¿Es Usted Miembro De Una Iglesia Local Fiel?


Cuando se considera la enseñanza del Nuevo Testamento, nos damos  cuenta   que no sólo  el concepto de la membresía de la iglesia es  enseñada, sino también se puede ver las múltiples razones para ser un miembro fiel de una iglesia local fiel.

Primero, debemos entender que cuando uno  se ha bautizado bíblicamente, el Señor por ese acto lo agrega a la iglesia universal (  Hechos 2: 47 ).

“Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.”

la iglesia universal es esencialmente una relación, una relación entre Dios y el cristiano.  Las Escrituras enseñan que el cristiano debe ser también parte funcional de una iglesia local.

Ya que el Señor nos  agrega  a su iglesia universal, uno debe identificarse con una iglesia local. En Referencia a  Saulo o  Pablo  leemos:

Cuando llegó a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos; pero todos le tenían miedo, no creyendo que fuese discípulo.  Entonces Bernabé, tomándole, lo trajo a los apóstoles, y les contó cómo Saulo había visto en el camino al Señor, el cual le había hablado, y cómo en Damasco había hablado valerosamente en el nombre de Jesús.” Hechos 9:26-27

Hay cerca de 33 iglesias locales  mencionadas en el Nuevo Testamento. Por ejemplo, había una iglesia local en Filipos , “…a  todos los santos en Filipos, con los obispos y los diáconos ” (Filipenses 1: 1). La iglesia en Filipos llegó a existir cuando Lidia y el carcelero y sus familias respectivas oyeron y obedecieron el evangelio (Hechos16: 15, 33)

“Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad. Y nos obligó a quedarnos.”

“Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos.”

Estas 33 iglesias locales estaban formadas por cristianos en un área geográfica que  se habían  congregado como iglesia local en diferentes lugares. Por lo tanto, leemos que la iglesia “se reúne”  (Hechos 14: 27,  I de Corintios 11: 18).

“ Y habiendo llegado, y reunido a la iglesia, refirieron cuán grandes cosas había hecho Dios con ellos, y cómo había abierto la puerta de la fe a los gentiles.”

“Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo.”

Es obvio  que  reunirse  no eran una cuestión opcional, sino era, de hecho, una parte y una característica esencial del cristianismo primitivo.

Sigamos analizando   a Saulo que desea “juntarse” a la iglesia en Jerusalén (Hechos 9: 26, 27).

“Cuando llegó a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos; pero todos le tenían miedo, no creyendo que fuese discípulo.  Entonces Bernabé, tomándole, lo trajo a los apóstoles, y les contó cómo Saulo había visto en el camino al Señor, el cual le había hablado, y cómo en Damasco había hablado valerosamente en el nombre de Jesús.”

La palabra traducida “juntarse”  en griego es kollao . Esta palabra se observa en el Nuevo Testamento en griego como describiendo  las relaciones íntimas y cercanas. Esta es la palabra que Jesús usó al describir la relación y la unión  de un  marido y  su esposa (Mateo. 19: 9). “

Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.”

Kollao se define simplemente como, “pegar o unir con cemento,  generalmente, unir, unirse firmemente… “(Diccionario expositivo de las palabras del Nuevo Testamento, por el W. E. Vine).

Así,  kollao indica  la importancia y  la naturaleza de la calidad de un miembro en la iglesia local. Cuando uno “se junta” a una iglesia local, uno se convierte en  parte identificable y que contribuye, una quién ve muy seriamente su calidad de miembro. Esta persona no es una, por lo tanto, que está listo para irse a la muestra de cualquier problema, o uno cuyos sentimientos se hieren   fácilmente y huye . “Unirse” (kollao) implica firmeza e inamovilidad.

Los cristianos que formaban la iglesia en Jerusalén no aceptaron al principio a Saulo, “… estaban  asustados de él, y  no creían que él era un discípulo. “Saulo había adquirido una reputación que no precisamente era  visto como cristiano (Hechos  9: 1- 2) narra la actividad de Saulo en contra de los Cristianos.

“Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote,  y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén.”

Tenemos que entender que la comunión  es una cuestión  condicional ( 2 Juan 1: 9-11).

“Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido!  Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras”.

Y solamente los  “que caminan en la luz” están en comunión unos con los otros(I Juan 1: 7).

“pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.”

La iglesia en Jerusalén tenía razón  en no aceptar a Saulo, basado en su conocimiento que tenían de Saulo. Sin embargo, Bernabé ofreció la prueba que Saulo era un cristiano fiel, uno a quién debían otorgar la comunión  y la calidad de miembro (Hechos  9: 27). Una razón de las “cartas de presentación  ” era para verificar la elegibilidad de una persona para  que se aceptará en la comunión de una iglesia local (2 Corintios  3: 1,  Hechos 18: 27).

¿Comenzamos otra vez a recomendarnos a nosotros mismos? ¿O tenemos necesidad, como algunos, de cartas de recomendación para vosotros, o de recomendación de vosotros?

En ninguna manera Pablo está desacreditando estas “cartas de presentación”

“Y queriendo él pasar a Acaya, los hermanos le animaron, y escribieron a los discípulos que le recibiesen; y llegado él allá, fue de gran provecho a los que por la gracia habían creído;”

Debe siempre haber conocimiento de los  miembros que solicitan ser parte de la iglesia local  y esto exige a menudo el comprobar con la iglesia de donde eran  previamente  miembro su calidad de miembro. La comunión incondicional no es escritural, sino que  también contribuye a aceptar a gente divisiva y problemática.

Note la responsabilidad doble en esto : Primeramente   la responsabilidad del cristiano “de unirse ” a una iglesia local fiel  y el deber de los ancianos o varones  de la iglesia local para comprobar el hecho de aquel  miembro  realmente  “ camina en la luz. “

La membresía  en la iglesia local está precedida  por el mandamiento  de no dejar de congregarse. El escritor de la Epístola a los  Hebreos escribió así:

no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca” (Hebreos 10: 25).

¿Cuál es este “congregarse” al  cuál se refiere el escritor? El congregarnos era obviamente  “el estar juntos  en la iglesia” (  Hechos 2: 42).

“Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones”

La membresía exige el contribuir a la iglesia local para apoyar el trabajo de la iglesia local. Pablo escribió:

Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas” (I Corintios 16: 2).

Mientras  haya una necesidad específica y temporal que inste  al mandamiento de dar en el caso de 1 Corintios 16 , habrá una necesidad en curso y constante de apoyar financieramente el trabajo de la iglesia (1 Corintios 9: 14).

“Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio”

La mayoría de los eruditos y de los cristianos convienen que este ejemplo específico y la enseñanza  significa obviamente  servir universal.

El griego Katta  mian  sabbatou   (el primer día de la semana) literalmente, “…  el primer día de cada semana ” (véase el Interlineal Griego-Inglés de Nestle). “En poner aparte ” es del griego  thesaurizon  e indica que esta contribución regular debe ser dada en la tesorería  de la iglesia en oposición  con guardarla en forma  individual y privada  (véase también “… no se recojan entonces ofrendas”). De hecho, la iglesia ( la colectividad) tiene una obra  que realizar (I Tim. 5: 16, 3: 15).

“Si algún creyente o alguna creyente tiene viudas, que las mantenga, y no sea gravada la iglesia, a fin de que haya lo suficiente para las que en verdad son viudas”

“para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.”

El dar constante, regular, y confiable de los miembros de una iglesia local financia el trabajo que pertenece a esa iglesia local.  Piense en el caos total que resultaría si el trabajo dependiera  de contribuidores sin compromiso.

El cristiano debe ser un miembro activo de una iglesia local. Según lo considerado, la colectividad ( la iglesia local) ha asignado el trabajo ( I Timoteo 5: 16). Este trabajo esencialmente consiste en  enseñar al perdido, el edificar  al que es salvo, y cuando la necesidad está presente, el asistir a los santos en necesidad (I Timoteo 3: 15, Efesios 4: 16). Pablo enseña concerniente a la funcionalidad de cada miembro de la iglesia local:

de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor” (Efesios 4: 16).

Estas palabras  fueron dichas  a los cristianos  que  se habían congregado juntos para formar la iglesia local ( Efesios  1: 1)

“Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Efeso”

Cada miembro  contribuye al crecimiento total de la iglesia. Una vez más esto no  es una  cuestión opcional, sino una responsabilidad específica impuesta en cada cristiano. Uno no puede satisfacer esta responsabilidad, si es  simplemente un miembro que va  de un sitio a otro a su capricho.

El acto de la  participación de la Cena  del Señor. Con respecto al memorial llamado La Cena  del Señor, leemos lo siguiente:

Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan;  y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.  Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre;  haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.  Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga. De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.  Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.  Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.” (I Corintios  11 : 23-29).

El partir el pan, como se llama a veces, era una parte regular de la adoración del Día del Señor en la iglesia primitiva  (Hechos  2: 42, 20: 7). En este acontecimiento, recordaban  y  celebraban a Jesús. Una cosa queda clara es que La Cena  del Señor fue  un acto realizado en la asamblea y no en forma privada (1 Corintios . 11: 18, 20).

“Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo.”

“Cuando, pues, os reunís vosotros, esto no es comer la cena del Señor.”

El texto indica que Pablo  esperó en Troas para partir el pan con la iglesia (Hechos  20: 6, 7).

“Y nosotros, pasados los días de los panes sin levadura, navegamos de Filipos, y en cinco días nos reunimos con ellos en Troas, donde nos quedamos siete días.  El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.”

Pablo habría podido ahorrar tiempo  participando en  privado en otro día, pero él no lo hizo así . Él esperó hasta que la asamblea del Día del Señor siguiente se reuniera (Hechos  20: 7).  es evidente que éste es el modo en el cual uno observa normalmente la Cena del Señor (Hechos  2: 42, I Corintios  11: 23-29).

La membresía se puede perder . “Las Escrituras enseñan claramente la  disciplina y la  excomunión. Pablo dijo,

“Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros.” (2 Tesalonicenses 3: 6).

Note el verso once, “que os apartéis de todo hermano que anda desordenadamente….“  (verso 11). “Porque oímos que algunos de entre vosotros andan desordenadamente,”  se está refiriendo a la iglesia local en Tesalónica  (2 Tesalonicenses  1: 1).

“Pablo, Silvano y Timoteo, a la iglesia de los tesalonicenses en Dios nuestro Padre y en el Señor Jesucristo:”

Estos cristianos  de la iglesia local  estaban en proximidad física cercana para aplicar la disciplina . Con respecto al miembro inmoral en Corinto, (la iglesia fue amonestada a: ( I Corintios  5: 5, 7 13).

“el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús”

“Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.”

“…Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros.”

Este hombre inmoral era un estigma “entre ellos” (verso 2). Pablo tenía  especialmente  la iglesia local en la mente cuando  mencionó,

“Os he escrito por carta, que no os juntéis con los fornicarios;  no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso os sería necesario salir del mundo.  Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis” (verso 9-11).

Mientras  “apartarse” implica la iglesia local, esta no quiere decir que la “marca” no se puede hacer concerniente a esos que no son  miembros de la misma iglesia local (Romanos. 16: 16, 17).

“Saludaos los unos a los otros con ósculo santo. Os saludan todas las iglesias de Cristo.  Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos

Sumisión a las ancianos. Las ancianos son los hombres con  ciertas calificaciones y capacidades que han sido designados por la iglesia local al servicio, son sus pastores (Hechos  14: 23, I Timoteo 3: 1-7, Tito 1: 5-10). Los obispos o los ancianos tienen regla y cuidado que ejercer (I Tim. 3: 4, 5, 5: 17). Sin embargo, el cuidado  de los  ancianos se limita a la iglesia local en donde sirven ( I Pedro 5: 2 : “Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros,”

Según lo visto en los versos tales como los hechos  14: 23 y Filipenses 1: 1, es el deseo de Dios y enseñanza de que cada iglesia tenga   ancianos calificados. Considere por favor el deber de los  miembros:

Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso. .“(Hebreos  13: 17).

Las ancianos son parte del plan  de Dios para los cristianos individuales y para las iglesias.

Uno no puede ser un cristiano fiel sin ser un miembro de una iglesia local fiel. Digo esto basada en lo que hemos visto  enseñado en las Escrituras.   El cristianismo puro y bíblico exige que uno sea un miembro activo de una iglesia local fiel , una que enseña y que practica solamente la “doctrina de Cristo”.

About Juan H. Canelo

Juan Canelo es un cristiano y miembro de la iglesia de Cristo. Casado con Georgina su compañera de toda la vida . Además componen su familia sus dos hijos adolecentes. Actualmente es el evangelista de la iglesia de Cristo de la Serena, Chile y conduce el programa radial “La Hora Bíblica” que se transmite a todo el mundo vía internet.

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

Un comentario to “¿Es Usted Miembro De Una Iglesia Local Fiel?”

  1. Edgar Yungán 21 junio, 2010 at 12:51 #

    ESTIMADO HERMANO, GRACIAS POR ESTE MATERIAL, PIENSO QUE ES MUY IMPORTANTE EDUCAR A LA IGLESIA EN ESTOS ASPECTOS SOBRE LA FIDELIDAD Y PRODUCTIVIDAD DE CADA MIEMBRO…
    TENGO UN SITIO WEB, SI USTED CONSIDERA PUEDE COMPARTIR CON MÁS HERMANOS EN LA FE DE LA IGLESIA DE CRISTO….

    DE USTED, EDGAR YUNGAN
    IGLESIA DE CRISTO QUITO – ECUADOR

Dejar tu comentario

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD