Gálatas 4:4) y fue hecho semejante a los hombres ( Filipenses 2:7)

Las Escrituras enseñan en forma clara y precisa que cada persona es responsable de si misma ante Dios y que el hombre tiene la habilidad y libertad para escoger entre el bien y el mal ( Ezequiel 18:20, 2 Corintios 5:10, Romanos 14:12)

“El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él.”

“Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.”

“De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.”

El hombre al nacer recibe de Dios un espíritu puro y limpio. La Biblia dice: “He aquí, solamente esto he hallado: que Dios hizo al hombre recto, pero ellos buscaron muchas perversiones (Eclesiastés 7:29).

Nosotros no somos condenados en base al pecado original de Adán y Eva, sino por el nuestro que al llegar a la edad de la responsabilidad, se cede a la tentación. El pecado le constituye pecador y le separa de Dios; y está pues, “muerto en pecado” (Efes. 2:1-5). Necesita “nacer de nuevo” (Juan 3:3,5) que es lo que nuestro Señor Jesucristo enfatizó. “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” y luego “Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.”

Esto se hace cuando creyendo en Jesucristo se arrepiente de sus pecados, y confesando su fe es bautizado en agua para la remisión de los pecados (Hechos 2:38) “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD