¿Están Los Muertos “Dormidos”?

 

Hay dos palabras importantes en el Nuevo Testamento en griego de la palabra “sueño.” Cada uno de estos términos se utiliza en sentido literal y figurado, es decir, para el sueño natural, y también como un símbolo de la muerte.

(1) El término katheudo aparece 22 veces en el Nuevo Testamento. En un sentido literal se utiliza de “sueño natural”

“pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue “(Mateo 13:25)

“Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron “(Mateo 25:5). El término se emplea con referencia a la muerte en un solo pasaje. La hija de un jefe de la sinagoga judía, que se llamaba Jairo, había muerto (Marcos 5:35). Cristo fue al lugar donde la niña estaba. Cuando llegó a la casa, el Señor con confianza, dijo: “… la niña no está muerta, sino dormida” (v. 39). Que la niña estaba en realidad muerta no hay ninguna duda. El Salvador utilizó el término “dormir” en sentido figurado, en vista del hecho de que esta muerte iba a ser un dolor temporal. Luego levantó a la niña de doce años de edad, de su estado de muerte. Lucas dice que su “espíritu volvió” y se levantó de inmediato (Lucas 8:55).

(2) Otro término en el Nuevo Testamento para “sueño” es koimaomai (una forma de koimao). La palabra se encuentra 18 veces. Mientras koimaomai puede referirse en ocasiones a un sueño normal (Mateo 28:13;Lucas 22:45), principalmente (15 de las 18 veces) se usa esta palabra en sentido figurado para el “sueño” de la muerte ( Mateo 27:52, 1 Corintios 15:20, 1 Tesalonicenses 4:13-15).. Este uso metafórico de “sueño” para describir la muerte de un cuerpo, es muy antigua. Se encuentra en el griego clásico (por ejemplo, Homero, en La Ilíada , Sófocles, El.) Y en la Septuaginta (por ejemplo, 36 veces en 2 Reyes y Crónicas, como “durmió con sus padres”

“Y durmió Joás con sus padres, y fue sepultado en Samaria con los reyes de Israel; y reinó en su lugar Jeroboam su hijo “( 2 Reyes. 14:16).

He aquí un hecho que debe ser subrayado. Cuando el término “sueño” es utilizado para describir la muerte de una persona, la alusión es siempre a la disposición del cuerpo, no el alma. No hay un pasaje en las Escrituras que refleja la idea de que el alma de uno duerme (es decir, que está inconsciente) en la muerte.

(2) El profeta Daniel afirma que los que “duermen [katheudonton] en el polvo de la tierra serán despertados” (Daniel 12:2). Tenga en cuenta que la parte del hombre que “duerme” es la que se deposita en el “polvo de la tierra.” Esto obviamente es una referencia al cuerpo físico. El despertar, entonces, es una referencia a la resurrección del cuerpo.

(3) Una vez, Jesús dijo a sus discípulos: “Nuestro amigo Lázaro duerme [kekoimetai – el perfecto pasivo de koimao], pero voy para despertarle ” (Juan 11:11). En vista del contexto posterior, el “despertar” se refiere claramente a la resurrección del cuerpo de Lázaro “Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera!
11:44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle “(versículos 43-44). El verbo koimao se deriva de la raíz keimai “acostarse.” En la muerte, es sólo el “cuerpo” que se encuentra en esa posición (no el alma), por lo que es el cuerpo el que duerme. Los primeros cristianos, incluso llamaron a su entierro koimeteria “dormitorio”, y de este término se deriva nuestra palabra moderna, “cementerio”, lugar donde depositamos los cuerpos de nuestros seres queridos. El termino “dormir” no dice absolutamente nada sobre el estado del alma después de la muerte.

“La figura de la muerte como un sueño no puede ser utilizada para establecer la enseñanza de que en el estado intermedio del alma está en reposo inconsciente (el sueño del alma), sólo el cuerpo está como dormido, ya que no está en comunicación con su entorno terrenal. Como el sueño tiene su despertar, así el cuerpo del creyente tendrá su despertar.

La teoría del sueño del alma es incompatible con la afirmación de Pablo: ”quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él. (1 Tesalonicenses 5:10) el propósito de Dios para nosotros es si vivimos o morimos vivimos con Cristo. A la muerte del creyente esta “morada terrestre, nuestro tabernáculo” se disuelve:

“Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos “(2 Corintios 5:1) y vuelve al polvo, pero la parte espiritual del hombre, el alma, su personalidad consciente de sí mismo, sale para estar con el Señor ”
“pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor” (2 Corintios 5:8)

Desde que el alma sale del mundo en la muerte es ‘estar con Cristo ” y es descrito por Pablo como” mucho mejor “(Filipenses 1:23) que el actual estado de comunión bienaventurada con Dios y de la actividad en su servicio, es evidente que la palabra “sueño” que se aplica a los creyentes no tiene la intención de enseñar que el alma está inconsciente ”

La conciencia del alma después de la muerte

Hay aquellos que se identifican con el Cristianismo, y afirman que los muertos no están conscientes en el estado intermedio, es decir, en esa condición de existencia entre el momento de su muerte y la de la resurrección de su cuerpo.

(1) El relato sobre el hombre rico y Lázaro, sin duda, demuestra el estado conciente de la humanidad (de los malos y los justos) en el estado intermedio (Lucas 16:19 y versículos siguientes). Mientras que algunos desestiman este relato como una parábola simple, la evidencia está en contra de esa opinión.

(A) El texto tiene rasgos que sugieren que no es una parábola (por ejemplo, se da el nombre de dos personajes: Lázaro y Abraham ).

(B) No importaría si fuera una parábola, una parábola describe circunstancias que son fieles a la realidad (a diferencia, por ejemplo, de la fábula).

(2) En el monte de la Transfiguración, aparecieron Moisés y Elías y hablaban con Cristo sobre su muerte inminente en Jerusalén “Y he aquí dos varones que hablaban con él, los cuales eran Moisés y Elías; quienes aparecieron rodeados de gloria, y hablaban de su partida, que iba Jesús a cumplir en Jerusalén” (Lucas 9:30-31). Estos notables personajes del Antiguo Testamento ciertamente no se encontraban en un estado de “sueño profundo”.

(3) En la cruz, Jesús prometió al ladrón arrepentido, “Hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43). El lenguaje señala una asociación y estado conciente más tarde ese día en el reino de los justos. Si no, ¿Qué valor tendría lo prometido?

(4) Como se mencionó anteriormente, Pablo describe el estado de la partida para estar con el Señor (es decir, morir en Cristo) como “mucho mejor” que el compañerismo cristiano en la tierra (Filipenses 1:23). ¿Se podría afirmar que la inconsciencia es “mucho mejor” que la dulce comunión entre los hijos de Dios? Por otra parte, ¿qué valor habría en el deseo de “salir” a estar “con Cristo” si uno estaba inconsciente, y por lo tanto ni siquiera sabía que estaba “con Cristo”.

(5) En el libro del Apocalipsis de Juan tuvo una visión de las “almas” de aquellos que habían sido muertos en la tierra (Apocalipsis 6:9-11). Estas almas dirigen una petición al Señor pidiendo la venganza de su sangre, y se les animó a esperar pacientemente hasta que el plan del Cielo llegara a buen término. Es imposible eliminar la post-muerte de la conciencia de esta escena sagrada.

Estos argumentos representan sólo una fracción de los casos que se pueden dar para señalar el estado consciente de los muertos después de la muerte, antes de la resurrección. Aquellos que niegan esta clara enseñanza bíblica revelan que han sido influenciados por doctrinas que son ajenas a las escrituras y son puras doctrinas de hombres.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Sin comentarios aún.

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD